castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

DD HH

PD en la red

Donde anida la dictadura

  • ago 29, 201211:30h
  • 12 comentarios

Cuando decimos en Cuba “sistema” nos referimos a una circunstancia que por más que reconozcamos como anormal, arbitraria y desnaturalizada, por la condición de ser ésta una Isla y estar sometida a un experimento de “educación político-ideológica” además del terror, puede resultar para muchos irreductible.

Hay muchas familias de profesionales universitarios que se retiran a su vida hogareña. Logran —sabrá Dios cómo— mantener un nivel de vida que les parece aceptable. En su amoral retiro, no reconocen la situación anormal más que cuando suponen que deberían ganar más dinero y tener más confort. Porque en Cuba parece que falta algo esencial en el carácter de los nativos, que fue lo que hizo que en Túnez gracias a la solidaridad con la tragedia ajena las personas salieran a protestar y exigir el cambio verdadero. Cambio de gobierno y de orientación política, un cambio hacia la democracia.

Todos tenemos nuestros límites. Los límites del miedo y el instinto de conservación.

Pero descorazona ver a algunos que pudiendo contrastar el “sistema”, saliendo frecuentemente al extranjero, o poseyendo más información, no les interesa más que ganar su dinero y mantener la comodidad de su estilo de vida. Les resulta indiferente el resto de la cuestión.

Una amiga de K, que vive a pocas cuadras de la casa donde vivía Laura Pollán, tiene un hijo al que no le permite salir —lógicamente— durante los actos de repudio a las Damas de Blanco. Hace bien porque la gente que se reúne a vociferar de manera dirigida puede llegar a extremos peligrosos. Pero lo importante es que ella, aunque sea por instinto de conservación, se quede detrás de la puerta y reconozca que aquello está mal cuando le dice a K: “Hay que ver lo que le hacen a las Damas de Blanco”. Eso la escandaliza aunque después se trague la voz.

Los trabajadores de los órganos represivos tienen como meta asegurar el actual gobierno y que las cosas no cambien en Cuba. En tanto que dicho gobierno cuenta con la complicidad de todos, incluso —mal que me pese— ¡con mi propia complicidad!

Dentro de las cárceles cubanas a lo largo de estos 53 años han ocurrido actos de sadismo —torturas físicas y sicológicas— ejecutados por sicarios del régimen, agentes de la Seguridad del Estado, trabajadores del Ministerio del Interior; todos “buenos revolucionarios”. De la misma escuela que los “héroes” de esos melodramas al estilo de En silencio ha tenido que ser, con los que “el pueblo” se ha identificado.

Una de las cosas que caracteriza a los opositores en un sistema totalitario es la necesidad de actuar de la manera más visible que se pueda. Así que el sentido de esas torturas no parece haber sido averiguar cosas ocultas. El sentido de la tortura en Cuba es desmoralizar a los opositores al régimen, hacerlos dudar del sentido de su resistencia y obligarles a la retractación. Los modos en que se ejecuta la crueldad contra otro ser humano, legitimados por un gobierno que persigue la oposición política, no pueden consolarnos en sus diferencias: lo que ocurrió en Chile bajo el régimen de Pinochet, y que tanto sensibilizó al pueblo cubano, nunca debió ocurrir y lo que ha ocurrido y ocurre en Cuba bajo el actual régimen —que se ha dado en llamar Revolución y que confunde a muchos— no debe estar ocurriendo. Testimonios hay muchos. Los que han estado presos y “plantados” lo describen como un martirio de todos los días para destruirte como persona, desmoralizarte, matarte en vida, violar todos tus derechos con espantosa arbitrariedad, además de situaciones extremas como las que escuché de Hugo Damián Prieto Blanco que todavía sigue luchando; de Ányer Antonio Blanco Rodríguez, tan joven y tan viejo de golpe como el Hierro de Martí; el doctor Oscar Elías Biscet quien a pesar de todo lo que sufrió en las cárceles por defender los derechos humanos de este pueblo, violados todos los días, me ofreció una lección sobre el perdón y el amor cristiano hasta sus últimas consecuencias que me quitó el sueño.

El dilema de cada cubano: ser obediente volviéndose amoral o discrepar recuperando algo más que la voz. El Estado reprime porque no se ven bien los discrepantes, o los disidentes, en un “mundo” (sistema) de grandes ideas que pretende haber sido construido “por y para el bien de la humanidad y de los desfavorecidos”. Valdría para título de un libro de testimonios: De cómo han fusilado e infligen dolor “los buenos”.

Armando Valladares cuenta en su libro testimonial sobre el presidio político en Cuba, que titula Contra toda esperanza, que después de ser golpeados y de ver cómo algunos de sus compañeros eran muertos de un bayonetazo, al volver en sí encontraba que le habían volcado encima cubos de excrementos y orines. El mundo se escandalizó con las revelaciones de las torturas en la prisión de Abu Graib, pero hace años que el testimonio de Valladares anda por el mundo y no han sido suficientes las denuncias internacionales como para producir en Cuba la liberación.

¿Se creían que estos tipos que gobiernan Cuba, Venezuela, Irán, Corea del Norte, Siria, no iban a dar a la sociedad algo a cambio, mientras para mantenerse en el poder cometen crímenes contra la humanidad?

El ciudadano nativo o de cualquier lugar del mundo, que se deja sobornar la conciencia con una escuela o un hospital gratuito no es más digno que al que le compran su silencio por una cantidad de dinero.

La excusa de que la cárcel está cerrada y los jefes ponen cara de gente decente y dicen que es mentira que en Cuba se violen los derechos humanos es otra forma de sobornar la conciencia con la pereza para buscar la verdad.

Esta mañana (difícil que pueda publicar esto enseguida) nos hemos enterado de que en la víspera del primer aniversario de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) está siendo asaltada por la policía política la casa de José Daniel Ferrer, líder de dicha organización que realiza protestas pacíficas por las calles de Santiago de Cuba en contra del gobierno y por la Libertad de los presos políticos. Como la empresa telefónica es propiedad del Estado, los teléfonos móviles de los miembros de UNPACU han sido desactivados. Así que no hay comunicación.

No me conformo con estar sentada aquí, escribiendo una vez más lo mismo que sabe ya casi todo el mundo y que al levantarme en cuanto finalice esta oración, yendo a sazonar los frijoles, yo no sea menos indolente que todas esas personas que oyen noticias sobre la represión en Cuba y no hacen nada y “sazonan sus frijoles” como si nada estuviera pasando. Los cubanos necesitamos convertirnos en sujetos morales a los que les duela la conciencia cuando ven cualquier forma de abuso y dejando de temer a la muerte o creyendo en Dios, nos duela lo que le pasa al prójimo como si nos estuviera pasando a nosotros. Es en nuestro egoísmo “a la cubana” —residentes en la Isla o exiliados— donde anida la dictadura.

¿Los zombis de intramuros son peores que los zombis meramente espectadores que ahora viven por todo el mundo y conocen aproximaciones más cercanas al estado de vivir en libertad?

Lilianne Ruiz
La Habana

Publicado en
,
12 respuestas
Comentarios

  • Defasado dice:

    Priapo:

    Mi mensaje era simple: hablar de moralidad, si te dices un religioso como la autora, empieza por tenerla uno mismo.
    Tiene la autora moralidad conque arremeter contra todo el éxilio -asi “en masse”, todos zombies en su párrafada?- sin recordar que no siempre ella ha sido esa personita que ahora intenta vender.

    Como tantos en Cuba, sería curioso leer su curriculum de hace años atrás… Eso si tuviese el valor de postearlo, claro.

    Sería un cuento muy viejo del estilo “había una vez una extremista comunista que se convirtió en Testigo de Jehova…”

  • Priapo dice:

    Defasado (desfasado?) argumenta tu respuesta brother (con la biblia en la mano, no importa) que no entendí por dónde vienes…

  • Defasado dice:

    Acuse de recibo: Algunos zombis de extramuros nos da grima el discurso ultraderechistas de intramuros (como la que firma el articulo) o de extramuros (como los Edmundo García et al). Como dice el Eclesiastes 1.18, “Donde abunda sabiduría, abundan penas, y quien acumula ciencia, acumula dolor.” No es tan ramplona la realidad cubana como la pintan estas parrafadas salidas de las tripas y la frustración de quien vive una tiranía. Siento pena por ti, Lilianne. De gente que piensa como tú estan llenas Comunión y Liberación y otras huestes aun peores. Muchas veces les he visto y pido a Dios que no oiga vuestras peticiones, pues el mundo ya ha tenido bastante de uds.

    Pero si, al haber probado la democracia y sus valores, escuchamos pacientemente este tipo de monsergas y fustigaciones.

    ¿Es tu vida moral, Elaine? No creo. Si de verdad llevases la palabra de Cristo dentro recordarías aquello de “Tire la primera piedra quien este libre de pecado”

    El mensaje de “Anda y no peques más” es el único que no voy a oir nunca desde estos extremismos sin sentido.

  • Pedro julio Suarez dice:

    Esa amoralidad Lilianne tiene 53 anos de vida y quizas fue peor al principio, cuando se pedia PAREDON para los que tuvieron luz larga. Que bochorno de pueblo!

  • Maniel Rod (Bcn). dice:

    Anida sobre todo en su emigracion al exterior que solo se preocupa de comprarse blume, shores 4 puertas y el pecho bien brillante con cadenas de perros.

    Llegan a Miami insultando a esos que sembraron las bases para que ellos solo vivan de la caridad de la yumanitari y llegan a Europa creyendose que a base de templeta y jineteo al pepe se puede seguir viviendo.

    El gran proyecto futuro de Cuba tiene que ser el reducar y formar a las nuevas generaciones de cubanos recordando valores perdidos ya que ni la peste en Cuba huele mal.

  • scrutinizer dice:

    El último párrafo-pregunta es muy ilustrativo y en extremo elocuente.

  • cubanoenmadrid dice:

    que vergüenza tantas verdades dichas a la cara

  • janczeck dice:

    El pueblo cubano ,da pena pero nada es hasta un dia,pero y ese dia se demora mucho? estuve en el Maleconazo,pero solo por casualidad,pues miraba mas a las lanchas que al derredor cuando aquel furor de publico se unio solo un segundo y me di cuenta qiue si se puede ese pasito me dijo mucho,porque lo importante es :Que tu tienes familias,un primo,un hermano,una madre y se que el dia que eso suceda van a ver de lo quwe es capaz un pueblo,pero mientras tanto?

  • Ruben dice:

    Excelente descripcion de la apatia cubana.

    A pesar que Cuba es el caso que nos ocupa, ese comportamiento “abulico” hacia el dolor ajeno es muy comun en “las grandes masas”. De eso se vale la dictadura.

  • ADVIL PM dice:

    Lilianne, tan joven y tan sabia y tan valiente.

  • Cagüentó y Ptolomeo dice:

    Muy buen escrito. Tenemos que clonar a Lilianne y a la flaca Yoani.

  • paco el jutia dice:

    llevas toda la razon lilianne…. en nuestra amoralidad vive la tirania…. que sencillo y transparente.