castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

disidencia

PD en la red

La brecha

  • abr 17, 201210:44h
  • 84 comentarios

Luego de cinco años “agregando” noticias cubanas de muchas fuentes y haciendo visibles otras que no suelen aparecer en los grandes medios creo que estoy en condiciones de advertir un síntoma —a mi juicio preocupante— que encuentro en una buena parte del discurso de nuestra ciberdisidencia: a saber, la creencia en que a medida que se rellene el vacío producido por la falta de información, el Pueblo se pondrá del lado del Bien, digamos, como una criatura que ve caer de sus ojos el velo que le impedía el reconocimiento de su Verdad política definitiva. No se insinúa siquiera la sospecha de que ese Pueblo sepa ya —o al menos intuya— la Verdad, y haya escogido, en cambio, colocarse del lado de sus intereses inmediatos en lugar de solidarizarse de forma abierta con el activismo civil y la defensa de la democracia.

Es innegable el consenso que ha ido ganando la oposición cubana: estimula ver la evolución del discurso de Yoani Sánchez, Eliécer Ávila o los organizadores de Estado de SATS, que han pasado de la crítica de aspectos puntuales de la sociedad cubana (la prensa, el transporte, la vivienda, el estado de la economía…) a una “toma de conciencia” política (por usar un término de la jerga marxista) que pone en cuestión todo el discurso legitimista del castrismo. Y estimula también ver cómo se han sumado rostros nuevos a una creciente contestación juvenil que ya no es un fenómeno raro ni aislado.

Pero la esencia del problema sigue estando, creo yo, en una división de la que casi nadie quiere hablar. Se trata de la profunda brecha entre cubanos con intereses diferentes frente a la perspectiva de un cambio radical, y del inevitable precio que éste implica.

La sociedad cubana de hoy, nos guste o no, es más plural que hace cinco años, sobre todo en las coartadas para seguir mirando con recelo a la oposición, para no reclamar derechos de representación política o mantenerse en una parcela de silencio e indiferencia ante el fermento disidente. Antes no se protestaba por miedo, o por el consabido resabio nacionalista de “no dar armas al enemigo”. Ahora, además, muchos cubanos callan o no se involucran porque prefieren defender sus incipientes intereses económicos (aun al margen del Estado), sus recién adquiridas propiedades con visos de legalidad, su práctica profesional, su vida de creador con prestigio subvencionado, sus permisos de viaje y todas las cuotas que el poder permite, por ejemplo, a los artistas, o a otros estamentos que consideran el status quo menos arriesgado que el hipotético escenario de una “Cuba nueva”, más libre que la actual.

La diferencia entre los que asumen los riesgos de sumarse a la oposición, y los que permanecen al margen es cada vez más, sospecho, de índole ética. Es ética la decisión, así como es inmoral la decisión de quien decide sumarse a un acto de repudio. ¿Cómo se pasa a ser un “disidente” hoy en Cuba? ¿Y cómo es que alguien puede apoyar una golpiza pública por opinar diferente? ¿Es la información o una idea sobre lo que está bien o mal? ¿Quién puede obligar a una persona a bailar, como en un aquelarre, en las afueras de una casa sitiada? Son las preguntas que nos hemos estamos haciendo, una y otra vez, durante demasiado tiempo, sin querer darnos la respuesta más evidente y dolorosa.

Uno de los pocos comentaristas que han reparado en esta cuestión es la blogger Lilianne Ruiz, cuya óptica religiosa la hace notablemente sensible a la desvergüenza del nuevo filisteísmo revolucionario. Ese nuevo filisteo cubano, obsesionado con los bienes materiales vulgares a los que ahora el Estado socialista le permite asomarse, siente el deseo contradictorio de hacer lo que hace todo el mundo y al mismo tiempo la ambición febril de pertenecer a un círculo distinguido, de alguna u otra forma. Dudosamente, escogerá alinearse del lado de los “radioactivos”. No le interesa la información; está desencantado de la propaganda ideológica del castrismo y, al mismo tiempo, fascinado por la publicidad comercial. Y la oposición carece de marketing para ofrecerles.

El problema fundamental que enfrentan hoy los activistas y disidentes cubanos no tiene que ver sólo con la Seguridad del Estado. También con esta brecha —social, ética y hasta generacional— que el castrismo ha conseguido ensanchar para su provecho.

Ernesto Hernández Busto
Barcelona

Foto: Jóvenes “acarreados” por la UJC bailan en las afueras de la casa de Laura Pollán, durante uno de los mítines de repudio a las Damas de Blanco.

Publicado en
,
84 respuestas
Comentarios

  • Alex dice:

    Al ver la foto de estos jovenes, bailando alegremente en las afueras de la casa de Laura Pollán, me pregunto si en un hipotético futuro con democracia se establecerá un archivo donde consultar imagenes como estas (para saber quien es quien) o se establecerá una amnistía total para evitar sembrar mas odio.
    Cuando lo analizo friamente, gana la amnistía; cuando lo analizo desde mi perspectiva y experiencias personales, gana el archivo y el odio.

  • [...] Penúltimos Días author Ernesto Hernández Busto, who lives in Barcelona, describes the “gap” or divide between Cubans living off the island, when it comes to their desires for Cuba's future; Regina Coyula, a blogger who resides in Cuba, responds. Hernández writes that there is a “deep gap between Cubans with different interests as they face the prospect of a radical change, and of the inevitable price that this implies.” English translation available at Translating Cuba. Tweet Penúltimos Días author Ernesto Hernández Busto, who lives in Barcelona, describes the “gap” or divide between Cubans living off the island, when it comes to their desires for Cuba's future; Regina Coyula, a blogger who resides in Cuba, responds. Hernández writes that there is a “deep gap between Cubans with… [...]

  • Ricardo Camilo López dice:

    // __ penultimosdias.com/2012/04/17/la-brecha/
    ~
    A diferencia de muchos otros artículos de gente que según me parece se meten aquí a “marcar la tarjeta”, me ha gustado mucho este tema y debate, sobre todo lo que expusieron Jorge Salcedo, Tersites, Juan Carlos y Michel Ibarra, que es muy básicamente como pienso pero dicho como yo no pudiese. Además de:
    ~
    baltazar / 18 abril, 2012 a las 15:14
    “El autor le concede un excesivo y complejo sistema moral a los ‘repudiadores’ e incluso al común de los ciudadanos no disidentes visibles. En mi modesta opinión, el grueso de las personas en Cuba saben que el sistema social no sirve”
    ~
    el_yoyo aunque le dá un enfoque retórico a su criterio dice algo que creo muy cierto:
    ~
    “Cuando se habla de BRECHA, hay que mencionar la más evidente, la que separa físicamente de Cuba a más de 2 millones de cubanos. Si los que quedan en la isla han comenzado a hacer una brecha que los separa de los disidentes ¿no hemos hecho los de fuera lo mismo?”
    ~
    y me aliento a reciclar su criterio en algo que creo de importancia general y al parecer nadie nota:
    ~
    ¿Por qué PD se saca tanto de onda con el panga pintor “que vende mucho”? Si lo suyo es el arte y “vende”, ¿quiénes somos nosotros para estarlo cuestionando an base a su “relativismo ‘bastante endeblé” y “filisteísmo” desde un supuesto pedestal moral? ¿No estamos nosotros mismos tratando de ser más iguales (tiempo rebelión en la granja)? ¿Por qué tratamos de meter, muy forzosamente diría yo, a todo el munto en el mismo saco? ¿No es ése precisamente el mismo error táctico que notamos en la represión de la dictadura? Yo creo que parte de la libertad es el respeto al derecho ajeno y ese panga como lo pinta PD no es un esbirro ni un mercenario y me parece que fué franco (al punto que motivó todo este intercambio) y no le hace daño a nadie. Para mí en parte, eso es a lo que se referió Martí con: “con todos y para el bién de todos”
    ~
    Michel Ibarra / 17 abril, 2012 a las 10:56
    “La mayoría de la gente en Cuba es apática a los dos lados. Lo que ha provocado el cambio de actitud, de la histeria a la apatía, es que la mayoría de la gente está mucho más consciente de la Verdad ahora. Y eso sigue sin ser suficiente.”
    ~
    Sono Mataumo / 17 abril, 2012 a las 10:54
    … como dijo OLPL en un video de SATS… y parafraseo: “…hay mucha gente “decente” que no ha hecho daño a nadie que no se quiere involucrar…” y cierro con esta de MLK: “Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena…” (“We will have to repent in this generation not merely for the vitriolic words and actions of the bad people, but for the appalling silence of the good people.”)
    ~
    No creo que el caso y las circumstancias en Cuba sean las mismas a las que se referió MLK (quién de hecho “fusiló/repurposed” esa frase de Gandhi), yo lo veo como algo parecido a lo que hace PD pero a un nivel social, si hay “gente ‘decenté que no ha hecho daño a nadie”, what is wrong with it/them? Muy relacionada con esto está la apatía generalizada, pero no tratemos de engañarnos/jugar con nuestro propio entendimiento -ESO ES ENTERAMENTE LÓGICO-
    ~
    ¿Qué creen Uds que piensa “Juanita otina`” (léase “obstinada”) cuando llega del trabajo a ‘inventar’ algo para alimentar a sus hijos cuando nota que el mismo gobierno que mantiene un embargo por más de medio siglo a Cuba le paga a un grupo de ‘blogueros’ para que hablen en el ‘espacio virtual’ de lo que ella (y no aquellos) vive a diario; el mismo gobierno que dice haber invadido abusivamente a otro país en nombre de “la libertad” y ha mantenido un nivel de genocidio que más que ha doblado el de los Nazis.
    ~
    Ahora pasemos a “Juanito espabilaíto” (léase “espabiladito”), “adocenado”, “curto” y “apreparado” él, que además de vivir a diario el mismo mundo de Juanita aunque más holgado ve y entiende clara y feacientemente, no sólo con un entendimiento de a pié sino también técnico y filosófico, que el totalitarismo/comunismo es y será pura mierda, pero además sabe que a Bradley Manning lo tienen preso por decir la verdad, que la grandes corporaciones yumas chantajean muy efectivamente en público y a la cara a Obama (“negrito estás cogiendo mucho cordel”), se han dado uno que otro viajecito al exterior a países “libres” y “democráticos” y a otros no tanto pero más cercanos a su sentir o quizás hasta a Miami a conocer a sus ‘paisanos’ …
    ~
    Tengamos un poquito de empatía nosotros. ¿Es tán difícil enteder, yo diría más bien el -estatismo- moral y cívico en Cuba? Como bien dice Michel Ibarra: “El ‘Pueblo’ está clarísimo de lo que pasa”, por eso es que yo no hablo de ‘apatía’. Algo realmente bello que tenemos nos los cubanos es que no somos cínicos. ¿Uds se imaginan a Lorca y a Altolaguirre o a John Lennon y a Bod Dylan cantándose las 40 el uno al otro de un modo solariego como Silvio y Pablo?
    ~
    Además de perder energía con asuntos que no lo ameritan (otra de las estrategias de la dictadura) es el mentir y el jueguito con las verdades, como me dijo Ricardo Boffil “¿Para qué mentir?”
    ~
    // __ http://belascoainyneptuno.com/2012/04/12/geandy-pavon-la-politica-de-los-colores/
    ~
    “El gobierno cubano eliminó el estado de derecho para poder acusar y encarcelar sin pruebas, para poder calumniar y para poder fusilar.”
    ~
    Aunque noto que no se está hablando de un modo factual me pregunto “¿A quién fusilaron en Cuba durante la visita del Papa?” Sabemos que el régimen dictatorial actual en Cuba no es tan imbécil, ¿para qué perdemos tiempo, energías y crédito mintiendo, jugando con la verdad y hablando sandeces alucinantes? Con la verdad y elborando sus mismas mentiras tenemos más que suficiente.
    ~
    RCL
    lbrtchx

  • Aver Prieto dice:

    “Tratar de vivir sin meterme en problemas politicos”
    Una poblacion que el 90% hace algo ilega diariante para sobrevivir (o vivir ben el muchos casos) trata de no involucrarse en politica e incluso hace politica a favor del regimen.

  • nombre dice:

    Muy agudo y sensible articulo. Yo creo que una de las causas principales de esta BRECHA es la falta de una persona de la disidencia o de una organizacion (o grupo coordinado de estas) que aglutine las ideas y las acciones mediatas e inmediatas y que ofrezca una vision, una estrategia, una luz. Coincido en que muchos son los cubanos que ya han comprendido que ese sistema es totalmente inservible y que han tomado partido por la sobrevivencia y tratar como dice el articulo en mantener las posible “prebendas” del regimen. Pero si existiera un programa de oposicion en que cada uno se viera reflejado en ese mejor futuro muchos optarian por luchar en presente por la libertad y el avance de Cuba.

  • Maniel Rodriguez dice:

    Es una pena pensar como yo, pero si con la crisis de los balseros se hubiesen presentado 5 portaaviones de la marina americana y hubiese pegado 4 buenos bombazos nos hubiesen ahorrados unos cuantos muertos y los derribos de varios edificios que en el futuro debieran desaparecer por lo que representan y por su enorme mal gusto arquitectónicos.

    Los cubanos nos guste o no, no hemos dado con la formula de desprendernos del cáncer que padecemos, solo unos muy pocos y muy valientes con sus blog y sus organizaciones dentros de la isla lo han intentado pero me da la sensación que no es suficiente la BRECHA es muy grande y la depauperación de la nación cubana es mayor. Los cubanos hemos pasado de tener unas cualidades generales muy positivas a ser los gitanos del caribe, hemos adoptado todos los patrones que en la isla se decían despectivamente que eran de negros, la chusmería campa en general en todas las esferas de la sociedad, los cubanos solo nos puedes preguntar de sexo y de baile el resto no nos ha querido importar y eso lamentablemente nos tiene que pasar factura.

    Arremetemos con todas nuestras fuerzas a esa generación que llego a Miami en la década de los 60 y que es la que mas perdió, sufrió y mas representa el verdadero ser de los cubanos en general, los desprestigiamos en favor de la nueva oleada de mi generación que llega a Miami para reafirmar su vulgaridad y chusmería y sus valores carentes de cualquier alumbramiento moral , no creen en na pero practica de to.

    Cuba me atrevo a pronosticar que seguirá así por muchos años y que al final hemos perdidos todos en general los cubanos de la isla i los que estamos afuera.

    Ernesto felicidades por tu escrito y sobre todo por tu trabajo, tengo pendiente una cosa.

    Un saludo.

  • Fidel.Gusano dice:

    Casi todo el mundo es “sinflictivo”, viven y disfrutan con simpleza…Qué la vida son 4 días joder..!!!!
    A los conflictivos hay que echarle de comer aparte…eso sí !..

  • Cagüento y Ptolomeo dice:

    Sigo leyendo muy lentamente el libro de Padura “El Hombre que Amaba los Perros” y he encontrado en el una palabra que se puede utilizar muy bien para describir a los que esperan que algo pase y se mantienen como espectadores pasivos: Los Sinflictivos…

  • Quihubo dice:

    Debatientes heroicos, Ichikagua os ha llamado “aristocracia anticastrista” que se toma muy en serio eso de criticar las limpiezas ideológicas cuando lo que deberíais hacer es cuidar vuestros intereses en común. Qué, tiene razón el sumo solitario, o se fumó un porro de más? Loquito, intereses comunes los cubanos, jajaja.

  • elberraco dice:

    ……y ante tu pregunta ¿Cómo se pasa a ser un “disidente” hoy en Cuba?……? Tu sabes como le llamaron a la robolucion en los a~os 60′s? LA robolucion del CALLO….. cuando te lo pisaban(te afectaban las leyes robolucionarias)……. SALTABAS

  • elberraco dice:

    perspicaz y oportuno comentario que saca a la luz el dilema que se nos presenta como legado de los PENULTIMOS DIAS de medio siglo pasado…….Tomar posiciones es la palabra de orden del momento historico: Politica para unos(la minoria) en abierta y directa confrontacion. Economica para otrosotros(mayoria) estar presentes solapada y expectantemente, haciendo gala de la doble moral impuesta por el instinto de sobrevivencia y conservacion y tomando ventajas de las insipientes aperturas economicas que son infinitas en un pais destruido en donde todo hay que rehacerlo. Yo no lo critico ya que es producto del desgaste generacional, la traicion de muchos y el justo deseo de NO ESPERAR mas y de empezar la reconstrucion nacional aunque no nos guste o no sea la forma ideal de la restauracion democratica como lla imaginamos y ante la ausencia de un liderazgo que siente las pautas, dirija y convoque a las mayorias acefalas

  • cubanoenmadrid dice:

    Carola:dile a tu jefe de sector que te busque un nick menos pesao anda. A mí al menos me suena a negrona chancletera de Guanabacoa. Y de paso engancha un cursito emergente de ingenio y de gracia cubanas que buena falta que te hace. Señores, cada día nos mandan troles con menos coheficiente intelectual, se notas que se están quedando sin personal y esán metiendo a opinar hasta a los que trapean los baños de las estaciones de la PNR

  • Fidel.Gusano dice:

    @Carola.
    Vives en el pasado, revolviendo las gavetas llenas de trapos cagados…despierta mija !
    Todo tiempo futuro será mejor…o no?

  • LIBERTARIO dice:

    Muy buen articulo!

    La brecha existe porque esa es la cultura cubana. La moral de los hombres y mujeres nuevos. No comparten la vision que le ofrece la oposicion. La sociedad nueva, seguira subdesarrollandose hasta ganarse un sitial de honor en la barbarie,

  • Carola la que se comió en gallo dice:

    Bueno y este sitio ¿no se festeja ya la Victoria de Girón?

  • Fer dice:

    El mejor comentario sobre este tema, de @baltazar:

    “el grueso de las personas en Cuba saben que el sistema social no sirve, pero esperan que alguien o algo lo cambie. Esto no es privado de los cubanos, todos los pueblos tienen esta actitud de “esperar”, a menos que una chispa los encienda. Sea una rebelión por la mala comida en un acorazado, una manifestación contra altos impuestos, o cualquier otra reclamación no relacionada directamente con las libertades civiles ni la remoción del gobierno. Hay que tener una vocación casi suicida para hacer público el rechazo a un totalitarismo que aunque enfermo terminal, conserva toda su potencia represiva. Más de dos millones de escapados del país lo confirman.”

  • cubanoenmadrid dice:

    Cuando veo imágenes como esta, de idiotas lobotomizados prestándose para las mas inmundas bajezas, me avergüenzo de ser cubano.Luego veo a Eliécer, a Yoani, a Orlando, a Los Aldeanos y recobro un poco la fe en que no todo está perdido todavía.

  • la flaca dice:

    Ernesto, Siento mucho que mi padre no vivió suficientemente tiempo en su “exilio histórico” para poder llegar a disfrutarte. Eres el hijo idealizado que “el viejo” nunca tuvo. Debes de “escribirnos” con más frecuencia: eres parte de la familia que casi todos queremos acaparar. Como diría mi padre: ¡te la comiste con este ensayo! Gracias.

  • pitirre dice:

    Yo creo que Carola se ha comido un aura vieja, y no tiene ni olla olla de presión, ni condimentos, ni na …

  • padre Ignacio dice:

    No hay que ir a Cuba para comprobar la veracidad de este artículo, basta con ver a los cubanos que recién llegan a Miami,al año y un dia quieren regresar a donde les estuvieron pateando el oricagua,hata el ultimo dia,solo les importa la pacotilla,no sueñan en grande,los vez con sus camiseticas guarariadas,al estilo Ricky Martin,han sido tan cretinizados,que no entienden ni porque estan viviendo en tierras foraneas.Toda una marea de cocodrilos indolentes y descerebrados.La ley de ajuste cubana debe ser abolida y las 20 mil visas canceladas.

  • menendag05 dice:

    Solo hace unos días, redacté un comentario sobre un artículo de Yoani.
    Creo que guarda alguna relación con esto, quizá con otras palabras y otra óptica pero considerando que la médula del problema es bastante más compleja y difícil de lo que habitualmente parece.

    SOLIDARIDAD
    No basta con sentir el golpe como si lo recibiera nuestra propia espalda. No es suficiente el resurgir de la solidaridad con el golpeado. Esto es tan viejo como nuestra pena, solo que quizá ahora nos tornamos más sensibles.
    No obstante, hay una realidad insoslayable.
    Lo prolongado del proyecto, el maquiavelismo de sus creadores, la confusión de lo observadores y la materialidad geopolítica e histórica en que vivimos básicamente lo que refuerza es la vieja aspiración individualista de evadirnos, de eludir los riesgos y poner a salvo el futuro que nos pertenece.
    La convicción enraizada en la conciencia de una buena parte de los que imbuidos de ese mismo sentir y en busca de nuevos espacios enrumbamos diferentes derroteros embarga de insatisfacción y desesperanza la experiencia histórica, que marcándonos con sus proyectos y conductas previas, actuales y potencialmente futuras en el marco del escenario escogido deja suficientes dudas para nutrir expectativas optimistas. En realidad, que puede esperar el hombre común, el Liborio de siempre, de las potenciales jerarquías políticas (que con sus honrosas excepciones) darán continuidad al curso de esta rancia historia de la humanidad
    Es razonable esperar, que dado lo inicuo de la condición en que hemos vivido alcanzaremos cuando el inevitable tránsito se materialice ventajas de las que habiendo sido desposeídos de manera arbitraria e injusta– y que nos han transformado a la luz del enfoque superficial de desinformados espectadores en gentes con escasos valores cívicos – una calidad de vida superior, solo por el posible disfrute de los derechos y libertades consustanciales con la contemporaneidad.
    Es cierto que se abrirán nuevos derroteros y que la liberación de esa infame servidumbre que agobió la vida de varias generaciones les permitirá entonces aspirar a la gestación de su futuro sin la impositiva sumisión al destierro.
    Pero hay algo que enturbia mi fe. Algo que es una convicción generada por los avatares de una larga vida

    Estoy convencido de que para transformar el mundo primero tenemos que cambiarnos a nosotros mismos.

    No pongo en duda las honestas intenciones de los que en nuestro inhóspito y sufrido solar intentan, asumiendo los graves riesgos que implica, borrar esa historia que enturbió nuestras vidas, los admiro y respeto… Me gustaría solo saber si tienen alguna fórmula. Algo más allá de la magia y de la justa, pero en ocasiones cándida ilusión de crear, en el buen sentido de la palabra, un hombre nuevo.
    Porque ese ser biológico, fuese o no obra de Dios, debe tener en la madeja de sus genes alguna mutación previsible capaz de convertir el egoísmo y la codicia que han matizado su senda histórica en un torrente de sensibilidad y tolerancia, que sin necesidad de la magia de un Demiurgo, proyecte la senda de esperanza que solo él mismo sería capaz de crear.
    Quizá entonces pueda modificar una vieja definición, una proposición fáctica, que me inspiró la dura realidad vital:

    El hombre es una gran imperfección con algunas virtudes.

  • Carola la que se comió en gallo dice:

    ¿Qué? ¿Hora de cerrar el chiringuito? Aprende con tus amigos de Miami. Este negocio no se trata de que el pueblo se alce contra la “tiranía”. Este negocio se trata de “vivir del cuento” y tratar de mangar subvenciones del gobierno, de la CIA o las aportaciones de los factores del poder que tú representas, para que te mantengas diciendo las mentiras que les conviene a estos factores, no con el objetivo del que el pueblo de Cuba se levante contra los Castros, sino para que los otros pueblos no imiten al pueblo de Cuba y se levanten contra los poderes que tú representas. No se trata de engañar a los que están allá sino a los que están aquí. Tal como está la cosa, ten cuidado no te sorprenda el “alzamiento” en la puerta de tu casa.

  • Jorge Salcedo dice:

    Uno de los presupuestos de este análisis, y de muchos otros sobre el tema, es que la transición a la democracia en Cuba depende de que el grueso de la población de la isla, o una bendita “masa crítica” dentro de ella, se pase a la oposición y tome partido contra el gobierno. Como ello no sucede, intentamos entender si la inacción de la gente se debe al miedo, la apatía, la falta de información, la deformación moral, el “síndrome de indefensión aprendida” o a un poco de todo. Yo no espero ni quiero que la población cubana —o la bendita “masa crítica”— se pase a la oposición. La oposición, la disidencia, es siempre un proyecto dependiente de aquello a lo que se opone o de lo que disiente. El proyecto de “tumbar a los Castro” me entusiasma tanto como el de tumbar a Batista o tumbar a Machado. Por tumbar, ya hemos tumbado el país o le salimos tumbando. Lo que sí veo plausible, y deseable, es que la gente dé su apoyo a un proyecto de país alternativo. No tiene que ser ni siquiera un proyecto opositor, pues puede incorporar muchos de los principios defendidos por el actual gobierno —independencia y soberanía nacional, derechos sociales, fin del embargo de EEUU, etc.— y otros principios y valores defendidos por la oposición —respeto a los derechos humanos, pluralidad política, estado de derecho, etc. Pero tiene que ser un proyecto inclusivo y convincente, es decir, un proyecto que encarne en sí, por su concepción y realización, los valores de la sociedad que promueve, y proponga soluciones viables a los problemas puntuales de Cuba —la falta de libertades, la pobreza, el exilio… Yo sí veo a los cubanos sumándose a ese proyecto dentro y fuera de la isla. Que se le oponga el gobierno si quiere. O que lo acoja, quién sabe! No hay que descartar nada.

  • [...] Días (La brecha, por Ernesto Hernández Busto) y Enrisco apuntan a la materialidad y al privilegiado y desigual [...]

  • baltazar dice:

    El autor le concede un excesivo y complejo sistema moral a los “repudiadores” e incluso al común de los ciudadanos no disidentes visibles. En mi modesta opinión, el grueso de las personas en Cuba saben que el sistema social no sirve, pero esperan que alguien o algo lo cambie. Esto no es privado de los cubanos, todos los pueblos tienen esta actitud de “esperar”, a menos que una chispa los encienda. Sea una rebelión por la mala comida en un acorazado, una manifestación contra altos impuestos, o cualquier otra reclamación no relacionada directamente con las libertades civiles ni la remoción del gobierno. Hay que tener una vocación casi suicida para hacer público el rechazo a un totalitarismo que aunque enfermo terminal, conserva toda su potencia represiva. Más de dos millones de escapados del país lo confirman.

  • Sin Ganas dice:

    Aún a riesgo de parecer petulante… ¿confusión entre filisteismo y fariseismo?

    La prensa de Israel llama a los que nosotros llamamos palestinos “philisteians” o algo parecido… y si recuerdo bien la historia sagrada que me enseñaron los curas los filisteos eran unos animales que les zurraron bien duro a los contemporáneos de Sansón. Y los fariseos eran unos listillos que se acomodaban a lo que sucediese aunque fingían gran dolor de corazón al hacerlo.

    En cuanto a la brecha existe. No vayas muy lejos, en el pais en el que vives la brecha está intacta. Nuestra brecha.
    Recuerda, hubo una guerra que ganaron unos y perdieron otros. Los vencedores establecieron un sistema de valores, status quo, magma pestilente o como quieras llamarlo y la población, toda o casi toda, se adaptó al asunto por fariseismo, acomodación, pereza u oportunismo…
    Es la vida real.

  • Fidel.Gusano dice:

    Soluciones..? Un montón…todas a base de liquidar democráticamente a los que abusan de la mayoría y pretenden seguir ensanchando, ahondando, esa dramática brecha…a empujones y patadas por el trasero. Como ha sido siempre…!

  • Fidel.Gusano dice:

    O por qué un país grandioso como Méjico está pasando por esta vergüenza, por ese suicidio colectivo de los olvidados por los mejicanos lindos de cabellos rubios y ojos azules…?
    Esa es la brecha de la que se aprovecha la “izquierda” oprtunista, desalmada, mafiosa encabezada por Fidel Castro y que se empeña cada día con más fuerza en agrandar esa brecha que ud. describe y q solo sirve para enmascarar su oprtunismo vanidoso pero hueco y prolongar la fecha del cambio….
    Ud. no es un “agregador” de noticias de Cuba…por favor !!!..

  • Fidel.Gusano dice:

    Ernesto, ud. no es un “agregador” de noticias sobre Cuba ni mucho menos…no es la primera vez que destapas zonas sencibles del “habitat” cubano. Debería ud escribir más a menudo, provocar discusiones espinosas como esta, desde el análisis sosegado y la convicción de una lucha auténtica y cierta. Esta por ejemplo, “la brecha”, destapa un fenómeno social evidente a todas luces de un período más o menos largo en el q se ven afectadas unas cuantas generaciones sometidas a un exprimento social totalmente disfuncional….Qué podemos esperar de una sociedad que no sabe nada o mejor dicho que carece de vivencias de lo q es la LIBERTAD de opinión, comportamiento o creación…?
    Ud. Ernesto-repito-no será recordado como un “agregador” de noticias jamás y nunca.
    Lo más bonito de todo, lo más honesto de tu trabajo es poner en el tapete estos análisis,someterlos a discusión franca y sin estridencias…esto de “La brecha” tiene unos alcances como para 1000 posts o análisis…por ejemplo, yo digo ahora y pudiera desarrollarlo, la brecha es mundial, por qué una brecha entre ricos y pobres ?…por qué una brecha entre desafortunados y afortunados..?…por qué una brecha entre ignorantes e ilustrados..?….por qué una brecha descomunal entre el continente africano y el resto del mundo..?…por que tienen que haber gente pobre en Brasil, India,

  • Juan Carlos dice:

    Señores, en mi humilde y lejana opinión, el pueblo no se suma porque no está seguro de que lo venga después sea mejor. En otras palabras, dudan de si vale la pena arriesgar el pellejo, decir la verdad y tomar acción. No se vislumbra una alternativa viable y no saben que reemplazará a aquello o quienes serán los nuevos líderes. Desconfian. Eso de convencerlos de que ‘el capitalismo es bueno’ no funciona con muchos quienes, aunque no estén conformes con la situación actual y quieran reformas y libertades económicas, les asusta esa palabrita. También les asusta gran parte de eso que se llama ‘exilio cubano’. Tienen miedo, sí. Miedo a la represión y miedo a sus supuestos salvadores. Por lo tanto, ni pa’trás ni palante. Y así será. Ni los que estamos fuera de Cuba tenemos idea de qué, o quien, sustituirá ese statu quo. Muchos quieren que haya cambio rápido, revolución, ‘primavera cubiche’, sin importarles lo que venga después. Los de allá sí piensan en eso.

  • Otelo dice:

    Yo creo que la culpa la tiene el PUEBLO, ellos son los que han escogido el camino del egoísmo, nadie te tira un cabo cuando a política y Seguridad del Estado se refiere.
    Cuba NUNCA va a cambiar, sólo hace falta salir de ella para ver cuan lejos está de lo “normal”.
    ¡Están embarcaos!

    Este artículo es uno de los mejores que he leído, está lo suficientemente lejos de la sensiblería estilo “Recilles” de Yoani, o la supuesta carga literaria que todos quieren darles a a sus noticias, sin importar cuán falta de argumentos y análisis estén.

    Defiendo los buenos comentarios, lo que a la legua se ven que tienen un background espeso, no si le pregutaron a una vieja que vende maní si vendió su alma o no.

  • Alejandro Armengol dice:

    Excelente articulo.

  • el_yoyo dice:

    Ernesto,

    He leido y releido este escrito tuyo y creo que le falta algo importantísimo y es que tú hablas de ELLOS los cubanos como si tú no lo fueras. Describes a Cuba en tercera persona como si ese problema no fuera también tuyo y cercenas la realidad del cubano como quien mira desde fuera una jaula llena de animales de laboratorios.

    Coincidirás conmigo que cubanos SOMOS todos. No se puede ser Cubano de la diáspora solo cuando hablamos de lo bueno. Si Cuba está como está es culpa de TODOS los cubanos. Porque los de afuera y los de adentro no hemos sidfo capaces de cambiarlo.

    Cuando se habla de BRECHA, hay que mencionar la más evidente, la que separa físicamente de Cuba a más de 2 millones de cubanos. Si los que quedan en la isla han comenzado a hacer una brecha que los separa de los disidentes ¿no hemos hecho los de fuera lo mismo?

    A veces es bueno ir a Cuba a poner la cara a los que “a pesar de los pesares” se han quedado en la isla. Jodidos, cobardes, irrespetuosos, chabacanos, malolientes o todos los epítetos que le querramos poner; ellos están poniéndole el pecho (o el culo) al toro.

    Nosotros sencillamente abandonamos la plaza.

    Es saludable ir a Cuba a refrescar la memoria y entender porqué nos fuimos y recordar que NO PUDIMOS con aquello. Para que además cualquier anciano nos cante las cuarenta y nos diga en voz en cuello: Mijo si tú te fuiste… ¿por qué no hiciste lo que me pides hacer cuando aún estabas aquí? Vamos yo te sigo, empieza a luchar al lado mío y vamo´ hasta las última… pero aquí. Si no no sirve mijo… Tú te fuiste y si te fuiste perdiste, yo no, yo me quedé… si te gusta bien y si no también

    La nación cubana somos todos, los de adentro y los de afuera. El problema de Cuba es de todos y cubanos somos todos. Cuando nuestros hijos sean grandes no podremos decirle: No, eso no es culpa mía yo vivía fuera, fueron los que se quedaron los que fallaron Ya sé, ya sé que todos tenemos justificaciones para haber salido de Cuba…

    Es meritoria la labor que has hecho en estos 5 años. Sé por experiencia propia que no es fácil llevar un Blog y en tu caso te has graduado con honores, pero llevas el lastre de hablar de ELLOS y NOSOTROS…(parafraseando a los religiosos: Fidel actúa en formas misteriosas

    Este artículo estaría mejor si se escribe en PRIMERA PERSONA DEL PLURAL… que no somos suecos

  • Melkay dice:

    Muy, muy de acuerdo con lo que dijo Advil PM. Hay que redirigir más la mirada hacia Oriente. Allá hay más probabilidades de que pase algo radical que en La Habana. Eventos como los de Palma Soriano o que el único manifestante visible durante la visita papal fue en Santiago lo demuestran un poco. Si la cosa va por la escasez y la desesperación, esta vez no será muy diferente a otros episodios históricos… lo que sea que empiece, empezará por Oriente.

  • El Mamba dice:

    Estas acertado Ernesto pero por ello la informacion abierta traera mucho a que esa sociedad se encuentre a si misma. Como dira el Genesis Cubano aun por escribirse; en el principio sera el caos y tras el caos, reinara el orden. Tus preocupaciones, son justas.
    Saludos.

  • ELENA V. MOLINA dice:

    un artículo de Gueandy Pavon relativo al tema:

    http://belascoainyneptuno.com/2012/04/12/geandy-pavon-la-politica-de-los-colores/

  • ELENA V. MOLINA dice:

    un artículo de Lizabel Mónica sobre este tema:

    http://paladeoindeleite.blogspot.com.ar/2012/04/que-pasa-en-cuba.html

  • PolO dice:

    ¿Y qué es pueblo?

  • Monica dice:

    Totalmente de acuerdo con el comentario de ADVIL PM
    de las 15:23. Si hay algún mínimo de esperanza de que en Cuba se de algún tipo de movimiento cívico y el país sane y reaparezca algo de lo que tendría que haber sido Cuba, está en esos pueblos del interior que han vivido en la más absoluta miseria.
    Ya hace 20 años la hija de un campesino de la finca de mi abuelo le escribió a mi madre, como última esperanza (recordando que mi abuelo siempre los ayudó y de este modo casi reclamándole una responsabilidad moral) para que le mandara zapatos para que se hijo pudiera asistir a la escuela.

  • Pedro Julio Suarez dice:

    Ernesto, coincido contigo en casi todo lo que planteas; pero mira que problema!, tambien con los comentarios que hacen Monica, Elena V. Molina, Michel Ibarra, en fin casi todos. Magnifico blog.

  • anonimon dice:

    Mi posicion es sencilla: en Cuba como en cualquier otra parte del mundo las masas se mueven con la marea y solo les importa sobrevivir, sea USA, Espan~a o China. Evitaran lo que perciban les cause problemas y se mantendran alejados de la politica real. No los culpo y no creo nadie pueda cambiar eso. Los cambios los lleva siempre un grupo minusculo. La cuestion es si lo que promueven es vendible ya sea por las buenas (“democraticamente”) o por las malas (“totalitarismo”).

  • Caguento y Ptolomeo dice:

    Para conocer el daño moral sufrido por el cubano no hay mas que analizar la conducta de los que logran salir de esa isla prision. Obtienen toda la informacion que les podia haber faltado si es que les interesa, tienen la mas absoluta libertad de expresarse y condenar a los que les mantuvieron en esa obscuridad intelectual y fisica y no lo hacen conservando el temor a las represalias porque no se desvinculan de aquello por falso sentido de solidaridad con los que dejaron atrás y sin embargo se siguen comportando con la misma incivilizacion y falta de los mas basicos principios morales y quieren obtener por la via mas expedita todos los beneficios que, a los que si salieron por problemas políticos les han costado años de trabajo y sacrificio.
    No vacilan en violar las leyes y no pierden un minuto en criticar al pais que los acoge y les da todas las oportunidades de auto desarrollarse. Se sienten con y exigen derechos sin mostrar el mas minimo deseo de obtener deberes. Pero como dijo Monseñor Roman, hay que seguir esperando por la mano pequeña y la capacidad intelectual extraordinaria que pueda sacarle el mango a la vaca.

  • Gabriel dice:

    El crecimiento de la disidencia sigue una cinética autocatalizada. Es decir, cuantos mas disidentes existan, mas cubanos se deciden a unirse a la disidencia.

    Hay que armarse de muchísimo valor para manifestarse con dos personas en una plaza. Sin embargo, unirse a mil es muchísimo mas fácil.

    Las reacciones con cinética autocatalizada tienen carácter explosivo. Después de un período de inducción mas o menos largo, su velocidad se dispara.

    Es lo que se vió en la Europa del Este y lo que se está viendo en los países árabes.

    Diez meses después de la primera manifestación en Leipzig —con apenas media docena de participantes— calló el Muro de Berlín. En Checoslovaquia el proceso duró diez semanas. Y en Rumanía, diez días después de la matanza de Timisoara fusilaron a Ceaucescu.

    Lo que suceda en Cuba será repentino e inesperado; y no sabemos que lo causará. En Alemania del Este fue una metedura de pata de un portavoz del gobierno en una rueda de prensa. En Rumanía fueron unos locos abucheando al dictador durante un discurso.

  • Mónica dice:

    Las dos cosas son verdad: es un pueblo brutalmente desinformado y es también un pueblo con una falta total de sentido cívico y bastante amoral. No hay que estar informado para entender que la realidad material que se vive es y ha sido innecesariamente miserable y abusiva, que la falta de privacidad y poder de decisión con la vida propia es casi inexistente y lacerante (eso que explica la eterna adolescencia del cubano y el alto índice de suicidio), que los atropellos a la disidencia son totalmente injustificados y desproporcionados basado en cualquier sentido del derecho mínimo. En fin, todo eso que conocemos. La gente sabe, pero el desgaste material y moral es ya insalvable. Es una sociedad que camina en el límite de la indigencia en ambos sentidos, material y moral. Una sociedad que ya ha visto desaparecer generaciones en ese proceso sin esperanza y que sabe que, ahora o nunca, necesita hacer algo por vivir su vida en esos míseros espacios de derechos y posibilidades abiertos. Es difícil criticarles desde afuera si ellos mismos son capaces de vivir esa realidad degradante de un modo natural.
    Hay que reconocer también que una buena parte de la disidencia, algunas a las que verdaderamente respeto, han creado un modo de vida a través del apoyo del exterior. No son un pueblo distinto, es la misma gente, como es gente muy parecida la que vive en Miami y habla y negocia con ellos en los mismos términos. Esa grabaciones que pone el estado cubano en la televisión sirven a la masa “amoral” del pueblo volcado en la mejora de su supervivencia para sentirse tranquilos, para justificar su indiferencia. ¿No te parece absurdo traer a los EE.UU a la madre de Zapata con un sin número de familiares? ¿Qué justificación se tiene para ello? ¿Quiénes son todos esos a los que deberían mantener los contribuyentes de este país? Es una política tan absurda como la que hace el gobierno cubano (y que lamentablemente reprodujo el español con los tristes resultados presentes), pero en países con estados de derechos hay que asumir, explicar y solucionar esas decisiones porque cualquiera tiene derecho a reclamar y hacer efectivo su criterio en las urnas. Todos eso da además mucho miedo a la población.
    No hay crítica de mi parte, cada cual tiene que vivir con su consciencia y sus decisiones, solo intento ver los mecanismos que le funcionan a la población para sobrevivir en esa indiferencia. Ver también los diferentes mecanismos y aspiraciones que mueven a los diferentes grupos y personalidades de la disidencia interna. ¿No crees que entre ellos se ha reproducido de algún modo muchos de los mismos vicios de la dirigencia actual? Culto a la personalidad, participación interesada, juego en los dos bandos. Por fortuna están también personas con un alto sentido ético y con inteligencia para afrontar sus posturas con toda la dignidad necesaria a pesar de los mecanismos difíciles en los que les ha tocado actuar. Hay que reconocer también que algunos tienen más margen de libertad que otros y dentro de eso también tienen que jugar. De cualquier modo todos ayudan.
    Sin embargo creo que la amoralidad impuesta durante más de cincuenta años tiene un peso mayor que cualquier esfuerzo individual.
    Creo que la única solución para que la población se abra a la idea de un cambio radical que no sea el cínico y pasivo que espera escapar por pequeñas brechas de libertad ofrecidas por el gobierno, estaría en darles a conocer concretos futuros posibles, sobre todo en lo que se refiere al tema material y la legalidad de esto. Esa ambigüedad alimenta el miedo que ha mantenido a Fidel allí por tantos años. La vida que tienen no es fácil, así que tampoco puede ser fácil lo que vendría, pero eso hay que decirlo con honestidad. Hay que ofrecer números, hay que explicar los derechos básicos sobre la propiedad, laborales, educación… Creo que a estas alturas, no es algo que podrían hacer solo los cubanos sin el apoyo de organismos internacionales, la destrucción y el desfalco que ha hecho este gobierno es demasiado grande.

  • pitirre dice:

    Destruir una nación es una tarea colosal, empiezas aflojando los valores morales, después atacas todo vestigio de ética y finalmente pones de rodillas a tus siervos amenazándolos con la hambruna total. Les tomo 54 años pero lo lograron … antropológicamente el cubano es insalvable, le han cercenado sus raíces … Buena suerte con los esfuerzos …

  • ADVIL PM dice:

    De acuerdo en la idea principal de lo discutido aqui.
    Pero, no se incluye lo que esta sucediendo en provincias, sobre todo en los pueblos mas aislados.
    En esos lugares donde todavia “el capitalismo parapeljico” que se goza en la Habana no ha llegado.
    Alli la gente esta eligiendo entre su miseria con la bota militar encima y su miseria con la necesidad de expresarse y un poco de esperanza.
    No es casual que existan pueblos tomados militarmente en estos momentos, detenidos en domicilios o en las carceles, grupos (cada dia mas numerosos) que salen a las calles y se enfrentan a los paramilitares.
    La accion esta alli, donde de verdad no hay nada, perso absolutamente nada, que perder.

  • Cagüento y Ptolomeo dice:

    UNA PEQUEÑA ANECDOTA DE MONS. ROMAN

    Contar una anecdota de un día en la vida de nuestro inolvidable Mons. Román, es como tomar un granito de arena en la playa… tal caudal de enseñanza nos ha dejado que tendremos material para meditar y escribir por mucho tiempo. ¡Que gran privilegio ha sido el haberlo tenido como parte de nuestras vidas…! ¡Que gran bendición!

    Ser un gran conciliador, era una de las bellas facetas que lo adornaban… ¡El se las arreglaba siempre para “neutralizar” cualquier situación!.

    Todos recordamos el “Proyecto Varela” de Osvaldo Payá y el cual sembró grandes controversias a favor y en contra, en nuestra comunidad de Miami.

    El salón Felix Varela, se encontraba en esta ocasión repleta de opiniones de ambos lados y el ambiente estaba bastante caldeado y al final de la asamblea, Monseñor Román, tomó la palabra y así se dirigió a la concurrencia, en tono sereno y suave:

    “Yo nací en el campo. Procedo de una familia campesina, éramos pobres y parte de nuestro sustento provenía de una vaca que nos daba la leche diaria para nuestro consumo. Yo era un niño y recuerdo con claridad el día que nuestra vaca se tragó un mango, lo cual provocó una verdadera tragedia. Todos los campesinos acudieron a tratar de sacar el mango de la garganta de nuestra apreciada vaca, pero todo intento era inutil. Las manos de los campesinos, expertas para las labores del campo, eran incapaces en aquel momento de resolver la situación…Mi padre tuvo una idea… con la ayuda de sus amigos, lograron abrirle la boca y sostenerla, cuando se volvió a mi y me dijo: “Hijo, mete tu manito y trata de sacar el mango” y así lo hice. Gracias a eso, se salvó nuestra vaca y tuvimos el desayuno asegurado por mucho tiempo.

    Y así tambien, por mucho tiempo hemos esperado una solución, un medio para lograr la libertad de Cuba. Hasta este momento, no lo hemos logrado y cuando menos lo esperemos, surgirá una pequeña manito que nos habra las puertas de la libertad. Dios se encarga de hacer de lo insignificante, grandes cosas.

    A traves de la división no vamos a sacarle el mango a la vaca, mas bien si nos unimos podremos verdaderamente labrar nuestro futuro.”

    Silencio absoluto en la asamblea…. el Pastor habló.

  • Elena V. Molina dice:

    Del tema de cómo volverse disidente recomiendo el programa de SATS ‘Proyectos independientes y censura’ en el que varios organizadores explican como fueron metidos en el saco de la disidencia… antes por el gobierno (quien etiqueta) que por ellos mismos. Este es el link: http://youtu.be/aLxfe_divkM

  • César Beltrán dice:

    ¿No será que lo que hace falta es jama? Aviones, buques, trenes, camiones de jama. The 82nd Airborne dropping infinite loads of jama all over the ostrov? ¡The Chow Invasion! Maybe the chow fills up your gap.

  • Elena V. Molina dice:

    He encontrado también mucho pesimismo, respecto a que ‘nada va a cambiar’. A que se vienen ‘viendo cosas desde los 80’ y a muchos quedarse en el camino y por tanto lo más ‘inteligente’ es callar y resolver lo propio. Sobre todo en los más viejos, los cercanos a los 40, o los del exilio. Pero al mismo tiempo muchos de ellos muestran una disposición que marginalmente pasiva a contribuir con el próximo ‘activo’ que se encuentren. Como descreídos que miran con condescendencia a locos idealistas y que los apoyan por la conciencia moral de que está bien incluso si ellos ya están muy cansados para iniciarlo. Hablo de gente educada en ambos casos. Y también están los que creen que se aporta más (a la cultura, las artes, la ciencia) sobreviviendo como joven talento que suicidándose. Hay un post genial de olpl titulado wwwaiting for the wwworms, que resume muy bien esta actitud. De los que piensan que la ‘lucha’ (y el sacrificio) es para los otros, los menos talentosos, los menos ‘valiosos’…

  • Elena V. Molina dice:

    Volviendo al inicio del post y a si la estrategia de difundir la información está bien encaminada… para mí el factor miedo no puede ser dejado de lado. Y creo que más que denunciar maltratos para encontrar ayuda o solidaridad en otros cubanos (que en gran medida sí es la intención), veo también que más funciona como una vidriera que muestra todo lo que otros cubanos son capaces de hacer. Es el muestrario de las acciones libres la mejor estrategia para aunar a otros. Mi mamá, por ejemplo, se enteró de SATS porque un vecino con mucho misterio se lo pasó (el programa de Eliecer que es sin discusión el más popular de SATS dentro, solo seguido por el primero de Yoani), asombrado no por el contenido del programa, si no por la existencia del mismo y por el atrevimiento que este representaba de parte de los realizadores. “Esta gente van a tumbar al gobierno.” – le dijo y a demás le parecía que sería pronto. Para mí esta es la reacción más positiva que encuentro. No se responde tanto al contenido como a la desobediencia de la producción independiente de contenidos. Según he experimentado son las acciones ‘atrevidas’ las que mejor respuesta encuentran y de las ‘atrevidas’ las que benefician o interesan a otros: la producción de eventos culturales, festivales, canciones… etc. El ver que los demás se atreven ha hecho atreverse otros muchos. La actividad propia es un llamado a que se rompa la inercia de ese miedo que tenemos todos y difundir este ‘atrevido quehacer’ es entonces muy útil.

  • Michel Ibarra dice:

    Ugh, es horrible eso. Usar la libertad de criterios para destruir el debate. Yo no respeto opiniones, yo respeto el derecho a tenerlas. Hay opiniones que tienen mérito y otras que no. La mejor manera de defender el derecho a disentir es dejar que unos hagan pedazos las opiniones de otros (que no a los ‘opinadores’).

  • pd dice:

    Es muy difícil criticar eso porque se crea como una especie de falso respeto: “Respeta mi opinión, que yo respeto la tuya”. Pero eso es como el velo que cubre la brecha de la que hablo.

  • Michel Ibarra dice:

    No podías haberlo diagnosticado mejor, PD. El fracaso de la ideología condujo a la des-ideologización. Tantas décadas híper-políticas crearon una generación apolítica como respuesta. Es así de sencillo. Como dicen en Los Sobrevivientes… da igual capitalismo, socialismo, como si vuelve el feudalismo.

  • Elena V. Molina dice:

    Interesante eso último que comentas… yo reflexioné algo muy parecido en La Habana luego de visitar una casa en Siboney de gente cercana al gobierno. No militares, si no de esas instituciones que pasaran el cambio sin culpa, porque no estaban directamente implicadas con las mayores violaciones de derechos humanos. Al ver como vivían estas personas, quienes eran sus amigos y los bienes materiales de los que disfrutaban, comprendí que nunca harían nada por que el gobierno actual cayese. Seguramente tampoco correrían grandes riesgos morales porque no cayese, puesto que parecían bastante cómodos con su neutral y acomodada posición, pero mininamente seguro que, como despedir a problemáticos y mantenerse lejos de los problemas políticos. La mejor metáfora para mí era que estos que representan a la mayoría de los civiles y bien educados que apoyan al gobierno, vivían cómodamente en las casa de los burgueses que el gobierno repudió. Y vivían allí sin escatimar en nada materialmente… rodeados de diplomáticos, representantes y esposos extranjeros; con vestidos y maneras importados del exterior que daban cuenta de sus frecuentes viajes; con servidumbre a la manera más burguesa y que sería moralmente cuestionable incluso en la Cuba capitalizada y amoral de hoy. La vida era hermosa para esas personas, sus risas y su despreocupación me proporcionaron la experiencia más cercana al extranjero que experimenté estando Cuba.

  • pd dice:

    Voy a contar un poco lo que disparó este post (aunque llevaba tiempo rumiándolo): un conocido artista cubano (me voy a ahorrar su nombre porque no es significativo) estuvo por Barcelona y gracias a un amigo común, pasamos una agradable noche juntos. Es realmente muy famoso, vive en Cuba y vende muchísimo. Y tiene talento, aunque adocenado, por así decirlo… Al preguntarle yo, avanzada la noche y las copas, por “la cosa” y mencionarle ejemplos me respondió con total franqueza que él estaría allí donde estuviera el dinero y donde no hubiera problemas para que él ganara con su arte. Es decir, de pronto el tipo era más ‘capitalista’ que yo, que llevo 20 años viviendo en el capitalismo… Y esa gente confiesa su filisteísmo sin complejos, porque el fracaso de la ideología comunista disculpa también de cualquier elección moral… como por contagio… Se disculpan con un relativismo bastante endeble, pero el dinero de pronto se ha convertido en factor “antidisidente”… quién lo diría…

  • Elena V. Molina dice:

    me parece muy interesante el debate. gracias MI por invitarme a el. Desde mi perspectiva hay varios aspectos jugando juntos en el centro de este asunto. Debo decir también que no es un tema nuevo dentro de las conversaciones y debates de la mayoría de los mencionados y analizados aquí como referentes. Este tema nos preocupa a todos. Mi opinión respecto a como se pasa a ser disidente, formada luego de ver pasar el mismo fenómeno una y otra vez, es que todos tienen una carga moral y esta le lleva a hacer algo que en principio es permisible. Inevitablemente esto conlleva a un acercamiento de/a otros mas radicales y esto a la reprimenda del gobierno. En ese punto, una minoría se repliega a su posición anterior, pero la mayoría se ‘queda’. En gran medida por una carga moral, ya han establecido relaciones emocionales con otros mas radicales y apartarse o abandonarlos seria una traición, a demás la simpatía hacia la causa es sincera y muy grande y a demás… y esta es para mi la mas importante, la experiencia de vivir en libertad (aunque sea solo mental), de poder ser libre de decir lo no decible hasta entonces, de no auto-censurarse, de revelarse contra ese poder que nos ha aplastado y perseguido (mentalmente al menos) desde niños y a nuestras familias, que es el causante del dolor y del desarraigo… la experiencia de esa libertad es difícil de olvidar o renunciar.

  • Michel Ibarra dice:

    …más admirable todavía.

  • Elena V. Molina dice:

    Una corrección… Antonio Rodiles no tiene retirado su permiso de salida. la situación migratoria de antonio es muy irregular. basicamente es lo contrario, no tiene permiso para estar en cuba, pero no pueden sacarlo… ellos lo quisieran deportar o algo por el estilo pero es evidente que es un absurdo solo posible gracias al absurdo de las leyes migratorias cubanas. Antonio puede salir cuando quiera, solo que con el total conocimiento de que entonces no regresaria nunca mas a la Isla. Pero para salir tiene todas las puertas abiertas y si no me equivoco, no tendría que pedir permiso de salida, precisamente porque no tiene residencia en Cuba…

  • Sono Mataumo dice:

    No dudo que tanto Rodiles como Ávila sean admirables; ambos lo son, de hecho, porque están haciendo “algo” por lograr su “algo” y eso es importante. pero esta respuesta en sí responde lo que plantea PD, que la “brecha” se va a ampliar más y más a medida que se vislumbren más oportunidades, opciones, senderos políticos… y eso es bueno, de cierto modo. hace poco en tumiamiblog propusieron que los partidos de la cuba “futura” están formándose hoy, en los blogs de la ciberdisidencia. y es cierto.

  • pd dice:

    Pues a mí Eliécer sí me convence. Creo en su desencanto, en sus lecturas, en su capacidad de crear un consenso y en su inconfundible estilo y carisma de político nato. Yo creo que, en su caso, también hay una certeza moral de “hacer lo correcto”… Más evidente después del “machuque”, claro… Pero eso es legítimo también… Pero hay otro problema con él, el del medio y el mensaje: Eliécer es un político de la “vieja escuela” de Chibás, que no tiene nada que hacer en Twitter, por ejemplo: usa ese medio como un elefante en una cristalería: faltas de ortografía, mensajes confusos y esporádicos, timing equívoco…

  • Michel Ibarra dice:

    Sono… sobre Antonio Rodiles… hay algo de verdad ahí, pero no es exacto. A Rodiles le dieron la oportunidad de irse antes de quitarle el permiso de salida. Él se rehusó. Eso es una diferencia importante. Con sus hijas en México, él decidió no ceder ante las presiones y así fue que perdió el permiso de salida. Eso es insólito. Yo creo que Rodiles es una persona admirable.

  • Michel Ibarra dice:

    Totalmente de acuerdo con ese último párrafo que pusiste. Se puede ver mucho en los artistas. Incluso alguien como Pedro Luis Ferrer daba evasivas en el programa de Oscar Haza, aunque dijo cosas mucho más duras que muchos que pasaron antes por ahí. Mi punto es: hasta Pedro Luis Ferrer tiene nuevas ‘tranquilidades’ que defender. El status quo de hoy en Cuba está del carajo, pero la capacidad de aguante está aún peor.

  • Michel Ibarra dice:

    PD, conozco muchachos de excelente vocación política que son hijos de embajadores y prefieren quedarse callados y cooperar lo menos posible con el régimen (no, no es el hijo del embajador cubano en España). Yo sé que decir eso no es bueno para la imagen de Eliécer (que hace falta preservar porque sí, aúna e inspira) pero él fue dirigente en la UCI mientras sintió que le convenía. No creo que “supiera” mucho más cuando salió en SATS de lo que sabía cuando Alarcón. Que sí, que es rebelde e inconforme, y se ve que ha leído mucho sobre democracias liberales desde entonces. Pero incluso si fue un impulso totalmente ideológico, sigue habiendo un factor de conveniencia. Habría que ver cómo hubiera hecho él de tener una forma viable de irse de Cuba.
    Como conocí yo gente como él que sabía lo que le convenía al país, de su edad y más jóvenes. No se atreven. No se atreven porque no tenían las condiciones de él… tenía poco que perder y era alguien recordado por lo de Alarcón. Muchos estarían dispuestos a oírlo. Cuántos hay como él? Cuántos hay que tengan todas esas condiciones más el idealismo necesario?
    Si hay que apostar por algo, yo apostaría por la conveniencia. Y todavía queda competir contra el desangramiento de la migración. Puede que el discurso de “la pelea es aquí” (de gente como Los Aldeanos, o Estado de SATS) esté funcionando algo. Yo no estoy seguro. Tampoco se me ocurre cómo decirle a la gente que conviene más “fajarse” en Cuba que irse. No está fácil, la verdad.

  • Sono Mataumo dice:

    A mí EA no me convence del todo, hay algo ahí que no logro superar aunque me gustó su entrevista en SATS, eso de que se-lo proyecten como un Chibás para el siglo 21, a pesar de que veo potencial, de momento no me subo a ese vagón—

  • pd dice:

    Lo de Eliécer es también una elección vital: ese muchacho tiene una indiscutible vocación política, tarde o temprano le hubiera salido, aunque fuera organizando un sindicato de heladeros. Y a mí me alegra y me estimula que enfoque con tanta claridad la disyuntiva de hacer política en Cuba hoy…

  • Michel Ibarra dice:

    Sí PD, definitivamente hay una elección moral. Pero supongo que yo no le veo tanto peso. Yo, en su lugar, no creería tanto en el poder de un oficialismo de nivel medio para salvarme. Te digo, hay una catarsis. Pero no creo que sea lo principal. Eliécer me parece el caso más evidente, aunque él no lo admita… sólo se volvió un disidente visible cuando los otros intentos de llevar una vida “normal e integrada” no funcionaron. Era mejor usar lo que aprendió durante su tiempo ‘fuera del aire’ en las Tunas para ser útil al proceso de cambio que vender helado y no llegar a nada. Pero hasta que no llegó a ese punto crítico y no se creó una plataforma tan buena como Espacio de SATS, no fue nadie.
    Repito, tienes razón, eso de que ‘saber el Bien lleva a hacer el bien’ le funcionó a Sócrates pero no al cubano medio. El pueblo cubano es un pueblo deprimido. La apatía sigue ganando la batalla. O se busca un punto medio entre inspiración, realismo, un lenguaje más ‘marketeable’ y una difusión lo más amplia posible, no se va a poder hacer mucho más. Piensa que los conservadores no tenían fuerza en USA hasta que llegaron Friedman y Reagan, que eran monstruos de comunicativos. En Cuba hace falta el doble y hasta el cuádruple de eso.

  • pd dice:

    Yo creo que la evolución de SATS es un poco diferente y tiene otras motivaciones, pero en fin, para no desviarnos, no entiendo por qué no trazar una clara delimitación moral y seguir buscando el consenso por la vía de “hay que contar lo que pasa en realidad”. Es decir, no me opongo a que contemos lo que pasa, pero que esa no sea la única estrategia…

  • Sono Mataumo dice:

    y creo que Michel tiene razón, que armar bulla en el ciber espacio protege, pero sólo hasta un límite. YS y OLPL son los maestros de esa maroma, pero estoy segura que no se atreven a más porque también temen, y con razón, que les quiten lo poco logrado.

  • Sono Mataumo dice:

    de Diego se suma porque le pisaron los callos, directamente y con pesadas botas militares. Sii viene alguien y te lo cuenta, que a fulano y mengano lo metieron a la cárcel… bueno, piensas, es que hablan mucho, se lo buscaron…. SATS enfocó bien la diana una vez que le quitaron el permiso de residir fuera a Rodiles…. “Aquí” hay que hacer algo, me imagino que se dijo, sin ya tener otra opción de escape… Y el “algo” que quieren hacer es muy diferente al algo que necesitan los que se suben en el techo y cogen palos cuando gritan abajo el comunismo, y siglosluz del algo que quieren los que se suben en las tribunas de la radiobulla en Miami después de comer calentito en el Versalles, o hasta del algo de tu propósito al mantener PD tanto tiempo vivo, soplando sobre la llamita para que no se apague… Porque como dices, “la esencia del problema sigue estando, en una división de la que nadie quiere hablar… brecha entre cubanos con intereses diferentes frente a la perspectiva de un cambio radical, y del inevitable precio que implica.” DIANA total, tu flecha cayó ahí…

  • Leticia Vilar dice:

    Michel Ibarra, se nos olvida algo, esos países que mencionas, no tienen la misma ideonsincracia, cultura, temperamento, historia, y nivel educacional.
    Cada sociedad necesita diferentes guerras, no solo me refiero a la armada.
    Aunque si es mi sueño, que se obtengan realmente elecciones libre, creo que soy pesimista en este tema, porque no lo veo llegar, por lo menos, hasta que esta familia no se retire del poder.

    Suerte en el intercambio de opiniones,
    Me encanto la idea, y ojala se mantenga sensato e interesante, porque nos nutrimos de ideas positivas.

  • Michel Ibarra dice:

    Para meter la cuchareta en la pregunta que le hiciste a Sono, yo creo que Ismael de Diego buscó más visibilidad porque su detención por la Seguridad del Estado lo radicalizó. Eso le ha pasado a varios. Pero no los ha radicalizado porque sí, porque se encolerizan y se vuelven más valientes. No, eso es un factor pero no el principal. Buscó más visibilidad y más confrontación porque sabe que la VISIBILIDAD proporciona seguridad. Figuras como Yoani y OLPL vienen martillando ese mensaje con lógica y ejemplos y tienen que seguirlo haciendo. Una vez que te “fichan”, la mejor manera de mantenerte a salvo es hacer ruido. Por qué tanta gente trata de mantener cuentas de Twitter activas, o busca vínculos con los medios de la Florida? Por qué tantos disidentes presos hacen huelgas de hambre? Porque, irónicamente, ayuda a que mantengan sus cosas en Cuba y, hasta cierto punto… la vida. Pero eso vino de un discurso racional y pragmático. No es el “grita porque es tu deber ciudadano y así el gobierno cae”, sino el “grita porque es más probable que así te mantengas libre”.

  • Leticia Vilar dice:

    Pienso, que un alto porciento de esta división política, se debe a la desinformación, y en algunos casos miedos de perder lo poco que tienen, miedo que sea peor.
    Recuerden se esta hablando de una isla, y para los que no la conocen por dentro, hay muchos millones que no tienen ni idea de que sucede en el mundo.
    Cuba no es solo La Habana; en ocasiones se olvidan a esos ciudadanos que que viven en el interior que tambien son parte importante en la toma de decisiones.

  • Michel Ibarra dice:

    Leticia, yo he visto gente MUY informada seguir sin apoyar a la disidencia. En parte es porque les ha podido la propaganda de desprestigio a la disidencia, pero en MAYOR parte es porque no CONVIENE apoyarlos, a corto-plazo y a nivel individual. Nadie puede con eso. Nadie puede convencer a un grupo grande de personas de que la moral y la ética justifican los riesgos de ir contra el gobierno. Eso es bastante insalvable. Sólo queda darle la vuelta a toda esa idea y tratar de hacerles ver que sí les conviene, incluso individualmente, incluso a largo plazo. Y una vez que eso se pueda, tratar de difundir ese mensaje lo más posible (flash-drives USB y medios impresos, idealmente).
    Lo primero que hay que quitarse de la cabeza es la idea de que esto se resuelve con una guerra. “Guerra” tiene que ser, para todo el mundo, una mala palabra. Cuba no sería el primer país es derrocar una tiranía sólo con resistencia pacífica, ni el último. Y ahí es donde entra la disidencia con un msj más positivo, más inspirador, y que no pierda todo vestigio de realismo. Cada vez que un cubano oye o lee a un disidente decir “la dictadura está al caer”, no se lo cree. Pero se puede plantear un caso más elaborado, más realista, y que aún así se mantenga positivo. No fue así como pasó en la India, Sudáfrica, Polonia, República Checa, Chile y ahora en los países árabes? Hace falta explicar los aspectos realistas y prácticos de esas estrategias y cómo el ciudadano de a pie puede participar sin perderlo todo. Creo que no es imposible.

  • Michel Ibarra dice:

    Yo creo, Tersites, que no encontrarás esas risas en la Plaza hoy. Del 80 para acá se han caído muchos velos. Hay una diferencia entre la complicidad por compromisos ideológicos afectivos, y la apatía que viene la falta de confianza en la resistencia. Los cubanos de hoy no sólo están más claros, sino que además tienen más facilidades para separarse del sistema. Ya no hay marchas del pueblo combatiente, y los que van y no se escapan tienen aburrimiento y depresión en las caras, no histeria. Podría parecer que no, pero ya no es tan fácil organizar un mítin de repudio en Cuba. Suena a que hay muchos porque la tecnología permite denunciarlos casi todos, pero yo fui testigo en la UH de lo desorganizado y falto de compromiso que era organizar un repudio estudiantil a las Damas de Blanco. La mayoría de la gente en Cuba es apática a los dos lados. Lo que ha provocado el cambio de actitud, de la histeria a la apatía, es que la mayoría de la gente está mucho más consciente de la Verdad ahora. Y eso sigue sin ser suficiente.

  • pd dice:

    Sono, una pregunta directa: ¿cómo es que alguien se suma hoy a la contestación, o a la disidencia, o a los “radioactivos”? Es decir, ese muchacho tan lúcido, por ejemplo, Ismael de Diego, cómo es que de pronto decide salir, dar la cara, hablar y comprometerse? El detonante, ¿fue la información? ¿O son razones morales? Porque si es una decisión moral, entonces habrá que trazar por ahí la línea, digo yo…

  • Sono Mataumo dice:

    El susurro unánime –que menciona Michel Ibarra, buen analítico feisbuquero– de “esperemos a ver qué pasa” se oye en todos los niveles de la que llamas “ciberdisidencia”, los que escriben y analizan lejos de los que cogen palos y se suben al techo con el machete en mano y terminan en los calabozos más rápido y por más tiempo… se escucha en VocesCubanas (donde a veces me parece que unos cuantos están boxeando con sus propias sombras además de vs. la Gran Sombra Mentirosa); en el HavanaTimes (donde se nota una gran impaciencia en la gente joven que allí escribe sobre los huecos de la supuesta Verdad en la que creyeron hasta hace poco). y se nota en nuestra impaciencia, fuera del juego pero con pocas ganas de regresar y jugar en serio. nadie, como dice MI, quiere ser carne de cañón, y como dijo OLPL en un video de SATS… y parafraseo: “…hay mucha gente “decente” que no ha hecho daño a nadie que no se quiere involucrar…” y cierro con esta de MLK: “Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de las malas acciones de la gente perversa,
    sino del pasmoso silencio de la gente buena…”
    (“We will have to repent in this generation not merely for the vitriolic words and actions of the bad people, but for the appalling silence of the good people.”)

  • Rebeca González dice:

    Algo q no entiendo, cuando se refieren a ‘pueblo’ se refieren o incluyen a los q están dentro???, de ser así la pregunta asume q la ‘ciberdisidencia le habla y ‘atasca de información’ a aquellos? No creo, yo si creo que el ‘pueblo’ sabe lo q pasa, pero no hay alternativas muy visibles, la frase ‘solidarizarse abiertamente con el activismo civil, etc, etc’ a muchos allá de los mas claros, le suena a ciencia ficción alejada de la realidad. Creo que la información nunca sobra, y mucho menos allá, pero no creo que el problema sea de cantidad o contenido, sino de forma…

  • Leticia Vilar dice:

    Simple pregunta:
    Y el pueblo sí conoce la verdad???

    Desde mi punto de vista no!!

    La mala información de los 2 lados hace que esos menos afortunados, y que son la mayoría, no tomen decision; más los malos ejemplos de cómo terminan los países con las guerras, no le daran ánimos de sublevación.
    Para muchos ciudadanos ya no existe otro signo de supervivencia, que no sea la dependencia.
    No le ven fin a sus problemas si no es otra persona que les colabore.
    Mas el control estricto, que mata las iniciativas.
    Donde la conciencia sólo reconoce los méritos, a aquellos logrados para y por el sistema; es quitar al hombre como tal, parte de motivación.
    Del tema se puede escribir un buen libro; claro, me gustaría un libro abierto, sin exageraciones de ningún lado. Pero si un analisis profundo, como estudio socialmente.

  • Michel Ibarra dice:

    Yo pienso que hay individuos dentro de la sociedad cubana (no muchos, pero más de los que concede el pesimismo del que hablas) que sí es movido hacia cambios de actitud e incluso a la acción sólo porque descubre esa Verdad. Hay gente de pensamiento ético y espíritu rebelde, la mayoría de ellos jóvenes, que sólo les basta saber para protestar. Todo eso es apoyo que se va aunando, de forma más o menos organizada, alrededor de la disidencia pacífica. Pero no, no son mayoría, ni siquiera son muchos. Algunos de ellos se cansan, otros se van, otros no participan mucho. Y pasará mucho tiempo antes de que alcancen masa crítica.

    Yo creo que el pueblo cubano, en su mayoría, no se mueve masivamente por asuntos Éticos, así que buena parte de la disidencia tiene que transformar su discurso. 1. Tiene que encontrar un balance que no sea ni el academicismo ni la repetición de consignas enardecidas llenas de lugares comunes. Eso se ha probado durante décadas. No está funcionando. 2. Ese nuevo lenguaje tiene que tratar de convencer a los cubanos que el capitalismo, el respeto a los derechos humanos y la desobediencia (al menos mínima) ante las instituciones… CONVIENE. Que le conviene a sus bolsillos, básicamente. Que también conviene dar cierto apoyo a la disidencia pacífica, que son los que están poniendo la carne frente al cañón. 3. Tienen que encontrar la manera más viable y fácil posible de llegar a la transición, sintetizarlo en un mensaje y luego, venderlo. Venderlo, venderlo, venderlo. Venderlo hasta el punto del cansancio. 4. Tienen que dejar de lado los egos y cooperar más. Y no desanimarse, que el camino es para largo.

    El “Pueblo” está clarísimo de lo que pasa. Pero está convencido de que es mejor quedarse esperando. Cuando se tiene poco, alzar la voz es también arriesgarlo todo. Hace falta convencer desde que arriesgando un poco ahora se puede ganar mucho más, para toda la sociedad, que esperando a que las “reformas” bajen de arriba, o que las democracias del exterior presionen al gobierno. Pero PD tiene razón, mientras la cosa sea seguir “denunciando” y revelando verdades, se ganarán algunas personas, pero ni de lejos se conseguirá una masa crítica.

  • Tersites dice:

    No estoy seguro de que esa renuncia a la verdad sea más profunda hoy que antes. Me haces recordar el discurso de Fidel Castro el 26 de julio de 1980 en Ciego de Ávila. Refiriéndose al Mariel y los actos de repudio (que todo el mundo había visto con sus ojos en Cuba) y a las protestas de otros gobiernos y grupos de derechos humanos, Fidel afirma: “…se preocuparon sí, por algunos lumpencitos, delincuentes comunes, vagos, parásitos a los cuales no se les tocó ni un pelo, ni un pelo. Bueno, hubo que proteger los para que no les tocaran ni un pelo (RISAS), y hubo que hacer muchas exhortaciones al pueblo para que no liquidara al lumpen; pero no se les tocó un pelo.”

    El líder miente, y todo el mundo sabe que miente, pero los miles de ciudadanos que llenan la plaza se ríen —le ríen la gracia— y aplauden. ¿No es eso bien sabido, no era evidente en 1980? Pero hay una carga moral insoportable —y políticamente inviable— en asumir que todo un pueblo ha perdido el sentido ético y que no queda nada por hacer. Uno no puede estar seguro de que la inmoralidad sea unánime, ni creo que se pueda llegar muy lejos con esa certeza, a no ser que propongas es desentenderse del asunto.

    El discurso completo se puede ver aquí: http://www.invasor.cu/especiales/fidel/discursos4.htm

  • pd dice:

    No es inmutable, pero sí es inmoral, y como tal debe ser tratada. Mi tesis es que “la brecha” -que es como se llama el post- entre dos posiciones ante el “problema cubano” se ha profundizado hasta un punto intolerable, en el cual se produce una especie de extrañamiento de las posiciones; hay una intolerable inocencia en el supuesto de que “el Pueblo” no sabe realmente lo que pasa…

  • Tersites dice:

    1. Probablemente la ciberdisidencia, aunque tuviese la certeza de que tu tesis más pesimista fuera cierta, continuaría haciendo exactamente lo que hace, porque a la mayoría de la gente no la mueve un impulso proselitista, sino la necesidad de decir su verdad (u otros motivos menos altruistas, pero que tampoco van encaminados a la “conversión” de los demás).
    2. Incluso si el pueblo supiera esa Verdad con mayúscula que mencionas y hubiese decidido ignorarla por inconveniente, eso no invalidaría la insistencia en la verdad. En primer lugar porque es un deber ético, y en segundo lugar porque nada nos permite predecir que esa elección por la mentira —en caso de que fuera tal— sea inmutable.

  • pd dice:

    Este post, adelantado fragmentariamente ayer en mi cuenta de Facebook, publicó un interesante debate (o más bien, conversación) que creo que vale la pena reproducir aquí. Copio y pego los comentarios…