castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

disidencia

PD en la red

El accidente y la hipocresía

  • ago 03, 201209:52h
  • 10 comentarios

Es el mundo al revés. Si Ángel Carromero, sobrio y sereno, como estaba, hubiera sufrido en España o en Estados Unidos un accidente semejante al que tuvo en Cuba, en lugar de ser acusado de homicidio culposo, él y los familiares de Oswaldo Payá y de Harold Cepero, los dos demócratas cubanos fallecidos, estarían demandando al gobierno por la pésima señalización de las carreteras, y a la agencia estatal que les alquiló un coche en el que, presumiblemente, o no había o no funcionaron adecuadamente los air bags.

La familia de Cepero, además, le exigiría una compensación extra al sistema sanitario, porque su muerte pudo haberse evitado si los servicios médicos hubieran actuado con rapidez y capacidad profesional. Cepero no murió instantáneamente, como Payá, por un fuerte golpe, sino por un coágulo en una pierna que no le detectaron a tiempo, algo que puede ser calificado como negligencia médica.

La razón directa que provocó el siniestro fue la falta de pavimentación, la presencia de una gravilla resbalosa, y la ausencia de letreros que advirtieran claramente esta circunstancia.

En las carreteras cubanas, pésimamente mantenidas, hay un déficit crónico de señalizaciones (exceptuadas las vallas propagandísticas que exaltan las maravillas de la revolución), y, según Oscar Suárez, exreportero de la televisión cubana, que conoce bien la región del accidente, Ángel Carromero asegura que no vio letrero alguno, porque, sencillamente, no existía.

Esa señal que escuetamente ponía la palabra “Bache”, que nada claro previene, fue colocada con posterioridad para armar un escenario con el cual condenarlo y exculpar a las autoridades cubanas. El signo universal de tráfico que advierte sobre la posibilidad de resbalar son dos líneas onduladas paralelas. No hay el menor rastro de esos letreros en el camino.

Lo que quieren que creamos del accidente de Carromero es que iba con exceso de velocidad y por ello, y por frenar, su coche derrapó e impactó a un árbol lateralmente. Eso fue lo que públicamente se vio obligado a declarar el joven líder español. Pero es muy difícil correr a gran velocidad por esos endiablados caminos, marchaban en un pequeño Accent de una mínima cilindrada, y no hay nada raro en aplicar los frenos cuando súbitamente cambia la superficie sobre la que transitamos, a no ser que previamente estemos advertidos por las señales de tránsito.

Lo que sabemos, con toda certeza, es que la mayor parte de las personas, sometidas a la presión de la policía política cubana —recuérdese “el caso Padilla”—, declara cualquier cosa. El ex coronel Álvaro Prendes, héroe de la revolución que acabó en una cárcel castrista y luego murió en el exilio, solía explicarlo con una frase melancólica: “Superman, a la semana de estar en manos de la Seguridad del Estado cubano, se echa a llorar y se limpia los mocos con la capa”.

El accidente le viene como anillo al dedo a la dictadura para tratar de poner fin a la solidaridad internacional con los demócratas cubanos. Ya Carromero y Jens Aron Modig, el líder juvenil democristiano sueco que viajaba con él, se han excusado por prestarle ayuda a la oposición pacífica de la isla.

Ése es el propósito del régimen de Raúl Castro: invocar la supuesta soberanía cubana vulnerada por unos extranjeros que les llevaban a los disidentes algo de dinero, memorias flash, información y, sobre todo, respaldo político. Más o menos lo que los demócratas de Europa les llevaban a sus correligionarios españoles durante la dictadura de Franco.

Algo no muy distinto, por cierto, pero mucho más honorable, limitado y ajustado a las normas internacionales, que lo que hacen los comunistas de diversas partes del mundo cuando acarrean recursos en sus países para sostener a la dictadura de partido único de Raúl Castro, ofrecen constantemente su solidaridad, y hasta llevan a La Habana el producto de sus fechorías, como los 60 millones de dólares que le aportaron a Fidel los montoneros argentinos tras el secuestro de los acaudalados hermanos Born, y transfirieron el rescate a la Isla.

El gobierno cubano, en suma, proclama y ejerce su derecho a ejercer el “internacionalismo revolucionario”, que le costó la vida al Che Guevara, pero no reconoce el derecho al “internacionalismo democrático” que deben practicar quienes creen que la libertad es un don universal.

Mientras Cuba se queja de la intervención de los populares españoles y los democristianos suecos en la política cubana, sus agentes y simpatizantes intentan influir en la política norteamericana. Se ha sabido que algunos de los organizadores de vuelos charter USA-Cuba han donado hasta 250.000 dólares a la campaña de Obama a la espera de que ese dinero se transforme en un cambio de política hacia Cuba en su segundo periodo. Eso se llama hipocresía.

Carlos Alberto Montaner
Miami-Madrid

Publicado en
,
10 respuestas
Comentarios

  • scrutinizer dice:

    “…dos UCItos vanguardias”, jaja.
    En estos días anteriores y después de lo de Payá, esos UCItos están “trabajando” turnos rotativos. Y por ahí veo a un “argentinito” despistao. ¿O será un UCIto tapiñao? (lol)

  • Miguel Iturralde dice:

    @ Daniel, con todo repeto, puedes irte a vivir en Cuba y después nos cuentas. Saludos

  • Daniel dice:

    ¿Puede ser que en Cuba sea todo negativo? ¿No harán alguna cosa bien?

  • Daniel dice:

    Che, una sola pregunta: ¿me parece a mí, o ustedes están en contra del régimen cubano?

  • John Doe dice:

    Si llevar dinero o bienes a Cuba con motivación política es ilegal… ¿van a detener y condenar a los de la caravana de Pastores por la Paz?

  • Veroco dice:

    Se nota que esto de verdad le preocupa al régimen, han mandado a dos UCItos vanguardia.

  • el_yoyo dice:

    Defasado (como bien dice tu nombre)

    A tu pregunta de: so en una democracia la gente demanda al gobierno la respuesta es SÍ así con mayúsculas.

    Entre las tareas de los gobiernos democráticos está la administración de los dineros de los contribuyentes y velar entre otras cosas poque la infraestructura del país funcione debidamente.

    Es más, sí este accidente hubiese sido en Alemania, no es necesario ni siquiera ir a juicio. Las aseguradoras se encargarían de enviarle la cuenta médica, la de psicólogos, los gastos de entierro, transportación del cuerpo y de los heridos al hospital. Todo eso sin levantar la voz. Luego la prensa se encargaría de cuestionar al gobierno municipal del por qué no habían las debidas señalizaciones.

    Eso como vez no tiene que ver conque el gallego hubiese perdido la licencia, porque estamos hablando de inseguridad vial.

    Hoy he viajado de Stuttgart a Berlín. Casi 800 km. En el camino encontré 22 obras (dicho en el radio). La cantidad de señales, semáforos, camionetas con señalizaciones portátiles, efectivos de la policia y hasta helicópteros era impresionante. Moraleja: en las democracias cada uno sabe lo que tiene que hacer y lo hace, o le cuesta el puesto. Sea un albañil, o el Presidente de la República. Todos entran por el mismo aro.

    Ah, por su parte la dirección de tráfico se haría cargo de retirar ya la licencia de conducción.

    Pero ambas cosas corren paralelamente.

    Espero haberte aclarado cómo se manejan estos asuntos en las democracias

    A propósito, el año pasado renunció el Presidente alemán La prensa lo sacó por techo porque quiso meterle el pie a un periodista, el año anterior, renunció el ministro de defensa, porque el tipo copió un par de párrafos de la tesis. En ninguno de los dos casos hubo juicio, no hizo falta. Ambos personajes renunciaron por un problema de vergüenza. Otra lección de las democracias. Te imaginas su en cuba renunciase todo el que copió en una prueba o utilizó su cargó? :)

  • Defasado dice:

    Carlos A Montaner.
    Te has fijado que uds sólo hablan de percepciones y estados de animo y que los “otros” sólo hablan de hechos facticos.

    O es que los Castro controlan el sistema de puntos es España?

    A veces, cuando leo defensas como esta que ud hace, creo que sería mejor quedarse callado como Modig.

    O como nos quedamos callados muchos de asco ante tanta infamia de un bando y el otro.

    De verdad cree que en una democracía la gente demandaría al gobierno por esto que comenta? Puede ser. pero seguro que también demandarían a este zoquete de Carromero.

    ¿Cómo le iría a un personajillo del consulado de Madrid o Barcelona si le pasa esto en una carretera comarcal de España mientras conduce con el carnet sin puntos y a exceso de velocidad?

    Además, ud bien sabe que hay límites de velocidad para cada tipo de carretera. En una carretera secundaria se conduce a 100 km/h o a 60 km/h? Eso se llama sentido común -un bien escaso, por lo que veo- y prudencia.

    Con todo el respeto que le tengo, esto que ha escrito no se sostiene.

  • Maniel Rodriguez (Bcn). dice:

    El señor Carromero creo que se embarco en el minuto 1 que salio haciendo la declaración donde se echaba encima de el toda la culpa, creo que la seguridad del Estado en el caso de el no ha utilizado todas sus “estrategias” creo que ha veces la cosa es más sencilla, el muchacho comprensiblemente se puso nervioso y siguió el guión que le dieron en la isla creyendo que ahí radicaba su liberación.

    De todas maneras esto le ha va como anillo al dedo a la dictadura da a entender al pueblo cubano que la disidencia vive del dinero que sistematicamente le envían desde el exterior como si esto no fuese necesario para sus actividades y para su ayuda a los diferentes activistas que en la isla le cortan el grifo para poder subsistir.

    Ahora hagan lo que hagan ganara el gobierno de los Castro si lo deja en el tanque es una moneda de cambio y chantaje y si lo sueltan sera también un chantaje al gobierno del PP que tanto gusta en la habana.

    Creo que como siempre pierde Cuba perdió un par de hombres honrados y valientes que querían que simplemente a su país llegase la libertad de forma pacifica, ahora los pingueros y las jineteras seguirán bailando obviando quienes fueron estas personas y los atletas trapicheando en Londres.

    Sinceramente nuestro problema creo que es de difícil una solución en la isla la juventud hastiada no quiere hablar ni de cambios ni de libertad solo de celulares y de gente de Zona y el exilio en su gran mayoría ya solo piensa en la isla para vacacionar y descargar su esperma ocasionalmente.

    Finalmente ganaran los que meten los sentimientos en el water y tiran la cadena.

  • Dani dice:

    Que me perdone el autor pero los dos primeros párrafos son meras especulaciones que, me temo, se alejan mucho de la realidad española, por lo menos.
    Al señor Carromero se le iba a retirar el carnet de conducir en España por sus continuas infracciones, incluyendo dos por exceso de velocidad.
    El lamentable accidente es consecuencia de un conjunto de desgracias encadenadas entre las que la probable conducción temeraria del señor Carromero está entre las primeras.
    Estas cosas ocurren. Pero este accidente, será explotado tanto por la dictadura cubana como por la disidencia y al final dejaremos de lado la sensatez.
    El gobierno cubano tratará de usar este suceso para impedir nueva entrada de fondos españoles a la disidencia y la disidencia tratará de proteger al señor Carromero mediante el uso de alguna teoría de la conspiración que exculpe al verdadero culpable.
    Saludos.