castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Fuera de juego

  • oct 12, 201216:28h
  • 14 comentarios

Este lunes, mi hija y yo llegamos a la escuela a las 9 y 15 de la mañana. Ya había terminado la ceremonia de las pañoletas.

La maestra no me preguntó la causa de la llegada tarde de este lunes, pero sí quiso saber por qué la niña no había ido el viernes. Yo esperé a que los niños se alejaran: “El jueves la policía política secuestró a mis amigos y a mi novio para impedirles llegar al Tribunal donde se celebraba el juicio contra Ángel Carromero, único testigo de la muerte de Osvaldo Payá. Ese día la policía política le arrancó un diente de un golpe a Yoani Sanchéz.”

En todos los países, especialmente los latinoamericanos en que se ha padecido cualquier tipo de dictadura, también ha sido posible comprobar que uno de los peores efectos sociales, por ser el más generalizado, es la degradación moral en la que caen las personas. Por eso, cuando una persona toma conciencia de sí misma y decide practicar la vida en la verdad automáticamente se convierte en un disidente, especialmente en los países donde gobierna una dictadura de Estado que además tiene un discurso sobre la justicia, —“toda la justicia” como dice el Canciller— y sobre la paz y la amistad. El poder hipnótico de las grandes ideas.

Cuando me pregunto si acaso las mujeres de la policía política que golpearon a Yoani de verdad son seres humanos la que cae en una peligrosa forma de discriminar entre lo que es humano y lo que no lo es soy yo.

De regreso de la escuela encontré a Anita, la esposa del bueno de Orestes a cargo de la Vigilancia en el CDR, que me preguntó por qué no había llevado la niña a la ceremonia. Ella conoce la respuesta, pero está vez abrí mis labios para decir: “Se pondrá la pañoleta para no crearle un conflicto de adaptación entre sus amiguitos, pero no fue y no irá a ninguna actividad política entre otras razones porque detrás de todo eso, de esa adoración a la ‘obra’ del líder y todos esos símbolos que no significan ‘la patria’, están los tipos que ordenaron la represión contra mi novio y mis amigos.”

Esta señora es uno de esos casos de adicción al régimen y hasta activismo cederista en lo que espera una visa para viajar a los Estados Unidos previa reclamación familiar de una hijastra. Cuando Anita expresó su complicidad con la política del gobierno no pude evitar hacerle notar su condición de estar a la espera de un visado para residir en los Estados Unidos y depender de su remesa familiar para defender la dictadura, sólo que, quién la está pagando, cosa estúpida, es el exilio de una hijastra en el país repudiado por la política de un gobierno extremadamente injusto, abusador, secuestrador, que ella todavía defiende. Es un trabalenguas; mucho peor, porque en esa paradoja violenta muchos han perdido la vida.

Ella empezó a gritar, a gritar de verdad, que “no iba aguantar de mí esas palabras”. Y entonces salió la hija, que es un mastodonte para apostar en una competencia de gente fea por dentro, e instigada por la madre empezó a darme golpes hasta que caí al suelo. Lamento no haber respondido a los golpes porque no tengo miedo. Me acordaba de todas las veces en que evité fajarme a golpes en la escuela, simplemente porque no sé pelear a golpes.

Les dije que llamaría a la policía por agresión y así lo hice. Los patrulleros escucharon de mí toda la historia y hasta me presenté como opositora, con la duda de si los opositores que yo admiro me concederían tomar semejante título que a mí me honra. Ellos cambiaron el semblante, hablaron entonces con más brusquedad pero no me negaron el derecho de llevarme a la Estación a hacer la denuncia por agresión. Les dije que me dieran unos minutos para llevar la niña a la casa de la única vecina que es mi amiga.

Cuando bajé las escaleras y salí al portal del edificio, vi a Isabel, la teniente coronel del MININT que ha hecho una especie de campaña para que algunos vecinos no se me acerquen, hablando con uno de los policías y escuché claramente cómo le decía: “Deja que haga la denuncia, que “nosotros” la vamos a estar esperando allí.” Pensé decirle algo pero seguí caminando con el patrullero que al llegar al carro me dijo: “ve mañana y haz la denuncia, pero yo no te voy a llevar”. Le dije: “Yo no tengo miedo, si es por lo que ella te dijo, tengo que hacer la denuncia porque yo no respondí a sus golpes no por cobardía sino porque ese no es mi lenguaje y la policía está para reprimir a gente chusma como ella que agrede físicamente a los demás. Eso sí es un delito en cualquier lugar.”

Los dos insistimos unos minutos. Yo con que no le tenía miedo a la “Seguridad” si de verdad me estaba esperando, y él con que si quería ir, tenía que hacerlo por mis pies. La Estación de Policía queda algo lejos de mi casa. El otro patrullero llegó a decirle: “Llévala, que haga la denuncia”. Y aquel policía que todavía me intriga, como si quisiera evitarme una emboscada, no paraba de decir: “En este carro no va.”

Lilianne Ruiz
La Habana

Publicado en
,
14 respuestas
Comentarios

  • Veroco dice:

    Ay, la palma del martirio para esta niña, ya pero ya…

  • Maniel Rod (Bcn). dice:

    Lilianne supongo que no puedes leer todos los comentarios que se hacen en tus articulos y mucho menos perder el tiempo y dinero ya que el navegar en Internet cuesta mucho dinero en la isla.

    Pero ya has demostrado tu valor y tu valia ahora te pediría vete de esa isla, esa isla esta condenada a ser una isla de mierda, ahí ya solo va quedando los retazos de un lienzo, menos una minoría ahí no sirve nadie, y el día de mañana solo potenciara lo que ya es el prostíbulo del mundo.

    Vale la pena luchar por ese pueblo, vale la pena liberarlos para que vuelvan todos esos Hp que deambulan por Miami y Europa cree me ahora entiendo a los cubanos que no quieren saber nada mas de aquella isla , estas palabras me causan dolor y frustración pero es la realidad.

  • Defasado dice:

    Yo sé que el rencor escribe estas palabras que digo, pero: ¿vale la pena luchar por libertad de esa chusma? ¿Recibir golpes?

    Ni por un salario de la SINA, ni por uno de Castro’s Inc. ¿Exponer a mi hija a todo esto por la libertad de estos pátanes que esperan pacientemente las remesas y la caldosa del CDR?

    No sé, por mi “podrán hundirse todos en el mar”, con acordes de Pablo Milanes o del Armagedon, etc.

    Hace un tiempo un amigo comentaba en una comida que el esperaba pacientemente a que se pudiera “explotar tranquilamente a los cubanos”, sin tener que pasar por la caja de los Castro. Lleva razón, es lo que dan ganas: tener un día a estos subnormales limpiándote las botas.

    Pobres tonto(a)s como Lilianne, amargando sus vidas por estos desclasados…

  • Gabriel dice:

    Estaba leyendo el siguiente artículo sobre el poeta disidente vietnamita Nguyen Chi Thien, y no dejaba de pensar en Lilianne:

    http://www.economist.com/node/21564511

    A Nguyen Chi Thien le metieron en la cárcel por sus escritos y le negaron material para que pudiese seguir escribiendo. Entonces, en la cárcel, escribió un libro de poesías con su mente. Fue memorizando las poesías según las hacía.

    Esta se puede aplicar a Lilianne:

    Me exiliaron en el corazón de la jungla
    deseando que fertilizase la mandioca con mis restos.
    Me convertí en un cazador experto
    y salí lleno de la sabiduría de la serpiente y la fiereza del rinoceronte.

    Me hundieron en el oceano.
    deseando que quedase en las profundidades.
    Me convertí en un buzo del mar profundo
    y subí cubierto de perlas resplandecientes.

  • cundejo cojo dice:

    ay lilianet deja eso ….como te vas a dejar dar golpe y te van seguir dando ,teni ke defenderte a esa hora ay ke defenderse y dar golpe igual,deja eso ahora aguanta todo le te va caer copje un machete y la primera ke te venga arriba le metes un machetaso …asi es como se resuelve eso abusadores….

  • cuban1959 dice:

    Un buen dia no habra quien proteja al chivaton del CDR ni al policía. Ese dia van a saber lo que es un disidente. Han sembrado odio por 50 an-os. Esto no puede terminar tranquilamente.

  • Julio dice:

    Lilianne deberia dar el nombre y apellidos de esa mujer y si puede, tambien de la hijastra, para evitar que el gobierno de los EEUU le otorgue la visa por chivatona y agresora.

  • Otelo dice:

    Fight fire with fire. A esa gente hay que empezar a matarlos, como hacían antes. El cubano no entiende ni razona. Terror, eso es lo único que va a tumbar al régimen. Cuando militar para los Castro sea riesgo de muerte, entonces las cosas van a cambiar. Mientras tanto… se moriran uno a uno de viejos (o por los golpes).

  • janczeck dice:

    Cuando los actos de repudio en los anos 80 la presidenta del cdr llego a la casa de mi tia,pues nosotros eramos huerfanos y le pregunto cual de ellos irian y mi tia que era de empuje,le respondio een esta casa nadie le da un acto de repudio a ningun vecino y si no mire preguntele quiene van que si lo hacen esta noche duermen todos en su casa.

  • Anónimo dice:

    Nada nuevo.

  • // Lilianne más la parte política //

    Bien valiente y correcto todo lo que hiciste, apreciada Lilianne; y muy bien narrado. Así hay que hacerlo aunque sea difícil.

    Además está la importante parte polìtica, que no puedo exigirte. En todo contacto con los represores hay que recordarles incesantemente *que se están hundiendo, que sirviendo así al régimen jamás van a poder ser policías de nuevo*. Aunque no haya reacción positiva inmediata, siempre hay que dejar una huella en cada represor.

    Gracias y lo mejor para tí, Lilianne.

  • ADVIL PM dice:

    Lilianne, siempre me sorprendes un poco mas!
    Que falta hace muchas Lilianne en Cuba!
    Cuidate!

  • jorge dice:

    que triste coj….! :-(

  • solopinto dice:

    los abusos nunca han parado por mas de cinco decadas antes de tu nacer ya exitian y existiran mientras el pueblo siga aguantandolo