castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Ana y el arte de simular

  • feb 06, 201311:02h
  • 6 comentarios

“Ya nadie hace nada de gratis”, dice el personaje de una comedia que disfrutamos en nuestra cartelera cinematográfica a principios de este año. Dirigida por Daniel Díaz Torres, La película de Ana fue elegida como el mejor largometraje de ficción en 2012, según la Asociación Cubana de la Prensa cinematográfica. Sin embargo, más allá de los reconocimientos institucionales y de otros galardones que de seguro alcanzará, por el momento se ha llevado el invaluable premio del público que la ha recibido con abundantes sonrisas y aplausos. En el rol protagónico, Laura de la Uz da vida a una actriz que va dando tumbos entre un papel mediocre y otro, entre malas aventuras para adolescentes y peores telenovelas para amas de casa. Espoleada por los problemas materiales, especialmente ante la urgencia de comprar un refrigerador, decide hacerse pasar por prostituta para un documental que ruedan unos productores austriacos. Lo que iba a ser una interpretación más, una secuencia de estereotipos y exageraciones, se convierte así en la mejor actuación de Ana.

Como un juego de espejos, el filme superpone la realidad y la falsedad, lo emotivo y lo histriónico. Ni siquiera el humor y los parlamentos jocosos logran restarle gravedad al drama del desdoblamiento como herramienta de supervivencia. Ana se va complicando, metiéndose de lleno en un mundo que cree conocer, pero que la desborda y que la atrae cuesta abajo. Hace posar a su familia sin que ésta lo sepa; filma a sus vecinos para apuntalar el improvisado guión y miente, miente, miente. Se convierte en la propia directora de una película con innumerables planos que quieren cumplir las expectativas de los productores extranjeros. Sin embargo, a cada lugar común se le suma la dureza de su propia vida, sin afeites, sin necesidad de dramatizarla en exceso.

La película de Ana nos causa un rubor femenino, nacional, humano. La vergüenza ajena al pensar en todos aquellos que vemos haciéndose pasar por otros. El hombre que fuma un tabaco —aunque no le guste— para que los turistas le hagan fotos y le paguen por ello. El funcionario al que la máscara de la simulación ideológica ya se le fundió con el propio rostro. Y también esos que alimentan la simulación, porque ellos mismos ya han perdido la capacidad de distinguir la parte de la historia que se inventaron o la que no. Como una Ana que, aunque se quitara el maquillaje y apagara la cámara, seguirá actuando y fingiendo.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
6 respuestas
Comentarios

  • yo y yo dice:

    Gabriel agradezco tu empeño, pero no, nunca te eligiría como maestro, aspiro a más.

  • QUOVADIS1959 dice:

    Yoanis le das en el clavo ahora mismo compruebo lo que tu dices simular es la respuesta a la supervivencia, es el pago que exigia Enrique VIII a todos los subditos, yo soy el rey y el representatnte de Dios en la Tierra el que a ello se oponga le corto la cabeza y le tomos sus propiedades, solo pocos dieron sus cabeza la mayoria salvaron su vida simulando algo que no creian, leete a Sir Thomas Moore hay una serie en HBO sobre la vida de ese rey, hoy todos tenemos el juicio claro de lo que en realidad paso, no fue lo mismo cuando el pueblo decia esta es tu casa Fidel. La entrevista a Cabreras con Oscar Haza nos enseño como todos firmamos el papel de que nuestro rey lo es por la gracia de Dios. Dios representante en la tierra. Sigue escribiendo aqui te escuchamos no estas solas, tienes un pueblo que te sigue.

  • Cloro Díaz Epóxido dice:

    Muchacha, no los cuquees más. Dale pal aeropuerto con el Macho y el chama y piérdete. ¿El barito ya está afuera, verdad? Dale, que ellos son lpcos y te joden, ¿eh?

  • scrutinizer dice:

    LOL…Cuidaíto con tocar a “la flaca” que enseguida sale el “esposo”, lol.

  • Gabriel dice:

    Yo y Yo,

    Haz el favor de conjugar el verbo yoyar. Seguro que lo harás muy bien. Te ayudo:

    Yo ….

  • yo y yo dice:

    Yoani móntate en el avión YA, el ombliguismo se cura viajando.