castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Cultura

PD en la red

Una conferencia en la Sorbona

  • pd
    Editor Jefe
  • Mar 20, 201722:51h
  • + comentarios

Brodsky por Joseph Brodsky

Conviene, en todo caso, estudiar filosofía
después de los cincuenta. O al menos, armar un modelo
de sociedad. Antes se debe
aprender a hacer sopa, a freír (o a pescar)
un pescado, a hacer un buen café.
De lo contrario, las leyes morales
huelen a cinturón paterno o a traducción
del alemán. Hay que aprender primero
a perder las cosas, en vez de adquirirlas,
odiarse uno mismo más que al tirano,
apartar durante años la mitad de tu mísero sueldo
para pagar la renta, antes de razonar
sobre el triunfo de la justicia. Que llega siempre tarde
con un retraso, al menos, de un cuarto de siglo.

Conviene estudiar la obra de un filósofo a través del prisma
de la experiencia, o con gafas (que es casi lo mismo),
cuando las letras se derriten, o cuando una dama
desnuda sobre las sábanas arrugadas vuelve a ser
una foto o la reproducción
del cuadro de un pintor. El verdadero amor
a la sabiduría no pide ser correspondido
y no termina en boda,
como ese ladrillo publicado en Göttingen,
sino en la indiferencia hacia uno mismo,
en el color de la vergüenza —en elegía, a veces.

(Suena el tranvía en algún lugar, se te cierran los ojos,
los soldados regresan del burdel, cantando;
sólo la lluvia nos recuerda a Hegel).

La verdad es que la verdad
no existe. Ello no nos libera
de responsabilidad. Sino por el contrario:
la ética no es más que ese vacío,
llenado casi continuamente por la conducta humana;
no es más, si les parece, que el universo mismo.
Y los dioses no aman la bondad por sus ojos bonitos,
sino porque, de no existir el bien, ellos no existirían.
Así que ellos también rellenan el vacío.
quizás de una manera aún más sistemática
que la nuestra, pues en nosotros
no se puede confiar. Aunque ahora somos más
numerosos que nunca, no estamos en Grecia:
nos arruinan las nubes bajas, y la lluvia, como he dicho antes.

Hay que estudiar filosofía cuando
ya no necesitas la filosofía. Cuando ya adivinas
que las sillas del comedor y la Vía Láctea
están conectadas de un modo más estrecho
que causas y efectos, más que tú y tu familia.
Que lo que las constelaciones y las sillas
tienen en común es que son insensibles, inhumanas.
¡Es un lazo más fuerte que la sangre
o la cópula! Por supuesto, no debemos
tratar de parecernos a las cosas. Por otra parte,
cuando estás enfermo no hay que curarse ni estar preocupado
por la propia apariencia. Esto es lo que se aprende
después de los cincuenta. Y es también la razón por la que al vernos
en el espejo a veces confundimos estética y metafísica.

A Lecture at the Sorbonne

You should study philosophy, at best,
After fifty. Build a model
Of society, all the more so. First you should
Learn to make soup, fry (if not catch)
Fish, make decent coffee.
Otherwise, moral laws
Smack of dad’s belt or a translation
From the German. You first should
Learn how to lose rather than gain,
Loathe yourself more than the tyrant,
Shell out half your measly paycheck on rent
For years on end before holding forth
On the triumph of justice. Which always comes
At least twenty-five years too late.

You should study a philosopher’s work through the prism
Of experience or wearing glasses (which nearly amounts to the same thing),
As when the letters run together and
The naked dame on the rumpled sheets is once again
A photograph for you or a reproduction
Of an artist’s painting. Genuine love of
Wisdom does not insist on reciprocity
And ends not in marriage
To a hefty tome published in Göttingen
But in indifference to oneself,
In the blush of shame; sometimes, in an elegy.
(Somewhere, a streetcar clangs, eyelids droop,
Soldiers return from a brothel, singing;
Only the rain is reminiscent of Hegel.)

The truth is there is no
Truth. This doesn’t exempt us
From responsibility. On the contrary:
Ethics is the selfsame vacuum, filled by human
Behavior almost continuously;
The selfsame universe, if you like.
And the gods love the Good not for its eyes,
But because they wouldn’t exist were it not for the Good.
And they in turn fill the vacuum,
Perhaps even more systematically
Than we do, for we are
Unreliable. Although there are more of us
Than ever before, this is no Greece:
We are undone by low cloud cover and, as mentioned above, rain.

You should study philosophy when
You have no need of philosophy. When you have a hunch
The chairs in your living room and the Milky Way
Are interconnected, and more closely than causes and effects, than you
And your relatives. And that what constellations
And chairs have in common is insensibility, inhumanity.
This a bond stronger than copulation
Or blood! Naturally, you shouldn’t try
To resemble things. On the other hand, when
You’re ill, you don’t necessarily have to convalesce
Or worry how you look. This is what
People over fifty know. Hence, when they
Look into a mirror, they sometimes confuse aesthetics with metaphysics.

El original ruso, aquí.

Versión: Ernesto Hernández Busto.

Publicado en
0 respuestas
Comentarios