castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

historia y archivo

PD en la red
  • pd
    Editor Jefe
  • nov 17, 201120:40h
  • 3 comentarios

Norberto Fuentes y Pedro Schwarze, sobre la foto de un fantasma y la ignorancia de Prensa Latina.

3 respuestas
Comentarios

  • Jacques del Valle dice:

    Y la pose de F.C. detrás de Ochoa es reveladora de esa personalidad de megalómano que le distingue.

    Ochoa con cara de chiste porque está en su ambiente natural, entre sus hombres y sus máquinas de guerra, disfrutando la ocasión de impresionar a los homólogos chilenos (y todavía no se ha producido el accidente en la maniobra en la que un Mig lanzó un cohete sobre la posición equivocada y dejó unos cuantos heridos), es un Ayax entre sus hombres, reverenciado por la tropa que reconoce su estatura, su valor y su historia personal. Con su limpio y directo mirar se le antoja la burla como método de comunicación. Despreocupado, no le interesan las condecoraciones, más bien le estorban, le molestan. Sus estrellas de comandante que se ha ganado peleando le son suficientes.

    F.C., por el contrario va cargado de de toda su cacharrería, protector ocular contra el polvo, pues que ha visto la película sobre la campaña de Rommel en el desierto y se le antoja usarlos parecidos a los que usara el mariscal alemán, abrigo forrado en el emblemático por caluroso “invierno” cubano, y sobre el bolsillo izquierdo latería pintada con los colores de una división blindada en la forma de uno de esos sellos, condecoraciones, colgaderas que tanto le gustan a los militares y que no son otra cosa que miniaturas de aquellas águilas romanas que distinguían legiones y que se regalaban muy rara vez para recompensar grandes servicios a muy selectos generales de la república o el imperio.

    Pero lo más importante, lo más distintivo en su pose es la condición de relegado. Camina detrás de Ochoa, un paso, pero detrás. Sigue al verdadero caudillo y se aprecia su molestia con la situación. La cabeza baja, la mandíbula hundida dentro del pecho, la mirada en la tierra, evidentemente descontento en ese instante registrado por la cámara con su condición de segundón sometido a una circunstancia, un término, que no puede manipular, controlar. Es un pez fuera del agua en esa condición, lejos del ambiente que le es propio y que disfruta, el de las intrigas, los chismes, las especulaciones y en el cual no existe ni la más mínima oportunidad para desafiar su autoridad, su condición de primer hombre de la nación. Su manía interpretativa debe de haberle llevado a archivar ese momento en su memoria, algo que utilizó después, cuando ya andaban los chismes sobre Ochoa en boca de Jesús Bermúdez Cutiño y Abelardo (sin Eloísa por favor) Colomé con motivo de su designación como jefe del ejercito occidental y la solicitud de Ochoa de que se le sometieran también los mandos de la aviación y la marina. “Y éste para qué quiere eso?” se preguntó y empezó a tejer teorías. “me quieren tumbar, coño!”, así habrá pensado. El resto es historia.

    Pobre Ochoa, asesinado por los Castro y ahora condenado a que le confundan con Polito. Triste destino el de los que sirven, gustosos, a tiranos.

  • Miguel Iturralde dice:

    Me perdonan, pero esto es una jodedera o como dice pan con porgojos, alguien se está jugando el pescuezo si es cierto que proporcionaron la foto para el propósito que dice el artículo. Todavía si el de la foto fuera un oficial del montón o un anónimo se puede admitir el despiste, pero Arnaldo Ochoa… Saludos.

  • Pan con gorgojos dice:

    Aparentemente alguien en el Minfar se cansó de jugar con la cadena y le está partiendo pa’rriba al perro.

  • matronize