castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Apagonazo

  • sep 10, 201219:02h
  • 4 comentarios

En un país donde los cortes eléctricos han sido parte inseparable de nuestras vidas, ya no debería sorprendernos que se vaya la luz. Pero ayer domingo, a las 20:08 horas ocurrió algo que despertó las alarmas. Primero perdimos la señal televisiva, justo durante los primeros minutos del noticiero estelar. Después La Habana en su totalidad se apagó en una extensión y con una envergadura que no recordábamos, ni siquiera durante los huracanes más feroces. Empezaron entonces a llegar los reportes de varias provincias para confirmar que desde Pinar del Río hasta parte de Camagüey, la Isla se había quedado a oscuras. Más de 5 millones de cubanos en penumbras se preguntaban qué ocurría.

Cinco horas después llegaba de vuelta el fluido eléctrico al barrio donde vivo. Me aventuré a garabatear en un papel algunas peculiaridades de lo ocurrido. Se las transcribo aquí:

- Al apagón eléctrico lo acompañó un apagón informativo. Durante más de cuatro horas los medios oficiales no dijeron nada de lo que ocurría. Con radios de batería, muchos recorrimos el dial en busca de una explicación, pero las emisoras nacionales guardaban silencio. Radio Reloj, que minuto a minuto debería ir dando los pormenores de sucesos nacionales e internacionales, hablaba de todo menos de los más importante. Así tuvimos que oír la receta del medallón de pescado, las ventajas de practicarse una mamografía, las hermosas leyendas brasileñas sobre el agua… y el descubrimiento en sitios arqueológicos de “zapatos prehistóricos”. Todo, menos lo que queríamos saber: ¿Qué ocurría que medio país no se veían ni las manos?

- Las personas comenzaron a desesperarse. Las patrullas de policías sonaban sus sirenas en las calles y de vez en cuando se escuchaba pasar un carro de bomberos. Camiones con luces de “estado de sitio” patrullaban zonas del malecón. Eso aumentó el temor, que unido al silencio informativo generó aprensión y muchas especulaciones.

- El incidente demostró la falta de previsión de la Empresa Eléctrica ante situaciones así. Los grupos electrógenos de muy pocos lugares lograron encenderse y en barrios de la periferia le pidieron a los propios vecinos que si tenían reservas de petróleo las llevaran para echar a andar algunas de estas plantas eléctricas.

- Causó especial molestia el hecho de que este apagón sucediera un día sin viento, sin que ningún ciclón nos estuviera golpeando con su lluvia, ni una tormenta solar se hubiera ensañado especialmente con la mayor de las Antillas. ¿Cuál fue entonces la causa de una avería de tales proporciones?

- La red social Twitter volvió a probar su eficacia informativa. Una hora después de que llegara la oscuridad, ya en Internet estaban los reportes alternativos de las dimensiones geográficas de ésta. Pasó poco tiempo antes de que tuviéramos incluso una etiqueta para definir la situación #Apagonazo Mientras los medios oficiales dejaban en evidencia que solo pueden informar cuando se les autoriza, los caminos alternativos de la noticia demostraban su importancia no solo a la hora de denunciar un atropello o una detención, sino durante desastres naturales, peligros climatológicos y accidentes de cualquier índole.

- La tan sonada Revolución Energética que entre sus “conquistas” tenía la de impedir este tipo de cortes eléctricos monumentales, volvió a demostrar su fracaso. Hasta el emblemático Morro de la bahía de La Habana perdió la luz de su faro, que algunos asociaron irónicamente con aquel chiste de “el último que se vaya, que apague el Morro…”

- Más de la mitad de la gente que me llamó alarmada durante el tiempo de oscuridad, asociaban lo sucedido con algún problema en el gobierno. Frases al estilo de “esto se cayó…” se repetían por todos lados. La desinformación de los medios hacía más fuerte esa sensación. Lo cual indica el estado de fragilidad política y social de una nación, donde un apagón de varias horas puede llevar a sus ciudadanos a pensar que todo un sistema se ha desplomado. Significativo, ¿verdad?

- Alguien me comentó que el General Presidente “estaba pidiendo sangre” a los directivos del Ministerio de la Industria Básica… me limité a responder, mejor que pida electricidad, pues es muy fácil exigir responsabilidades a otros cuando todos sabemos quién toma las principales decisiones energéticas de la nación.

- Después de un largo silencio, a medianoche la televisión leyó una breve nota tan críptica que generó más especulaciones todavía. Atribuían el hecho a una rotura en la línea de 220.000 volts cerca de Ciego de Ávila. Hasta ahora no han agregado nuevos detalles.

- Poco a poco, durante la madrugada se restableció el fluido eléctrico en la capital y en la mayoría de las otras zonas afectadas. No hay reportes de daños ocasionados, aunque de seguro debe haber muchísimos.

- Al final nos quedamos con la convicción de que el país está en una precariedad material que cualquier incidente de este tipo puede volver a pasar. Y, lo peor, los medios nacionales mantendrán su habitual secretismo.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
4 respuestas
Comentarios

  • Lo malo no es que hayan cortes de luz porque se sabe que puede haber cortes de energía en cualquier momento, lo preocupante es la cantidad de cortes que hay en tan poco tiempo y lo peor es que la duración de estos bajones de energía es muy extensa, es decir que puede durar horas. Sería bueno que las autoridades encargadas del suministro eléctrico mejoren el servicio de energía eléctrica.

  • Yoani, te digo algo que temo pueda descepcionarte un tanto. Esos procesos de “#apagonazos” (como tu lo has descrito) son meramente técnicos/físicos y no son lineales/de primer órden, sino (matemáticamente) caóticos, osea no se pueden “predecir”/”subsanar” 100%.
    ~
    Aunque a veces (muchas) no agarro a entender de que alucinantes c@r@j0s hablas (creo que en parte porque no vivo en/he visitado Cuba por más de 15 años y en parte porque dados nuestros “backgrounds” diferentes vemos las cosas desde puntos de vista radicalmente distintos), me has hecho soltar una carcajada más con tu enumeración de los tópicos que trató Radio Reloj durante el apagón ;-) Muchas he soltado, (que recuerde la mayor/más vacilable fué con aquello que tu dijiste (como lo recuerdo (mientras visitabas un amigo preso)) de que en las prisiones “la libertad” no es un problema de filósofos y moralistas sino de “cerrajeros” y “albañiles”) ;-)
    ~
    Vivo en NYC y ya he perdido la cuenta de las veces que conEdison (la compañía distribuidora de electricidad en gran parte del NorthEast de los Estados Unidos) ha perdido la virginidad con esos “ahora sí, no pasará de nuevo” (al punto que han tumbado todo tipo de “promesas”/”explicaciones” públicas). El “domino effect” producido por esos fallos definitivamente ha afectado a más de 5 millones de personas (a veces llega hasta Canadá) y por más tiempo del que mencionas. Además los yumas con toda su tecnología y paranoia funcional no dan explicaciones por largos períodos de tiempo sencillamente porque no la tienen
    ~
    Muy respetuosamente te adoro
    RCL

  • padre Ignacio dice:

    Resulta verdaderamente frustrante ver como a nadie se le ocurre apedrear un par de vidrieras o bloquear un par de calles con latones de basura.¿Donde estan aquellos bravos cimarrones,que se ha hecho de ellos?Me parecen que estan aletargados esperando la mesada de los libertos de allende los mares.O ya se resignaron a vivir con el narigon.

  • Fidel.Gusano dice:

    Ya el desastre no puede ser más evidente….se apaga, se apaga, se apaga la “Revolución cubana”…Ya no dá más de si la pobre y eso no debería de ser una noticia feliz . Mucha gente lastimada…
    Así es la vida, pero hay que seguir….