castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

El cólera inconfesable

  • ene 14, 201321:52h
  • 7 comentarios

Por primera vez desde que tengo memoria estoy viendo a los empleados de las “carnicerías” trabajando con guantes y gorros. Los que no tienen guantes utilizan bolsas de nailon. El mismo cuadro se presenta en las panaderías, en las que usualmente los dependientes manoseaban el pan a mano desnuda, sin importar que segundos antes hubiesen estado fumando, rascando la caspa de sus cabezas o hurgándose la nariz. Esta saludable práctica en los comercios de la red “subsidiada” por la cartilla de racionamiento, resulta sencillamente una novedad insólita.

Por su parte, en la red de mercados recaudadores de divisas también se toman precauciones. Hasta hace poco las mismas manos que restregaban los billetes en la caja registradora eran las que, sin ceremonia alguna, despachaban “a pelo” la comida que nos llevaríamos a la boca. Ahora se colocan cuidadosamente guantes o bolsitas de nailon para no tomar contacto directo con los alimentos.

Los tanques colectores de basura, habitualmente desbordados, están siendo recogidos más de una vez al día, los spots televisivos insisten sobre la importancia de lavarse bien las manos y hervir el agua de tomar, y los inspectores de las cafeterías y quioscos de cuentapropistas que no han sido cerrados alertan sobre los alimentos que no se pueden vender por estos días: nada de refrescos, batidos y jugos; tampoco panes con mayonesa casera ni dulces con merengue u otros que se elaboran con huevos crudos. Para todos nosotros esas señales evidencian que algo grave está ocurriendo y que el cólera está más extendido de lo que pensamos. La violación hasta de las más elementales normas de higiene ha sido tan común entre nosotros que la aplicación de cualquier medida sanitaria salta a la vista por contraste y grita lo que callan las autoridades… Por supuesto, el cólera no es propio de las potencias médicas; mucho menos de un destino turístico.

En la ciudad la gente no habla de otra cosa. No es un susurro temeroso ni un secreto entre comadres, sino una alarma creciente que hablan los vecinos de ventana a ventana, los amigos que se encuentran en cualquier lugar, los taxistas, vendedores y viandantes en cualquier esquina: hay muchos casos de cólera en la capital y un número indeterminado de fallecidos, entre ellos un niño. Varios círculos infantiles y escuelas han cerrado, así como numerosas cafeterías. Ya no solo existen focos de la enfermedad en poblaciones de la periferia como Regla o San Miguel del Padrón, sino que se ha extendido a municipios tan populosos como Cerro, Diez de Octubre y Centro Habana. Todos sabemos que el hospital Salvador Allende (Covadonga), del municipio Cerro, está a tope entre enfermos de dengue y de cólera. Una epidemia como ésta era quizás lo único que nos faltaba para el retorno a las condiciones del siglo XIX.

Sin embargo, pese a que el cólera llegó a la capital desde muchas semanas atrás, los informes finales del años 2012 destacaban por su triunfalismo en referencia a los estándares de salud. También la presidenta de la Organización Mundial de la Salud tuvo palabras de encomio para el sistema médico cubano y sus fabulosos avances. Sobre todo, los admiradores del gobierno de la Isla insisten en sus loas a los programas “que garantizan la atención médica de los cubanos y de otros pueblos del mundo”. En un plano más espiritual, tampoco las autoridades eclesiales y los babalawos, que tan preocupados se han mostrado por la salud del presidente venezolano, no parecen muy motivados para invocar la protección de Dios y de los orishas para este pueblo. Obviamente, no tenemos hacia dónde volvernos.

Por el momento, los medios no han informado sobre la presencia del cólera en Cuba ni de la magnitud de la epidemia. Al parecer no sienten presión alguna por parte de las organizaciones internacionales de salud de las cuales Cuba es miembro. Mientras los vendedores de comidas cierran sus establecimientos o enguantan sus manos, el gobierno cubano —literalmente— se las lava.

Miriam Celaya
La Habana

Publicado en
7 respuestas
Comentarios

  • Pilar dice:

    “EMIGRAR, en tiempos de COLERA”

  • cubalinda dice:

    Qué buena eres Miriam!!, deberías publicarlo en algún periódico bueno.

  • kuka dice:

    ay pero si en cuba siempre ha havido ese virus…cual es la escondedera ….es ke ya en cuba todo se sabe lo antes no se sabia ahora con estas tecnologias de telefonos y mensaje al momento sale todo…el colera es del agua sucia y de la gente con mala higiene y alla como ay por cantidades….

  • mepiamo dice:

    Los tiempos del colera, pero sin el amor…

  • cucusa dice:

    Esto no es nuevo en cuba es politica de siempre mantener todo oculto mientras se pueda y desviar la atencion de la poblacion y del extrangero en otros puntos que le sean favorable y desgraciadamente ya la poblacion esta tan acostumbrada que sin darse cuenta le sigen el juego a esta politica de ignorar cosas tan importante como la salud.Yo creo que Dios ha protegido a cuba de enfermedades y epidemias por muchos anos pero ya ni con su proteccion basta .Por problemas de salud de un familiar mio fui el ano pasado dos veces a Cuba y la insalubridad y falta de higiene es total y en todos los medios los lugares de venta de cerdo estan expuesto al aire libre sin cubrirlos y en algunos lugares lo cubren con un pedazo de nilon donde se cuelan miles de moscas quedando atrapadas sin poder salir haciendo el mismo efecto que si estubieran descubierta y esto es por todo el dia el policlinico y hospital al que fui en pesimas condiciones sin luz sin aire acondicionado sin guantes ni nasobucos para cubrir la boca los pisos y paredes muestran las varias capas de pintura que han tenido durante varios anos las camillas y sillas en pesimas condiciones y sucias las ventanas rotas y algunas no existen solo esta el marco de donde hubo ventana alguna vez Todo esto seguro que no ha sido visitado por esos senores de la Organizacion Mundial de la Salud que pena por ellos el dia que todo esto salga a la luz y puedan ir libremente y recorer todos los hospitales de la potencia mundial de salud verguenza sentiran por haber sido tan estupidos y haberse dejado enganar tan burdamente.
    Solo le pido a dios que siga protejiendo mi patria hasta donde le sea posible y que termine mas pronto que tarde la nube negra que cubre a Cuba y traiga paz ,amor sin odio ni violencia

  • ADVIL PM dice:

    Cuba en los tiempos del Colera, gracias a los Castro, no en el siglo XXI sino en el XIX. Y pensar que van a morir de vejez y no ajusticiados estos asesinos de Biran!