castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

¿Nos hemos acostumbrado a la suciedad?

  • ago 13, 201219:10h
  • 12 comentarios

Un adolescente escribe con su dedo índice la palabra “límpiame” sobre el polvo de la ventanilla del ómnibus. Una madre pregunta a su hijo cómo está el baño de la escuela y éste confirma que “la peste no lo deja ni entrar”. Una estomatóloga se come una fritura delante de su paciente y con las manos sin lavar procede a extraerle la muela. Un transeúnte hace gotear el queso de su pizza recién salida del horno sobre la acera, donde se acumula en un charco de grasa. Una camarera limpia con un trapo pestilente las mesas de la heladería Coppelia y reparte vasos pegajosos por sucesivas capas de lácteo mal fregadas. Un turista se bebe embelesado un mojito en el que flotan varios cubos de hielo hechos con agua del grifo. Una fosa albañal se desborda a pocos metros de la cocina de un centro recreativo para niños y adolescentes. Una cucaracha pasa rauda y veloz por la pared de la consulta mientras el médico ausculta al paciente.

Todo eso y más podría enumerar, pero he preferido hacer una síntesis de lo que he visto con mis propios ojos. La higiene de esta ciudad muestra un deterioro alarmante y crea un escenario propicio para la propagación de enfermedades. El brote de cólera en el oriente del país es una triste advertencia de lo que podría ocurrir también en la capital. La ausencia de una instrucción sanitaria desde los primeros años de vida ha hecho que lleguemos a aceptar la suciedad como el entorno natural en el que debemos movernos. Las carencias materiales aumentan también el riesgo epidemiológico. Muchas madres usan varias veces los pañales desechables de bebé, rellenándolos con algodón o gasa. Las botellas de plástico recogidas de la basura sirven de envase para fabricantes de yogurt doméstico o para vendedores de leche en mercado ilegal. El deficiente suministro de agua que padecen numerosos barrios disminuye el lavado de manos e incluso la cantidad de baños a la semana. Los elevados precios y el desabastecimiento de los productos de limpieza complican aún más la situación. Ahora mismo resulta muy difícil encontrar en alguna tienda una frazada para limpiar el piso y el detergente también escasea. Mantenerse limpio es caro y complicado.

La semana pasada, los medios informativos anunciaron un nuevo código de sanidad para el manejo de alimentos, medida —sin dudas— bienvenida. Pero los graves problemas higiénicos que muestra La Habana no se resuelven a base de decretos y resoluciones. Educar en el aseo, ensalzar desde edades tempranas la necesidad de la limpieza sería un paso trascendental para lograr verdaderos resultados. La escuela tiene que ser un modelo de pulcritud, no el sitio donde los estudiantes tienen que taparse la nariz para ir al servicio. El maestro tiene que transmitir normas de aseo, tanto como enseña oraciones y fórmulas matemáticas. También se debe abaratar y mantener estable el suministro de productos para el lavado del cuerpo, de la ropa y de los hogares. Eso se vuelve imprescindible y perentorio en la situación que estamos viviendo. Necesitamos medidas urgentes que no se queden sobre el papel sino que toquen las conciencias, sacudan esta conformidad con la mugre que nos rodea y logren devolvernos una ciudad limpia, cuidada.

Yoani Sánchez
La Habana

Foto: Orlando Luis Pardo Lazo

Publicado en
12 respuestas
Comentarios

  • janczeck dice:

    Al llegar a Cuba despues de 9 anos sin verla,hubieron muchas cosas malisimas pero me mantuve callado para evitar el aquello de que llegas del extranjero y viene haciendose el millonario y el mas pulcro,lo triste es que todo aquello era como una pelicula de cualquier pais del cuarto mundo,me parecio ver las calles mas oscuras y pense donde estoy no me gusta,pero lo que vi tampoco,el dano estaba hecho ni aqui ni alla me siento bien,pero cuando me entra la super nostalgia me digo:Al menos vine en un avion no en balsa ellos si tienen valor.

  • cubana dice:

    Estoy completamente de acuerdo con lo que hablas recien he llegado de Cuba fui por unos dias a ver un familiar enfermo hacia ya como 10 anos que no estaba en Cuba y fue una imprecion de mucha tristeza ligada con incredulidad (no se si se dice asi) pero lo cierto es que la higuiene esta ausente en cualquier lugar que estes en Cuba Yo entre a una clinica dental donde un guante es usado todo el dia con todos los pacientes el sillon dental y el plato estaba manchado la imprecion era sangre vieja no limpiada asi como describes comen y trabajan la pieza con que quitan las carries no es limpiada pasa de boca en boca como si tal cosa fuera normal los pisos se ven sucios al igual que las paredes se ven necesitadas de pintura en resumen el policlinico al que fui es un asco desde la entrada todo sucio y oscuro parece que ahorando luz el aspecto es de cualquier tuburio menos de un lugar sanitario hospitalario Las calle y casas en pesimos estado los contenedores de basura desbordados y a los lados montanas de basura con numerosos insectos y animales merodeando la misma Fui a comprar unas botellas de Habana Club para regalar a unas amistades no cubana que coleccionas bebidas de diferentes paices y camine alrededor de 8 tiendas y kioskos porque la modalidad nueva es adulterar el ron y los venden como si fuera de fabrica en cualquier lugar fui a La Epoca dienda grande y los ron que tenian eran adulterados todos gracias que fui con un familiar que sabe como ver si es de fabrica o adulterado y despues de mucho caminar y analisas botellas encontramos uno por Reina que tenia ron de fabrica y me contaba que hasta las latas de soda (refrescos) tambien la adulteran Se imaginan con que agua hacen eso como lavaran esas botella usadas para hechar el ron de fabricacion casera .En todas las calles hay una fosa albanal desbordada apestando la cuadra cuando llueve numerosas calle se imnundan por la tupicion de las clohacas Por las calles de mercados y tiendas como Galiano Reina San Rafael Neptuno y otras hay kioskos que venden carne de cerdo la cual esta espuesta en una mesa al aire libre desde que habren como a las 9am hasta las 6 pm o algo mas se imaginan con esos calores en Cuba esa carne espuesta al aire libre La contaminacion ambiental es tal que cuando me limpiaba la nariz el panuela estaba sucio cuando me lavaba la cabeza salia gris el agua y ya en la noche me ardia la garganta del polvo del dia y perdia un poco la voz Y todavia tengo mas anecdotas pero no hay espacio aqui para contarles lo que cuentas Yoani no es nada con la realidad de Cuba estos hermanitos Castro estan matando a nuestros hermanos lentamente hay que ser psicopata para no sentir en el corazon el dolor de ver un pais en ruinas y que sigue en caida libre Que dios proteja a nuestra patria

  • anil contractor dice:

    Tan puercos en Cuba como dondequiera que vayan.

  • Pedro Julio Suarez dice:

    Yoani, y esas interrogaciones en tu articulo?, pienso que esas se las podia hacer un cubano que abandono el pais en el 59 y regresa ahora. Que manera de diambular por los aires, cual pajarillo!

  • scrutinizer dice:

    LOL…aquí en Europa, por supuesto. No es fácil adivinarlo.

  • Cloro Díaz Epóxido dice:

    ¿Dónde es aquí? ¿En Penúltimos Días?

  • HiggsBoson dice:

    Cloro Díaz,

    En vez de aceptar la crítica, creo que te estés tratando de justificar. Y sí, en parte tienes razón. Tanto la frase tuya como la de Caguento se pueden considerar de índole racista, aún cuando no haya sido esa la intención. Hay que tener mucho cuidado con lo que uno dice o escribe. Aquí te pueden pegar una multica por la gracia esa.

  • SI dice:

    No hay que vivir en el capitalismo para ser limpios, es cierto que cuando sales de Cuba de las primeras cosas que una aprecia es la limpieza.
    Cuando vivía en Cuba jamás permití que ni mi hijo ni mis sobrinos botaran un papel en la calle o tiraran una lata desde la ventanilla del auto.
    Mi abuela tenía un dicho muy veraz, ella decía que ” el abandono es al antesala de la cochinería”, y eso es lo que pasa en Cuba, un país abandonado!!!!. Ahora, seguro que la clinica de 43 a donde van las altas esferas está más que limpia, pulcra.

  • Arturo Fonseca dice:

    Sí, la suciedad se ha hecho costumbre, y peor aún, se ha hecho cultura junto a la falta de la más elemental higiene.
    Un ejemplo que toca a toda la población, que todos sufren, muchos sin siquiera tener conciencia de lo que significa, es el caso del expendio de pan.
    En los puntos de venta de pan, los empleados manosean este alimento con las mismas manos con las que también manosean el dinero del pago de los usuarios y el dinero que dan de vuelto a los mismos. Con esas mismas manos se rascan la cabeza y otros lugares de su anatomía.
    Muchas veces hacen esto mientras fuman y colocan el cigarro encendido sobre el borde del mismo mostrador en el que están despachando, en el que a simple vista puede apreciarse la falta de limpieza.
    Luego, para completar, entregan el pan al usuario a mano limpia, sin cubierta alguna ni bolsa donde colocarlo. A veces el comprador lo toma y se lo coloca simplemente bajo una axila y sale caminando, de regreso a su casa o a ocuparse de otros menesteres.
    A nadie, absolutamente a nadie he visto nunca expresar una queja por este proceder troglodita en la forma de realizar la venta de pan a la población.
    No hay duda, la suciedad y falta de higiene son ya parte de la cultura nacional. Para la mayoría simplemente “la vida es así, y así hay que vivirla”.

  • Maniel Rod. dice:

    En mi viaje a la isla después de 11 años sin ir y ver a la familia cargado de emoción y añoranza por ver esa Habana que deje de chama lo que mas me llamo la atención fue la suciedad en el ambiente y en especial en las personas. La dejadez personal producto de la escasez y de los precios elevados de cualquier elemento vinculado con el aseo personal o la vestimenta.

    Me dio tanta lástima y más sabiendo lo presumido y limpio que fue siempre el cubano, pero bueno eso es un mal menor habiendo otras cosas en peor estado como es la falta de la mas mínima de libertades individua les y colectivas de las que gozan hasta los animales en el mundo occidental.

    Algún día todo esto sera un mal sueño.

  • Cloro Díaz Epóxido dice:

    Cagüentó acaba de escribir algo parecido a lo de “afropersonal de servicio” que me criticaron tanto el otro día. ¿Racismo u objetividad?

  • Cagüentó y Ptolomeo dice:

    Cuando le preguntas a un recien llegado de Cuba que es lo que mas le ha impresionado al llegar al extranjero despues de la cantidad de luces y el trafico de automoviles te dicen que la limpieza que se ve alrededor. Cuando yo llegue a este pais tire una lata vacia de refresco por la ventanilla del carro como algo muy natural y mi hermano al que hacia 10 años no veia, me dijo: No ensucies mi pais!!! Luego me explico el por que le salio ese regaño y yo me percate de que lo habia hecho como un acto inconciente y vale la pena decir, que como algo normal despues de haber venido de donde vine.
    Tambien recuerdo que desde los finales de los 60 cuando empece a estudiar en el Instituto de Economia de la UH, asi se llamaba, ahora son dos facultades de Economia y de Contabilidad y Finanzas, los baños del edificio del antiguo Retiro Odontologic en L y 21 no tenia agua corriente porque decian que los motores de la cisterna que bombeaban en el agua no se podian conseguir y los limpiaba -no se cuantas veces a la semana- subiendo tanques de 55 galones de agua por los elevadores y a cubo y escoba hacian como que los higienizaban. Por supuesto que yo no los utilizaba y como en aquel entonces se podia entrar al lobby del Havana Hilton, acudia a los baños del hotel donde hasta habia papel sanitario y jabon para lavarse las manos. Siempre le daba una propina al moreno que cuidaba de ellos.

  • matronize