castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Modelos de Caravaggio*

  • Sep 28, 201112:11h
  • 1 comentarios

Narciso contempla fijamente el agua donde se refleja su propia imagen, pero por momentos también percibe en ella los destellos de una ciudad con columnas derruidas y fragmentados vitrales de colores. Desde el pasado 23 de septiembre, el óleo de un joven asomado a un lago, atribuido a Michelangelo Merisi da Caravagio, se expone en la Sala Universal del Museo de Bellas Artes de La Habana. El rey del claroscuro, cuyo pincel se regodeaba en las sombras, ha llegado hasta a esta urbe en la que tanto abundan el sol y la penumbra. Vino transportado y custodiado por la empresa de aviación Blue Panorama y junto a otras doce obras conforma una exposición cuyos curadores son Rossella Vodret y Giorgio Leone. Un fragmento del barroco italiano junto a nosotros, un trozo de esa época donde un artista pendenciero y conspicuo cambió para siempre el concepto de la luz en la pintura.

Pasado el marasmo de agosto, esta muestra de arte nos devuelve la sensación de ser parte del mundo. Los estudiantes universitarios miran al Narciso con ojos ávidos, los curadores del museo sienten que están ante una oportunidad única en sus vidas y los nocturnos merodeadores de la Habana Vieja se preguntan por qué tanto revuelo sólo por una “tela pintada”. Si el inquieto milanés —muerto con sólo 39 años— se sacudiera el polvo de los siglos y recorriera nuestras calles, encontraría aquí a sus modelos de antaño, a los mismos prototipos que le sirvieron para pintar vírgenes y santos: las prostitutas, los mendigos, los excluidos… y también a los jóvenes sustraídos por su propia belleza. Caravaggio hallaría en esta ciudad a muchos cubanos ensimismados y distraídos, tratando de no dirigir la vista más allá del estrecho círculo que los rodea. Cientos de miles de Narcisos, refugiados en lo único que ahora les parece seguro: su juventud, su cuerpo, su belleza.

Yoani Sánchez
La Habana

* Envuelto en una vieja polémica que ha vuelto a salir a la palestra, el Narciso que ha llegado a La Habana debe ir acompañado de información indispensable. Al menos cuatro de los grandes especialistas en Caravaggio y su círculo, Cesare Brandi, Giovanni Papi, Denis Mahon y Vittorio Sgarbi, lo consideran obra de Orazio Gentileschi, de Giacomo Galli también llamado lo Spadarino (apoyándose en la utilización de un modelo que aparece en otros cuadros de ese pintor) o de alguien del círculo de artistas que rodeó a Merisi; mientras que otros dos, Rosella Voudret (la directora del llamado “Polo Museale” que incluye el Palazzo Barberini donde se expone el cuadro) y Maurizio Marini, siguiendo la atribución primera de Roberto Longhi, lo consideran un Caravaggio auténtico, basado en una licencia de exportación que data de 1645, donde se le menciona con medidas similares al cuadro actual, así como en estudios técnicos y comparaciones estilísticas de escasa fiabilidad. De ambos lados de esta trifulca se alinean multitud de eruditos, profesores y funcionarios. Los cubanos merece saberlo, se queja Sgarbi, antes de aceptar en condición de público exótico de ultramar una atribución tan discutida para un cuadro, sin duda, hermoso. (N. del E.)

Publicado en
1 respuestas
Comentarios

  • Sin Salida dice:

    Fidel Castro

    Mirándose en el espejo, hasta el día de su muerte, mientras el país se desmorona.

    Se ve que va con sentido doppio.