castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Cultura

PD en la red

Mis diez libros del 2012

  • dic 17, 201214:36h
  • 1 comentarios

1) El primero, creo, “Un hombre bueno es difícil de encontrar”, excelente cuento extraído de Cuentos completos, de Mary Flannery O’Connor, que relata la noria de una familia común y la escena de su asesinato, con la frialdad y la precisión de A sangre fría, de Truman Capote, sólo que escrito casi diez años antes… Mención aparte para el cuento “Enoch y el gorila”, excelente acercamiento al tema, muy norteamericano, por cierto, de la Felicidad.

2) Ácidos, certeros, desconsoladores, los relatos de Todo como antes, del noruego Kjell Askildsen. Nada recomendables para quienes pensamos demasiado en la vejez.

3) Veinte días con Julian y Conejito, diarios que Nathaniel Hawthorne escribiera en 1851 al quedarse solo durante unos días a cargo de su hijo de cinco años. Un padre moderno felizmente recuperado por la editorial Anagrama en 2004.

4) Otra manera de contar, de John Berger y Jean Mohr: el diálogo entre fotografía y relato, un entrecruzamiento de sombras e ideas sobre fotografía y sobre la vida misma. Ensayo, cuaderno de relatos y libro de fotos a la vez.

5) Tumbas sin sosiego, Revolución, disidencia y exilio del intelectual cubano, de Rafael Rojas. Pausado balance sobre más de medio siglo de cultura, exilio, desencantos y devaneos políticos. Aunador y dialogante, Rojas no puede esconder su dolor por la ya casi sempiterna ausencia cubana de civilidad republicana.

6) “Trabajo lo más que puedo con tal de no pensar tanto en mí mismo”, confiesa Gustave Flaubert a George Sand en mayo de 1875. Solo una línea de este excelente libro, Correspondance, Tome I, editado por La Pléiade en el lejano 1973.

7) Un libro de poemas de Raymond Carver cuyo título ahora me escapa, pero de donde no puedo olvidar un poema titulado “Miedo” en el que se leen estos versos:

“Miedo de la mujer de servicio que tiene una cicatriz en la mejilla.
Miedo a los perros aunque me digan que no muerden.
¡Miedo a la ansiedad!
Miedo a tener que identificar el cuerpo de un amigo muerto”.

8) Desde Amberes, en un par de noches, antes de devolverlo a su dueño, Cuaderno de Feldafing, de Rolando Sánchez Mejías, una trenza áspera, felizmente alejada de la Isla por todos lados.

9) Cartas a Stalin, de Mijaíl Bulgákov y Evgeni Zamiatin. Pocas palabras para resumir la barbarie soterrada. Close up a un Bulgákov desarbolado que sucumbe a un juego macabro de denuncia, súplica e ilusión.

10) La obra en pleno del mexicano Sergio Pitol, que ya casi concluyo. Cinco enormes tomos que se le agradecen sobremanera a Fondo de Cultura Económica.

Nada de novedades. Todos libros bastante mayorcitos. Otros lectores se ocuparán mejor que yo de los libros a la moda.

Gerardo Fernández Fe
Quito

Publicado en
1 respuestas
Comentarios