castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

2011: el año de la corrupción en Cuba

  • pd
    Editor Jefe
  • Dic 27, 201114:24h
  • 14 comentarios

El último trimestre del 2010 se cerró con dos escándalos de corrupción en la industria del níquel, que fueron determinante en la destitución de Yadira García, ministra de la industria Básica. Los manejos al margen de la ley en las plantas procesadoras “René Ramos Latour” (Nicaro) y “Pedro Soto Alba” (Moa) —empresas operadas conjuntamente por la firma estatal Cubaníquel y la compañía canadiense Sherritt International— serían la causa de la detención de por lo menos 10 ejecutivos a fines de septiembre del año pasado, en ciudades pequeñas, donde enseguida corrió la noticia.

De acuerdo con un comunicado del gobierno emitido ese mismo mes, García había sido reemplazada por “deficiencias en la dirección del organismo, reflejadas de manera particular en el débil control sobre los recursos destinados al proceso inversionista y productivo de la Industria Básica”.

No era la primera cabeza ministerial que rodaba por asuntos similares. El tema de la corrupción escolta desde hace años la “actualización del modelo” económico decretada por Raúl Castro. Pero en los últimos tiempos se ha convertido en protagonista del menú noticioso cubano, casi siempre a partir de filtraciones difundidas por las agencias de prensa y otros medios independientes.

El año pasado la corrupción saltó a las primeras planas de la prensa extranjera cuando el gobierno confirmó la detención del general Rogelio Acevedo González, presidente del Instituto de Aeronáutica Civil. Reportes independientes (¡ojo con los blogs, que hablaron del asunto!) fueron los primeros en implicar a Cubana de Aviación, a la empresa turística “Sol y Son” y a la firma Río Zaza cuya directora comercial era Ofelia Litvak, la esposa de Acevedo, en investigaciones anticorrupción.

Acevedo, uno de los “históricos” de la Revolución, fue apartado del puesto, pero no acusado formalmente. En abril del 2010, el académico Esteban Morales publicó en la web de la UNEAC un artículo titulado “Corrupción: ¿la verdadera contrarrevolución?”, en el que afirmaba que “la corrupción es mucho más peligrosa que la llamada disidencia interna” y mencionaba explícitamente el “caso Acevedo” cuestionando la falta de información oficial sobre los motivos de su reemplazo. “Lo que circula en los medios informativos no oficiales acerca de cuales fueron los motivos de esa destitución —decía Morales– es como para quitar el sueño”. Unos meses después fue despojado de su militancia partidista.

En enero del 2011, cuando todavía no habíamos tenido tiempo de leer los cables de la USINT revelados por Wikileaks en los que se hace referencia al tema de la corrupción en Cuba (cables que, por cierto, nunca fueron traducidos en medios oficialistas tan atentos a la web de Assange), supimos que el presidente de ALIMPORT, Pedro Álvarez, había abandonado la isla a finales de diciembre en medio de una investigación por presuntos actos de corrupción.

Los detalles, por supuesto, sólo los conoce Álvarez, que ha guardado silencio absoluto desde su llegada a EE UU, pero es muy posible que esos interrogatorios tengan que ver también con el “caso Río Zaza”, cuya primera lista de imputados se hizo pública en marzo de este año. El empresario chileno Max Marambio (juzgado en ausencia) y el ex ministro cubano de la Industria Alimenticia Alejandro Roca fueron condenados dos meses después a 20 y 15 años de prisión respectivamente por delitos continuados de “cohecho, estafa y falsificación de documentos bancarios o de comercio, y “actos en perjuicio de la actividad económica o de la contratación”, en el caso de Roca.

La publicación de la sentencia en Granma el 5 de mayo tenía una clara función de advertencia pública a funcionarios y empresarios extranjeros dentro de lo que el gobierno calificó de “cruzada contra el oportunismo, el delito y la corrupción”, capitaneada por la Contralora General de la República Gladys Bejerano Portela. Bejerano llevó a cabo este año una auditoría a más de 750 entidades del gobierno, de las cuales, según sus propias declaraciones, el 37% fue evaluado deficiente o mal”.

A finales de abril, The Economist reveló que una docena de funcionarios de la empresa Habanos SA, entre ellos su vicepresidente comercial, Manuel García Morejón, estaban presos bajo sospecha de haber aceptado sobornos y comisiones ilegales por millones de dólares en una compleja red que vendía puros cubanos por debajo de sus precios oficiales.

En junio del 2011 el Tribunal Provincial Popular de La Habana sancionó al hermano de Max, el también empresario chileno Marcel Marambio, a 15 años de privación de libertad por estafa y cohecho. Con él fueron juzgados 14 directivos de la compañía Cubana de Aviación y de la empresa mixta de viajes Sol y Son, por delitos de corrupción. Lo que había circulado como rumor en blogs y redes sociales tuvo que ser admitido por el gobierno.

En julio fue el turno de Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA (ETECSA), una de las empresas gubernamentales con mayor crecimiento en los últimos años, con ingresos de más de 500 millones de dólares. Varios ejecutivos fueron detenidos y corrieron rumores de que su presidente, Maimir Mesa, y los viceministros de Informática y Comunicaciones, Ramón Luis Linares y Alberto Rodríguez Arufe, habían sido destituidos de sus cargos por por una investigación supuestamente relacionada con el cable submarino tendido entre Cuba, Venezuela y Jamaica. Según Fernando Ravsberg, corresponsal de la BBC en La Habana, otro de los viceministros imputados habría “escapado” durante un viaje de trabajo al extranjero. Ravsberg –y otros medios– se referían, sin mencionar su nombre, a Leonardo Cruz Valero, vicepresidente de Negociación y Logística, que desertó en Panamá. Otro de los implicados podría ser Máximo Lafuente, vicepresidente de telefonía móvil de la empresa.

Sobre este caso no ha circulado ningún tipo de información oficial en medios de la isla. Reuters habló de “cinco o seis directores y subdirectores de departamento” investigados. Otras fuentes citan irregularidades financieras por encima del medio millón de dólares vinculadas a un fraude con tarjetas de prepago para teléfonos celulares y a turbios manejos relacionados con el cable submarino de fibra óptica que aún no está en funcionamiento sin mayor explicación.

También en julio el Tribunal Provincial de La Habana hizo públicas penas de 3 a 13 años para una decena de directivos de Río Zaza, Cubana de Aviación, y otros dos de la Empresa comercializadora de productos biotecnológicos y farmacéuticos Heberbiotec SA por delitos de corrupción. Todos habrían recibido dinero y otros beneficios para favorecer en las negociaciones a empresas extranjeras en perjuicio de las propias, según la sentencia leída en el noticiero de la televisión. El tribunal también impuso sanciones de siete y seis años a los principales responsables comerciales de la sucursal extranjera Caribe Cargo SA.

Ese verano el Partido Comunistas decidió devolver su carné de militante a Esteban Morales. Esta especie de rehabilitación fue también el comienzo de una nueva manera gubernamental de abordar el tema. La prensa empezó a reconocer tímidamente que la corrupción de había convertido en un problema fundamental que amenazaba el impulso reformista con que el raulismo pretende incentivar la inversión extranjera. El fiscal general Darío Delgado ha aludido públicamente al tema de la corrupción administrativa cometida por extranjeros y nacionales y La Habana sirvió de sede, en noviembre, a un evento internacional sobre corrupción con el cual se intentó lavar la imagen sin desestimular a los inversionistas.

Empresas extranjeras, bajo estricta observación

La realidad, sin embargo, es que el “caso Marambio” creó un inquietante precedente y abrió la caja de Pandora para que la Contraloría empezara a investigar denuncias anónimas y ejecutara todo tipo de vendettas en un mercado donde los beneficios enseguida se hacen notar. La disyuntiva entre “centralización o cleptocracia”, como ha visto uno de los más sagaces periodistas que se ocupa del tema cubano, no parece resuelta, al menos a juzgar por las noticias que llenaron el segundo semestre del año.

Durante todo el verano se sucedieron los reportes de empresas extranjeras, con años en la isla y que sin duda gozaban de la confianza del régimen, que de la noche a la mañana eran selladas o sometidas a investigación. Uno de los casos más sonados fue el de Sarkis Yacoubian, presidente de la firma comercializadora TriStar Caribbean, que hacía entrar en Cuba vehículos blindados, ambulancias para el MINSAP, gomas y piezas de repuesto, equipos para el MICNONS, entre otras mercancías.

Según el blog Cafe Fuerte, Yacoubian era un hombre de máxima confianza en las altas esferas del Ministerio del Interior y proporcionó parque automotor, tecnología y materias primas a los organismos cubanos desafiando el embargo estadounidense.

En septiembre otra importante compañía canadiense, Tomakjian Group, radicada en Ontario, también fue noticia tras la detención de su presidente Cy Tokmakjian, “el hombre de Hyundai en Cuba”, y el cierre de sus oficinas en el exclusivo Miramar Trade Center como resultado de una investigación sobre la presunta corrupción.

Ese mismo mes se rumoró que en La Habana las autoridades habían detenido a Julio César Díaz Garrandes, compañero sentimental de Nilsa Castro Espín, la más pequeña de las tres hijas de Raúl Castro con Vilma, como parte de la investigación contra una compañía extranjera por temas de corrupción. Díaz Garrandes que residió un tiempo en Miami y regresó a la Isla como exitoso empresario en la década de los 90, habría estado detenido durante tres meses.

A finales de septiembre, el viceministro cubano del Azúcar, Nelson Labrada, fue arrestado como parte de los operativos contra la corrupción. No hay información oficial al respecto, sólo especulaciones.

En octubre, la policía selló las oficinas en La Habana de la firma Coral Capital Group Ltd. y detuvo a su presidente ejecutivo, Amado Fakhre, un ciudadano británico de origen libanés. Coral Capital, registrada en las Islas Vírgenes Británicas en 1999, representaba varias marcas internacionales en Cuba, entre ellas Liebherr Earth Moving, Yamaha Motor Corporation y Motocicletas Peugeot, había invertido unos 75 millones de dólares en la isla y tenía proyectos de inversión por más de mil millones, incluidos el centro vacacional de golf y playa Bellomonte, al este de La Habana, con previsiones de dos campos de golf de 18 hoyos y un hotel de 160 habitaciones. Entre otros negocios, el fondo gestionaba la restauración del Hotel Saratoga, en La Habana, y un complejo hotelero en Cayo Coco, al norte de Ciego de Ávila.

En octubre, un periodista de Cubanet aseguró que el famoso voleibolista cubano Raúl Diago, ex presidente de la Federación Cubana de Voleibol, podría ir a juicio en los próximos meses al estar involucrado en un caso de corrupción. Al mes siguiente, el blog Café Fuerte confirmaba que “la investigación policial toca a altas esferas del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y compromete seriamente a Diago, quien se encuentra en prisión domiciliaria desde mediados de año (…) imputado por corrupción, desvío de recursos y abuso de poder durante su mandato en la FCV”.

En noviembre corrieron rumores de que el coronel Alexis Jomarrón, quien fungió como presidente de las “TRD Caribe”, red de tiendas del grupo administrativo empresarial del MINFAR, conocido por las siglas (GAE), fue destituído a consecuencia de escándalos de corrupción con firmas extranjeras. Según el periodista independiente Pablo Méndez, que ha dado las primeras noticias de varios casos de corrupción, Jomarrón “fue el artífice de la eliminación del suministro procedente de la zona franca de Panamá (vía utilizada por la disuelta corporación CUBALSE) para en su lugar monopolizar las ofertas de los TRD con productos del mercado asiático, por lo cuál recibía sustanciosas comisiones.”

El último mes del año ha traído la noticia de otro caso sobre el cual el gobierno cubano no dice ni una palabra. Las tres empresas sometidas a investigación, Coral Capital Group, TriStar y Tokmajian habrían tenido relaciones con Tecnotex, compañía del todopoderoso grupo administrativo empresarial del MINFAR, conocido por las siglas (GAE SA), que ya protagonizó un sonado caso de corrupción en 2008. En el hasta ahora último episodio de la saga anticorrupción de la que sólo informan las agencias de prensa extranjeras a las que algunas embajadas filtran la información sobre sus connacionales detenidos, hace dos semanas fue detenido Fernando Noy, oficial de las FAR que fungía como presidente de Tecnotex, y varios ejecutivos cubanos de la empresa.

En su última comparecencia ante la Asamblea Nacional Raúl Castro se apropió del argumento desarrollado por el académico Morales el año pasado: “la corrupción es equivalente a la contrarrevolución”, dijo. Lo cual tal vez explique el secretismo con que el gobierno está tratando estos casos. De la misma manera que ignoran sistemáticamente, como no sea para difamar, las actividades de la disidencia y los activistas opositores en la isla, autoridades y prensa oficial parecen condenadas a silenciar el verdadero alcance de la corrupción empresarial que ha terminado corroyendo todos los sectores donde hay moneda convertible para convertirse en la principal amenaza del proceso de reformas económicas.

* * *

RESUMEN:

Industrias y sectores de la economía cubana afectados por casos de corrupción (2010 y 2011):

-Industria Básica
-Industria Alimenticia
-Turismo
-Aeronáutica y transporte aéreo
-Comercio Interno
-Industria tabacalera
-Biotecnología e industria farmacéutica
-Deporte
-Informática y telecomunicaciones

Algunos imputados y/o condenados por corrupción en los últimos dos años:

Extranjeros:

-Max Marambio Rodríguez (Chile).
-Roberto Baudrand (Chile), gerente general de la empresa Río Zaza, fallecido durante el proceso de instrucción.
-Marcel Marambio Rodríguez (Chile) presidente de la empresa mixta “Sol y Son”.
-Cy Tokmakjian (Canadá), presidente del Grupo Tokmakjian.
-Sarkis Yacoubian (Canadá), presidente de TriStar Caribbean.
-Arthur Madjarian (Canadá) empleado de TriStar Caribbean.
-Amado Fakhre, ciudadano británico de origen libanés, director ejecutivo de Coral Capital Group y presidente de Coral Capital Entertainment Ltd.

Cubanos:

-Alejandro Roca Iglesias, ex ministro de la Industria Alimenticia.
-Nelson Labrada, ex viceministro cubano del Azúcar (?).
-Oscar Pau Leyva, ex representantes de Cubana de Aviación en Madrid (10 años).
Miguel Ángel Almaguer, ex representantes de Cubana de Aviación en Madrid (10 años).
-Ofelia Liptak, directora comercial de la empresa mixta Río Zaza (5 años).
-Celio Hernández Rodríguez, ex viceministro de la Industria Alimenticia (5 años).
-Maritza Esther Ramos Hernández, representante general de Alimentos Río Zaza en La Habana (5 años).
-Rafael Alonso Gutiérrez (5 años).
-Natividad Gisela Sánchez González, presidenta de la corporación alimentaria CORALSA (4 años).
-Álvaro Rafael Ruiz Baquero (4 años).
-Jorge Luis Galván Pérez (4 años).
-Lucy Hortensia Leal Díaz, directora financiera del grupo ING y contadora de Sol y Son (6+3 años).
-Jorge Cabrera Torres (5 años subsidiado con trabajo correccional con internamiento).
-Jesus Ignacio Montes Oliva (4 años subsidiados por limitación de libertad).
-Juan Clemente Morgado Cancio (4 años subsidiados por limitación de libertad).
-Ramón Valdivia Acosta (8 años).
-Oscar González Rodríguez (8 años).
-Reinaldo Torres Hernández (8 años).
-Roberto Hernández Iglesias (7 años).
-Francisco Lázaro Márquez Granda (5 años).
-Javier Sánchez Egozcue (5 años subsidiados por limitación de libertad).
-Lourdes Esmelda Fernández Díaz (5 años subsidiados por limitación de libertad).
-Elio Hildo Mora Despaigne 5 años, subsidiados por limitación de libertad).
-Dagoberto Guerrero Cabrera (5 años subsidiados por limitación de libertad).
-Sonia Alpízar López (5 años subsidiados por limitación de libertad).
-Eugenio Serapio Cliville Mejías (4 años).
-Bárbara Alina Barrios Caddevila (3 años).
-Ramiro del Río, empleado de Río Zaza presuntamente fallecido en la cárcel durante el proceso de instrucción.
-Julio César Díaz Garrandés, yerno de Raúl Castro (?).
-José Heriberto Prieto Ferrer, Director de Carga de Cubana de Aviación (13 años).
-Amnerys de la Cuesta Cordova, Subdirectora Comercial, Directora adjunta y Directora de Carga de la misma entidad (10 años).
-Mercedes Rodriguez Martínez, ex Subdirectora de Gestión de Ventas de la Empresa Cubana de Aviación (10 años).
-Emilio Gonzalez Farrat, ex Director Comercial de la Corporación de la Aviación Civil SA (6 años).
-Pedro Cesar Medina Nunez, ex Director Adjunto de Carga de Cubana de Aviación (6 años).
-Indira Lezcano Triana, ex Directora de la Unidad Económica Básica Comercial de la Empresa AEROVARADERO SA (6 años).
-Jair Rodriguez Martin, ex Jefe del Departamento de Exportaciones de la Empresa Comercializadora de Productos Biotecnológicos y Farmacéuticos HEBER BIOTEC SA (10 años).
-Edamir Medina Mendez, Técnico en exportaciones de la Empresa Comercializadora de Productos Biotecnológicos y Farmacéuticos HEBER BIOTEC SA (3 años).
-Alexey Crespo Gutiérrez, Gerente Comercial de la sucursal extranjera CARIBE CARGO SA (7 años).
-Maria Antonia López González, Subgerente Comercial de la sucursal extranjera CARIBE CARGO SA (6 años).
-Maimir Mesa, presidente de ETECSA (?).
-Ramón Luis Linares, viceministro primero de Informática y Comunicaciones (?).
-Alberto Rodríguez Arufe, viceministro ex embajador de Cuba en China y como el vicejefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (?)
-Leonardo Cruz Valero, vicepresidente de Negociación y logística de ETECSA (presuntamente desertó en Panamá).
-Raúl Diago, ex presidente de la Federación Cubana de Voleibol (?).
-Alexis Jomarrón, presidente de TRD Caribe (?).
-Fernando Noy, presidente de Tecnotex (?).

Publicado en
,
14 respuestas
Comentarios

  • convencido dice:

    el exceso de secretismo es una página vieja en la revolución Cubana, solo que estas cuestiones se informan en los espacios precisos…sobre todo a los que tienen un vínculo efectivo con la sociedad…o sea que trabajan por y para la sociedad que dicho sea de paso son mayoría. En realidad….ojalá Cuba pudiese contar con muchos Fidel y Raúl Castro, o sea con gente que en realidad aporte algo…..estoy seguro que sería un lugar mejor

  • josecaribe dice:

    Estoy muy de acuerdo, siempre he estado en contra de todo aquel que se lucra del sudor de los demas.

  • malanga dice:

    Pudiera pensarse al leer el artículo que la corrupción a aumentado en el 2011 pero no es así.

    Han cambiado sólo dos cosas:

    1.- La efectividad de los medios informativos. Lo que antes podía mantenerse en secreto ahora ya no es fácil de ocultar.
    2.- Raúl necesita chivos expiatorios para construirse una imagen de luchador contra la corrupción y alejar su imagen de lo que ellos mismos ayudaron a construir

  • Dania dice:

    Leelelo

  • dichabao dice:

    es normal, en un país donde no alcanza el salario para nada todos tienen que robar, el que no lo hace es porque trabaja en lugares que nada hay que robar

  • Maniel Rodríguez dice:

    Ha sido un año de lucha y esfuerzo revolucionario.

    Fidel esta es tu casa y mia es tu empresa.

    Viva la Robolución.

  • Armienne la Puta dice:

    Este es un magnífico artículo que muestra la corrupción en el aparato castrista, para mi, como consecuencia de la desintegración total del sistema.
    Es una verdadera lástima que los máximos responsables de la debacle y máximos ladrones, los Castro, nunca respondan ante sus crímenes.

  • Marco dice:

    La corrupcion esta en todas partes, sin embargo se agudiza en los paises mas pobres.

  • EL BOBO DE LA YUCA dice:

    PD, con ese título, “Año de la corrupción”, parece que estás queriendo romper un acuerdo de la Asamblea Nacional, varios años atrás, en el cual se decidió que los años serian nombrados como “Año “equis” de la Revolución”, y no más “Año del Esfuerzo Decisivo”, “Anõ de los 10 millones”, “Año de la Institucionalización”…
    Mirandolo bien, podriamos a partir de ahora nombrar como “Año “equis” de la corrupción”, que rima con revolución, y son más o menos la misma mierda.

  • Timbiriche dice:

    Excelente trabajo! Y creo que aún no han investigado seriamente algunos nichos de corrupción, como son los de los sectores agropecuarios, o bien, el accionar de los empresarios chinos, que se han acostumbrado a entrar en la espiral de corrupción.

  • Cagüentó y Ptolomeo dice:

    @la esposa del alto rango del Ministerio: Tener acceso a la Internet es un tremendisimo lujo que muchisimos cubanos quisieran tener. Estas metiendo en candela a tu esposo que tanto viaja y te cuenta cositas que le conviene compartir contigo. Las otras cositas que de seguro hace, esas si no te las dice. En cualquier momento le mandan el sobre amarillo con las cosas que haces en la Internet o lo defenestran y entonces si vas a ver lo que es vivir sin lujos..

  • Qué tal! dice:

    Ni que dios lo quiera que mi esposo aparezca en esa lista! Bueno, es un hombre honesto, la verdad. Y muy trabajador. Nosotros no nos damos ningunos lujos, vivimos con lo mínimo a pesar de su rango en el ministerio. Excelente trabajo de este blog, que es uno de los que mas leo.

  • Luis Gonzalez dice:

    y si siguen metiendo gente presa, hasta los mismos Castro tienen que ir a prision, que son los verdaderos Capos.

  • Lila dice:

    Muy buen trabajo!