castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Bajas finanzas

  • feb 25, 201317:35h
  • 5 comentarios

Parada de ómnibus de G y 27, tres de la tarde. Varias personas se agrupan alrededor de un flaco sesentilargo. No vende maní, no vende periódicos, no vende barritas de caramelo, no vende nada: cambia. Cambia un peso cubano y devuelve 80 centavos. Tiene éxito porque aunque el transporte público cuesta cuarenta centavos, en la práctica fraccionar el dinero por debajo del peso es difícil pues sólo en los baluartes de la libreta de racionamiento (la bodega, la panadería) se manejan fracciones.

La gente prefiere cambiarle al flaco, apertrechado con una prolija caja de su invención terciada poco más abajo del pecho, pues con un peso solo pagan un viaje, y cambiando con él pagan dos, otros prefieren favorecer al jubilado antes de echar una “morrocota” en la alcancía.

¡Cómo se le ocurre, señora! —me dice molesto al ver mi cámara. Trato de hablarle pero cruza en diagonal G en dirección a la parada del P-2 que inicia allí su recorrido hasta Alamar. Me pongo a calcular (ya saben, los números no son mi fuerte). Con cinco personas que le cambien, puede tomarse una tacita de café; con cuarenta, una pizza. Cuántas horas al día dedicará a trasegar de parada en parada, cuántas veces la policía lo habrá requerido. Pero vaya usted a saber y en la próxima lista de trabajos por cuenta propia se incluye el de cambista de menudo, fraccionador de moneda o algo así.

Regina Coyula
La Habana

Publicado en
5 respuestas
Comentarios

  • Regina dice:

    Errata advertida, es P-11. El P-2 rinde viaje frente al Minrex al final de G y va para Alberro, Municipio Cotorro. Y sí, varias veces he dicho que soy Licenciada en transporte público, por lo que la afirmación de Pedro Alvarez es correcta.

  • Amadeus dice:

    La idea de “cambios económicos” que mucha gente esperanzada ven en las reformas de Raúl es una más de las falacias del régimen. No habrá realmente una economía funcional mientras no se instale una economía de mercado, la libre empresa y la inversión y lo pincipal: se descentralice la economía. Lo de más es la economía de mercachifles, pero al régimen le interesa que se mantenga así.

  • David dice:

    La definición de Economía que más me convence dice que esta “…es la ciencia que estudia el comportamiento del hombre en relación con los recursos limitados que tienen usos alternativos.” Este artículo ofrece un ejemplo más de como el Comunismo es incapaz de establecer prioridades al asignar los recursos: en un país con carencias materiales abismales, se desperdicia la capacidad productiva de un individuo en trabajos triviales.

  • Gabriel dice:

    Pedro,

    El artículo ilustra magníficamente como funciona un mercado ineficiente. Es decir como funciona un mercado bajo el control central; porque, por mucho control central que exista, el mercado sigue funcionando, pero mal.

    Ese tipo de ineficiencias se eliminan con los monederos electrónicos, que supongo que llegarán a Cuba algún día.

  • Pedro Alvarez dice:

    El articulo es un tanto bobo, por asi decirle, pero donde la autora realmente se gradúa es en afirmar que el P-2 va hacia Alamar. Cariño, el P-2 va de Alberro (Cotorro) hacia el Vedado y viceversa.