castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Cultura

PD en la red

Arte cubano, paternalismo e ingenio

  • pd
    Editor Jefe
  • dic 18, 201211:39h
  • 5 comentarios

Suena un poco paternalista el artista mexicano Gabriel Orozco en esta entrevista, al referirse a sus colegas cubanos. “¡Oh, mira, están informados! ¡Y a pesar del bloqueo!” No sé en qué mundo vive este hombre. La culpa es de gente como Wilfredo Prieto, que lo han divinizado.

Orozco —y el crítico Gerardo Mosquera— cargan con otra responsabilidad: después de leer un reciente ensayo de Mosquera en la misma revista sobre la obra de Prieto uno se queda pensando en cómo muchos de los más exitosos artistas cubanos de la última generación han decidido reducir toda su estética a una apuesta por la agudeza, el ingenio, la ironía… No estaría mal que repasaran un comentario reciente sobre los límites de una actitud basada exclusivamente en lo irónico.

La filosofía que Mosquera detecta en Prieto, elevado de pronto a “one-line philosopher”, representa la consagración del hipster en el arte cubano. El éxito internacional de Prieto, Los Carpinteros, Humberto Díaz o Yoan Capote, por poner sólo varios ejemplos disímiles, parece imparable, pero el talento de estos artistas parece haberse acomodado en la zona clever del arte. Por otra parte, cada vez hay más seguidores cubanos de Orozco —y de Ryan Gander, Richard Wentworth o Roman Ondàk—, empeñados en producir una avalancha de ocurrencias y dobles sentidos, cositas simpáticas con mejor o peor factura.

Imagínense una literatura en la cual sólo tuvieran cabida los escritores de aforismos: así está hoy, con dos o tres excepciones, el panorama del arte cubano contemporáneo. No niego que algunas de esas obras traen consigo interesantes indagaciones sobre el lenguaje y el sentido del arte. Pero resulta preocupante que el espacio se haya reducido considerablemente con respecto a otras preocupaciones visibles, por ejemplo, en la estética de la llamada “Generación de los 80”.

El arte de los 80 quiso ser teórico sin complejos, y en esa empresa corrió con mayor o menor suerte. Sobre todo en la segunda mitad de esa década no estuvo exento de ironía o de parodia, como puede verse en las obras de Glexis Novoa, Tomás Esson, Carlos Cárdenas, el grupo Puré o Arte Calle. Pero lo irónico era un recurso más, y no el centro de la estética. El minimalismo conceptual de los 90 vino a resolverle a muchos artistas de la isla la necesidad de legitimarse dentro de marcos no contestatarios, pero estéticamente “atrevidos”.

Y fue así como Gabriel Orozco se convirtió en un gurú del arte cubano.

Imagen: Instalación de Gabriel Orozco en el ISA, durante la pasada Bienal de La Habana.

Publicado en
,
5 respuestas
Comentarios

  • Gustavo Solis dice:

    Concuerdo totalmente con Otelo. Recuerdo mejores chistes visuales en las ediciones dominicales de ddt y palante. Al menos no tenias despues un chiste de estos metido en tu casa pasando como escultura. Pero son dos los modos de operacion. De un lado esta el estilo carpintero (los carpinteros, arrechea que es un carpintero solitario, los capote) que hacen bromas tridimensionales, mucha energia y poco significado. Otros son los derivativos del mexicano Orozco (Prieto, Ariel Orozco, algunos del 2000) demasiados astutos detras de una sola idea.

  • alexis callado dice:

    Sería tonto negar el hecho de que como artistas somos bufones de la corte-Luis Camnitzer-
    http://www.artishock.cl/2012/12/mercado-politica-y-expresion/?fb_comment_id=fbc_146684825479215_350400_147048048776226#f5027354c

  • José Julian dice:

    Te la jamaste, PD, tienes toda la razón!

  • Otelo dice:

    Concuerdo completamente. El arte contempor’aneo cubano (Prieto, los otros que hacen caras con la rejas, Los Carpinteros, etc.), es una sarta de aforismos y simplicidades. Son como berves chistes, pero nada que indique un rezonamiento m’as all’a del sentido com’un. Y despu’es ves a los dizque intelectuales en las expos diciendo: mira, que interesante.
    Bullshit!
    Galer’ia Habana: La Boutique del arte Cubano.
    Yo creo que ellos representan, junto a toda la horda de pseudo artistas pintando el nuevo expresionismo (amparados por la figura de P’iter Ortega, solavaya!! Papagayo del “postmodernismo” de Maria Elena Jubr’ias), el verdadero Pop Cubano.
    Ac’a tienen tremendo l’io con los hipsters, lo que no saben que cuando ellos ven’ian por tuber’ia, La Habana era la llave de paso.

  • alexis callado dice:

    En esta Babilonia horizontal la condición humana es una cuestión de poder adquisitivo, y el sentido de la libertad es la capacidad de elegir entre productos , o de producir uno mismo tales productos. Ahi, los artistas contemporáneos cubanos del circuito del arte, se entregan a la producción de fetiches , legitimando sátrapas y al mercado acaso con las mismas estrategias de gestíon del riesgo. Tendencias chinas?

  • matronize