castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

¿Apáticos o fanáticos?

  • Jun 05, 201208:43h
  • 15 comentarios

Noche de sábado y la calle G, en la parte más céntrica de la ciudad, está atiborrada de jóvenes sentados sobre el césped o apretados en las zonas más oscuras del parque. Exhiben con jactancia todo tipo de tendencias estéticas, existenciales, musicales y hasta de preferencia sexual. Son parte de las tribus urbanas que poco a poco han invadido una Habana donde hace unos años un hombre que llevara un arete ya era conducido de inmediato a la estación de policía. Ahora, da la impresión, que de golpe los cubanos quieren recuperar el tiempo perdido, dejar a atrás esas décadas de grisura militante en las que todos vestíamos prácticamente iguales. Los adolecentes optan por remarcar una individualidad que contrasta con el uso de consignas políticas en las que todavía se enfatiza el “nosotros”, la masa informe del grupo o el pelotón.

La noche de fiesta en la céntrica avenida apenas comienza. Sigue llenándose de figuras estrafalarias y simpáticas. Viene un grupo de supuestos “hombres lobos” con indumentaria oscura y en la otra esquina intercambian saludos varias chicas maquilladas como vampiros. Desde algunos balcones cercanos, la gente mayor los mira y comenta algo que de tan repetido ya aburre “esta juventud está perdida”. Lo dicen porque les parecen grotescos la forma de vestir de algunos, los tatuajes de motivos agresivos y la languidez de aquellos que parecen salidos de un animado de mangas japoneses. Pero sobre todo, los adultos critican la apatía que perciben entre los de menor edad. Los acusan de vivir al margen de la realidad, de estar subidos en la nube de la abulia, de ser capaces de pasar toda la madrugada conversando sobre el último juego de playstation que salió al mercado o escuchando la música de Lady Gaga que llevan grabada en el móvil. Tal pareciera que viven en otro lugar, en una dimensión remota, donde las penurias materiales y la prolongada crisis no logran desviarles la atención; en una cosmogonía propia que se han creado para escapar del aquí y del ahora.

Sin embargo, al evocar aquellos días en que yo tenía la edad de quienes hoy pernoctan en la calle G, caigo en cuenta de que a nosotros nos tocó una etapa demasiado sobria, demasiado vieja. Eran los tiempos de los trabajos voluntarios durante los fines de semana, de las prácticas militares que parecía infinitas y de la aburrida televisión oficial como único medio de distracción. A diferencia de estos jóvenes de hoy, para nosotros salir con el pelo teñido de un color llamativo o llevando un jeans podía ser interpretado como una desviación ideológica. ¡Ni hablar de tener acceso a una revista de comics importados! Toda tendencia a enfatizar la individualidad era rechazada y soñar con historias fantásticas al estilo de Drácula, El señor de los Anillos o Momo, podía ser interpretado como un desequilibrio psiquiátrico o una fascinación por el capitalismo. Diferenciarse era el camino más corto para señalarse como un posible desafecto al sistema. La evasión podía tomarse como un acto opositor y los primeros hippies o rockeros que se atrevieron a caminar por las calles vestidos a su usanza, recibieron el insulto y la represión oficiales. Los camiones de la policía hacían redadas en los puntos de reunión de estas tribus urbanas y el arquetipo del lumpen se personificaba en la televisión nacional como alguien con pantalones muy estrechos, pelo revuelto y gafas de sol.

Se abusó tanto de la uniformidad durante tan largo tiempo, que cuando empezaron a aparecer las nuevas formas de vestir, de vivir y de amar, el rechazo de los más viejos se escuchaba por todas partes. Muchos de ellos no pueden aceptar aún la existencia de estos emos, licántropos, travestis, punks y guerks, justo en esta sociedad que intentaron hacer a partir de unos manuales de marxismo escritos en el siglo XIX. Para los militantes del partido comunista y para los militares, ha sido especialmente difícil aceptar la convivencia con todos estos fenómenos de la modernidad, con el atrevimiento de los más jóvenes y la explosión de accesorios decorativos y marcas corporales que ellos se hacen. Pero lo que más les disgusta es su tendencia a ser apolíticos, ajenos a los vaivenes de la ideología, difíciles de convocar cuando de un acto oficial se trata.

Por eso, cuando veo a estos indolentes chiquillos de ahora siento alivio y alegría. Los prefiero apáticos que fanáticos, pendientes del MP3 que organizándose para ir a combatir en una trinchera. Me hace feliz que se les haya vuelto anacrónico militar en la única organización juvenil permitida por la ley o aplaudir a un líder octogenario que grita en al tribuna. Al verlos, sé que ellos podrán despertar de esa inercia, sacudirse un día la apatía que muestran en este momento. Les será mucho más fácil de lo que resultó para nosotros dejar a un lado el fanatismo, romper con el adoctrinamiento.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
15 respuestas
Comentarios

  • john noarms dice:

    yoani mi hijo es d tu edad ,uso arete y no le paso nada,eso fue antes en los 60-70’s,a mi si q me atosigaban x el pelo o los pantalones o la musica

  • Veroco dice:

    Bueno, una semana lenta en GY, los ha tenido mejores. Pero Yaoni en baja da más que muchos en alta. Y sostengo mi crítica de la crítica: los que decían mal, mal decían.

  • voy dice:

    Veroco como siempre con esa luz propia, tan propia que lo ciega…este post es un hablar x hablar con el perdón del iluminado

  • Maniel Rodriguez (Bcn). dice:

    Esos jovenes muchas veces hacen con su apatía y sus gustos por todas las corrientes que llegan del extranjero mucho más que muchos en la isla.

    Lo que pasa que en Cuba se le tiene miedo a todo lo diferente y como bien comenta La Flaca. Al verlos, sé que ellos podrán despertar de esa inercia, sacudirse un día la apatía que muestran en este momento.

    Por cierto Eduardo eres un timbalu ese pelo estaba en llama (jodedera).

  • Veroco dice:

    Dice bien clarito: “Al verlos, sé que ellos podrán despertar de esa inercia, sacudirse un día la apatía que muestran ene este momento”
    El que no entienda lo que esa frase implica, o es un imbécil, o se hace con tal de criticar a Yoani.

  • Es cuestión de enfoques, ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre, la juventud, está demostrando lo que el sistema desea qu proyecten, las conductas estúpidas , y vacías son más fáciles de controlar , no producen corrientes pensantes y no cuestionan a la dictadura, son la juventud del opio .
    Así te parece bien Yoani?

  • Eduardo Balbin dice:

    excelente comentario….. Es bueno saber que existen personas que vean desde este punto de vita… Ya han pasado varios anos desde que .. Esta foto.. Soy el de los pelos de colores… Y aunque desafortunadamente por cuestiones de un futuro mejor”” ya no vivo en Cuba.. Y da lastima ver a toda esta gente dando opiniones tan incoherentes eso si de pena…. Q lo que por anios a sido uno de los pocos lugares de ntretenimiento y cruda realidad… Estuve ahi si y con orgullo lo digo …. Droga jajaja busquenla en lo que se dicen llamar los mejores lugares del pais no aqui … Aqui solo encontraran un parque de jovenes tratando de arreglar el mundo “…. pequenos grupos de la verdadera diversidad de la cultura cubana…

  • oscar canosa dice:

    No te vayas.

  • oscar canosa dice:

    Lo que esos Ni~os necesitan son Computadoras.

  • y esto que é dice:

    Yoanis pero cuánto tiempo estuviste fuera?, jóvenes con afán de diferenciarse ha habido en Cuba como en todas partes, siempre. Estás apretando con esta. A mí alivio no me da, ni menos alegría ver a tanta gente perdiendo el tiempo, ya sea en fanaticadas como comiendo cativía sin hacer ni coj…

  • padre Ignacio dice:

    Esto es lo que da la vagancia

  • Elvira dice:

    en Cuba lo que hay es tremenda falta de morigeración!

  • Cagüento y Ptolomeo dice:

    Sigue, continua y se extiende el daño antropologico. Observen que hoy los gobernantes en muchos paises eran los que en los setentas consumian el cannabis y LSD habitualmente. La unica esperanza que me queda es que en 4,000 millones de años la Via Lactea va a chocar con Andromeda.

  • cundejo cojo dice:

    mi madre que cosa es eso….esos jovenes estan kimbao la verdad….sabra dio vcuanta droga consumen esos muchachos…