castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

EE UU-Cuba

PD en la red

Diputado Obama

  • ene 23, 201316:54h
  • 13 comentarios

Los presidentes de USA han sido un tema tabú en Cuba durante 55 años. La imagen del Mal Imperialista sólo podía ser autorizada por las altas instancias propagandísticas del Partido Comunista (único legal en la Isla) o, llegado el caso, por el mismísimo Consejo de Estado. La idea era despersonalizar y desprestigiar a todos los hombres de la Casa Blanca (el panfletario documentalista Santiago Álvarez encarnó la vil vanguardia de esa misión). Había que animalizar artificialmente al enemigo exterior, asesinarlo como a un opositor interno más. Sólo así, por elemental comparación mediática ante los ojos de una audiencia cautiva, brillaría mucho más en nuestros corazones la excelsa estampa del Líder Máximo:

Fidel futuro, Eisenhower fósil; Fidel guapetón proletario, Kennedy pendejito burgués; Fidel guerrillero internacionalista, Johnson guerrerista internacional; Fidel sincero hasta los huesos, Nixon falaz hasta el escándalo; Fidel camarada perpetuo, Ford efímero como un modelo del año; Fidel pitcher, Carter catcher; Fidel star todavía joven, Reagan stunt casi senil; Fidel en Periodo Especial en Tiempos de Paz, Bush bombazos de la post-perestroika; Fidel célibe, Clinton precoz; Fidel caballo, W. Bush burro; Fidel paloma a la que varias veces le han robado su Premio Nobel de la Paz, Obama halcón blanco con piel de totí (la prensa oficial cubana racistamente lo ha acusado de traicionar a su raza).

Después de casi una década de censura en Cuba (a pesar de recibirse plenamente la señal y estar invadido de personal cubano), el canal TeleSUR comienza a verse libre en Cuba como regalo raulista de nuevo año. Ya no es sólo el parche de pirata de Walter Martínez, paladeando en diferido la papilla bolivariana a los analfabetos y fanáticos del continente, sino que ahora es precisamente Mr Barack Obama en vivo y coleando en cada TV de La Habana.

Y, para desconcierto de todos en casa, resulta entonces que el flaquito de La Casa Mulata en Washington no grita ni amenaza al público con sus dedos de garfio, ni porta un uniforme militar, ni merece estar horas y horas discurseando a los millones y millones de su babilónica nación. Para colmo, el tipo tiene pinta de ciudadano y, como tal, habló de preocupaciones ecológicas de urgencia, de derechos y de minorías (representó mejor a la comunidad LGBT local que nuestra Asamblea Nacional), de proyectos sociales sin necesidad de sacrificarse medio siglo más (mientras en simultáneo la policía autorizaba una protesta en su contra).

En el vecindario, después hubo quien hizo el chiste de que en las próximas boletas electorales incluiría una casilla extra para validar al Diputado Obama. Que iba a darle publicidad a esa humorada histórica hasta por internet. Si yo fuera el Estado cubano, no tomaría tan a la ligera ese síntoma de sabrosura o sorna del socialismo de barrio adentro a la cubana. Y, por si acaso, iría preparando una butaca más en el Palacio de las Convenciones.

Orlando Luis Pardo Lazo
La Habana

Publicado en
13 respuestas
Comentarios

  • Andrés Cardinale dice:

    Muy buen texto… eso sí, para quienes tengan suficiente en la sesera como para apreciar la ironía…

    Por otro lado, dos datos. Hace más de 25 años, un periodista venezolano, Nelson Hippolyte Ortega, publicó un perfil de Walter Martínez titulado “Los piratas se quedan en el Caribe” que dice todo lo que hay que saber sobre ese “baluarte informativo” de la “revolución bolivariana”. Lástima que no se consigue “on-line”.

    El otro es que, créanlo o no, en Venezuela, desde hace ya más de un mes, es imposible acceder al “Diario de Cuba”…

    “¡Gracias por todo, Fidel!”.

  • sin mordaza dice:

    Los escritores que envidian a OLP aseguran que debiera dedicarse más a la fotograía y los fotógrafos que padecen de el peor de los pecados le recomiendan que se dedique a escribir. Ahora le toca a los analistas…

  • EL BOBO DE LA YUCA dice:

    Mis respetos para Orlando y para PD que no permite que lo perdamos.

    No voy a decir que siempre “es un placer” leer a Orlando, pero siempre lo leo. Y eso es lo que importa. Sé, cuando lo leo, que en algún momento le agradeceré lo que escribe.

    Hoy, por ejemplo.

    Si él leyera mi comentario le diría que ese segundo párrafo (Fidel vs Presidente USA)
    en mi opinión vale la pena ser “trabajarlo”,
    para que todas las frases tengan la síntesis de “Fidel pitcher, Carter catcher”.

    No tengo la menor duda, por ejemplo, que Orlando puede mejorar, conservando la ironía que me hace leerlo: “Fidel sincero hasta los huesos, Nixon falaz hasta el escándalo”.

  • Veroco dice:

    Señores, no es intencional, OLPL es desdeñoso por naturaleza, no puede evitar menospreciar, sea a Obama sea al Pinto de la Paloma.

  • para CAVECANEM dice:

    Pero mira que eres torpe mijo, no entendiste ná. Y luego te las das de súper instruido, (que me imagino que es lo que querías decir al llamar al escritor “de educación deficiente”). BOOYAH!

  • Miguel Iturralde dice:

    Perdonen que me meta pero lean bien, las alusiones raciales no son literales. En lo tocante al color de piel de Obama, yo interpreto que OLPL llama la atención a que el régimen cubano, quien le quitó los últimos grilletes a los negros en Cuba, juega precisamente la baraja racial para descalificarlo. Eso de que Obama “ha traicionado a los de su raza” -whatever it means- es una expresión del Coma. Y lo de la Casa Mulata es otro sarcasmo. Es un estilo de escritura mordaz. Saludos.

  • omu dice:

    Seré yo, pero en ninguna parte del texto veo tono racista ni anti Obama. El autor describe, a su modo, una novedad televisiva. Eso es todo.

  • La Flaca dice:

    De acuerdo 100% con Cavecanem. Las alusiones raciales son cosa que no caben ya en este siglo.

  • Cagüento y Ptolomeo   dice:

    Orlando, cagate en lo que dicen estos Obamanistas como le llama Tota Calva a los que adoran a este falso profeta. tu escrito es muy bueno y bien escrito además. Todavia me estoy riendo de la Casa Mulata que tenemos que soportar por 4 años mas.

  • CAVECANEM dice:

    LPL: sigue cantinfleando que es lo que mejor haces. El comentario político requiere rigor y atenerse a los hechos. Comprender a un presidente norteamericano a través de la prensa comunista es una pérdida de tiempo. Peor aún, entender la historia norteamericana a partir de los partes de Cubavisión te deja igualmente ignorante. A estas alturas ya deberías saberlo. La prensa en la isla manipulará sin vergüenza cualquier discurso de un presidente en USA que contenga las palabras “minorías” o “lucha contra la pobreza” y como estas mismas palabras forman parte del mantra ideológico en Barataria desde 1959, probará convencer a la audiencia de que Obama es socialista or worse, de que “éste es uno de los nuestros”. Tu deficiente educación no te deja ver que la bronca por los derechos civiles en USA es viejo asunto y que los referentes textuales del presidente cuando habla de “volver a los orígenes” tienen que ver con el abandono del cinismo e individualismo actuales y el retorno a los valores que hicieron de USA un modelo para el mundo en primer lugar. Que hayan tenido estos valores mala publicidad por culpa de la trova ñángara no los hace menos imprescindibles. Otra cosa. Las alusiones raciales -y te conté dos- son por lo menos de muy mal gusto; nada… que madurar nos toma a algunos un tiempito.

  • Gabriel dice:

    Querido Orlando,

    Cuando te preocupas de que la plebe te entienda, lo haces muy bien.

    Quiero darte la enhorabuena por esta magnífica pieza de redacción … y de reflexión.

  • Cagüentó, Ptolomeo e Intransigente dice:

    Me he desmollejado de la risa con eso de La Casa Mulata. Verdad que el flaco este es ocurrente.

  • Miguel Iturralde dice:

    Certero OLPL, como ya nos tienes acostumbrados. El Régimen siempre ha sabido que su talón de Aquiles es el acceso a la información de diferentes fuentes, a la información que ellos no pueden controlar y dosificar a su conveniencia. Así que Telesur, aun con su agenda panfletista, abre una rendija en esa muralla hasta ahora impenetrable. Telesur podrá reportar de acuerdo a su ideología, lo que se les hace difícil es alterar un mensaje de Obama o de cualquier otro líder mundial porque, aunque su auditorio son mayormente esos “analfabetos y fanáticos del continente”, hay que destacar que a diferencia de Cuba, en el continente muchos saben que ya no se puede amarrar los perros con longanizas. Saludos.

  • matronize