castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Habanidad y niuyorkitis

  • Jun 21, 201319:26h
  • 2 comentarios

bscap0003zc6

Poco productiva para el blog, he dedicado tiempo a hacer un curso sobre edición en Adobe CS6 con trabajo de edición incluído, interesantísimo; me leí La ciudad y los perros (me gusta mucho más el joven Vargas Llosa que el famoso), he puesto en orden las gavetas y los closets, y he preparado trabajos en uno de mis pasatiempos favoritos, mi “violín de Ingres” sin duda, pero la costura y las manualidades me encantan. Sin internet, sólo puedo traducir TeleSUR, que carga demasiado la mano en Venezuela, como si los acontecimientos más importantes sucedieran allí, debe ser por aquello de el que paga manda, y bueno, ya saben quiénes son los socios mayoritarios de la telemisora.

Ver fragmentos del reciente congreso de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) me deprimió. Aun cuando sé que esos muchachos son elegidos por su discurso (fíjense que no digo por su ideología, pues dudo que todos digan lo que piensan), las intervenciones que vi no se referían a los estudiantes ni a sus derechos, ni al ámbito universitario; todo era lucha, batalla, enemigo, campaña por la liberación de los Cinco, todo con un lenguaje similar, con una gestualidad similar, hasta creo que los clonan, porque vestidos igual como estaban, no podían reflejar mejor la anodinez o anodineidad. Espero, no que cambien de ideología si son sinceros, pero sí que traten de sacudirse la imagen de mediocridad que transmiten.

Sigo con el mundo mundano. Disfruté el jonrón de Pestano en la final de la pelota, el sueño de cualquier jugador, un jonrón con bases llenas. Debe habérselo dedicado a Víctor Mesa, quien lo dejara fuera del equipo nacional. Disfruté del final del fútbol sub veinte, y disfruto de la Copa Confederaciones. España estará en crisis, pero su fútbol está de lujo.

¿Qué más? Me acuesto los martes de madrugada por culpa de Dirty sexy money. Es curioso cómo el discurso político anda por un lado, y la televisión rellena con series pirateadas que dicen lo contrario. Y lo dicen mejor. Si le ponemos meta análisis a la serie, podríamos decir que es una crítica ácida a la decadencia social por culpa del dinero y el poder, pero hay que ponerse muy profundo, porque lo que vemos es una trama trepidante, bien actuada, mejor ambientada, con el aditivo en mi caso de ser en Nueva York, que como digo, si los musulmanes alguna vez en su vida tienen que ir a La Meca, yo tengo que ir alguna vez al MoMA, pasar por la puerta del Met, comerme un perro caliente en Central Park, y hacerme las correspondientes fotos del turista en el Flatiron, el Chrysler y Times Square. Mientras, conjuro mi “niuyorkitis” con enlatados enemigos.

Regina Coyula
La Habana

Publicado en
2 respuestas
Comentarios