castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Adecuando el lenguaje religioso

  • Mar 27, 201200:04h
  • 11 comentarios

Ahora que ciertos altos funcionarios de la iglesia católica cubana parecen haber encontrado el equilibrio perfecto entre la práctica de la fe y la comunión con la dictadura, y que su vocero de prensa ha demostrado tanto talento para imitar el discurso oficial de los guerrilleros jubilados, quizás es el momento de “renovar” el lenguaje del clero y ajustarlo al apogeo del momento y de tan peculiares alianzas.

Por ejemplo, la revista Palabra Nueva podría ser más combativa y convocar a los fieles a la batalla para recibir al Papa Benedicto XVI. También debería llamar a los católicos militantes más convencidos a que estén en la primera trinchera de combate para defender las conquistas del cardenal Jaime Ortega, y a que salgan al paso, con toda intransigencia revolucionaria, a los disidentes, mercenarios al servicio de Lucifer que pretenden desunir y confundir a los creyentes verdaderos de la iglesia cubana haciendo injustos reclamos sociales que comprometen la inmaculada imagen de este bondadoso gobierno. Un católico consecuente deberá callar ante los atropellos a su prójimo y mirar piadosamente hacia otro lado cuando los agentes del gobierno repriman a otros cubanos. Ante las provocaciones de los fariseos mercenarios hay que mantenerse en pie de lucha en todas las iglesias, sobre todo si esto ocurre en vísperas de la visita del Papa.

La prédica bien podría precisar que las iglesias son para los católicos revolucionarios y se deben organizar misas de repudio contra quienes pretendan desviar la verdadera esencia de la institución: defender hasta la última gota de sangre la unidad Ortega-Castro, única y auténtica intérprete de la voluntad divina. Ningún católico de a pie tendrá el derecho de cuestionarse a los administradores del culto, la política no es asunto de la Iglesia… sino del Cardenal, que –y esto quede bien claro– no son lo mismo, aunque es igual.

Puede que bajo estos principios de barricada la Iglesia no resulte muy convincente a los efectos de su misión espiritual, quizás hasta pierda adeptos nuevamente, como cuando el Manifiesto Comunista se impuso sobre la Biblia. Hay que recordar que en años más recientes los creyentes revolucionarios se incorporaron con entusiasmo a las filas de un partido que hasta poco antes los perseguía y los hostigaba; y en un amable gesto de amor a sus semejantes muchos militantes comunistas comenzaron a colgar crucifijos de sus cuellos, bautizaron a sus hijos y regresaron a las misas, lo que demuestra que las actuales alianzas tienen raíces de larga data. En lo persdonal, dudo de la integridad moral de los que alguna vez renegaron de la que hoy dicen es su fe. Pero insisto en el tema de renovar el lenguaje oficial de la Iglesia. Pienso que al menos de esta manera el discurso religioso sería más coherente. Veremos más adelante si sería conveniente también cambiar el color de las sotanas. Después de todo el verdeolivo es un bonito color, y combinaría armoniosamente con el de los ojos de nuestro bien amado Cardenal.

Nota final: En el momento en que estoy subiendo este post, lunes 26 de marzo, 11:25 am. hay operativos alrededor de las casas de numerosos opositores, disidentes y activistas de la sociedad civil cubana. Tal es el caso de Orlando Luis Pardo. Muchos teléfonos móviles o fijos han sido interrumpidos. La jauría anda en aquelarre.

Miriam Celaya
La Habana

Publicado en
11 respuestas
Comentarios

  • Fidel.Gusano dice:

    Y qué bien el Arzobispo de Santiago….ese cura tiene dignidad.
    A cuánta gente mató Raúl en Santiago hasta que Fidel lo mandó a parar…Cómo podía darle la mano al asesino de su Parroquia !!!!…
    Ahí quedó la imagen para la Historia…

  • Tomás dice:

    Guataca.

  • sagrado dice:

    Para criticar a Miriam hay que tener ademas de pantalones bien puestos otra cosa que quizas no tienes jajaja, cuidaito con criticar a Miriam que su palabra es divina.

  • Tomás dice:

    Chico, me los acabo de chequear por si acaso y sí, están bien puestos. Iba a responderte pero con alguien que tiene como recurso la ofensa no hay nada que discutir. ¡Ay Colón…!

  • Pedro Julio Suarez dice:

    El Papa no tiene tiempo para reunirse con integrantes de la sociedad civil por lo apretada de su agenda, y tiene tiempo para reunirse con Fidel Castro que no ostenta ningun cargo politico en Cuba.

  • Pedro Julio Suarez dice:

    Y cual es tu vision Tomas?, me gustaria conocerla o eres de los que criticas por oficio?. Para criticar a Miriam hay que tener ademas de pantalones bien puestos, otra cosa que quizas tu no tienes.

  • Tomás dice:

    Asombra la falta de visión de la articulista. Por “chapear bajito” y tanto, no sabe lo que corta. Decepcionante. Una pena.

  • Jorge66 dice:

    Mirian, este contubernio no demuestra hasta donde ha llegado el cancer del castrismo. El mal seduce al bien, pero al final vencera el bien por obra de Dios. El problema es que no sabemos cuando llegara ese final, pero llegara. Es en estas naciones pobretonas donde se esperan milagros de un hombre como el Papa, y donde se tiene a la iglesia como un instrumento al lado de los “pobres”, en Europa eso no sucede. Si se logra levantar la economia del pais y despenalizar a la disidencia, esta puede organizarse y tener su propia voz y nadie tendria que pedirle nada a ese Senor. Como creyente protestante a mi no me representa, y su autoridad moral se la dan sus fanaticos.

  • Cagüento y Ptolomeo dice:

    Durante la misa en Santiago de Cuba cuando el “valiente” general presidente subio a la tribuna en el momento que el Papa colocaba la rosa de oro a la virgen, se vio claramente que debajo de la guayabera tenia puesto un chaleco antibalas. Son tan cobardes que aun con todas las medidas que tomaron sentian tremendo miedo que alguien iluminado con las palabras del Papa pudiera hacerle un atentado.

  • SAUCEDO MIAMI dice:

    ¡ Biblia o martirio, Venceremos!

  • Alina Brouwer dice:

    Adecuando, claro que si. Miriam Celaya como siempre, no defrauda, Con ESA agudez maravillosa, “chapeando bajito”.