castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Entre comillas

  • Sep 10, 201310:43h
  • + comentarios

aldo

Tengo la impresión (subjetiva al fin y hasta equivocada) de que la única “batalla de ideas” tiene lugar en los sitios virtuales y en los medios masivos de difusión. En la calle, la gente no puede estar más “alzada”. Cualquier grupo empieza hablando de pelota, o del comienzo del curso, y termina hablando de “la cosa”; y si se habla del dinero o de la comida, la temperatura se eleva unos grados más. Hay algunos —en general los trabajadores privados y los que protegen su “beneficio” laboral con el Estado— que suelen ser más discretos, pero términos como “esta gente” o “este señor”, son sobreentendidos para cualquier cubano como la versión educada pero llena de desdén hacia nuestros gobernantes.

El sábado en el P-3 detenido en la parada del zoológico, un joven detrás de mí le señaló con certeza a su acompañante hacia el edificio de enfrente y le dijo: —Ahí vive Aldo, el Aldeano. Hablar del hip hop de Los Aldeanos fue como la señal para empezar una conversación algo deshilvanada pero absolutamente crítica con la situación del país. De pronto todo el fondo de la guagua intercambiaba frustraciones y hacía catarsis, y ni un solo pasajero, ni uno solo, articuló una tímida defensa al gobierno en general o a las reformas en particular. Me bajé en La Víbora y dejé aquella espontánea tribuna en pleno desarrollo.

No sé si se mantiene una dependencia adscrita al Departamento Ideológico del Comité Central del Partido; Opinión del Pueblo, que como su nombre aclara, recopilaba el sentir popular con intenciones diversas. Pero si los recortes de la actualización raulista acaso finiquitaron la susodicha dependencia, nuestro presidente, o su hijo, o su nieto, deberían imitar a esta moderna versión de Harún Al-Raschid, de quien se dice que saliera a recorrer su capital en moto camuflada con el casco. Quizás así pudieran en la cúpula enterarse de primera mano y sin adornos de cómo anda “la cosa”, ya que no se arriesgarían a subir en una guagua.

Regina Coyula
La Habana

Publicado en
0 respuestas
Comentarios