castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

historia y archivo

PD en la red

Mi sucio pedazo de mar

  • ago 06, 201216:14h
  • 7 comentarios

En 1994 pasaba muchas horas sentada en el muro del Malecón. Prefería una zona entre las calles Gervasio y Escobar a la que llamaba “mi sucio pedazo de mar”. Aquella era una frontera entre el abismo y el abismo. A un lado estaban el “diente de perro” y las olas, al otro una secuencia de casas derruidas y de figuras famélicas que se asomaban a sus balcones. Aún así, aquel lugar me permitía escapar de la asfixiante cotidianidad del Período Especial. Si el estómago me ardía de tan vacío, quedaba la esperanza de encontrar allí a alguien pregonando —en voz baja— pizzas o cucuruchos de maní. Cuando los cortes eléctricos hacían imposible estar en mi calurosa habitación, iba también en busca de la brisa marina. Sobre aquel concreto amé, lloré, miré al horizonte con ganas de fugarme y pasé incluso algunas madrugadas.

Pero en la mañana del 5 de agosto de aquel año, el Malecón se convirtió en campo de batalla. Alrededor del muelle hacia el poblado de Regla se fueron aglomerando las personas, estimuladas por el secuestro de varias de embarcaciones a lo largo de ese verano. Una extendida sensación de final, de caos, de “hora cero”, se palpaba en el ambiente. Quienes aguardaban por tomar “el próximo barco hacia La Florida” eran los más pobres, los que menos tenían que perder, los dispuestos a todo. La decepción fue grande cuando comprobaron que no habría posibilidades de subirse a ninguna de esas lanchas. Sin dudas, esa fue la chispa de la revuelta popular que se desencadenó inmediatamente después; pero el combustible de la protesta estaba formado por el hambre, las carencias y la desesperación.

Un contingente de trabajadores de la construcción, disfrazado de “pueblo enardecido”, la emprendió con palos y cabillas contra la desarmada muchedumbre. La orden del alto mando quedaba clara: aplastar la rebelión, pero no dejar imágenes de los antimotines reprimiendo al pueblo. Como “lumpes, sabandijas, delincuentes y contrarrevolucionarios” fueron calificados los indignados de aquella jornada. La mayoría de ellos emigraría en las semanas posteriores, en balsas manufacturadas o en simples cámaras de camión infladas. Otros, purgaron prisión por enfrentarse a las tropas de choque. Fidel Castro se apareció en el lugar —sólo cuando la situación estuvo controlada— y los medios oficiales mostraron su presencia allí como la confirmación de una gran victoria. Pero lo cierto es que pocas semanas después el gobierno tuvo que permitir el mercado libre campesino para aliviar las penurias. Sin la presión ejercida aquel 5 de agosto, hubiéramos terminado como una “Kampuchea democrática” en medio del Caribe, como el experimento de un testarudo Pol Pot tropical.

Ya no me gusta sentarme frente a mi sucio pedazo de mar. Algo del horror de aquel 5 de agosto se quedó allí, metido entre las grietas del muro.

Yoani Sánchez
La Habana

Fotos: Karel Poort

7 respuestas
Comentarios

  • sanders dice:

    Yoani. mis respetos. valoro muchisimo tu valentia asi como la de todos los disidentes, que solamente con su voz, su pluma y la determinacion de soñar con vivir en un pais normal y con el deseo de ser un ciudadano normal, en una nacion normal. exponen la vida y la libertad en una lucha desigual contra uno de los mas grandes y sanguinarios regimenes que haya parido el siglo veinte.
    Pero no te preocupes Yoannis que” hay un camino” Los venezolanos de la mano de Capriles nos vamos a sacudir a este otro loco que nos toco por andar siguiendo hombres a caballos y nos metimos en tremendo vainon . pero dijimos basta y hoy por hoy vemos el amanecer cerquitica despues de esa cerrada noche que vivimos los hijos de Bolivar. nuestra victoria tambien sera la de los Cubanos porque significa el corte del flujo financiero que le da soporte a fidel y su carnal hermano. hay optimismo y determinacion en la gente en salir a votar contra el chavizmo, la gente perdio el miedo y los manda a comer mierd…….abiertamente. Yo trabajo en una importante empresa minera venezolana y nuestros gerentes son basicamente comisarios politicos y estan asustadisimos porque los trabajadores abiertamente y en sus presencias arrancan los afiches de chavez de las areas de la empresa y colocan los de Capriles y les dicen que vayan recogiendo sus corotos porque en octubre se van . esto nunca lo habia visto en ninguna eleccion, es una especie de rebelion, habia siempre miedo, eramos muy pocos los que alzabamos nuestras voces . hoy no. es algo contagioso que salio del pueblo llano y se traslado a las empresas de todo tipo . Capriles es recibido en todos lados en venezuela con espontaneidad y alegria. la gente se vuelca a las calles de pueblos y ciudades a recibirlo con mucho vitores, esta manifestacion del pueblo solamente la he visto en venezuela en la primera campaña electoral de Carlos Andres perez en el año 1973 y a Hugo Chavez en el año 1978 y ambos ganaron con ventajas amplisimas .
    En octubre ese fenomeno se repetira y este comunismo se ira al diablo y con el los Castros, los chavez y toda esa cuerda de chulos internacionales de esa izquierda cavernicola y borbonica.

  • Maniel Rodríguez (BCN) dice:

    Fidelín hay cosas que no se pueden cambiar, pero si sería un acierto llamar a tu amigo F y ver que tal le va, la amistad está por encima de esos pequeños detalles que como ves no cambiaron el mundo.

    Mete le un timbraso a F y acaba de mandarle el atarí pal chama, el dvd pala esposa y el satélite pa que la vieja pueda coger cada día Carlos Otero.

    Un saludo.

  • que le pongan dice:

    Y quién le dijo a cubanoen… que se está llamando a degüello, interprete mandrileño, no improvise, estoy hablando del estilo cantaleta de sus posts, yo admiro a Yoanis, y no pongo en duda su valor, pero de que cansa, cansa.

  • Fidel.Gusano dice:

    Confieso avergonzado que a mi me fué a buscar al Vedado ese día mi amigo F que vivía en Los Sitios, venía en su motorcicleta MZ alemana y me dice que la cosa está en candela por allá por el Hotel Deauville…Y yo le dije:
    - No jodas F….yo me voy el sábado para España, ya tengo mi pasaje y todo…!
    Y me fuí para España entonces. El se quedó, más núnca supe de él….
    Pueden decirme pendejo, miserable y todo lo que quieran….ok.

  • cubanoenmadrid dice:

    que le pongan….

    Que rico es arengar desde fuera y que los muertos los pongan quienes están dentro ¿verdad?. Me gustaría saber que coño hicieron ustedes cuando vivían en Cuba. Al menos Yoani ha tenido el valor que no tuvimos ninguno de nosotros, de decir lo que piensa y decirlo públicamente, cosa que le ha traído golpizas y secuestros como consecuencia, además de un constante acoso policial.Dejen ya de llamar al degüello si no son capaces de empuñar sus machetes.

  • SAUCEDO MIAMI dice:

    No critico a Yoani por sentir temor. Con el maldito mal hábito de morirse que tienen los que critican a ese gobierno, yo también tendría temores.

  • que le pongan salsa dice:

    Se pide a gritos un cambio de tono en Yoanis, que deje el bandoneón y coja el tambor , sus gemidos lastimeros te tiran al mar sucio con la isla en peso..no hay un poquito de salsita por ahí?, un poquito de gracia?.