castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

¿Buen talante?

  • Jun 13, 201216:10h
  • 4 comentarios

Tuvimos momentos en que se puso de moda tirar la puerta, taparse los oídos, colgarle el teléfono al otro. Períodoss enteros de nuestra historia nacional en que dialogar era sinónimo de claudicar e intercambiar ideas se tenía como un acto cercano a reconocerse derrotado. Afortunadamente, cada día en el discurso de los diferentes grupos de la sociedad civil, en ensayos académicos, en los editoriales de numerosas revistas y hasta en la declaraciones del gobierno, se habla más y más de la necesidad del debate. Estamos rodeados de frases como “aceptar las diferencias”, “intercambiar opiniones”, “participar todos en el futuro nacional” y de afirmaciones al estilo de “sólo del diálogo nacerán las soluciones”. Se podría decir que vivimos tiempos en que mostrar un buen talante para discutir se ha vuelto “políticamente correcto” en Cuba. Pero no bastan sólo las palabras, las intenciones de polemizar tienen que materializarse y no quedarse en expresiones que se lleva el viento.

En paralelo a la tendencia de confrontar los variados ángulos desde los que se ven nuestros acuciantes problemas, hay también una corriente que alimenta el rechazo al otro. Así algunos académicos se inventan que ciertos ciudadanos no tienen suficiente nivel educativo para intercambiar con ellos; los funcionarios partidistas aluden a la eterna amenaza extranjera para descalificar a los incómodos; ante los criterios discordantes, numerosas voces afirman que no se está siendo “propositivo” ni “se está pensando en la nación”; los invitados a un evento alternativo insinúan que participar en éste sería una trampa para comprometerlos políticamente. Entre los simpatizantes de la ideología oficial muchos le adjudican a los críticos malsanas intenciones “de derecha” y quienes tienen el micrófono en la televisión nacional no se lo brindan a otros bajo el argumento de que estos “quieren que bombardeen La Habana”. En fin, la historia de nunca acabar. El griterío entre sordos.

Es que no se dan cuenta de que siempre podrán inventarse los motivos para cortar los puentes, cerrar de golpe las puertas y ponerle un tapabocas al que se exprese en desacuerdo. Siempre encontrarán razones para no incluir ciertos nombres en la lista de los que merecen entrar a un lugar o tener un espacio en determinada publicación. Siempre se podrá fabricar un resquicio moral o ético para descartar a alguien como legítimo oponente. Porque cuando no se desea dialogar es posible declarar lo contrario, pero tarde o temprano la vida dejará al desnudo el verdadero temor a sentarse a conversar. Estamos en una etapa de la vida nacional en la que aparentemente ya no se estila taparse los oídos, más bien abunda el decir que se escucha cuando en realidad se blinda el tímpano, se protege el cerebro contra esos perniciosos criterios diferentes…

Yoani Sánchez
La Habana

Foto: Orlando Luis Pardo

Publicado en
4 respuestas
Comentarios

  • Rolando Pulido dice:

    No tengo ninguna duda de que la sociedad civil en Cuba, ha nacido y que pronto comenzará a tomar forma y a ocupar más espacios. No quiero decir que está renaciendo o que está despertando porque por mas de cincuenta años ha sido inexistente y tampoco queremos regresar al pasado, eso nunca mas.
    El caldo está listo para la explosión civil. Solo que le falta el más importante ingrediente: La comunicación y la organización.
    Pienso que “la fórmula 100% eficaz”, finalmente el antibiótico “tan” esperado, será el pleno uso de la Internet libre dentro del país.
    Por el momento, que se queden los segurosos con sus canales de televisión y su radio…de todas formas a esos nadie le hace caso, desde hacen décadas.
    El acceso libre a la Internet de todos TODOS los cubanos, logrará la conexión individual, personal, que tanto necesita la sociedad civil naciente en Cuba.
    La situación real que vive el pueblo cubano requiere de unidad entre grupos afines a ideas que el gobierno no cubre, no representa, NO permite. El pueblo de Cuba está sediento de un proyecto que los represente y que les de garantía de sus derechos reales, universales. Esos proyectos ya existen e incluyen a todos TODOS los cubanos. El Proyecto Varela es quizás el mas conocido y, El camino del Pueblo ya tiene muchos firmantes y seguidores, ambos plenamente incluyentes de toda persona nacida en tierra cubana, con igual derecho.
    L@red, puede difundir éstos proyectos en cuestión de segundos, a lo largo y ancho de la población.
    La sed de cambio y de superación es mucha y la naciente sociedad civil cubana comenzará a tomar decisiones propias, porque se verán amparados en proyectos que los incluye realmente, verdaderamente.
    La sociedad civil ya habla y está dando sus primeros pasos. Un CLICK, puede cambiarlo todo.

  • LECTOR dice:

    En el fondo, el mantra declarado desde el principio por el delincuente de Castro I sigue siendo el mismo: “Intransigencia revolucionaria”.

  • Alfredo Torres Villafruela dice:

    La dictadura quiere debates, pero sin salirse del marco, esos son debates a medias. Una conversación seria tiene que ir al tronco del problema, lo demas es hablar sobre las hojas. El debate franco los caracteriza y a eso ellos le temen.

  • Anonimo standard dice:

    Yo sólo he conocido pocos cubanos que haya visto escuchar. En cuba, y fuera de Cuba.

    Siempre igual. “Si, pero…”
    “Si, lo que tu no entiendes que…”
    “Tú dices eso por que ya tu no vives aquí”

    Lo que sea.

    Hasta yo, si lo pienso, fuí siempre así. El día que empecé a intentarlo (en Cuba aun), de pronto fui flojito, “vendío”, mariquita, “me hacía el sueco”… “ese habla así por qué voy a caballo”, como le decía un quinto a un general español en aquel animado cubano.

    ¿No son gobernados los pueblos por aquellos que realmente les representan?