castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

 

PD en la red
 

Perdón y ayuno

  • oct 08, 201121:21h
  • 16 comentarios

La primera vez que ayuné tenía 13 años. Bajo el reglamento bíblico judío, ese año me había convertido en un adulto. A partir de ese momento tendría que seguir los 613 mandamientos judíos. Recuerdo reírme y pensar que esto de ser judío sí que era jodido cuando los demás —los goyim— sólo les correspondían diez mandamientos…

En la Torá aparece tres veces que durante el décimo día del séptimo mes (Tisherei) cada año marcará la fecha del gran perdón para todos los judíos: Yom Kipur. Diez días antes de esta fecha celebramos Rosh Hashaná, donde le damos bienvenida a un Nuevo Año judío. Para los místicos, se abre una ventana de diez días donde debemos reflexionar y pedir perdón a todas las personas que hemos ofendido a lo largo del año. Culmina con un ayuno de 25 horas donde no se toca ni bebida ni alimento, rezamos y rogamos perdón para que Hashem escriba nuestro nombre en el Libro de la Vida.

Además de privarnos de comida y rezar en la sinagoga durante varios servicios que transcurren a lo largo del día, existen otras restricciones. Entre ellas el no lavarse, no untarse lociones ni perfumes, no vestirse con pieles y, sobre todo, nada de sexo. Es el único día donde existe una restricción al respecto. Debemos sentir el sacrificio y sosegarnos para arreglar todas las cuentas.

En mi casa, nuestra forma de relacionarnos con nuestra identidad judía era algo bastante complicado: no éramos ni nunca habíamos sido ortodoxos. Creo que todos los que conocieron a mi abuelo paterno, al que le decían “Leischman” por la marca de conservas que representaba en Camagüey, piensan que era ateo. Nuestro orgullo judío venía de otra fuente. Siempre se basó en ser autodidactas y escolarizados, emprendedores en la vida, exitosos y en mantener cierta idea de familia unida. Mi padre admiraba a los sabras en Israel, decía que así era como se creaba un país. Eso sí, muy sionistas. Pero con todo lo incrédulos que éramos, siempre ayunábamos.

Sin embargo, este fetichismo espiritual que exige que nos privemos de aquello que nos ata al mundo físico para adquirir un estado de pureza es muy distinto a lo que cuenta el Libro de Ezequiel. Al parecer en esa época, Kipur se celebraba limpiando el templo en Jerusalén de cualquier impureza. El sacerdote entraría en el cuarto más sagrado como lo hacía en cada Kipur, pero antes de eso se purificaría bañándose en la mikve 4 o 5 veces y sacrificando varios animales. Escogían dos cabras con las cuales el sacerdote debía subir a la cima de la montaña. Después de una oración, él mismo las empujaba desde el precipicio convirtiéndolas en los chivos expiatorios de toda la nación de Sión. Otros practicaban el rito de kaparot, en el cual uno se pasaba un gallo o gallina alrededor de la cabeza (depende si uno es hombre o mujer) para que antes de ser sacrificado el animal absorbiera todo el mal que pudiera abatirse. Para uno que se cría escuchando historias del folclor y sincretismo cubano, los rituales que cuenta Ezequiel se parecían más a las ofrendas de la santería que a cualquier otra práctica monoteísta moderna.

Muchos años después de mi primer ayuno, cuando vivía en Tel Aviv, decidí finalmente preguntarle a mi padre por qué lo hacíamos. Quizás pensó que este año me desviaría de la tradición. Sentí que se inquietaba.

“Adi”, empezó él, llamándome por mi nombre hebreo —porque ese es el que usa cuando la conversación es seria—, “lo importante es hacerlo por Dios, ni siquiera para que nos inscriban en el dichoso Libro. Tal vez ahora no lo entiendas, pero en nuestra familia se observa Kipur para recordar de dónde venimos y para saber a dónde vamos”.

Hizo una pausa y respiró antes de continuar. “Recuerda que nadie ha logrado nunca nada sin sacrificio. Y si Dios existe no creo que sea un Dios como el de los goyim que te da todo y no espera nada a cambio. Si existe, él es como los humanos. Y en esta vida ningún humano te da nada sin que lo hayas sudado, sin que lo hayas luchado y sin que te humilles ante esa verdad. Todo lo demás es cuento”.

Romina Ruiz-Goiriena
París

Publicado en
16 respuestas
Comentarios

  • Alina Brouwer dice:

    Amigos todos, tengo aparte de ser musico,un pequeno estudio de grabacion y un gimnasio. A mi gimnasio van personas de muy diversos paises, de muy diversas cultures. Bajo el mismo techo coexisten palestinos, arabes, persas, nepalies, judios haredis, judios progresistas, sauditas, peruanos, franceses, haitianos, ecuatorianos, nigerianos, espanoles, thailandeses, chinos, koreanos, brasilenos, americanos, canadienses, y algunos otros paises que ahora ni recuerdo. Algunas de estas personas tienen creencias religiosas, practican sus religiones con fervor, otros no. Todos comparten el fervor por entrenarse, ejercitar sus cuerpos fisicamente y sentirse saludables. En un ambiente de tolerancia, respeto y sobre todo celebracion por la bendicion de ser diferentes y alegrarnos de compartir nuestras experiencias como personas diversas. Mi experiencia despues de ver que en un ambiente pequeno, que recoge bajo el mismo techo a gente tan diferente, es que la tolerancia y la celebracion con respeto de la diversidad es la que háce la magia. Las guerras no la hacen las personas comunes y corrientes, las hacen Los lideres de differences paises. Cuando Los lideres tienen la voluntad de crear ambientes verdaderamente tolerantes, se háce el conjuro. Ni Los lideres palestinos van a lograr nada a travez de sus acciones, ni Los lideres Israelis van a poder lograr la Paz en esa region, porque en efectivo, mundialmente tenemos lideres incapaces de lograr concensos. Las diferencias son continuamente exacerbadas en vez de ser celebradas. Son Los lideres Los culpables de Los caos en Los paises y las organizaciones que lideran.
    Un saludo a todos.
    Nuff respect.
    Alina Brouwer.

  • Maniel Rodríguez dice:

    Los judios suelen ser un pueblo sumamente trabajador y brillante, por eso el que los quieran borrrar del mapa la gran mayoría de dictaduras arabes.

    Es verdad que la imagen que uno ve por las calles de Miami con esos sacos negros y la tapa que se colocan en la cabeza suele ser llamativa, pero lo mas llamativo es todos los cientificos que aportan al mundo, todos los logros en el campo de la ciencia y la tecnica, el por eso de mi admiracion y mi respeto hacia estas personas.

    Por eso seguiran siendo invidiados y estos si ayudan a la familia de verdad.

  • oscar canosa dice:

    ALL organized Religions must change, and fast.

  • Braulio dice:

    Alina y demas….
    En Cuba nunca estuve muy al tanto de la vida Judia, claro que conocia el Holocausto y la lucha por Yisrael pero, por falta de contacto no estaba al tanto de su forma de vida. Como bien dice Romina, los de la calle Muralla eran “polacos”.
    La vida da vueltas, aqui en Nueva York llevo 27 annos cuidando una Synagofga Ortodoxa en la cual vivo con mi familia en un muy conveniente departamento, esto la hago aparte de mitrabajo habitual (del que ya me retire).
    He aprendido a admirar la union familiar judia, la relacion de padres e hijos, el respeto profundo a los mayores de la familia, la ayuda que se presta a los necesitados por medio de Sedaka y sobre todo la disciplina religiosa y los diarios Mitzvahs, He visto a los ninos de cuando empece aqui crecer, celebrar sus Bat/bar Mitzvas y matrimonio y el Bris de sus hijos…creeme que para mi ha sido una experiencia muy agradable y que ha tenido un impacto muy grande en mmi vida y mi relacion con todos es maravillosa…En Diciembre recibo mis “Happy New Year” y en Octubre doy mis “Shanna Tova” y todo con sinceridad.

  • Mansori dice:

    Ay Maniel, da la casualidad que Fidel Castro dice lo mismo: no habra democracia en Cuba hasta que los EEUU quiten el bloqueo.

    Fijate, tenemos que estar “alertas”, no dejarnos coger “ni un centimetro”, porque si no, nos “jaman con papas” (los americanos, por supuesto).

    Ves Maniel, que facil es negar derechos en base a lo que otros piensen, quieran o deseen hacer con lo que nosotros?

  • Maniel Rodriguez dice:

    Si por los palestinos fuera y el resto de los paises arabes los judios hubiesen sido exterminados.

    Los judios tienen que estar alertas ya que en lo que va de historia y en la actualidad se los quieren jamar con papas.

  • Solabaya dice:

    Disculpame, Amademus pero en esto estoy con los palestinos y con las Naciones Unidas.
    Si crees que leo el Granma y que por eso apoyo a los palestino, no importa un comino tambien. No pierdo el tiempo en responder argumentos estupidos como “por que lees el Granma prefieres chocolate”

  • Amadeus dice:

    Solabaya,
    ¿Y qué le han hecho los judios a los palestinos que no sea responder a las bombas y los cohetes en mercados, buses, asentamientos y lugares públicos en Israel? Otra cosa es la solución para un estado palestino que encuentro justa para así desprenderse de tanta tragedia, pero que no tiene nada que ver con lo que usted dice.

    Parece que usted lee mucho Granma y Rebelión; eso se pega.

  • Hay (quizás muchos) que dan sólo para recibir a cambio. Pero casi todos podemos dar y hemos dado sólo por el gusto de producir bien a otro.

    Y las asociaciones místicas tienen rituales absurdos, son ejercicios de obediencia.

  • la flaca dice:

    En el pueblo donde yo crecí en Cuba había una serie de familias que le decían “polacos” cuando en realidad eran judíos. Muchos de estos pocos eran hermanos Masones de mi padre. Que yo me acuerde eran los dueños de la mueblería, los peleteros y los sastres del pueblo.

    Más tarde, después de nuestro propio éxodo y siendo yo una adolescente, mi padre usó la historia y la literatura del holocausto para enseñarme una serie de cosas incluyendo a ser tolerante. Calculo que todos los “polacos” de mi niñez salieron de Cuba porque cuando regresé y pregunté por curiosidad acerca de estos fantasmas de mis recuerdos, nadie me pudo confirmar que ni siquiera uno de ellos todavía estaba allí.

    ¡Feliz Año Nuevo a los sobrevivientes de los cuales también somos miembros nosotros!

  • la verdad os hara libres dice:

    Muy interesante, me alegra conocer la historia ahora ya entiendo el origen de la frase chivo expiatorio, y lo de pasarse los animales para la limpieza me gustaria encontrarlo en otras religiones monoteistas.

  • Alina Brouwer dice:

    Yom Kippur, el dia en el que estamos mas cerca a Dios. Gracias Romina por compartir. Gracias PD por publicar esta sentida pieza.
    Alina Brouwer.

  • Cagüentó y Ptolomeo dice:

    Yo quisieera ser judio. No se por que siempre he sentido simpatia por elllos.

  • X dice:

    El año nuevo judío fue a finales de septiembre. Lo que se conmemoró anteayer y ayer fue el Yom Kippur. el Día del Perdón.

  • Teresa Cruz dice:

    Feliz año nuevo para la autora y para todos.

  • Solabaya dice:

    Con todo lo que le han hecho a los palestinos, los judios no tienen tiempo, ni en tres vidas si Dios se las diera, de pedir perdon.