castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Cubazuela

PD en la red

El dilema de la oposición venezolana

  • Feb 25, 201413:44h
  • 6 comentarios

mani

La protesta estudiantil que ha tomado las calles venezolanas en las últimas semanas y a la cual se sumaron los partidos de oposición, ha llegado a un final sin desenlace que ha dejado 14 muertos, ha mostrado el rostro de la violencia gubernamental y no ha conseguido, hasta ahora, ningún objetivo concreto.

Ha tenido que compartir la atención mediática con los sucesos de Ucrania, que no solamente fueron más sangrientos, sino que culminaron con la destitución del presidente electo Víctor Yanukovich. Pero mientras la oposición ucraniana contaba con el respaldo activo de la Unión Europea y de los Estados Unidos, enfrentados en una lucha territorial contra la Rusia de Putín, los países del Cono Sur guardaban un silencio cómplice con el gobierno venezolano, emitiendo declaraciones tibias, como son los casos de Juan Manuel Santos, José Mujica y Ollanta Humala, o expresando su apoyo incondicional al matón de Nicolás Maduro, como han declarado públicamente (no hay sorpresas aquí) Rafael Correa, Cristina Fernández y Evo Morales. El presidente paraguayo Horacio Cartes, que se balancea en la cuerda floja en lo que se refiere a su relación con los países de la región y que desde que tomó el poder el año pasado ha hecho lo indecible por mejorar las relaciones con Venezuela, también calla y otorga.

La oposición venezolana está aislada. No importa que la protesta se base en un malestar real que responda a la creciente violencia tanto criminal como gubernamental, a la escasez de productos básicos, al aumento de precios de bienes de consumo necesarios, al acoso a los medios de prensa. Realidades todas ciertas y más que bien documentadas. El hecho de que es la clase media y los grupos conservadores los que llevan la voz cantante, enajena a los populistas, a la izquierda y a los gobiernos de los países desarrollados, que siempre buscan la participación de las clases más pobres para darse por enterados de lo que pasa en el Tercer Mundo.

Los sucesos de las últimas semanas también revelaron un cisma en la oposición. La figura de Capriles, así como la de sus seguidores, brilló por su ausencia desde el principio y no fue hasta que la protesta alcanzó niveles inicialmente insospechados, que se han sumado a ella. Muchos grupos opositores no parecen entender el valor de presión social que tiene la desobediencia civil en una democracia. Llaman a dialogar con los sordos que detentan el poder. Es cierto que técnicamente el gobierno venezolano es un gobierno democráticamente electo, pero es también un gobierno que no solo abusa de su poder, sino que hace lo posible por violar y burlarse de la constitución que lo llevó al poder.

Para un observador distante y medianamente informado como yo, los objetivos de la oposición, aparte de enfrentarse a Maduro y sus secuaces, no están claros. No parecen tener un plan de acción bien delineado, una línea política definida o una unidad consensual para exigir los derechos civiles. Desde Rosales hasta ahora Leopoldo López, la oposición no se ha podido ver más allá del rostro que la representa en cada momento.

Eso no quiere decir que sus acciones, de seguir insistiendo, no lleven a resultados positivos. En definitiva Maduro es un incompetente que mira hacia La Habana buscando consejos y que probablemente enfrenta varios enemigos internos. Pero sin una posición común y coherente no se puede avanzar. Por lo general, la oposición venezolana se ha mostrado unificada en años electorales. Este año no hay elecciones de ningún tipo en Venezuela, es importante para la oposición buscar algún punto de confluencia.

Roberto Madrigal
Cincinnati

Publicado en
6 respuestas
Comentarios

  • Anónimo dice:

    ROBERTO , EL GOBIERNO DE VENEZUELA FUE DEMOCRATICAMENTE ELECTO DESDE LA HABANA O YA SE TE OLVIDO COMO OPERAN LAS RATAS DE NUESTRO POTRERO ?

  • Tony Planas dice:

    La mayor parte de la culpa la tienen el pusilánime de HENRIQUE CAPRILES RADONSKI y la MUD. Este individuo detuvo a una masa descontenta con la dictadura castrocomunista en Venezuela el 17 de Abril del 2013 cuando convocó a una marcha para entregar documentos sobre el fraude y luego se arrepintió de hacerlo y mandó a todos los venezolanos a sus casas. ¡Este es el precio que tienen que pagar los venezolanos por esta metida de pata de Capriles y la MUD en el 2013!

  • Cagüentó, Ptoolmeo e Intransigente dice:

    Esta fue la contundente respuesta de la Vice-Presidenta de Relaciones Exteriores de Peru al dictador venezolano:

    http://www.youtube.com/watch?v=aRwsT8mpb-E&feature=youtu.be

  • Alex dice:

    Sobre el dilema de la quema de la bandera: Un símbolo puede tener multiplicidad de significados, y si bien la bandera fue oficializada a principios del siglo XX, lleva mas tiempo siendo usada y manoseada por la dictadura. Así que si algún día (muy lejano) esta dictadura se cae, deberíamos admitir que la idea de una nueva bandera no es tan descabellada. Para ti es el símbolo de tu tierra, para ellos es el símbolo de los invasores.

  • Gabriel dice:

    No es cierto que el triunfo de las revoluciones sociales dependa del apoyo externo. La revolución ciudadana en Ucrania triunfó porque un grupo muy numeroso de ucranianos ocupó la Plaza de Maiden y resistió durante un mes temperaturas de quince grados bajo cero y continuos ataques de la policía seguidos de disparos de francotiradores que causaron cincuenta muertos y más de cien heridos. Y, a pesar de todo, siguieron allí.

    Para ocupar la Plaza de Maiden no le pidieron permiso a los Estados Unidos ni a la Unión Europea. De hecho tanto los Estados Unidos como la Unión Europea preferirían que siguiese el status quo de Ucrania por temor a un cambio que se fuese de las manos. No tienen ningún deseo de irritar a Rusia. Para la Unión Europea, Ucrania sería una carga financiera gravosa porque ahora mismo es un país sumido en la miseria como casi todos los países del este. En su momento se asumirá su integración en la Unión Europea más como una obligación moral que como un deseo.

  • Cagüentó, Ptolomeo e Intransigente dice:

    No puedo poner aqui la fotografia que recibi de venezolanos quemando la bandera cubana pero sí el poema de un anonimo que venia con el e-mail que me enviaron:

    Hermano venezolano (Anónimo)

    ¿Por qué quemas mi bandera?

    Mi bandera, la cubana, que también sufre
    y espera.

    ¿Por qué la tiras al suelo? ¿Por qué revuelcas
    su estrella?

    ¿Por qué pretendes con fuego, calmar tu ira
    y tu queja?

    Mi princesa tricolor la ideó un venezolano.
    Ya te das cuenta mi hermano,
    ¿Cuánto nos une el Amor?

    Nuestra historia, mi pana,
    está escrita con sangre venezolana,
    No se me arreche, mi pana, juntémonos tú y yo.
    Si tu enemigo y el mío es el mismo tirano,
    estrechémonos las manos, y luchemos con honor.

    Pero…,¡no me quemes mi bandera querida!
    que ella también está herida,
    que ella llora por los dos.

    Me duele verla tirada
    entre las llamas ardiendo
    y mi pueblo está sufriendo
    por su bandera ultrajada.

    ¡Préndele fuego al que ha ido a adueñarse
    de tu tierra!
    ¡Dale candela al bandido, al que te robe
    y ofenda!
    Que muy pronto nuestras banderas ondearan
    en libertad.
    Porque el amor y la hermandad nunca han tenido fronteras.

    Mi bandera, la cubana, tiene un solo dueño,
    y ese dueño es mi pueblo, no la confundas con nada.

    ¡Quiéreme mi banderita, cuídamela,
    mi pana, que tu bandera y la mía son dos banderas hermanas!