castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

castrismo

PD en la red

No quiero hermanos así

  • feb 04, 201320:32h
  • 11 comentarios

La reciente asunción del General-Presidente cubano al frente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la callada tolerancia o evidente complacencia de una treintena de naciones democráticas, incluso ante la arrogancia que permeó sus discursos, pone en evidencia el travestismo político de “nuestra América”.

Algunos detalles puntuales en las alocuciones de Castro II, como las lecciones que ofreció a sus ¿homólogos? en lo referente al tráfico y consumo de drogas basado en la experiencia cubana, sobre la utilidad estratégica de la pena de muerte, y el irrespeto mayúsculo que mostró a la voluntad de la mayoría del pueblo puertorriqueño —refrendada recientemente en su decisión soberana de mantenerse como estado libre asociado— cuando expresó su pesar por la ausencia de esa nación isleña al cónclave y su esperanza de que algún día forme parte del CELAC, son apenas una muestra de cuánto nos falta para avanzar en la región en materia de cultura democrática.

Los desatinos del General fueron acogidos por los impávidos representantes de las democracias latinoamericanas asistentes a la cita, quienes incluso aplaudieron las zoqueterías del anciano ex guerrillero, disfrazado de civil para la ocasión. Asistimos así, entre sonrisas, elogios y apretones de mano, a la alianza de los gobiernos democráticamente electos de esta región —en cuyos países existe pluripartidismo, libertad de movimiento, de expresión y de prensa, derecho de asociación, y otras ventajas ciudadanas que adornan a las democracias— con la longeva satrapía antillana, legitimando de esta manera a una dictadura. El nuevo principio latinoamericano es, según quedó explícito, pasar por encima de lo que han llamado “nuestras diferencias ideológicas y políticas” para consolidar “la unidad de nuestras naciones hermanas” y mantener “el respeto a la autodeterminación” de cada pueblo.

Obviamente, los más de treinta gobiernos de Latinoamérica reunidos en Santiago de Chile decidieron que el totalitarismo impuesto en Cuba no solo es una “ideología”, sino que ha permanecido largamente en el poder gracias a la autodeterminación del pueblo cubano (aunque hay que reconocer que en esto último quizás tienen algo de razón). Acaso el petróleo de Chávez, el sutil detalle de que en La Habana radica la nueva capital de Venezuela, o las inversiones de algunas empresas latinoamericanas en Cuba, hayan tenido algo que ver con tanta empatía regional.

Tampoco me quedó claro qué compromisos contrae el gobierno cubano con la presidencia de la CELAC, qué ventajas deberían esperar de ello los cubanos y cuáles son las proyecciones a mediano y largo plazo en cuanto a progreso de los pueblos latinoamericanos y caribeños. Al menos desde lo que transmitieron los medios de Cuba, los discursos estuvieron orientados más bien a las referencias históricas que justificaran nuestra supuesta identidad común, a la necesidad de superar la pobreza, y al imperativo de crear un frente común ante las poderosas economías de las naciones desarrolladas del Primer Mundo. Demasiados lugares comunes en las alocuciones. Como se ha hecho costumbre, hubo también muchos “qué” pero pocos “cómo”.

A este tenor, mientras hacia el interior de la Isla la dictadura no cede un ápice en materia de libertades ciudadanas, ostenta la presidencia de la organización que agrupa a las naciones democráticas de la región. El discurso agresivo del General, presentando la violencia de la experiencia cubana como carta legítima de gobierno, parece gozar de la complicidad de los asistentes a la cita regional y multiplicando la soledad e indefensión de los cubanos. Concluyó la Cumbre de la dictadura y, en lo que a mí respecta, si estos gobiernos son la representación de nuestros hermanos, prefiero ser hija única.

Miriam Celaya
La Habana

Publicado en
11 respuestas
Comentarios

  • scrutinizer dice:

    El_Yoyo,
    Esa debe ser tu interpretación. En el cyberespacio a veces se tiende a interpretar un poco a la bartola.
    Por supuesto que yo NO me refiero al continente completo. De hecho, me refiero a esos mismos que tú mencionas y que con razón les llamas bandoleros. Al igual que CAM y compañía, como es natural, tampoco se referían al continente entero al escribir su famoso “Manual del perfecto idiota latinoamericano”.
    Por esa y por otras razones se le puede, sin duda, seguir llamando Letrinoamérica sin tener cargo de conciencia. Aunque un poco parafraseando a Shakespeare…”No todo está podrido en Dinamarca”.

  • el_yoyo dice:

    Scrutinizer,

    El problema es que el término LETRINOAMERICA (región a la que pertenecemos, nos guste o no) incluye a TODOS (pueblo y gobiernos), lo cual creo que es una exageración.

    Muchas veces nos quejamos de que Cuba no es el gobierno, que el pueblo cubano no es el gobierno.

    Lo mismo pasa con Latinoamérica, un continente desbastado y arrasado de punta a cabo por sus gobiernos y dictaduras. desde su descubrimiento hasta nuestros días.

    Pero si miras detenidamente la foto verás que no hay ningún representante de Latinoamérica, sino un montón de bandoleros.

  • Mi comentario no tiene que ver con el artículo de MC que, por cierto, es tan lúcido, claro y certero como todo lo que ella escribe, rara avis en la blogósfera cubana, pero meto la cuchareta en lo que otros comentan.

    Efectivamente, apenas tenemos el idioma en común con nuestros “hermanos” y digo apenas porque con muchos apenas nos entendemos.

    Los que más se parecen a algunos cubanos son los dominicanos, que parecen orientales, y los portorriqueños, que no parecen de La Habana…

  • Rolando Pulido dice:

    “Nuestro hermanos latinoamericanos”.
    Nunca oigo decir que los jamaiquinos, los guayasenses, los belicenses, los canadienses y los estadounidenses, son hermanos. Por mencionar países con un idioma en común en el continente.

    ¿Y de donde sale ese término “hermanos”, que lo escucho una y otra vez?. ¿Que nos une?. ¿El idioma?, ¿el arroz con frijoles?…¿la yuca?, no sé.
    Cuando niño y vivía en Cuba, me decían que estos “hermanos” eran el enemigo al servicio del imperialismo yanqui. Todos. Desde México hasta la Patagonia.

    Luego emigré a New York y conocí a los hermanos. Y no, no eran, ni nunca habían estado al servicio del imperio yanqui, pero sí al imperio de los hermanitos Castro y del Ché, en su gran mayoría.
    ¡Que confusión!.
    Pero esos lazos “familiares” no se detienen en hermanos, también está “la madre patria”. La Mama. Que piensa que no somos capaces de vivir sin ella.

    Me imagino que tendrá que ver con que uno no elige su familia.
    Pero si podemos elegir los amigos y en todo caso, suelen siempre ser mejores que cualquier familia.

  • scrutinizer dice:

    Lúcido artículo. Y el otro día alguien se quejaba de que a ese continente se le llame Letrinoamérica. Bueno, he aquí una prueba más del porqué. Porque es una verdadera letrina.

  • Carlos Paz dice:

    Resultados del Referendum efectuado en Puerto Rico el 6 de noviembre 2012.
    Votó el 78.2% de los electores registrados, con el resultado siguiente:
    Por convertirse en el Estado 51 de los EUA: ———– 61.1%
    Por ser nación soberana en asociación libre con EUA: 33.34%
    Por ser un país independiente: —————————- 5.55%
    Nota: Este resultado no es vinculante y ahora el Congreso de Estados Unidos debe dar su aprobación para que pueda realizarse el DESEO ABSOLUTAMENTE MAYORITARIO de los portoriqueños, que es SER PARTE DE LOS EUA COMO UN ESTADO MÁS DE ESE PAÍS.

  • jorge dice:

    todos miran con beneplacito a los dictadores de cuba porque todos, o casi todos (con muy poquisimas excepciones) ansian lo mismo para ellos: perpetuarse en el poder como los castro…y despues nos preguntamos por que latinoamerica esta tan mal :(

  • ADVIL PM dice:

    Sí que es un placer leer a Miriam Celaya!

  • wyomia dice:

    Que tiene que ver el pueblo de Puerto Rico con nosotros?

  • Fer dice:

    Miriam Celaya escribe con una nitidez increíble, es una placer leer sus posts.

  • EL BOBO DE LA YUCA dice:

    Seria bueno avisar a Miriam que la mayoría del pueblo puertorriqueño no decidió “mantenerse como estado libre asociado”, sino a favor de un cambio: anexarse a EE.UU!