castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

El dilema se repite

  • sep 17, 201217:42h
  • 6 comentarios

En medio de las asambleas de nominación de candidatos para las elecciones de circunscripción vuelve a suscitarse en los medios opositores la discusión sobre qué hacer el día que nos toque ir a votar. Las opciones son las siguientes:

1. Acudir como un ciudadano más al colegio electoral, leer la biografía de los candidatos propuestos y votar por el que consideremos conveniente.

2. Acudir al colegio electoral y depositar en la urna una boleta en blanco.

3. Acudir al colegio electoral y marcar la boleta con algún mensaje, lo que automáticamente anula la boleta.

4. No acudir al colegio electoral y ejercer el derecho a la abstención.

En la opción número 1 (que me atrevo a asegurar será la que más personas escojan) existe la subvariante de que en nuestro barrio algún opositor haya logrado saltar las barreras y se haya colocado en la lista de candidatos, en cuyo caso y sobreentendiendo que apoyamos al colega, ejercer el voto tendría otro significado.

En el caso de las opciones 2 y 3, éstas no influyen en los resultados electorales pues a la hora del conteo sólo se tienen en cuenta las boletas válidas y sólo si estamos presentes a la hora del escrutinio podremos conocer su número, pues la ley establece que el informe sobre el conteo se expone públicamente utilizando para ello una boleta sin usar, que no contiene ningún espacio para escribir el cómputo de anuladas o en blanco. Tampoco se desglosan las consignas anuladoras.

Quienes opten por la variante 4 deberán estar al tanto de que su nombre haya aparecido previamente en el registro de electores, pues es una práctica habitual que en los lugares donde se realizan estos listados no incluyan a quienes anteriormente no hayan asistido. Si el nombre no está en el registro la ausencia ni siquiera influye en los porcientos de abstención.

Como prueba inequívoca de la ya tradicional desunión del movimiento opositor, en estas elecciones de octubre tampoco habrá un consenso sobre cuál es la conducta de quienes no creen en el proceso; mucho menos será posible sacar la cuenta de cuántos de los que depositaron su voto por algún candidato lo hicieron por convicción, por pura formalidad o por miedo a marcarse ante los vigilantes del régimen. Todavía hay gente que cree que las boletas vienen numeradas o que hay una cámara en el cubículo o que se toman las huellas dactilares sobre el papel.

Me parece estar leyendo ya los titulares de Granma.

Reinaldo Escobar
La Habana

Publicado en
6 respuestas
Comentarios

  • yanet dice:

    mientras no haya una posición común de los opositores ante asuntos como éste (elecciones) no se podrá influir de forma determinante en la realidad del país. La unidad es imprescindible. deberíamos aprender del ejemplo que está dando la oposición venezolana

  • Fidel.Gusano dice:

    Cuando aquella de SI POR TODOS pusieron una bola para que marcaras tu cruz…no había opción.
    400 “delegados” para 400 asientos en la “Asamblea Nacional”…
    Ni siquiera 424…!!!…era si por todos !
    Vaya elección ésa…!
    Entonce vino Fefa la del Comité a buscarme a la casa y casi me saca a empujones. No pensaba ir porque estaba convencido de que la boleta me la iban a marcar y toda esa filosofía paranoica de la sospecha…
    Ya conducido por Fefa a la “Estación de Votaciones”, me cagué en todas mis pendejadas y les puse una N bien grande delante de la “bola”…NO por todos…
    Boleta anulada, marcada de seguro…y después me dejaron irme de Cuba relativamente fácil…
    Son unos pendejos…

  • Gabriel dice:

    Yo propongo otra cosa:

    Uno va a votar, y delante de todo el mundo levanta la papeleta y dice bien alto para que todos oigan:

    “Quiero mostrar mi papeleta nula con una D enorme de democracia que pongo para protestar por la falta de libertades que hay en Cuba”

    Eso lo tienen que repetir miles de disidentes por toda Cuba.

    Seguro que se terminaría enterando todo el mundo.

  • daniel dice:

    no acudir al colegio electoral pienso que no es la mejor opción porque las elecciones en Cuba son fraudulentas. En el año 2000 se celebraban las elecciones para Delgados del Poder Popular y en la participé anulando mi boleta con un “no” bien grande; pero ninguno de los candidatos obtuvo los votos necesarios para ser proclamados y se desarrolló una segunda vuelta. Recuerdo que no tenía deseos de participar por lo que me fue temprano de mi casa, para evitar los constantes toques a la puerta para avisarme que debía ir a votar, y regresé alrededor de las 5 de la tarde. Cuando estaba a una cuadra de mi casa me encontré con la presidenta del centro de votación que me dijo: “hay ya cerramos el colegio electoral, pero no te preocupes que votamos por ti”. En fin las elecciones en Cuba son toda una falsa.

  • // Cierto, (los) Castro se despacha(n) //

    Cierto. Me recuerda un artículo que trata sobre el tema de forma mucho más general y persuasiva, de 1997…

    Castro se despacha
    http://mhecnet.org/DOCU20.HTM

  • pitirre dice:

    5.- Unirse a la huelga de hambre y convocar a una huelga nacional …