castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

NYTimes: Los cubanos comienzan a reconstruir su mercado inmobiliario

  • pd
    Editor Jefe
  • jul 26, 201221:17h
  • 2 comentarios

Por Laura Latham

Una administradora de la Universidad sabe que tiene el privilegio de un pequeño apartamento en una de las zonas más famosas de la Habana Vieja, dado en alquiler por el Gobierno a un precio risible.

Sin embargo, mientras muestra a un visitante la pequeña propiedad de dos habitaciones, le pregunta: “¿Quieres permutar?”

Desde la Revolución de 1959, el intercambio o trueque de viviendas, un proceso conocido en Cuba como permuta, era la única manera en que los residentes podían cambiar sus alojamientos. La propiedad era del Gobierno y las ventas privadas estaban prohibidas.

En noviembre de 2011 se modificó la ley, dando a los residentes el derecho a comprar propiedades de manera vitalicia, aunque sólo se puede poseer una sola casa en la ciudad y una segunda en un lugar rural o costero para vacaciones.

Desde el cambio, el goteo de ventas inmobiliarias se ha incrementado. Granma, el diario del Partido Comunista, informó en marzo que había habido 2.730 ventas en el primer trimestre de 2012, y 10.660 transacciones adicionales se registraron para legalizar los intercambios anteriores.

Los precios en Cuba tienden a ser mucho menores que en otras partes del Caribe, aunque los vendedores esperan a veces pagos adicionales no escritos en el contrato para evitar los impuestos.

Los precios preguntados por apartamentos básicos en general, son tan bajos como 15.000 pesos cubanos convertibles, o US$15.000, aunque es probable que estos apartamentos sean de mala calidad y en lugares no deseados.

Los precios de propiedades de un dormitorio que necesitan renovación comienzan generalmente alrededor de los 30.000 pesos convertibles. Algo más habitable, con uno o dos dormitorios, cuesta cerca de 50.000 pesos convertibles, y las casas con tres o cuatro habitaciones comienzan en 80.000 pesos convertibles, dependiendo de la ubicación. Los distritos de la Ciudad de La Habana como el Vedado y la Habana Vieja y los barrios de Miramar y Playa ofrecen alojamientos de mejor calidad que las zonas más pobres, como Centro Habana y Cerro.

Los compradores, sin embargo, se quejan de que no hay puntos de referencia para fijar los precios. “No hemos tenido un mercado de bienes raíces antes en Cuba, así que nadie sabe cuánto cuesta realmente una casa. Es posible visitar dos lugares idénticos y recibir dos peticiones de precio diferentes”, dijo el dueño de un popular restaurante local, que, al igual que muchos de los entrevistados para este reportaje, pidió no ser identificado por temor a las represalias del gobierno.

Nos dijo que algunos propietarios aceptan el pago sólo en euros o en dólares, y tienen expectativas poco realistas sobre el valor de sus propiedades, algo con lo que él y sus amigos se enfrentan al tratar de encontrar un edificio adecuado en el Vedado, para renovarlo como apartamentos.

La empresa privada sigue estando muy restringida en Cuba, y muchos trabajadores perciben un salario promedio de 20 pesos convertibles al mes, establecido por el gobierno, por lo que incluso propiedades de gama baja están fuera de su alcance. Los que compran a menudo usan el dinero que han recibido legalmente de sus familiares o amigos fuera del país.

Los extranjeros que son residentes permanentes pueden comprar en los mismos lugares que los ciudadanos, aunque por lo general se les pide que paguen un precio más alto, mientras que los extranjeros que no viven en la isla están limitados a condominios específicos. También deben utilizar las empresas registradas para sus compras, aunque esas compras no están sujetas al impuesto estándar de 4 por ciento en las ventas residenciales.

Todos los compradores extranjeros están autorizados a poseer un coche por propiedad, y pueden importar libre de impuestos el equivalente a un contenedor de transporte con bienes y muebles de uso personal.

La introducción de casas de vacaciones estilo resort para los extranjeros se esperaba desde que el gobierno legalizó el arrendamiento de terrenos constructivos por empresas extranjeras a finales del año pasado. Desarrolladores internacionales han estado trabajando en varios proyectos de este tipo, con el respaldo de inversionistas canadienses y europeos, aunque ninguno ha sido aprobado para la construcción.

Al menos por ahora, la riqueza de La Habana que conforman las propiedades históricas que datan del siglo XVII e incluyen una ecléctica mezcla de colonial español, Art Deco y la arquitectura modernista de 1950, está fuera del alcance del comprador en el extranjero, a pesar de que la renovación de arrendamientos por motivos de negocios se puede obtener con el permiso del gobierno.

En Cuba todo el mundo está de acuerdo en que la búsqueda de propiedades es difícil y tiene que hacerse “boca a boca”. Es ilegal actuar como agente de bienes raíces y no del todo legal anunciar propiedades en venta, aunque muchos residentes en la isla ponen anónimamente sus propiedades en sitios web como Revolico o colocan un cartel con SE VENDE fuera de sus casas.

El restaurador dijo que los carteles comenzaron a aparecer hace sólo cinco o seis meses. “Ahora los ves por todas partes”, dice. Es un gran cambio para la gente que se había criado creyendo que todos los bienes tenían que ser compartidos y que la propiedad privada estaba mal”.
Un agente que busca propiedades en La Habana representa a inversores Cubanos y extranjeros, pero, debido a la naturaleza ilegal de su trabajo, sólo funciona a través de recomendaciones personales. Nos dijo que los compradores internacionales que no son residentes tienen que pagar un mínimo de 125 mil pesos convertibles por un apartamento de un cuarto de cerca de 65 metros cuadrados o 700 por metro cuadrado, en un buen edificio, con acceso a piscina comunal y gimnasio.

El europeo dueño de un penthouse de 4 cuartos en el edificio Atlántic, frente al malecón, dice que su departamento está en venta aunque no esté formalmente en el mercado, nos cuenta el agente. Cuenta con una terraza privada con piscina, y el agente dijo que estaba buscando ofertas de alrededor de 3,7 millones de pesos convertibles.

Los expatriados son el principal mercado de la propiedad cubana. Un consultor de diseño, que es cubano por nacimiento y tiene familia en La Habana, ha pasado los últimos 20 años trabajando en Reino Unido y Antigua con el permiso del gobierno. Ahora se ha decidido a comprar su primera casa en Cuba.

Voy a comprar una propiedad en La Habana como una inversión y como residencia de vacaciones”, explicó. Aunque no desean ser identificados por nombre ni decir cuánto piensa gastar, dijo que pudo ver el potencial de la tener su propia propiedad. Me gustaría “Me gustaría rentárselo por un buen tiempo a un buen inquilino, por ejemplo, un expatriado que trabaje para una empresa extranjera en Cuba “.

También dijo que cree que el reconocimiento de la propiedad privada es un paso enorme para los residentes en Cuba, aunque hizo notar que corren el riesgo de perder sus casas si el gobierno se entera de que estaban intercambiando residencias o hacer pagos ilegales a los abogados o agentes.

Hay una falta tremenda de hoteles de calidad en Cuba y anteriormente los alquileres estaban limitados por el gobierno para un máximo de dos dormitorios en una casa privada habitada por el propietario, conocido como casas particulares”, dijo. “Ahora hay la oportunidad de alquilar propiedades de más nivel, incluyendo villas completas.”

El turismo en Cuba va en aumento, con un récord de 1,24 millones de visitantes registrados en el primer trimestre de 2012. La rentabilidad de apartamentos de un dormitorio van desde 50 a 100 pesos convertibles por noche, dependiendo de la ubicación y el estado de la propiedad.
A pesar de que el mercado inmobiliario cubano parece estarse abriendo, pocos residentes expresaron confianza en los cambios. “Hoy en día podemos comprar y vender propiedades, pero mucha gente todavía siente que no hay seguridad en la propiedad”, dijo el restaurador. “Las leyes en Cuba cambian de un día para otro”.

* Publicado hoy en The New York Times.

Publicado en
,
2 respuestas
Comentarios

  • Es bastante interesante como se esta dinamizando el mercado inmobiliario en Cuba. El sector tiene gran potencial sobre todo al ser destino turístico.

  • Anónimo dice:

    50 años de sacrificio para esta mierda, para que llegara el más cruel capitalismo a Cuba, y llas esperanzas y los sueños de los os pobres cubanos mas jodidos que hace 50 años atrás, condominios en millones de dolares que solo pueden comprar extranjeros, cadenas de hoteles y empresas solo para inversionistas extranjeros, campos de golf y marinas que solo extranjeros y la cúpula castrista pueden disfrutar, los cubanos cada vez con menos libertades, derechos y beneficios que el perro de un extranjero en Cuba, y los lacayos y esbirros de la tiranía ensangrentando sus manos creyendo que todavía defienden las conquistas de la Revolución, que vergonzoso desastre mi Isla, que inmoralidad, ni en el infierno pagan esto las hienas de Birán.