castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Sábados en PD

PD en la red

Ola de calor de octubre

  • pd
    Editor Jefe
  • Feb 25, 201419:44h
  • + comentarios

Oyster

Desde el desnivel
que lleva
al túnel
Holland yo vi
el disco rojo
del sol alzándose
sobre la
ciudad prometida.

En la tarde
temprano el
termómetro
alcanzó trein-
ta y la metálica
neblina azul
colgaba sobre las
torres brillantes

mientras en la Conferencia
de la Casa Blanca
sobre el Clima el
presidente oía
a expertos hablar
de convertir
algas verdes en
limpio combustible y yo acostado

en mi oscurecido
cuarto de hotel cerca
del parque Gramercy
soñando a través
del rugir de Manhattan
en un gran río
precipitándose en
una catarata.

En la noche
en una reunión
me quedé en la
terraza
y lamenté el
árbol trunco
que creció en un
cesto del jardín.

Prácticamente des-
hojado era
de una especie
desconocida, su tronco
y sus ramas
dañadas con
cables de di-
minutos focos.

Una mujer joven
llegó hasta mí
y dijo que aun-
que de vacaciones
había pasado
todo el día en
la oficina
que a diferencia

de su apartamento estaba
con aire acondicionado
y fría como la
morgue. Ahí,
dijo, yo estoy
feliz como una
ostra abierta
en una cama de hielo.

October Heat Wave

From the flyover
that leads down
to the Holland
Tunnel I saw
the red disc
of the sun
rising over the
promised city.

By the early
afternoon the
thermometer
reached eighty-
five & a steel
blue haze
hung about the
shimmering towers

whilst at the White
House Conference
on Climate the
President listened
to experts talking
about converting
green algae into
clean fuel & I lay

in my darkened
hotel room near
Gramercy Park
dreaming through
the roar of Manhattan
of a great river
rushing into
a cataract.

In the evening
at a reception
I stood by an open
French window
& pitied the
crippled tree
that grew in a
tub in the yard.

Practically defo-
liated it was
of an uncertain
species, its trunk
& its branches
wound round with
strings of tiny
electric bulbs.

A young woman
came up to me
& said that al-
though on vacation
she had spent
all day at
the office
which unlike

her apartment was
air-conditioned &
as cold as the
morgue. There,
she said, I am
happy like an
opened up oyster
on a bed of ice.

En: Across the Land and the Water: Selected Poems 1964-2001, Penguin, 2012.

W. G. Sebald

Versión de Mael Aglaia (MAAG)

Publicado en
0 respuestas
Comentarios