castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Acuse de recibo: Para los negros en Cuba la Revolución no ha comenzado terminado aún

  • pd
    Editor Jefe
  • abr 06, 201311:40h
  • 19 comentarios

Por Roberto Zurbano

Las últimas noticias que llegan de Cuba se refieren al cambio, aunque para los afrocubanos como yo esto es más un sueño que una realidad. A lo largo de la última década, han sido abolidas muchas prohibiciones ridículas para los cubanos que viven en la Isla, como dormir en un hotel, comprar un celular, vender una casa o un automóvil y viajar al extranjero. Estos gestos han sido celebrados como signos de apertura y reforma, aunque en realidad sólo son esfuerzos para normalizar la vida. La realidad es que en Cuba tu manera de experimentar estos cambios depende del color de tu piel.

El sector privado goza ahora en Cuba de cierto grado de liberalización económica, pero los negros no estamos en posición ventajosa para aprovecharnos de ello. Heredamos más de tres siglos de esclavitud durante la era colonial española. La exclusión racial continuó después de la independencia de Cuba en 1902, y medio siglo de Revolución desde 1959 ha sido incapaz de superarla.

En los primeros años de la década de los 90, después del fin de la Guerra Fría, Fidel Castro se embarcó en reformas económicas que continúa Raúl, su hermano y sucesor. Cuba había perdido su mayor benefactor, la Unión Soviética, y cayó en una profunda recesión que se conoció como el Periodo Especial. Había frecuentes apagones. El transporte público apenas funcionaba. La comida escaseaba. Para encauzar el descontento, el gobierno dividió la economía en dos sectores: uno para el negocio privado y las empresas de orientación extranjera, esencialmente autorizadas a negociar en dólares estadunidenses; y otro que continuaba el viejo orden socialista centrado en puestos gubernamentales de trabajo con un promedio de 20 dólares mensuales.

Es cierto que los cubanos tienen aún una fuerte red de seguridad: la mayoría no paga alquiler, y la educación y la salud son gratuitas. Pero la divergencia económica creó dos realidades contrastantes que persisten hoy en día. La primera es la de los cubanos blancos, que han equilibrado sus recursos, para entrar en la nueva economía de mercado y cosechar los beneficios de un socialismo supuestamente más abierto. La otra realidad es la de la pluralidad negra, que fue testigo de la desaparición de la utopía socialista en los sectores más desprovistos de la Isla.

La mayor parte de las remesas del exterior principalmente del área de Miami, centro neurálgico de la comunidad de exiliados mayormente blancos, va a cubanos blancos. Tienden a vivir en mejores casas, que pueden ser convertidas fácilmente en restoranes o alojamientos con desayuno, el modo más común de negocio privado en Cuba. Los cubanos negros tienen menos propiedades y dinero, y además han tenido que lidiar con el racismo imperante. Era frecuente no hace mucho que los administradores de hoteles, por ejemplo, contrataran sólo a empleados blancos para no ofender la supuesta sensibilidad de su clientela europea.

Este tipo de racismo escandaloso se ha vuelto socialmente menos aceptable, pero los negros están aún tristemente poco representados en el turismo, probablemente el sector más lucrativo de la economía, y es mucho menos probable que posean sus propios negocios en comparación con los blancos. Raúl Castro ha reconocido la persistencia del racismo, y ha tenido éxito en algunas áreas (hay más maestros y diputados negros en la Asamblea Nacional), pero falta mucho por hacer para enfrentar la desigualdad estructural y el prejuicio racial que aún excluye a los afrocubanos de los beneficios de la liberalización.

El racismo en Cuba ha sido ocultado y reforzado en parte porque no se habla de él. El gobierno no ha permitido que el prejuicio racial sea debatido y confrontado política o culturalmente, y en ocasiones, niega incluso su existencia. Antes de la década del 90, los cubanos negros sufrían una parálisis de movilidad económica mientras, paradójicamente, el gobierno decretaba el fin del racismo en los espectáculos y publicaciones. Cuestionar la extensión del progreso racial equivalía a un acto contrarrevolucionario. Esto hizo casi imposible señalar lo obvio: el racismo está vivo y goza de buena salud.

Si los años 60, la primera década después de la Revolución, significaron oportunidad para todos, las décadas que siguieron demostraron que no todo el mundo podía tener acceso al beneficio de tales oportunidades. Es cierto que la década de los 80 produjo una generación de profesionales negros, como médicos y maestros, pero estas ganancias disminuyeron en la década de los 90, cuando los negros fueron excluidos de sectores lucrativos como la hotelería. Ahora, en el siglo XXI, se hace muy visible que la población negra está poco representada en universidades y en espacios de poder económico y político, y sobrerrepresentada en la economía subterránea, en la esfera criminal y en los barrios marginales.

Raúl Castro ha anunciado que cesará en la presidencia en 2018. Espero que para entonces, en Cuba el movimiento antirracista haya crecido, tanto legal como logísticamente, de modo que pueda traer soluciones que durante tanto tiempo han sido prometidas y esperadas por cubanos negros.

Un primer paso importante sería lograr finalmente un conteo oficial de afrocubanos. La población negra de Cuba es mucho mayor que los números espurios de los recientes censos. El número de negros en la calle subraya obviamente el fraude numérico que nos coloca con menos de un quinto de la población. Muchas personas olvidan que en Cuba una gota de sangre blanca puede aunque sólo en el papel hacer un mestizo o una persona blanca de alguien que en la realidad social no cae en ninguna de estas categorías. Aquí, los matices que gobiernan el color de la piel son una tragicomedia que oculta conflictos raciales de larga duración.

El fin del gobierno de los Castro significará el fin de una era en la política cubana. No es realista esperar un presidente negro, dada la insuficiente conciencia racial en la Isla. Pero cuando Raúl Castro deje el puesto, Cuba será un lugar muy distinto. Sólo podemos esperar que mujeres, negros y jóvenes sean capaces de ayudar a guiar a la nación hacia una mejor igualdad de oportunidades y al logro de una ciudadanía plena para cubanos de todos los colores.

Publicado originalmente en inglés en el NYTimes con el título “For Blacks in Cuba, the Revolution Hasn’t Begun”.

Publicado en
19 respuestas
Comentarios

  • [...] Ante el desasosiego, busqué distracción y la encontré en los dimes y diretes de los “intelectuales orgánicos”, esa inagotable fuente de incoherencia que emana desde la isla y, una vez cada tanto, allende los mares. Di con la carta abierta de Roberto Zurbano —escritor cubano y “revolucionario”, según sus palabras— quien fuera recientemente destituido de su cargo como director editorial de Casa de las Américas, producto de un artículo que publicó en el New York Times sobre el racismo en Cuba. [...]

  • mara dice:

    No es possible realizar un analisis sociológico tomando como referencia los triunfos personales de algunos, no se trata de eso. No podemos reducir un engranaje heterogéneo a esos parámetros tan limitados. Teniendo en cuenta la composición demográfica cubana, es obvio que muchos cubanos negros y mestizos (aparte de los citados por ti) hayan conquistado un merecido lugar en diversas disciplinas: Martinez Furé, Lesbia Vent Dubois, Nancy Morejón, Sara Gómez, Gloria Rolando, Rigoberto Lopez… la lista es larga para poder ilustrarlo.
    El analisis realizado por Zurbano no niega el esfuerzo personal como acicate de conquistas; el esfuerzo por superarse, por subir escalones, es motivación que no tiene colores y el talento no es una condición externa del individuo (aunque no en pocas ocasiones, el aspecto ayuda). Zurbano cita muy bien la situación desventajada que persiste en algunos sectores por la raza. Atribuible a singulares individuos o no, es un problema que perdura en la isla, así como en otros países. Solo que Cuba a estas alturas, no podía permitirse un fenómeno de esta categoría habiendo sido uno de sus slogan más universales y triunfantes de revolución, precisamente la igualdad de las razas.
    No es casual que los índices delictivos, la población carcelaria, la marginalidad, la deserción escolar, el jineterismo, las sectas que han proliferado en los últimos años, vean como protagonistas a personas de la raza negra.. No sería mala idea promover proyectos de integración en los barrios conflictivos, en las escuelas, guiados por estas mismas personas mencionadas aqui.
    Es también otra verdad el hecho del racismo del negro al contrario, con la actitud de atrincerarse detrás de la raza para culpar “al otro” de los propios limites e insuficiencias.
    Otra cosa importante: dices que no te podré hacer cambiar de idea, y no lo pretendo. Estoy participando democráticamente en un debate, intentando aportar elementos. Por fortuna he rebasado la etapa tan difícil de superar en nosotros, del querer convencer a toda costa. Estoy perfectamente aclimatada viviendo en una sociedad de convivencia ideológicamente disímil.

  • 100 % Gusan@ dice:

    A mi se me ocurre un ejemplo que pudiera convertirse en un caso de discriminación racial.

    Esos tres NEGROS que fusilaron por tratar, solo tratar, de irse a USA en la lanchita de Regla.El juicio solo duró unos días y la sentencia fue ratificada en 3. A uno de estos NEGROS hasta se le hubiera podido apreciar como atenuante el haber sido condecorado de las FAR por sus servicios en África. Muchos intelectuales avalaron esta condena que acabó con la vida de 3 negros pobres por un delito que no ocasionó ninguna pérdida humana y el mínimo de pérdidas materiales.

    Sin embargo, a aquel ecuatoriano que dicen que puso la bomba en el hotel mandado por Posada Carriles no lo fusilaron. Y dicen que sí mató a un turista italiano. A unos italianos que dicen que violaron a una niña cubana, los tienen presos tranquilos.

    A los negros que quieren demostrar racismo yo les sugiero: busquen este tipo de casos. Porque el racismo de chistecitos y jodederas no afecta las oportunidades de vida… Las remesas quisiéramos que a todos nos llegaran por igual, pero también hay muchos blancos que no las reciben. También hay muchos blancos que no trabajan en turismo ni en firmas, que no chocan con las divisas.

    Pero el racismo para administrar en 3 días una sentencia de muerte a un negro sí y a un blanco no, eso SÍ acaba con la vida del negro.

  • fam guy dice:

    el Zurbano es superinteligente, culto, y todo lo que se quiera pero es un pesao, y bastante ”creyente” porque fastea

  • kroketadepollo dice:

    Tremenda perreta la del Yoyo. Solo para llegar a la conclusión de que…la Tierra es redonda y gira alrededor del Sol.

  • el_yoyo dice:

    Hay otros grupos sociales en Cuba que pueden demostrar peores condiciones que los negros en CubaÑ

    - LOS GAYS. Las UMAP, especie de campo de concentración a donde fueron a parar gays por ser gays, declarados LACRA a exterminar.
    - RELIGIOSOS que fueron expulsados de sus escuelas, trabajos, universidades por llevar un crucifijo.
    - TESTIGOS de JEHOVÁ expulsados de sus escuelas y trabajos por abrazar esa creencia.
    - OPOSITORES que han sido echados de sus trabajos por tener otro pensamiento político.

    Pero hasta ahora nadie ha podido señalar un solo ejemplo de alguien a quien hayan expulsado de la Universidad en Cuba por negro. No ha habido un campo de concentración para negros en la historia de Cuba.

    Entendería un artículo defendiendo los derechos de los gays, de los religiosos, de los opositores que han conocido la violencia institucional contra ellos ¿…pero los negros…?

  • fam guy dice:

    el Yoyo estas en TALLA 100% man, que gusto leerte,
    Zurbano y otros se estan revolviendo contra una situacion que no pueden o no quieren explicar, estan aunque no lo parezca, yendose por las ramas, uno aplaude la ”valentia” de culpar al castrismo por la situacion de los negros cubanos pero eso es irse por la tangente, que se pongan los pantalones y acepten que los negros estan en esa ”situacion” (por cierto muy similar a la de miles de blancos y no-blancos, no-negros) por falta de interés, y de educacion, porque no se educan? ahi es donde tiene que trabajar zurbano y compania y no andar pidiendo privilegios por el color de la piel, la replica de Esteban Morales aun siendo un comuniston es muchimo mas justa y cierta.
    quien me diga que a un negro en Cuba (que no sea disidente) le han negado algo diferente que al resto de los cubanos por el color de su piel esta mintiendo asquerosamente

  • 100 % Gusan@ dice:

    Estoy con el Yoyo en este tema. Nadie ha podido aportar un solo ejemplo de discriminación racial del tipo que le impida al negro acceder a las mismas oportunidades de estudio o trabajo que a los blancos. Tampoco datos que demuestren que las remesas llegan en mayor cantidad a los blancos.
    Solo se da por hecho que porque se fueron blancos a Miami hoy sus familiares en Cuba reciben más que los negros que no se fueron. Y yo digo, también se fueron negras y negros casados con alemanes, españoles, italianos… ¿Estos no mandan remesas también?
    Se dice que en “los puestos en contacto con la divisa hay más blancos que negros”. No sé hasta qué punto han podido medir esto. Yo he visto de todo. Y de todas formas, ¿Qué tanto más se gana atendiendo una TRD? Los salarios son más o menos la misma basura, excepto por la posibilidad de robar algo, que quizás sea mejor en un hospital o en un comedor obrero, quien sabe.

    Un ejemplo, uno solo, de alguien que le hayan dicho “usted no puede estudiar aquí por negro”. Así como le han dicho a las mujeres “ustedes no pueden practicar boxeo”, en lo que sí es un caso de discriminación de género a nivel institucional.

  • el_yoyo dice:

    A proposito, en Cuba existe el curso para trabajadores en las Universidades. Aquellos que se acogen a esa modalidad tienen la ventaja de trabajar 30 horas a la semana. Quien no estudie en Cuba es por decisión propia, no porque haya un complot contra los negros o los que vivan en solares.
    Impartí clases de dibujo técnico como alumno ayudante en la facultad de arquitectura. La mayoría eran técnicos de obras que se quedaban dormidos de cansancio. Pedían disculpas, iban al baño se echaban agua en la cara y seguían porque su motivación era grande. Gente que no esperaban a que les pongan la comida en la boca y después que le muevan la quijada.
    Lo dicho: la revolucion tiene suficientes problemas como para acabarla ahora mismo. Pero ese no es uno de ellos.

  • el_yoyo dice:

    Mara,

    Yo soy negro, nací en un barrio pobrísimo también y no tuve límites especiales para mi color. Nadie me impidió estudiar y entrar en la Universidad, de hecho mi madre me dijo: Si quieres ir a la Universidad dependes de tu esfuerzo, porque ni tu padre ni yo tenemos contactos ni dinero que pagar… Mis límites, eran los mismos límites de los cubanos de todos los colores: No ganarás más, no podrás salir del país, no tendrás una casa, no tienes derecho a opinar, a formar un sindicato que te represente en fin, no harás política, no vivirás…

    Todas esas prohibiciones eran o son igualitas para todos los cubanos, sean del color que sean.

    Si lees bien, yo reconozco que Zurbano tiene una magnífica carrera, que Esteban Morales ha hecho una magnífica carrera y que se cuentan por miles los cubanos intelectuales negros que han hecho magníficas carreras y tienen prestigio no solo en Cuba sino en el extranjero.

    Trabajé en turismo 10 años, no me lo contó nadie: Vi desde camareras hasta Gerentes de Hoteles NO blancos (Meliá Varadero). Supe de plazas vendidas (en dólares al mejor postor. El único color que importó fue el color de los billetes. ¿Hubo problemas raciales? Seguro, por ahí hay gente que se cree cosas. Pero no es como pretende el artículo, algo generalizado. No en Gaviota, no en Cubanacán.

    Todo el que me dice que estoy equivocado dice: “Es una verdad que todos saben…”, pero nadie pone números concretos. El mismo Zurbano dice: Era frecuente no hace mucho que los administradores de hoteles, por ejemplo, contrataran sólo a empleados blancos para no ofender la supuesta sensibilidad de su clientela europea Sin embargo, no son los administradores del Hotel los que contratan el personal, ni siquiera el personal del Hotel sino la firma contratadora de personal. Además Cuba adolece de no hacer encuestas, ¿a qué o a cuántos Europeos les ha molestado ver negros en los Hoteles? Está tirando balones fuera del cesto o Zurbano o vió realmente estadísticas que prueben lo que dice.

    Por poner un solo ejemplo de mi especialidad: Arquitectura. Las obras más grandes construidas en el país en la década de los 90 fueron diseñadas, dirigidas y construidas en su mayoría por arquitectos NO BLANCOS:

    - Remodelación del Hotel Nacional de Cuba: Arq. Luis Rubio (negro-azul)
    - Hotel Meliá varadero, Sol Palmeras: Arq. Nemesio Payrol (mulato)
    - Hotel Meliá Santiago, centro comercial La Puntilla y Aeropuerto Antonio Maceo de Santiago de Cuba: Arq. Antonio Choy (chino y Santiaguero, posiblemente el arquitecto más exitoso de Cuba en los últimos 30 años)
    - Hotel Meliá Habana, obras en Francia, España y México: Arq. Abel García (mulato casi blanco)

    Estoy hablando de las obras más grandes hechas en Cuba. Cualquiera de ellas por encima de los 30 millones de dólares. Podemos discutir que sean obras bonitas o feas, pero por su magnitud constituyen la consumación de cualquier arquitecto no solo en Cuba sino el techo de cualquier arquitecto en cualquier lugar del mundo. ¿A qué más puede aspirar un arquitecto? ¿A qué más pueden aspirar esos negros (en su profesión)? ¿Ganaben menos por ser negros o ganaban la misma mierda que todos los cubanos?

    Y eso es arquitectura. Lo mismo pasa en Medicina y otras ciencias, en Universidades con decanos y profesores negros. Yo tengo amigos médicos negros, jefes de team de cirujanos en Hospitales como Ramón Pando Ferrer (Antigua Liga contra la ceguera) y el Hospital Naval que además son invitados a congresos en Europa (los he recibido en mi casa en Berlín varias veces). Da gusto entrar al Centro Yoruba de La Habana o al callejón de Hamel y hablar con negros cultísimos que disertan sobre su cultura, o en la Casa de Diego Velázquez en Santiago en la que un negro nos dio una visita guiada en Alemán para que mis hijos entendieran y al final se disculpó porque su acento quizás no era el mejor, pero es que en Santiago de Cuba no se imparte idioma alemán. ¡Ah, pero el negro aprendió solo y hoy habla mejor que muchos cubanos que viven años en Berlín!

    Entonces Mara, ¿de qué estamos hablando aquí? Ya no es la típica reducción de negros a música y deporte sino a áreas de la ciencia y la técnica, con responsabilidades de decenas de millones de dólares en sus manos. Cuba no es un país muy grande, no hay muchas obras y las pocas grandes que hay las han hecho no blancos.

    ¿Cuál es la fórmula usada por esos negros? ¿Puedo yo creer que un negro está limitado en Cuba después de haber trabajado con esa gente, después de leer el currículo de Zurbano? ¿dependían esos “no blancos” de remesas desde Miami?

    Sorry, pero lo que digo lo mantengo: El triunfo de cada persona depende de su propio esfuerzo. Quien se sacrifica, llega lejos en Cuba, Alemania o la China. El que se quiere puede.

    P.S.: A aquellos que hacen referencia a Hitler o a Alemania por mi forma de pensar, están equivocados. Fue mi madre negra, en La Habana, la que nos inculcó eso de ayúdate a ti mismo y Dios te ayudará.

  • mara dice:

    Yoyo.. Me gusta tu modo irónico de escribir, de hecho fui (¿creo que no existe más o si?) una asidua visitadora de tu blog “¿Jinetero y qué?”. Hoy discrepo con tu reflexión que me parece, bastante imprecisa. Conozco muy bien a Zurbano, su trayectoria, su obra. Es hoy en Cuba uno de los intelectuales de punta, informadísimo, respetado desde sus humildes inicios allá en su natal San Nicolás cuando trabajaba en el sectorial de cultura por sus inteligentes intervenciones, siempre argumentadas y documentadas. Un estudioso innato, veraz, a diferencia de otras y otros surgidos en su mismo tiempo que aprovecharon diferentes “dotes” para “subir” (y hoy son “reconocidos/as investigadores de fama” con sendas y loadas reseñas en Cubaencuentro, o en propios blog, a partir de cosas dichas y escritas por otros, pero bueno, merecerían un capítulo aparte).
    Zurbano es un intelectual honesto en la plenitud de la palabra, y las afirmaciones que ha hecho son sin lugar a dudas el producto de avalados estudios lejos de improvisaciones.
    En cualquier caso si tu, por arribita, te pones un momento a pensar en el grupo étnico más beneficiado con las remesas de quiénes estamos en el exterior, tu misma respuesta será obvia (sin necesidad de recurrir a estudios específicos). Es una realidad antropológica: los barrios marginales son superpoblados mayormente (NO digo solamente, sino mayormente) por personas de raza negra, no es una suposición, lo cual lógicamente influye en el disparo de los índices delictivos, etc, etc.. Zurbano ha escrito con objetividad, una situación conocida que casi nadie se atreve a poner en blanco y negro, ni dentro -por razones evidentes que le han hecho pagar cara su verdad-, ni fuera, por temor a herir suceptibilidades.

  • Anónimo dice:

    Wow Yoyo!!! “¡El problema de Roberto no es que sea negro, es que es VAGO y es un muerto!” decir que Roberto Zurbano es un vago y un muerto cuando al mismo tiempo dices de el que es ” …ensayista, crítico e investigador literario, jefe de redacción, Casa de las Americas, vicepresidente de la Asociación de Escritores, UNEAC, jefe de redacción de Catauro, revista cubana de Antropología. Ha obtenido diferentes premios en Cuba y su obra de crítica y ensayo es reconocida internacionalmente entre los que se destaca Poética de los noventa” Notas tu contadictorio insulto? Seguro piensas que no ser un vago y un muerto en Cuba es estar vendiendo croquetas o en bicitaxi vendiéndoles tabacos ilegales a los turistas, Zurbano es un intelectual, no todo el mundo nació para merolico o jinetero.

  • anon dice:

    Yo reconozco que soy un ignorante, y desconozco la vida y obra del gran sennor Roberto Zurbano, pero igual comparto el criterio de El Yoyo. Yo pasé en Cuba por dos universidades, y sacando mi cuenta con mis contactos de facebook, en ambas el porcentaje negros-mestizos de cada aula era bastante cercano a un 50-50 (yo personalmente soy hijo de negra-casi-azul y de blanco-palido). De que hay racismo, lo hay, pero no creo que sea tan calvo como este sennor lo pinta.

    Algo con lo que si estoy de acuerdo en el articulo es que la policia hace profilaxis racial (a pesar de que la mayoria de los propios policias son tambien negros y mestizos).

  • yo mismo dice:

    Yoyo, más que cortar y pegar, como has hecho aquí, ¿por qué no te tomas unos 15 minutos de tu existencia para investigar quien es Roberto Zurbano? Has atacado, casi irrisoriamente, a un gran pensador, historiador e intelectual cubano. Tus palabras son burdas y absurdas, pues no logras ofrecer tu tampoco ningún conocimiento, ni datos, ni estudio consolidado, a no ser por tu guapería insular. Zurbano es un académico muy respetable y bien respetado por muchos fuera y dentro de Cuba, y sí, lleva varias décadas estudiando el desarrollo de las relaciones raciales en Cuba. Acaba de hacer una gira por las mejores universidades de Estados Unidos ( tú no te enteraste, claro) donde le han aclamado sus charlas y seminarios. Y el tono despectivo y racista de tu comentario se deja entrever inevitablemente (aunque te resistas tanto a él, no logras acallarlo) ¿Será que la Alemania hitleriana ya renace en ti?

  • Anónimo dice:

    Yoyo, que Zurbano llegó lejos no se cuestiona, pero eso no es representativo si se observa el porciento de negros en Cuba que lo logran, las diferencias sociales entre negros y no negros en Cuba es cierto que disminuyó algo con la llegada del gobierno castrista, pero eso es diferente a decir que no hay racismo, a ver por que el porciento tan alto de negros en las cárceles en Cuba, por que el porciento tan bajo de negros en las universidades, por que esos barrios donde los negros son mas del 80 %, eso es segregación, no lo reconoces sabe Dios por que razón pero la desigualdad social afecta más a la población negra en Cuba que a la no negra.

  • el_yoyo dice:

    @Anónimo:

    Si, te lo puede decir el mismísimo Roberto Zurbano quien es:
    …ensayista, crítico e investigador literario, jefe de redacción, Casa de las Americas, vicepresidente de la Asociación de Escritores, UNEAC, jefe de redacción de Catauro, revista cubana de Antropología. Ha obtenido diferentes premios en Cuba y su obra de crítica y ensayo es reconocida internacionalmente entre los que se destaca Poética de los noventa. ¡Joder macho, menos mal que lo han discriminado!

    Decir que los blancos en Cuba tienen mayores garantías porque tienen más familiares en Miami que les envía dólares es una estupidez q(si los negros son los más desfavorecidos, entonces cómo se explica que la mayoría de los balseros sean blancos, si es que esto es real)

    Si yo vivo en Alemania es porque reconozco la falta de futuro en la isla. Pero si fuese blanco, gris o a cuadros la situación sería la misma.

    La discriminación institucional en Cuba (que es de la que se habla aquí) es con todos los cubanos por ser cubanos. Los cubanos no pueden invertir, no podían salir, no pueden moverse libremente en la isla, no pueden formar una oposición legal, no tienen acceso a los medios de prensa, no tienen acceso a una vivienda decente, no perciben un salario decente, no pueden decidir absolutamente nada importante de su país… esa prohibición es PARA TODOS.

  • kroketadepollo dice:

    Sí, en efecto, parece que la cerveza alemana ha afectado un poco el cerebro del compañero Yoyo, que además se la pasa dando consejos todo el tiempo de lo que se debe hacer.

  • Anónimo dice:

    Yoyo entonces crees que los negros en Cuba tienen las mismas oportunidades que los blancos? En las universidades, en el turismo, en los viajes al extranjero, en la posibilidad de tener una casa, en no tener que vivir hacinado o en un barrio marginal? Yo creo que tanto tiempo en Alemania te ha borrado la memoria.

  • el_yoyo dice:

    - ¿Hay algún estudio que demuestre que las remesas desde USA a Cuba vayan a parar a ciudadanos blancos en su mayoría?
    - ¿Hay algún estudio que demuestre que la mayoría de los balseros hayan sido blancos?
    - ¿Los únicos que se van de Cuba son blancos? ¿O será que los tiburones preferían a los negros?

    Me pregunto qué o quién le impide a Roberto sacar una licencia de trabajador por cuenta propia.

    - ¿Qué capital se necesita para manejar un Bicitaxi. (hacen tres veces más dinero que un ingeniero)
    - ¿Hay estudios que demuestren que las licencias se las están dando a blancos?
    - ¿Qué le impide a Roberto levantarse a las 3 de la mañana e ir al mercado único a comprarle fritas y vegetales a los camiones al por mayor y revenderlas en una carretilla por La Habana como hacen hoy miles de otros cubanos negros, chinos, blancos, jabaos y a rayas?

    Acabo de volver de Cuba, Roberto, yo he hablado personalmente con cubanos de todos los colores que se limpian el culo con las reformas y sus profesiones autorizadas y andan por ahí dando clases particulares de inglés, de alemán, de carretilleros, quemando música, etc. La empresa de reparación de productos Apple en la que estuve la han fundado 50-50 un blanco y un negro! Como esas hay unas cuantas.

    El sistema cubano tiene un millón de problemas, pero demos al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

    ¡El problema de Roberto no es que sea negro, es que es VAGO y es un muerto! Y si saliese de Cuba con esa mentalidad fatalista terminaría viviendo de ayudas del gobierno (que los hay por miles)

    Roberto, Raúl es un hijoeputa, pero nadie te impide poner a funcionar las neuronas o a doblar el lomo si no las tienes para salir adelante y si no puedes convertirte en “el primer balsero negro” de Cuba y mandar dinero a negros en Cuba.

    ¡Las cosas que hay que oir!

  • matronize