castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Internet & ITC

PD en la red

Democracia democrática

  • feb 08, 201323:51h
  • 3 comentarios

La inminencia electoral y la omnipresente propaganda alusiva, me hace darle vueltas a cuál podría ser la forma en que la democracia se manifieste, no sólo en los discursos y spots de televisión, sino que la ciudadanía la sienta como propia, como un ente que vela por sus intereses y pone oído a sus preocupaciones y demandas.

Si la arrogancia y la testosterona no fueran tan abundantes dentro del gobierno (no nos engañemos, todas esas mujeres que aparecen en la candidatura son partiquinas; de hecho, la mayoría también lo es), una sincera mirada retrospectiva sería suficiente para coincidir con la necesidad de oxigenar o reinventar el Poder Popular.

Con ese miedo de perder el poder retenido tantos años, más de la mitad de los actuales y futuros diputados, ostentan alta responsabilidad en otras esferas del partido o el gobierno, o ambos, y en este afán de democracia a la criolla los proponen para representar lugares que ni conocen, con los que no mantienen siquiera vínculo laboral, para pasar la elección por abarcadora.

No se transmite por televisión el trabajo de las comisiones, pero en esos fugaces momentos en que se reúne la Asamblea Nacional, lo que puede verse es una coral, que más que reafirmación indica adocenamiento. Ese conglomerado unánime no debe tomar las decisiones que afectan la vida nacional, ese mundo feliz alejado de las contradicciones, pero sobre todo alejado del pueblo que tanto gustan de invocar.

Como soñar también es vivir por adelantado, sigo con interés la evolución de las redes sociales, y con algunas buenas ideas sacadas de Open Goverment, es evidente que una herramienta como Twitter es perfecta para el intercambio (sinergia suena bonito) entre los elegidos y sus electores. A pesar del demasiado tiempo que nos la han escamoteado, Internet llegará para todos, y la interacción política vía 2.0 deberá estar presente.

En la dificultad del empeño está su aliciente. Sería muy bueno sacudirnos la desidia, y celebrar reuniones de barrio caldeadas por opiniones opuestas, donde el más capaz y no el más leal (al Partido) sea el propuesto; donde las votaciones sean divididas; que las candidaturas sean abiertas y un Don Nadie con un atractivo proyecto desbanque a un ministro; donde un estudiante proponga jubilar de acuerdo a las leyes laborales a nuestra octogenaria dirigencia histórica. Y todo sin que un vecino acuse a otro de mercenario o provocador. ¿Será posible hacer de Cuba una nación difícil de gobernar —sin volvernos ingobernables?

Regina Coyula
La Habana

Publicado en
,
3 respuestas
Comentarios

  • Juan palito dice:

    Hay q limpiar d raiz y q se viva con Los pies en la Tierra

  • Cagüentó, Ptolomeo e Intransigente dice:

    Hasta que no surja una mente -quizas extraterrestre- que invente un Capitalismo del Siglo XXI donde el valor del voto sea de acuerdo al aporte que el individuo hace al bien comun y no como sucede en las democracias actuales, donde el voto de un parasito, vago e irresponsable tiene el mismo valor que el que aporta mas a la sociedad producto de su talento, espiritu de superacion, deseos de autosuficiencia para satisfacer sus necesidades basicas, sacrificios para arriesgarse en empresas que sean eficientes y tambien por que no, y para satisfacer a los ecologistas, que respeten el medio ambiente y los recursos naturales. Hasta entonces no se resolvera el problema de Cuba ni de ningun otro pais. Observen que la filantropia la ejercen ese tipo de personas que describi antes y que son los envidiados triunfadores que la izquierda siempre trata de vilipendiar. Algunos diran que los que se han enriquecidos hacen esas donaciones por tener accesos a ventajas fiscales en sus declaraciones de impuestos como puede ser indudablemente pero en muchos otros casos, lo hacen por agradecimiento a las recompensas que su labor les ha suministrado. Los ricos por herencia de sus ancestros a menos que demuestren ser del mismo tipo de persona que sus progenitores, no entran en mi sugerencia de que su voto tenga mas valor que el de otro parasito.
    Hasta entonces seguiremos en las mismas porque las mayorias actuales estan constituidas por los parasitos y perdedores ya que la baja moral y aberradas conductas son cosas que se estimulan cada vez mas y se ven como normales y esos votan por los que los sigan manteniendo.

  • Gabriel dice:

    La clave está en las últimas palabras: el desafió de convertir a Cuba en un país difícil de gobernar —y por tanto vital y libre— pero al mismo tiempo gobernable.

  • matronize