castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red
  • pd
    Editor Jefe
  • dic 21, 201221:29h
  • 1 comentarios

Juan Pablo Villalobos en Gatopardo: Un viaje literario a La Habana.

Publicado en
,
,
1 respuestas
Comentarios

  • ANÓNIMO dice:

    EL SEÑOR NARANJO ME HA PEDIDO QUE SUBA A ESTE BLOG ESTA CARTA SUYA DIRIGIDA A VILLALOBOS. TAL VEZ EL TITULAR DEL BLOG LA MODERE, PERO YO, AL MENOS, CUMPLO CON LA SOLICITUD DEL SEÑOR NARANJO.

    Señor Juan Pablo Villalobos,
    Hermano latinoamericano, espero que esté pasando un fin de año favorable y un buen comienzo del 2013 en compañía de su familia.

    También espero que ya le hayan pagado como se merece su reportaje “La isla en texto. Un viaje literario a La Habana”, visión personal que no pienso refutarle en lo más mínimo porque es su punto de vista y no debo perder tiempo.

    Solo quiero preguntarme, ¿por qué ese ensañamiento conmigo si, por lo que he leído, fui el único de los escritores entrevistados que aceptó pasear con usted por unas cuantas calles de El Vedado?, ¿por qué obvia información y manipula a diestra y siniestra todo un viaje donde con “desfachatez” inapropiada descalifica nuestras instituciones y a mi persona en particular?, ¿por qué ese pase de cuentas y esa desventaja rayana en lo inmoral hacia el escritor más negro del grupo?, ¿acaso porque le dije que soy comunista?

    Señor Juan Pablo, usted habla mucho de usted más que de mí en su reportaje y eso lejos de lamentarse se agradece. ¿Acaso deseaba incinerarme en público?, ¿desea que me pasen una cuenta interior y una cuenta exterior para que tenga que irme a vivir a la luna?, ¿desea que me aborrezcan todas las editoriales y que tenga muchos problemas políticos?, ¿desea verme preso y olvidado como si fuera aquel viejo comunista de Amores perros?, ¿pero por qué, hermano, por qué?

    Eso es lo que no entiendo. No lo acabo de entender por más que le doy vueltas. Si yo estuviera en su lugar jamás haría eso con una persona, mucho menos con un escritor, un colega.

    No, Juan Pablo, yo no podría ser tan desfachatado.

    Mi entrevista se realizó el martes en la UNEAC, después de la del lunes a mi amigo Emerio Medina, y de ella usted no menciona una sola palabra, pero esa fue la única entrevista que yo le concedí. Luego, hasta le indiqué como llegar a casa de mi amigo y tocayo Alberto Garrandés.

    Si hay algo favorable en sus adjetivos hacia mi persona es haberme llamado “negro imponente” y ni siquiera eso puedo agradecerle, colega, porque mi esposa, después de leerlo, me anda pidiendo cuentas por semejante piropo.

    Que Dios lo perdone, Juan Pablo, hermano latinoamericano.

    Con saludos,

    Alberto Guerra Naranjo.