castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

EE UU-Cuba

PD en la red

Sin novedad en el frente

  • ene 27, 201301:08h
  • 9 comentarios

¿Cómo será Obama 2? Naturalmente, como Obama 1, aunque decidido a tratar de sacar adelante dos o tres temas sociales relevantes: los derechos de los homosexuales, la legalización de un porcentaje de los inmigrantes ilegales, la reforma, muy matizada, del seguro médico, y poco más.

Obama sabe que a él no lo eligieron para cambiar la historia del país, ni para revolucionarlo, sino, como a todos sus predecesores, para mejorar parcial y levemente la administración del sistema de acuerdo con los límites que marca la ley. Él es el agobiado gerente de una república, no un mago.

Ahí, precisamente, radica la grandeza de la experiencia social norteamericana. Durante la ceremonia de posesión varios de los expositores lo dijeron con orgullo y vehemencia: estaban en presencia del presidente número 44 de la República. Desde la elección de George Washington en 1789, hasta hace unos días, la transmisión de la autoridad se ha hecho siempre ordenadamente y dentro de las pautas de la Constitución promulgada en 1787.

Nada de golpes militares, ni de revueltas populares o elitistas. Incluso en 1864, durante la Guerra Civil, funcionaron las urnas y Lincoln fue reelecto. Es verdad que los Estados confederados del sur no votaron, pero no se alteró el ritmo constitucional. Cuando, a las seis semanas, asesinaron al gobernante, el vicepresidente Andrew Johnson, un exsenador demócrata y sureño, bastante tosco e impopular —Lincoln era republicano y educado—, asumió el cargo y terminó su mandato en 1868.

Mientras los latinoamericanos solemos estar muy satisfechos con nuestras revoluciones y cultivamos la admiración por los personajes que las dirigen, y les escribimos odas y corridos a nuestros fulgurantes caudillos, los norteamericanos, en cambio, se enorgullecen del sosegado funcionamiento institucional.

Lo fundamental en Estados Unidos es que quien ocupe la Casa Blanca, un escaño en el Congreso o el Senado, o un cargo en la judicatura, haya accedido a ese puesto dentro de la ley. La nación es totalmente refractaria al barullo revolucionario, aunque todos saben que en la clase política, como en cualquier estamento, abundan las personas mediocres. Nadie espera superhombres que salven la patria sino funcionarios que obedezcan las reglas.

Lo asombroso de Estados Unidos es, precisamente, la capacidad para cambiar la realidad social, política y económica del país sin modificar sustancialmente la estructura del Estado y las normas constitucionales.

La república norteamericana comenzó con 13 colonias agrupadas cerca de la costa Atlántica, en la que existían algo más de tres millones de blancos y setecientos mil esclavos negros (los indios apenas figuraron en el censo de 1790).

Ese primer país estaba dirigido por varones adultos, escolarizados, propietarios, fundamentalmente, cristianos. Los negros, las mujeres y los pobres no existían. Doscientos veinticuatro años después de la elección de George Washington, la nación, presidida por un afroamericano graduado en Harvard, ha multiplicado su geografía por ocho y su población por 80.

Hoy viven en Estados Unidos 315 millones de personas y la inmensa mayoría forma parte de las clases medias. La nación, desde hace un siglo, se ha convertido en la primera potencia científica, militar y económica del planeta, mientras, simultáneamente, ha ido incorporando a casi todos los individuos a los mecanismos de toma de decisión. Si hay un estado progresista, es éste. Es el que más progresa.

La historia de Estados Unidos demuestra que la verdadera prosperidad no se logra mediante los espasmos revolucionarios, generalmente sangrientos y destructivos, sino por el respeto a la ley y la continuidad en la obra de gobierno en sociedades libres. Aquí está la prueba.

Por eso es absurdo temer a Obama 2. El cuadragésimo cuarto presidente, aunque tiene una visión del gasto público y del papel del Estado más intervencionista que la media nacional, no llegará a los extremos, por ejemplo, de Lyndon Johnson, el presidente número 37, y la “Gran Sociedad” que desplegara en los años sesenta del siglo pasado.

En el 2017, sencillamente, los americanos elegirán al presidente número 45 y la nación continuará su camino ascendente sin prisa ni pausa. Ese año, Obama pasará a ser un expresidentes laborioso y cordial preocupado por armar una biblioteca pública con sus papeles y recuerdos. Así viene ocurriendo desde hace más de dos siglos.

Carlos Alberto Montaner
Miami-Madrid

Publicado en
Tags
9 respuestas
Comentarios

  • Cagüentó, Ptolomeo e Intransigente dice:

    Little known American Historical Fact. I’ll bet you didn’t know about it. The movie is a little too much Hollywood style of past era but the event was real.

    This incident actually happened in 1946 in the USA.Just 66 years ago
    I was completely unaware of this event that took place in Athens , TN in 1946. I did not know an armed revolt on American soil by WWII veterans ever took place during our lifetime. A very sobering video to say the least.
    Now the second amendment should be a little clearer to everyone.
    This movie lasts less than four minutes and is well worth the time.

    http://voxvocispublicus.homestead.com/Battle-of-Athens.html

  • Veroco dice:

    ¿Pero a quién le preocupa que los gays se cojan el culo entre sí, cuando Wall Street no está cogiendo el culo a TODOS, EN SECO y SIN CONDÓN?

  • scrutinizer dice:

    Sí Mahavishnu, estás en lo cierto pues he escuchado a algunos analistas decir que la “supuesta decadencia moral del imperio” es pura propaganda que los enemigos de USA han echado a rodar.
    Aunque también es cierto que solo hay que encender la TV para ver al menos algunos resquicios de esa decadencia. Pero quizás algunos malintencionados la han querido exagerar un poco.
    Y todavía la Sensemayá no ha explicado a qué “atrocidades” se refiere ella en su comentario.

  • scrutinizer dice:

    Buen análisis, Ptolomeo, estoy bastante de acuerdo. Ya otros analistas también han hablado sobre eso. Y de América Letrina, ni hablar…es un verdadero asco. Una muestra de eso es la respuesta que le dió el imbécil de Jaua a Karen Caballero en la cumbre de la CELAC. Todavía no se me ha pasado el insulto que cogí al escuchar la estúpida respuesta.
    Sensemayá…¿a qué atrocidades te refieres en realidad?

  • Mahavishnu dice:

    Ay! El eterno llanto por la “decadencia moral de la sociedad”

  • Mahavishnu dice:

    Sensemayá:
    Cuanto pathos!
    En otras palabras, la falta de escrúpulos ha sido total, como nunca antes en la Historia

    Nunca mais! Oh, perdón, eso era de otra ópera.
    Respetable, la naciones no tiene “escrúpulos”. Tienen intereses.
    Relea el texto, si es posible dejando de lado el no muy disimulado enfado con el autor por motivos que a nadie interesan. Nada de lo que usted afirma en su exaltado comentario puede ser inferido de la lectura de este texto.

  • Sensemayá dice:

    Lo de CAM no tiene nombre… Decir que EEUU se convirtio en la potecia que es gracias al apego a las leyes, es una falta de respeto a la inteligencia humana… Los EEUU, señor CAM, han llegad adonde han llegado, por dos razones fundamentales: una, porque ha tenido hijos que han querido que ese país fuese y sea el mejor del mundo y, dos, porque no importa las atrocidades que se cometan para lograrlo… En otras palabras, la falta de escrúpulos ha sido total, como nunca antes en la Historia… Pero sucede que los escrúpulos también se compran al mejor postor…por eso nadie les echa de menos… Qué barbaridad!

  • Cagüentó, Ptolomeo e Intransigente dice:

    Este comentario lo hice en el blog de CAM porque no estoy de acuerdo con él cuando dice que “la nación continuará su camino ascendente sin prisa ni pausa”

    Yo tampoco creo que EE.UU. con las tendencias actuales a las aberraciones sexuales, el consumo de estupefacientes aunque digan que son naturales ambos vicios y la actitud mayoritaria de los votantes -si es que no se cometio algun fraude- en las ultimas elecciones vaya en un camino ascendente. Yo mas bien creo que estamos ya en el mismo derrotero que hundio a Roma. Tambien pienso que Europa ya nos lleve cierta ventaja hacias ese abismo. En cuanto a China y la India con sus adolescentes desarrollos de ultima hora, seran arrastradas por ese mismo remolino y se uniran al resto en la decadencia moral y economica. El resto de Asia y Africa, sin la locomotora de los anteriores mencionados, no podran ni despegar mucho de lo alcanzado hasta ahora. America Letrina no hay ni que mencionarla con ese apellido que se han ganado ya todo esta dicho.

  • PolO dice:

    la frase “la nación… sin prisa ni pausa” parece ser un freudian slip, o un guiño al raulismo.