castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Que no vuelvo más

  • sep 28, 201216:00h
  • 7 comentarios

Festivales de Varadero, Girasoles Opina, Bossa Nova en La Habana… un desfile de artistas progresistas y talentosos recorrieron el país en los años sesenta, setenta y ochenta. Yo seguía sus temas más pegajosos e imitaba sus peinados y su ropa. Canturreaba aquello de “Quién le dijo que yo era risa siempre, nunca llanto…”, “Qué será, que será, que andan suspirando por las alcobas”, “Pedro Navaja, las manos siempre dentro del gabán”. Recuerdo que mi hermana se reía de mí y decía que yo tenía “pelo de brasileña” porque mi perfil recordaba a una lámpara de mesa, como el perfil de María Betania y otras tantas divas de aquel momento. ¡Me gustaba tanto esa comparación! Eran tiempos también de ver frecuentemente a Ana Belén y Víctor Manuel en los escenarios nacionales. Hasta “La Negra”, Mercedes Sosa, entonaba “Gracias a la vida” frente a los micrófonos del patio.

Sin embargo, aquellos artistas habituales también dejaron de visitarnos. Algunos fallecieron, otros se desilusionaron por los abusos y excesos de la Revolución y, los más, simplemente dejaron de contar a Cuba entre las plazas imprescindibles en sus itinerarios. De los carteles promocionales donde antes se leía “París, Berlín, New York, Buenos Aires… La Habana”, desapareció la mayor de las Antillas. Pasamos de ser una escala obligatoria para terminar convertidos en el lugar al que sólo venían los convencidos ideológicamente. La política lo tiñó todo, determinó arpegios, tonadas, estribillos. La música fue dividida entre artistas comprometidos con “la causa” y “traidores” que no merecían presentarse ante el público cubano. La última vez que escuché a Joaquín Sabina en un teatro habanero, una amiga se subió al escenario y le estampó un beso en la mejilla. “La caricia del adiós” le llamaríamos más tarde a aquel gesto, pues después no vimos más ni el pelo ni el bombín del andaluz. El personaje (o alter ego) de una de sus historias cantadas diría sobre su viaje a Cuba: “que no vuelvo más, qué no disfruté”.

Los asiduos visitantes de aquellas décadas se sumaron a la lista de otros músicos que nunca más volveríamos a ver en vivo. Así, nos perdimos tanto la boca impúdica de Mick Jagger como el contoneo de Shakira, la excentricidad de Lady Gaga y el suave meneo de Willy Chirino. Hemos crecido sin experimentar directamente la sandunga de Celia Cruz, la luz del escenario cayendo sobre Ricardo Arjona o el barullo de un teatro durante la presentación de Freddie Mercury. Madonna no ha venido a La Habana, Michael Jackson se murió sin pisar suelo cubano y, al ritmo que vamos, varias generaciones de artistas concluirán sus carreras sin jamás haber cantado frente a nosotros. Al menos tuvimos aquí a Juanes, Olga Tañón y Miguel Bosé en aquel inolvidable concierto de 2009.

Ser un ciudadano del siglo XXI no incluye sólo conectarse a Internet, tener derecho a la asociación y a la libre expresión, sino también un contacto cultural y musical acorde con la época. Pero lo que evidencia nuestra cartelera internacional es que nos hemos quedado en el siglo pasado, varados en aquella época en que Milton do Nascimento y Fito Páez cantaban a pocos metros de nosotros.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
7 respuestas
Comentarios

  • Fidel.Gusano dice:

    Oiga, Yoani, lo único q no me gusta de su discurso es esa excesiva adoración a lo extranjero..tal vez, porque no la dejan viajar. Ojo.

  • la verdad os hara libres dice:

    Hola Yoani hacia tiempo que no respondia a lo que escribes, pero este articulo me a animado otro vez a decirte que sigues siendo el reflejo de lo triste en que hemos tenido por tanto tiempo, habia una chavista que tenia un lema Chavez estas en mi corazon pero ahore dice este corazon necesita un transplante. Y yo creo que todo el pueblo de Cuba necesita como Venezuela un transpante urgente. Lo bueno que en Venezuela aun queda una esperanza en Cuba no la veo pero asi tambien pensaba hasta que se cayo el Muro de Berlin, cuando se caera el muro de los Castro, ahora que vamos por dinastias, sera Korea la imagen que nos queda o la del Muro.

  • Fidel.Gusano dice:

    Y tampoco volvieron Aruro Sandoval, Paquito de Rivera…que son cubanos, pero volverán un día.

  • Fidel.Gusano dice:

    Y perdimos hasta a Pablito Milanes, a Pancho Céspedez, Amaury Gutierrez y a tantos otros talentos que se fueron, “para no volver más”….

  • Anónimo dice:

    y qué tiene de malo cantar en Israel, un país democrático…

  • elige tu que canto yo dice:

    el de la foto no va a cuba pero canta en israel…mira tu.

  • Joel Rojas dice:

    Aun hoy hasta los criticos usan los terminos equivocados. Que es un artista progresista? Es una manera de ver el progreso asosiado a la ideologia, lo que era traducido para estos artistas como “defender la causa de los pueblos” En realidad lo que defendian era la causa de los gobiernos en unos casos y en otros la causa de las “guerrillas” o movimientos, mas o menos violentos, de “liberacion nacional” que se decian luchadores contra “el imperialismo” matando a sus propias gentes y buscando el poder.
    Es una verguenza que mientras esos artistas, los mas recientes en el 2009 en el “inolvidable concierto”, cantaban en Cuba atendidos y mimados por el gobierno, habia miles de presos politicos y la vida no tenia valor para los Castro mas alla de la lealtad a su regimen.
    Hoy que ya se sabe, que el horror se ha visto, muchos de esos artistas sienten verguenza de tan nefastas lealtades.
    Amiga Yoani la idea de progreso no es como nos la pintaron, no existe el progreso ideologico y mucho menos el psicologico. La idea de progresso, el cocepto mismo, tiene sus mejores muestras en el siglo XX donde el hombre paso del coche de caballos al avion, del gas a la electricidad, de la tardia academia al arte moderno, y todo eso ha sido posible sobre todo por la libertad, porque el hombre se dio a si mismo sociedades abiertas donde desarroyar su talento.