castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

El trayecto cubano de Núria Güell

  • mar 07, 201213:40h
  • 30 comentarios

Chica española se ofrece como esposa al cubano que le escriba la carta de amor más bonita del mundo. En la tarjeta, la propuesta viene rematada por dos corazoncitos y una cenefa de lazos. Cuando se abre, aparecen las “Bases”: podrán participar los cubanos residentes en el país entre 25 y 35 años, y con certificado de soltería o divorcio vigentes; la carta deberá ser escrita por el interesado de su puño y letra; la destinataria seleccionará entre las cartas recibidas la que considere más bonita; el autor seleccionado será su futuro esposo; los gastos de la boda y el pasaje de ida a Barcelona serán asumidos por ella, más otros detalles legales…

Este singular concurso es la puerta de entrada del proyecto Ayuda humanitaria, de la artista catalana Núria Güell, que ha pasado varios años en la isla, primero como turista, y luego estudiando en la cátedra de Arte Conducta del ISA. Como pueden imaginarse, tras repartir su solicitud Núria recibió docenas de cartas, que fueron juzgadas finalmente por tres “jineteras” locales. Después de identificar al ganador, vino la boda, el viaje de novios, la adaptación del emigrante a su nueva realidad, detallada en un diario… La propuesta de esta artista conceptual, presentada como un mero “intercambio de servicios”, plantea un esquema interesante de provocación y reflexión que rebasa acciones similares en otros contextos (me viene ahora a la mente el caso de Maria Yoon, la “novia coreana”). Los temas habituales de Núria son la ética de la legalidad institucional, las estrategias de control y sus respuestas en mecanismos de conducta, así que Cuba es un lugar privilegiado para alguien que se divierte en “agujerear” la realidad creando escenas que alteran o ironizan sobre las tradicionales relaciones de poder en las sociedades contemporáneas.

Ayuda humanitaria es su obra “cubana” más reciente —y más atractiva, a mi juicio—, pero otras dos entre sus obras más importantes también tienen que ver con la realidad de la isla.

La primera, que empezó en 2008 como ejercicio académico de la Cátedra Arte Conducta, se llama Acceso a lo denegado, y tuvo lugar en el 2008. Partiendo de la ley cubana que permite el acceso a internet desde una conexión doméstica para los extranjeros residentes y lo prohíbe a los ciudadanos cubanos, la artista creó un servicio para facilitar a varios cubanos el acceso a Internet desde sus hogares. A cambio de ese servicio, disponible por medio de unos códigos de acceso, los “clientes” locales debían proporcionarle otros códigos: conocimientos para “resolver”, claves para que una turista pudiera comprender la realidad y desenvolverse eficazmente dentro de su nuevo contexto. “De esta manera —detalla Núria— el servicio se convertía en una plataforma de intercambio, posibilitando a los nacionales el acceso a la información y a servicios de comunicación con el exterior, y abasteciendo mi necesidad de información interna”.

Son bastante curiosas las reacciones de la población ante el insólito anuncio del “pregonero de Internet” que puede verse en este video. La mayoría no sabe de qué se habla, ni posee las condiciones para hacer uso de la tecnología negada. Y sin embargo, poco a poco se fue creando un círculo de clientes —entre los cuáles, por cierto, había varios bloggers independientes cubanos:

La otra obra “cubana” de Núria se titula Aportación de agentes del orden, y surge de su experiencia como turista piropeada constantemente por los policías en La Habana. La artista se propuso entonces llevar a esos policías a la galería, “irrumpir” en su espacio más allá del acoso de estos “agentes del orden” que tienen prohibido relaciones íntimas con extranjeros en la isla.

“La estrategia para llevarlos a la galería —escribe Núria— se sustentó en el coqueteo, aprovechando todas las ocasiones que me decían cosas para seguirles el juego y intercambiar teléfonos. Cada uno de estos acercamientos y llamadas los documenté de forma oculta para luego mostrarlos en la exposición. Mi respuesta a su proposición de tener encuentros íntimos fue darles cita a la inauguración de la exposición, propiciando así el encuentro de los policías con la “investigación policial” de la que, sin saberlo, habían sido objeto. Las fotografías que documentan la exposición se han añadido a la pizarra cerrando así la investigación. Yo, por supuesto, no me presenté ese día, pero ellos pudieron verse reflejados en la ‘obra’.”

Se trata, como puede verse, de alguien que conoce los códigos habituales con que los cubanos se enfrentan a los turistas, pero también los códigos internos, esa especie de legalidad asumida o impuesta, que rige la sociedad cubana de forma más o menos visible.

II
Ayuda humanitaria es un paso más allá. Hay una línea de sentido crítico claramente reconocible en esta obra conceptual: la que apunta, por supuesto, al paternalismo neocolonial con que el Primer Mundo mira a los países subdesarrollados o periféricos, y a la hipocresía que encubre ese discurso, ya criticada elocuentemente por teóricos como Agamben o Zizek. Pero en esta obra yo veo también una mirada irónica sobre otra contradicción, digamos interna, que recorre la sociedad cubana: una especie de “doble moral amorosa”, en la que conviven sin mayor contradicción el más idealizado de los romanticismos —la más cariñosa labia kitsch, para decirlo en cubano— con el descarnado y amoral pragmatismo o utilitarismo propio de la mentalidad “jinetera”.

Muchos de esos cubanos le mandaron su carta a la artista catalana como el náufrago que lanza su mensaje al mundo en una botella: ese casamiento representaba, al mismo tiempo, un escape y una liberación. Pero incluso en esa situación límite hay evidencias de un donjuanismo ingenuo, que busca satisfacer la inextinguible necesidad de seducir con palabras “bonitas”, con una “talla” adecuada y hasta conmovedora en ocasiones, dentro del marco kitsch con que se presenta. La paciente lectura de todas estas cartas, contenidas en el Epistolario-catálogo de la obra, puede ser muy reveladora de una especie de neurosis nacional, en el sentido de una experiencia simultánea de necesidades divergentes donde el individuo no logra distinguir las necesidades dominantes.

Está, en un nivel elemental, la carta que resultó “ganadora” (“Te escribe tu jardinero, que sólo en su vida ha tratado de arrancar varias rosas…”), francamente chea y por eso mismo, auténtica (el ganador ejercía de prostituto y proxeneta ocasional); está el que confiesa que tiene una novia japonesa (Mari Matsumoto!) y quiere reencontrase con ella (“Ahora posiblemente comprendas por qué empecé llamándote amiga, te estoy pidiendo ayuda para salvar mi amor…”); el que encabeza la carta a su “flor” con una fecha elocuente: “Año de la distancia pero no del olvido“; el cínico que transpira seguridad seductora mientras cita a Lord Byron (“podría escribir mil poemas de amor basado en mentira…”); o el sociólogo objetivo (“Mi nombre es Frandiolis y me he enterado de su mensaje y aunque cuando lo leí no estuve muy seguro de que haría esta carta porque para mí es complicado estar en una situación así debido a que la nota es de una chica no cubana y los cubanos no tenemos muchas posibilidades de viajar a otros países o comunicarnos por internet con personas de otro país…”); el que plagia a Lezama Lima y se va por la “onda intelectualosa” (“Repite conmigo: lo imposible al actuar sobre lo posible engendra un posible en el universo. Ahora puedo penetrar en ti. Ya sé que la única certeza nace en lo que nos rebasa…”)… Todo este espectro discursivo, este “nuevo discurso amoroso” del Cubano desesperado por “empatarse” con la Extranjera desde la seducción verbal es como un mapa sentimental en las actuales coordenadas sociales.

Lo más interesante de Ayuda humanitaria es mostrar un proceso donde se ensamblan, de manera complementaria y paradójica, estas dos actitudes —y aptitudes— del Cubano, un personaje arquetípico capaz de elevarse a las alturas del idealismo romántico mientras encarna, al mismo tiempo, una suerte de maquiavelismo trasladado al amor. Radiografía de un país donde la moral está definitivamente, en otra parte.

Ernesto Hernández Busto
Barcelona

Publicado en
,
30 respuestas
Comentarios

  • Maniel Rodriguez dice:

    Yoyo apretaste con lo del metro, aquí en España la cosa está dura pero me atrevería a decir que en muchos años cubano que no trabajaba en España era porque no le daba la gana y vivía del resolver tu sabes que berlín esta lleno de esos.

    Se dedican a robar ropa por encargo y vivir de las germanys.

  • anonima dice:

    Esta chica, solo es una seudoartista que trata de demostrar originalidad y talento, y seguro con aspiraciones de ganar mucho mony con la desgracia de otros, que pena, solo demuestra un racismo y un desprecio por los pobres de este mundo
    QUE ASCO
    que pena por mi pais

  • Anton dice:

    ¿Qué le vas a hacer? ¿Quién te crees que eres? ¿El que decide lo que otros pueden hacer?

    Chivatón y guapo. Salido del solar El Mamey. Ni la lluvia de Berlín te quita tisne.

  • Anónimo dice:

    el Yoyo sabe lo que es sentirse obscuro objeto del deseo pagado, remember “Jinetero yo?”, de ahi ese trauma de querer llamar a la policia, ah los cubanos de Europa…

  • el_yoyo dice:

    Aquí hay dos hechos innegables.

    – A mi me da lo mismo si una persona catalana, china o rusa se acuesta con uno, mil o cien mil uno tras otro o todos juntos. El culo de la catalana es suyo y hace lo que quiere (o puede) con él.

    – El hecho de pactar una boda de esa manera, a pesar de todo lo romántico, innovador, artístico o cuanto epíteto quieran ponerle no disminuye el hecho de que ante las leyes españolas esta señorita lo que ha hecho esta señora es un delito.

    Una denuncia pondría en aprietos a la chica y al “agraciado” en La Habana. La ley no tiene tal sensibilidad artística.

    Por otro lado, conozco varios casos de parejas cubano-españolas que siendo casados y aún teniendo un hijo legítimo les hacen esperar años hasta que acepten que el cubano se reúna con su familia, sólo porque algún gallego sospechó que es un matrimonio por conveniencia. Ni siquiera la gallega embarazada ha ablandado a los empleados de la embajada española en La Habana. Y esta cabrona viene a echar más tierra encima de los cubanos

    De hecho ni siquiera me alegro por el cubano que ¿ganó? la lotería de la gallega. He visto muchísimos paisanos comiéndose tremendo cable en España luego de que a la gallega se “llenó la barriga”. Sin trabajo, sin familia, los hay a montones durmiendo en las calles (a pesar de que dicen por ahí que nos comemos el mundo y construimos Miami).

    Y por supuesto, como buena catalana, de seguro le habrá hecho firmar al cubano un acta de separación de bienes, porque ella será muy artista, pero es catalana, el grado superior de tacañería española. Y el tonto con tal de escapar de la isla no sabe a los peligros que se arriesga con tales comienzos.

    No será el primero ni el último que vaya a parar al metro de Madrid que tiene más cubanos tocando desde flauta a tumbadora que gente viajando en los trenes.

    ¡Cómo me gustaría encontrarme con esta “artista” en Berlín!

  • Maniel Rodriguez dice:

    Le encanta la satería a la catalana esta.

    Cuidado copn el esperimento que le van a bolar la tapa del pomo como siga con el jueguito.

    Los cubanos estamos escapaos cualquir cosa pa salir echando humo de la isla.

  • Oraina dice:

    Me ha encantado el artículo, y la historia de esta chica, que al analizarla con “mira corta”, me da vergüenza ajena por los cubanos, o al menos aquellos que han sido marionetas de una forma de vida. Sin embargo, está claro que quienes deberían sentirse aludidos y avergonzados son aquellos que han formado parte activa de esa dictadura, y hacia ellos va dirigido el mensaje, aunque no se quieran enterar. Bravo por esta catalana! Y ojalá los cubanos encontráramos maneras tan inteligentes de combatir tanta doble moral, tanta injusticia, tanta opresión…

  • elena dice:

    Creo que algunos aquí pierden la ficcionalizacion de la realidad que hace una obra de arte como esta… y esto mismo creo que pierdes Ernestico al juzgar a los participantes como algo mas que escritores para una convocatoria de cartas de amor, similar a las que salen anualmente en la habana… solo que esta convocatoria tenía un premio de mayor monto. Por qué leer estas cartas como la realidad cuando, precisamente por la convocatoria, se trata de ficciones de amor?

  • Leonel dice:

    Que pena, la muchacha que va a limpiar en mi casa tiene internet en su casa, y el que no, va a un cibercafe, donde paga entre 0.25 a 0.50 la hora. Tambien tenemos inhalambrico gratuito en varios puntos claves de la ciudad

  • mara dice:

    Yo siempre te he leìdo y frecuentemente concuerdo con tus anàlisis Yoyo, menos esta vez.
    Me parece una manera ingeniosa, ùtil y diferente de quitarnos la careta. Al final, todos en Cuba “luchan o han luchado” para esos fines; los jineteros/as a su manera, los intelecuales, artistas, deportistas o mantenidos, a las suyas.
    Un intercambio legìtimo y sincero. Ella facilita las oportunidades y él se ofrece con las armas que tiene de seductor, hasta que dure.
    La chica ha interpretado muy bien el sentir y las aspiraciones de los cubanos, se ve que ha vivido allà.
    En todas las sociedades funciona de ese modo. El amor està siempre condicionado por algo y las sociedades actuales inclinan cada vez màs la balanza en favor de una vida con mayores certezas econòmicas, no siempre por fuerza menos plena.
    Me gusta también muchismo el hecho de haber retomado la forma epistolar, una forma sublime que añade poesìa al asunto. Ya casi nadie escribe cartas de amor…los sms, twitter, y power point han sustituido, lamentablemente, el sentir de la palabra escrita de puño y letra.
    Personalmente no me sentirìa disminuìda por haber ganado una propuesta de este tipo. Es solo una forma diversa de alcanzar una meta dejando a un lado la hipocresìa. Y quien te puede asegurar que no lleguen a encontrar puntos de encuentro como pareja, a cultivar el amor?
    Por otra parte, nada es eterno y la vida es un riesgo contìnuo….

  • Fidel.Gusano dice:

    Tienen que reconocer que el deterioro moral asola al mundo entero…La pérdida de los valores de siempre. En cualquier parte del planeta Tierra te encuentras una juventud donde las chicas hablan igualito que los varones,sea en inglés, castellano,frances o catalan…viven pegados a las computadoras, los i pods, los I phones, texteando en un idioma nuevo de claves incomprensibles, no leen los libros que leímos durante 2000 años y que nos los recomendaban los abuelos y padres…núnca han jugado a las bolas ni a los escondidos ni saben lo que es “apretar” sabroso en un portal en penumbras…Con un nano almacén de música conforman,se evaporan a costo de poder quedar sordos. Yo hablo mucha mierda pero al menos hoy concédanme el beneficio de la duda…

  • Fidel.Gusano dice:

    Tienen que reconocer que el deterioro moral asola al mundo entero…La pérdida de los valores de siempre. En cualquier parte del planeta Tierra te encuentras una juventud donde las chicas hablan igualito que los varones,sea en inglés, castellano,frances o catalan…viven pegados a las computadoras, los i pods, los I phones, texteando en un idioma nuevo de claves incomprensibles, no leen los libros que leímos durante 2000 años y que nos los recomendaban los abuelos y padres…núnca han jugado a las bolas ni a los escondidos ni saben lo que es “apretar” sabroso en un portal en penumbras…Con un nano almacén de música se conforman,se evaporan al costo de poder quedar sordos

  • Elizabeth dice:

    Lo que me da risa de todo esto es que los espannoles en Inglaterra son tratados peor de lo que ellos tratan a los cubanos en Cuba, y claro que se quejan de eso a morir. Luego los mexicanos en Estados Unidos son tratados a la pata’ y se quejan pero a los cubanos en Mexico ellos los tratan peor de lo que los gringos tratan a los Mexicanos en EU, y asi sucesivamente. Cada uno se aprovecha del mas debil y cuando se lo hacen a ellos se quejan. Ya me encantaria ver a esta fulana catalana por uno de esos lares a donde los ponen en su lugar a ver si le iba a gustar el trato.

    Y esto ni es arte ni es genial ni mucho menos. Mas bien es patetico y en una de esas se casa con su medio hermano sin saberlo. Go figure!

  • Niurki dice:

    Surrealismo total y absoluto! Pobre gente!

  • Amadeus dice:

    LO que deja ver esta “obra artística”, (que no sé qué tiene de arte), es el grado de depauperación moral, como dijo alguien ya, de los cubanos y que da inspiración para la burla y la manipulación. La culpa no la tiene Nuria que se aprovecha para darse publicidad independientemente de las consideraciones morales o éticas, sino el sistema castristas, que ha creado a estos zombies desepearados que se prestan para todo con tal de abandonar la Isla.

  • el loco dice:

    Yoyo…negrón…yo te seguía mucho en tu blog….pero ahora dónde sigues? por favor deja tu dirección web. Saludos

  • RC dice:

    Muy interesante. Y se nota que nuestros paisanos están faltos de ironía…

  • Anton dice:

    Yo_yo, se te quedó lo de chivatón.

    El articulo no dice nada de llenarle la cama a nadie y mucho menos con “negrones y mulatones”, ni que los cubanos sean unos corruptos.

    La señorita simplemente está ayudando a un cubano y lo hace a su manera, llamese de manera artística. Los cubanos tienen que hacer lo que tengan que hacer para librarse de ese infierno.

  • cavecanem dice:

    Yoyo, concuerdo contigo…el arte tiene muchas caras, significados, significantes… Tambien tiene sus riesgos. Alla ella e inmigracion.

  • cavecanem dice:

    Anonimo: ni a otros de otras nacionalidades tampoco. Ernesto no es gay.

  • cavecanem dice:

    guao, Elpidio, regresa a la manigua del XIX por favor…

  • Que tal! dice:

    @ Elpidio y el Yo_yo
    No, no lo veo como una burla ni nada de eso, lo veo como el más simpático experimento. Las cartas son increíbles. y la chica ha demostrado tener mucho ingenio. Estoy de acuerdo con el análisis de PD, me quito el sombrero. Es una propuesta super interesante. Las cartas me recuerdan la que me escribía un enamorado que tuve, hace años. El, por cierto, era de las Villas, de un pueblito de esos, Salsipuedes… Y lo de los policías ligones, genial! No voy a decirles aquí cuánto me acosan a mi también, me piropean. Todavía! Y yo brava, claro :) Qué tal!

  • el_yoyo dice:

    Me he quedado pensando en este tema y ahora desde la casa me sigue torturando la cabeza.

    Realmente me han quedado ganas de presentar la denuncia formal de tráfico de personas y matrimonio por conveniencia ante un juez español.

    Realmente no entiendo, ni acepto esas cosas por muy disfrazadas de arte que se quieran presentar.

  • Pitux dice:

    Ruin.
    ¿se habrá inspirado Eduardo del Llano en esta “obra artística” cuando ideó su corto Exit?
    Yo que pensaba que se le había ido la mano…!
    Pero qué va! La realidad supera a la ficción.

  • sin dudas esto es otra forma, muy tipica de algunos extranjeros, de burlarse “artisticamente” de nuestros problemas, no entiendo esta nueva forma de arte que consiste en utilizar temas tan delicados como las necesidades y aspiraciones del cubano actual para realizar lo que ellos llaman “nueva obra cubana”. una vez más, queda claro que desde afuera todo es muy bonito, es facil hacer este tipo de cosas cuando puedes entrar y salir sin problemas de las isla, pero hacerlo viviendo en la isla, eso si es un merito.
    no queremos este tipo de “arte”!!!!!!!!!!!!!

  • Jorge Salcedo dice:

    Proyecto ‘Embudo Humanitario’

    Chico cubano ofrece casarse con la artista catalana que le envíe el proyecto de arte conceptual más estimulante. Devoción de alcohólico, contexto rico y escabroso, retroalimentación garantizada. Conversación amena sobre el poder, los ángeles y la cotidianidad. Agujereo del bueno. Pago por gastos de divorcio, de ser necesario. El proyecto ganador será elegido por un jurado de tres miembros: un taxista, un pinguero y un bloguero del Aparato.

  • Anónimo dice:

    Ernesto no ama a los cubanos!

  • ADVIL PM dice:

    Interesante!
    El proyecto con los policias: genial!
    Luego, viendolo como un cubano, me queda una tristeza cetrina por la condicion humana creada por los monstruos de Biran: aqui estan los Frankenstein americanos. Gracias que me salve de ser uno de ellos!

  • el_yoyo dice:

    Tu artículo me recuerda una canción de salsa muy conocida en los 80 que decía: “blanco corriendo atleta, negro corriendo ratero, blanco con bata doctor, negro con bata barbero”.

    O sea, que si una gallega se da “el lujaso de invitar a todos los negrones y mulatones de la Habana a que le llenen la cama por el resto de su vida como si estuviese en una mesa buffet, es una artista?! Pero los cubanos que responden son además de cheos, unos corruptos.

    Tú que vives del lado de acá debes tener conciencia de cuántas mujeres españolas y europeas estarían encantadas de tales “intercambios culturales”. De hecho en las discos Havana (porque casi en todas las ciudades del mundo hay una disco llamada Havana, Havanna, Habana en cualquier idioma), se dan cita cada semana muchísimas de estas artistas. Es vergonzoso ver como se disputan a alguien que les alivie la soledad al menos por una noche. Y sí, por supuesto que aún tenemos ese espíritu donjuanesco y no creo que debamos avergonzarnos por ello. Por el contrario, a la luz de este artículo podríamos alegar que todas esas templetas no son tal sino que forman parte de un programa de “ayuda social a mujeres necesitadas”.

    Ernesto, esta señorita podría ser procesada en España por tráfico de personas. Ningún juez español entendería esto como una “obra de arte”. Ellos llaman al pan, pan y al vino, vino.

    Hace día, presentabas la vagancia del cubano capaz de inventar cualquier mentira para no ir a un trabajo que no le pagan como una gran prueba de la decadencia de la cubanía, sin mencionar que esos cubanos no trabajan porque no les pagan. Sin mencionar tampoco que esos cubanos que se escapan del trabajo en Cuba, llegan a Miami y al otro día tienen tres trabajos.

    Es curioso ver cómo un mismo tema puede tener varias lecturas en dependencia del mensaje que querramos transmitir.

  • Buenísima esta historia. Y tremendo post.
    Me encantaría leer todas esas cartas.