castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Mantequilla de Nueva Zelandia

  • dic 28, 201216:46h
  • 6 comentarios

El pollo viene de Canadá, la sal dice en la etiqueta que procede de Chile, el mojo criollo es “made in USA” y el azúcar de Brasil. La leche tiene una vaquita holandesa pintada en el tetra pack, el zumo de limón fue procesado en México y las hamburguesas anuncian en grandes letras que son “Cien por ciento carne de Argentina”. En el embalaje del queso se aclara que es gouda proveniente de tierras germanas, en las galletas unos caracteres chinos explican su origen, mientras el arroz ha sido cultivado en los humedales vietnamitas. ¡No estamos ahogando en lo foráneo!

Así que le pregunté a una amiga economista el por qué la mantequilla del kiosco de nuestro barrio viajaba desde Nueva Zelanda. ¿Es que no podemos producir un alimento tan básico? —y le insistí— ¿Tampoco hay un lugar más cercano de donde traerlo? La joven, graduada de la Universidad de La Habana, me respondió con la misma frase que da título a un programa humorístico: “Deja que yo te cuente…”. Entonces, me narró que al terminar sus estudios la ubicaron a cumplir el Servicio Social en una dependencia del Ministerio de la Industria Alimentaria. Enseguida notó las abultadas facturas en fletes que se pagaban para transportar mercancías desde distantes países. Le llevó al director una lista con algunas de ellas, entre las que estaba la leche en polvo que se compraba en un lejano punto de Oceanía. El hombre carraspeó y le aclaró “Ni te metas en eso, pues se rumora que esa fábrica de allá es propiedad de un jerarca cubano”.

No me sorprendería que individuos bien posicionados en los entramados del poder de esta Isla posean industrias en el extranjero bajo nombres que son una tapadera. Igual de inaceptable resultaría que, además, privilegiaran la importación desde esas empresas por encima de otras más cercanas y más baratas. O sea que, de ser así, parte del dinero de las arcas nacionales terminará en los bolsillos de unos pocos —también nacionales— que serían también los que deciden a quién comprarle. Como si un hábil ilusionista pasara, sin que se viera, un fajo de billetes de su mano izquierda hacia su mano derecha. Quizás éste es uno de los motivos del por qué ciertas marcas -verdaderamente malas y con precios exorbitantes- copan los anaqueles de nuestras tiendas. El viejo truco de “comprarse a sí mismo” estaría provocando que el país incurriera en gastos excesivos y que se asfixiaran productos nacionales de mayor calidad y menor costo.

Ya sé, lector, todo esto puede ser fruto de una gran paranoia de mi amiga… y de mi parte también; pero tengo la esperanza de que un día se sabrá, todo se sabrá.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
6 respuestas
Comentarios

  • dan dice:

    señores, el asunto es más simple, en alimport, la famosa empresa que importa alimentos a Cuba, busca varias cotizaciones y la mantequilla más barata es de Nueva Zelandia, aunque parezca absurdo el flete es más o menos el mismo en contenedores refrigerados desde Asia. De china vale 3960 y desde europa 2780, los mil euros se compensan en el precio y la cantidad que compran.
    Lo triste y absurdo es que no se produzca mantequilla en Cuba. Que prefieran que un extranjero gane millones en vez de los criadores de vacas en Cuba, eso es lo tremendo.

  • el_yoyo dice:

    No sé, pero me suena poco creíble esa teoría porque sí no son capaces de producir mantequilla en Cuba, no lo podrían hacer tampoco en Nueva Zelandia.
    Me parece más creíble que ya le debemos plata a tanta gente, que cada vez hay que ir más lejos, buscando gente que nos fíe porque no nos conoce. El problema que más allá de Nueva Zelandia no queda mucha gente a la que deberle.

  • Pan con gorgojos dice:

    Buena teoría. También puede ser que hayan agotado ya todas las fuentes cercanas de financiamiento y ahora se tienen que ir a buscar quien les fie cada vez mas lejos.

  • cubana dice:

    Todas esas incongruencias en la politica y economia de la isla es producto del sistema inoperante con que trabajan .Esas inexplicables negociaciones absurdas y hasta ingreibles no son solo parte del inoperante sistema voy mas alla pienso que eso tiene un transfondo mas siniestro muchos de esos duenos de de companias productoras de variados productos son socios politicos y de fechorias internacionales de cualquier magnitu los cuales les deben favores y los favores se cobran despues Estos pueden ser de ambas partes por eso compran mantequilla de los lugares mas lejanos y reconditos del planeta o leche o cualquier lugar pues los socios estan pagando favores o haciendo favores para despues cobrarlos de variadas y multiples formas.Pena que nuestro pais sea imcapaz de producir cosas tan simples .Pero es logico si ha habido ocaciones en que he ido a Cuba y no ha habido ni agua embotellada que comprar.Esperemos que el dia final llege y se comienze a revelar los secretos .Pobres de los que apoyaron al sistema nunca mas podran dormir tranquilos

  • // “algún día se sabrá” no //

    “parte del dinero de las arcas nacionales terminará…”

    ¡Es que no hay fondos en las arcas nacionales, la economía cubana funciona administrando los fondos que entran del chavizmo, de los exiliados cubanos y de los préstamos!

    Pero debe ser un alivio para el régimen que tú te contentes conque “algún día se sabrá”. Lo importante no es si se confirman más los problemas o no, sino ¡trabajar para que se resuelvan!

  • Anton dice:

    No olvidemos las comisiones o mordidas requeridas por la mayoría de los compañeros encargados de la gestión de compras.