castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Cultura

PD en la red

El ballet cubano de Cincinnati

  • dic 18, 201212:01h
  • 7 comentarios

La compañía de ballet de Cincinnati (Cincinnati Ballet Company), fue originalmente creada en 1958 con más entusiasmo que fondos monetarios bajo el nombre de Cincinnati Civic Ballet, pero no fue hasta 1963 que, en coordinación con la Universidad de Cincinnati, se estableció oficialmente como compañía reclutando 41 bailarines, ninguno de los cuales recibía pago por sus actuaciones, bajo la dirección del alemán Oleg Sabline, que era profesor de ballet en dicho centro universitario. No fue hasta 1970 que se contrataron diez bailarines bajo salario. El director era entonces David McLain pero la compañía ganó reputación nacional porque sus bailarines fueron entrenados para dominar las técnicas contemporáneas del coreógrafo americano Lester Horton. A mediados de la década del setenta incorporaron ballets más tradicionales, principalmente de Balanchine y comenzaron giras nacionales desde Nueva York hasta Puerto Rico.

La compañía se mantuvo bien pequeña y con aspiraciones modestas, pero tras la muerte de McLain en 1984, tomó las riendas del conjunto el legendario bailarín británico Frederic Franklin, quien comenzó su carrera bailando con Josephine Baker en el casino de Paris y después tuvo como partenaires a Alicia Markova, Moira Shearer y Alicia Alonso entre otras, y luego fundó el National Ballet of Washington. Franklin asumió un rol de transición y en 1986 convenció al húngaro Ivan Nagy, quien acababa de crear el ballet nacional de Chile y a quien el propio Franklin ayudó a desertar a los Estados Unidos en 1966, para que se hiciera cargo de la compañía. Esto fue un paso decisivo y permitió al Cincinnati Ballet Company dar un gran salto de calidad, consolidarse artísticamente, mejorar su situación económica atrayendo donantes de peso y aumentar su prestigio nacional.

Después de tres años vitales para la compañía Nagy partió a Inglaterra. La compañía tuvo varios directores hasta que en 1997 Victoria Morgan se convirtió en su directora artística, cargo que aún mantiene y bajo cuya guía el elenco ha crecido, se ha estabilizado y ha continuado su excelencia artística. Hoy en día sigue siendo una relativamente pequeña institución con 31 bailarines, lo cual dadas sus ambiciones, pone grandes exigencias en estos, para cumplir con un apretado y variado programa. Si la compañía no se conoce más nacionalmente no es por falta de méritos, sino por un provincianismo que permea a la ciudad, que se mira constantemente al ombligo y que prefiere muchas veces no divulgar sus secretos.

El ballet de Cincinnati fue un trampolín para algunos destacados bailarines cubanos que abandonaron las filas del Ballet Nacional de Cuba. Por aquí pasaron Nelson Madrigal, su esposa Lorna Feijóo y Adiarys Almeida, quienes hoy se encuentran en el Boston Ballet. Muchos otros bailarines cubanos han venido como invitados en ciertas producciones. En este momento la compañía cuenta con cinco cubanos, lo cual la convierte en la compañía de ballet de los Estados Unidos que más cubanos tiene en su elenco.

Cervilio Miguel Amador, quien a los 18 años integró el Ballet Nacional de Cuba y que en un año fue promovido a corifeo, una noche de Octubre de 2003 decidió, junto con Gema Díaz, integrante del cuerpo de baile del mismo ballet, desertar de la compañía durante una escala en Daytona Beach, logró ser aceptado en el ballet de Cincinnati en el año 2004 y desde el 2006 es Bailarín Principal (Principal Dancer) del mismo. Gema, batallando lesiones, se abrió paso poco a poco y hoy ocupa la posición de Senior Soloist. En la temporada de 2011 se unió al ballet Rodrigo Almarales, hijo de bailarines destacados (Miriam González y Adaris Héctor Almarales), salió de Cuba muy joven y ha vivido y bailado en México, Canadá, España y Alemania. En sólo un año con la compañía, se ha ganado la posición de solista. Este año llegaron a la compañía Romel Frómeta, quien fuera por años bailarín principal del Ballet Nacional de Cuba, después de tres años dando vueltas por España, República Dominicana y Puerto Rico, y Ana Gallardo, de apenas 20 años, llegada a Miami hace tres años, quien pasó un aprendizaje el año anterior en el ballet de Boston.

Desde este pasado fin de semana y por el resto de esta semana, se está llevando a cabo la tradicional producción navideña del Cascanueces, con una innovadora y particularísima coreografía de Victoria Morgan. Si bien este no es un ballet en el cual se da amplio destaque a las habilidades individuales de los bailarines, los cubanos han ocupado el centro de la producción, intercambiando papeles en los pas de deux principales. No hay dudas de que junto con el ajedrez, el establecimiento de una sólida escuela de ballet has sido el otro logro del castrismo, gracias por supuesto a Alicia, Fernando y Alberto Alonso. Los bailarines cubanos se notan inmediatamente distintos y, perdonen el chovinismo, mejores que el resto.

El fin de semana pasado Cervilio hizo gala de su dominio técnico, pero además incorpora a sus papeles muchas de sus características personales. Cervilio es un líder natural y no necesita esforzarse para brillar como un perfecto partenaire, desplegando intuición y sofisticación artísticas sin necesidad de alarde. Hace fácil lo difícil, lo que ostenta es naturalidad. Gema tiene una proyección escénica insuperable, cuando le toca su turno todos los ojos se concentran en ella y en la sobria gracia de sus movimientos. Es precisa en su actuación pero exuda pasión.

Rodrigo tuvo la oportunidad de mostrar su acrobacia natural, que no convierte en un ejercicio de gimnasia rítmica, al contrario, la usa para expresar su intensidad y la controla con su excelencia técnica. Tiene además, magníficas habilidades histriónicas que extiende la dimensión de los papeles que interpreta. Romel, de cuyo talento ya se ha percatado la directora y a quien inmediatamente le han dado papeles destacados, es la elegancia en la escena. Su experiencia y su maestría técnica son apreciables desde que se para ante el público. Antes de que empiece todos anticipan una gran actuación y, por supuesto, no decepciona. Ana que es miembro del cuerpo de baile, ya tuvo un papel destacado dentro del elenco de grupo. Su donaire la destaca inmediatamente por encima de quienes la rodean y se le ve una gran facilidad en todo lo que hace.

En realidad es un privilegio contar con la presencia de este grupo en esta ciudad. Espero que con la solidez que ha alcanzado el ballet de Cincinnati, estos cubanos decidan residir aquí por largo tiempo. No es fácil, pues cada vez son más codiciados por otras compañías. Cervilio y Gema reciben frecuentes invitaciones y cada uno por su cuenta se presentan como huéspedes especiales en varias ciudades de Estados Unidos y de otros países. Rodrigo se pasa el verano acumulando premios en competencias internacionales. A Romel todo el mundo lo conoce y cuando se enteren que está aún en plena forma, supongo que no le faltarán ofertas. Ana acaba de empezar, pero por lo que ya enseña no me sorprende que muy pronto atraiga también a otras compañías. Será mi pérdida.

Roberto Madrigal
Cincinnati

Foto: Gema Díaz y bailarines del Cincinnati Ballet Dancersen “The Steadfast Tin Soldier” (2012).

Publicado en
Tags
7 respuestas
Comentarios

  • jancezek dice:

    La compania es el resultado de Fernando,Lupe Calzadilla,Ramona de Saa y de las primeras bailarina que ademas de bailar hacian de profesora,Alicia ayudo con su nombre internacional,como bailarina fue un genio,pero como profesora y coreogara no sevia para nada yo bien que los veia en sus clases majistrales,

  • scrutinizer dice:

    No, qué va, ese no era el “punto” del payasín de turno de la corte moringuera.

  • José Julian dice:

    Bien, bien, pero ese no era mi punto, mi punto era: están ustedes de acuerdo con el que el ballet es uno de los “logros del castrismo”? O más ampliamente, se puede hablar de “logros” del castrismo? O es una historia de total y completo fracaso? Hay logros o no?

  • Francotirador dice:

    Jose Julian,
    Los “logros del castrismo” son tantos y diversos que seria dificil enumerarlos todos en un simple parrafo, pero una caminadita por la Habana de hoy, seria muy ilustrativa para mostrarle el alto grado de progreso y el desarollo alcanzado por el pais en estos ultimos 53 años. Los logros del castrismo estan a la vista de todos para verlos.

    Tenga cuidado con la caminadita no vaya a ser que se contagie con el colera, una enfermedad que habia sido erradicada de Cuba hace mas de 165 años, pero que gracias a los “logros del castrismo” esta de vuelta con nosotros haciendo estragos entre la poblacion.
    La comida racionada por mas de 50 años es otro de los grandes logros del castrismo.
    Pero bueno me imagino que si Ud. es cubano, ya sabe que hay muchos logros mas y no es necesario enumerarlos aqui ahora.
    Bien dice el refran que no hay peor ciego que el que no quiere ver ni peor sordo que el que no quiere oir.

  • scrutinizer dice:

    Los bufones de la corte moringuera están de guardia, haciendo lo que mejor saben hacer…payasadas.

  • José Julian dice:

    “…junto con el ajedrez, el establecimiento de una sólida escuela de ballet has sido el otro logro del castrismo…”

    What?!! Como usted se atreve a poner juntas estas dos palabras: “logros” y “castrismo”?!!

    Esta usted loco de atar?!! O dios, no quisiera estar en sus zapatos! Lo que le espera de parte del Francotirador y del Scrutinizer, seguido por el Cubano en Madrid. Discúlpeme usted, Madrigal pero no me gustan las personas temerarias. Y sin duda usted lo es. “Logros del castrismo! Así que esas tenemos!

  • [...] Penúltimos días. Me gusta:Me gustaSe el primero en decir que te gusta. Dejar un [...]