castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

EE UU-Cuba

PD en la red

Resaca de poesía inaugural

  • ene 26, 201319:59h
  • 32 comentarios

Todo momento que aspire a ser notable (coronación, aniversario, triunfo de las armas) procura acompañarse de una polifonía adecuada. Y no bastará la multitud, las banderas y una tarima repleta de maestresalas y convidados. Para añadir el toque mágico se inventó el oficio de versificator regis, alguien que sabría imponer silencio en el instante justo y hechizar a la audiencia: una pausa en medio del júbilo ensordecedor, el recitativo de ocasión destinado a justificar tanta gracia derramada sobre la cabeza elegida. Esa cabeza caería o no, concebiría la grandeza o el hundimiento del reino, contendría la cordura o la demencia, pero siempre ha existido la sed de emotividad, aun entre espíritus pedestres, y allí no faltaría el sabroso panegírico que conmoviera al copero más pétreo. Nadie tan oportuno y útil como un juglar de corte. Los nombres varían según la época y el mapa, pero son la misma cosa: Poeta Laureado, Consultante de Poesía, Poeta Nacional.

Porque pese a su aparente divorcio, sostenido por la gradual especialización del verso (y a la vez, el gradual embrutecimiento del ejercicio de poder), rey y juglar convivieron sin esfuerzo durante muchos siglos, llegando en ocasiones a fundirse en una misma persona. De ese antiguo vínculo, queda acaso la “debilidad” del uno por el otro. Hemos visto al hombre de letras lanzarse a los pies del sátrapa, sin justificación aparente, y ya sabemos de la punzada que siente el caudillo al escuchar de otra voz sus propias campañas a golpe de trocaicos y anapestos. El eco de un amplio recinto sienta muy bien a la vanidad natural del declamador. El caudillo se lamenta de carecer de tiempo, de no poder revisar sus infolios secretos, porque “él también escribe sus cosas”. De tal modo, muchos símbolos y obsesiones comunes no les permiten divorciarse: la búsqueda del tono y el ritmo natural, la indagación del Sentido supremo, la redención por las obras, los gestos persuasivos, las inflexiones, el histrionismo…

Escribir en aras de una agenda es inevitable, se diría, a juzgar por los resultados. No escribes para nadie, pero andas con el credo a cuestas. Aunque nada te encarguen, nunca has apartado ese credo de tu mesa. Lo extraño sería que un poeta no aceptase un reto. Ante el desuso del vejamen, también por esa creciente falta de impasibilidad para soportar el ridículo, la capilla prefiere el elogio. Unas cuantas estrofas suelen rellenar el agujero afectivo; la cadencia que envuelve al rebaño les entreabre la puerta y les muestra la inmensa pastura. Lágrima y moco, miradas cómplices, la comunión del instante, el Verbo como enmienda al Error.

Héroes no faltaron para que no faltaran los diez chelines sobre la mesa del artífice. Materia moldeable, bronce y decasílabos, mármol y elegías, que no siempre consiguieron redimirles, dada la natural esquivez del arte a ser apresado por la relatividad. Llámese justicia o infortunio, pero nunca la chapucería (palabra en sí suficiente) alcanzó su definición mejor que cuando estuvo reflejada en la estatuaria y la épica. Esas figuras tullidas, encorvadas y faltas de proporción nos siguen acompañando en el devocional de cada día. Ese arsenal de lugares comunes, dispuestos en verso, son parte del teatro gestual que instruye la memoria del ser civil.

Y entonces, la poesía inaugural “in the august occasions of the state”, como diría el viejo Robert Frost. El imán del micrófono para otro género de multitudes: la épica del ciudadano y sus esperanzas. Ya no estamos hablando de aquella grandilocuencia tolerable a lo Whitman, Sandburg y Ginsberg. El discurso de lo inaugural se sustenta en cierta retórica terapéutica, exitosa entre pacientes cuyas neurosis sólo se aplacan con prédica evangélica y una dosis de sentido común disfrazado de “motivational speech”. Lenguaje de terapia masiva, para corazones rotos, para el próximo declamador que aparezca: “I know there’s something better down the road” nos recita una tal Elizabeth Alexander; “All of us as vital as the one light we move through”, nos dice un tal Richard Blanco. Lo más peligroso de estas transacciones melodramáticas es que uno llega a sentirse culpable de objetarlas. Porque no es lo mismo ridiculizar una estatua deforme que ponerle reparos al poema en que nuestro prójimo inscribió su propia vida. “Hay que entender, es una ocasión única, es una oportunidad para el pobre juglar…”

Uno tiene que mirar con ternura estas coronaciones modernas, sonreir sin malicia y dejar que los feligreses consuman su pasión. Sentir piedad por alguien debe ser, todavía, un raro privilegio.

Manuel Sosa
Atlanta

Foto: Robert Frost lee el poema inaugural en la investidura de JF Kennedy (20 de enero de 1961).

Publicado en
,
32 respuestas
Comentarios

  • scrutinizer dice:

    Ni infantil ni juguetón, más bien…”guanajón”, lol. No, no, es que tengo admitir que me divierto con el payasón este.

  • José Julian dice:

    Infantil no, chico, juguetón, no se confunda. Juguetón, ingenioso, brillante, todas esas cosas, pero infantil no que me da sentimiento :)
    Y quién le dijo, además, que no estoy ya bajo tratamiento? Por supuesto. He probado de todo: prozac, de todo. Pero me dieron tendencias suicidas. Pero me dije: antes de ponerte las manos encima, vete a Miami y colima bien colimao al Scru y al Franco, llévatelos por delante a los viejos gruñones esos. Así que mejor no me provoque, que me enciendo y les voy pa arriba!
    (No sea tan trágico, muy señor mío, que de eso estamos hasta el cuello en Cuba. Yo no soy más que el trompetillero asignado y que soplo cada vez que se me ponen muy trágicos, anti aquello y anti esto y anti lo otro).
    Y ya, ni un comentario más aquí. Váyanse a la ocho que están repartiendo samples de coquito gratis!

  • Francotirador dice:

    Jose Julian,
    Su comportamiento tan infantil es muy revelador. Evidentemente Ud. tuvo algun trauma cuando niño el cual todavia lo perturba y lo hace comportarse como un parvulo malcriado acostumbrado a salirse con la suya y si no da una perreta.
    Le aconsejo que vaya a ver a un psicologo a ver si lo ayuda con ese trauma. Hoy se hacen maravillas en la salud mental, pero Ud. necesita algunas medicinas para su problema.
    No tenga verguenza y busque ayuda, que eso le pasa a cualquiera.

  • Veroco dice:

    No, sigue igual de guanajo, míralo como trata de embarajar.

  • José Julian dice:

    Jajaja, Los cogí de atrá palante con la tercera persona! No se esperaban esa! Bicho de manatí con ustedes! A fuetazo limpio! Ay, taita, como duele! Con el rebenque no que me me saca sangre!

  • Cagüentó, Ptolomeo e Intransigente dice:

    No se dejen manipular por favor. Ningunenlo.

  • scrutinizer dice:

    Así es, tan roto y esquizofrénico ya está el “humilde” y “sabio”, que pronto estará también hablando en cuarta o en quinta persona.

  • Francotirador dice:

    Y es muy humilde tambien Jose Julian. Si hasta habla en tercera persona de el mismo. Sabio y humilde es Jose Julian. Muy sabio y humilde.

  • Veroco dice:

    Alabao, ya está hablando en tercera persona, lo rompimos.

  • José Julian dice:

    Pero de verdad cree que esos escritores que usted menciona se “limpian”como dice usted tan gráficamente con la opinión de sus pares? En que mundo vive? Créame que no, por supuesto que no. Mas bien todo lo contrario, viven pendientes de ello. Lo que por otra parte, es normal. Porque, como bien dice José Julián en su comentario anterior, “la validación de la obra de un literato se da entre sus pares”. Sabias palabras de nuestro José Julián, sabias palabras!

  • Poetieso dice:

    “People who tells us what poetry ought to do, especially if they are poets themselves, usually have in mind the particular kind of poetry that they would like to write.”
    T.S. Eliot, On Poetry and Poets

    “La poesía es una pipa”. A. Breton

    Por lo tanto, llego a preguntarme a veces si las formas superiores de la revolución estética no consistirán, simplemente, en un supremo entendimiento de lo envidiado. Un día, los poetas descubrirán un alfabetizador en los ojos de las rimas que habitan los muros de los manicomios, en los pardos pelos de la faena del falo, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol machacado era, desde siempre, un poema.

  • scrutinizer dice:

    Siendo así que JJ tiene que, una vez más, ir a limpiarse las nalguitas y la boquita por tanto excremento que habla.

  • Dice JJ que “La validación de una literatura, de un literato, pues claro que se da entre sus pares”

    Y he ahí la gran causa de tanto escritor fracasado: escribir para admirar a sus pares, el arte por amor al arte, en lugar de escribir algo que realmente valga la pena leer.

    Por eso ni los publican ni nadie los lee.

    Antes de sepultarse en ese pantano de elitismo absurdo debieran leer a verdaderos escritores, gente del calibre de García Marquez o Vargas Llosa, o inclusive a escritores EXITOSOS, como Padura, por ejemplo, o la misma Zoe Valdes (y que conste, no he leído a ninguno de los dos), y no estar fabricando tabacos que sólo son leídos por la familia y los socios, y eso por compromiso.

  • Veroco dice:

    jajajajajajaj… sus pares… de cojones. Sus cumbilitas acérrimos, dirá usted. Me voy a creer yo que Fulano es un vate eximio porque lo dice Mengano, también vate eximio, pero todo sobre cuarto bate en la mesa de Fulano, porque ambos se conocen desde el taller literario de Maracajigua, donde fueron presentados por Zutano, bate y vate también, por supuesto.
    Manuel Sosa, Om Ulloa, Del Risco, EHB y otras aves hacen exactamente lo que dice Juan de los Muertos, se dan palmaditas, premios y lengüetazos entre ellos, y forman perretas porque el mundo mundial los ignora y habla sólo de Richard Blanco, Wendy Guerra, Zoe Valdés, Padura, Gutiérrez… gente que, horror de horrores, se limpia el culo con sus “pares” y se dedica a una obra que, buena o mala, habla por ellos.

  • José Julian dice:

    Veroco, no sea usted tonto. La validación de una literatura, de un literato, pues claro que se da entre sus pares. Estaríamos muy mal si en Cuba deberíamos esperar a que venga el presidente de los EUA, que nada sabe de lit. a decirnos qué es bueno y qué es malo. Por lo demás, Blanco no es un poeta cubano ni lo será jamás, claro. Y qué bueno. porque es muy malo. Llamelo Obama o llamelo quien lo llame a leer.
    A usted lo afecta porque ahora resulta que los poetas cubanos (no importa que cuban american, para los yumas, es un cubano”) son malo con cojones, y son además gays, nada a tomarse en serio viniendo de esa islita, etc.” Si eso le parece bien. Y otra no ha sido la opinión de la gente seria de este país, créame. Afirmative action a tutiplen. Pa que escapen los negritos, mariconcitos, cubanitos, latinitos.

  • Veroco dice:

    Juan de los Muertos… right on the nose. Los “poetas cubanos” de hoy día son tan adeptos a su ecosistema cerrado, a las validaciones tramposas de ahí dentro, que se erizan cuando se les demuestra lo irrelevantes que pueden ser fuera de él.
    Esa es la sorpresita que el destino le depara a EHB y a OLP y compañía cuando la brisa política deje de hincharles las velas.

  • No sé bien si es que este escrito es tan rebuscado que tiende al galimatías o es que estos lunes son terribles.

    Y después se quejan porque nadie los lee…

  • Moe Ronga dice:

    Kanye West

    “Hater niggas marry hater bitches and have hater kids …”

  • Pacondo dice:

    Los complejos de pais chico. Richard es de origen cubano pero su poesia no es cubana ni latino americana es norteamericana su pais es USA donde se formo y se inspiro en esa literatura y poesia, no tiene nada que ver con la poesia de la isla y no creo que sepa mucho de ella.

  • José Julian dice:

    Flaca, en efecto, hay muchas cosas en el arte y en la literatura que requiere años de entrenamiento, el más fino discernimiento. El buen arte es casi por definición elitista. O para ponerlos en términos de poesía, hay un tramo entre el Cucalambé, entendible por los como usted, y un poeta como Lezama, que a usted le suena en “chino”. Que quiere decir esto? Que es usted la que no entiende, no que Lezama sea el malo, válganos dios! Por ciento de miles e incluso millones de Flacas, hay tan solo un Lezama. Así ha sido y será siempre. No que usted no sea una ciudadana respetable, votante y obediente de las leyes, no. Ante la ley los Lezamas y las Flacas son iguales, pero no en la esfera del arte, sorry. Not democracy here!

  • Jaime Blas dice:

    Lo triste del caso es que en unos 50 años vamos a “extrañar” la poesía que se hace hoy. En su generalidad, cada vez peor. Como bien escribió O. Wilde: Ya no se es original ni en el pecado

    Jaime Blas.

  • sonora y matancera dice:

    para acompañar con musiquita…

    pancho quinto: sosa en el país de las maravillas … como alicia

    fragmentico:
    http://www.myspace.com/panchoquinto/music/songs/sosa-en-el-pais-de-las-maravillas-42473365

    entero, a los sosa:
    http://open.spotify.com/track/7KkZfxWA93ZZB1TrfWLEN9

  • Poe dice:

    Un poema en prosa demasiado largo. Much ado about nothing, indeed.

  • scrutinizer dice:

    Ciertamente, el artículo es bastante pedante y esotérico.

  • Redel Frometa dice:

    Traduccion: Que pena que no fui yo!

  • Bravo por la flaca dice:

    Bravo por ti, flaca, yo tampoco entendi nada de lo que lei, debemos ser seres inferiores…

  • José Julian dice:

    Trono de Richard Blanco? No entiendo? Ahora también tiene que venir el presidente americano a decirnos quién es poeta y quien no? No sea ridículo, amigo. Eso lo sabemos sin necesidad de Obama, para eso Cuba es un país independiente.
    hace un tiempo también escuché que Reynaldo Arenas era el mayor novelista cubano, más grande que Carpentier, mas grande que Lezama, porque habían hecho una película americana sobre él y sobre estos otros dos, no. Si los yumas lo escogen, entonces es grande. Na, que en Miami siguen estando colonizados culturalmente.
    Otra vez, gracias que Cuba es un país independiente, si no mal estaríamos siguiendo los dictados del Potomac! Le zumba!

  • ADVIL PM dice:

    Un poeta herido. Solo eso. Uno mas contra un sencillo Richard Blanco salido de la nada que, bueno, malo, regular, recito su poema en uno de los acontecimientos politicos mas importantes de este pais… pais democratico, que nada tiene que ver con la epoca de los juglares. No se porque esa analogia pedantica.

  • pOpEyE dice:

    Patético

  • Miguel Iturralde dice:

    Estimado Sosa,

    Fui lector asiduo de tu blog y te respeto mucho. No sé si he entendido bien este escrito, en mi ignorante opinión, plagado de vericuetos. Si efectivamente capto su esencia, que es tu sentir y nadie te lo puede cuestionar, sinceramente me parece much ado about nothing. Saludos.

  • La Flaca dice:

    Me quedé en el aire. Estoy segura de que no soy la única que carece de suficiente dominio del idioma para poder seguirle el hilo a abstracciones en lo que hace rato llegó de ser mi mejor idioma.

  • Juan de los Muertos dice:

    Los poetas cubanos estan desesperados con Richard Blanco, ja, ja, ja, el tipo salio de la nada y ahora es célebre en el mundo entero.
    Ah, nuestros poetas, esos tipos altaneros que se dan palmaditas y premios entre ellos mismos, qué tristeza y que injusto eso de no poder llegar al trono de este Blanco, no?
    Los poetas cubanos no tienen quien les escriba…porque se escriben (y se leen) entre ellos mismos…viva Richard Blanco….porque hay decenas de laboriosos, anonimos y talentosos Ricahrds Blancos en el mundo, cubanos si, pero cubanos en el mundo, no en el solar municipal de las “letras cubanas”.