castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Internet & ITC

PD en la red

Cuba y las nuevas tecnologías de la información, según Cuba Study Group

  • pd
    Editor Jefe
  • jun 07, 201100:26h
  • 19 comentarios

Con bastante retraso he podido leer un informe bilingüe de Cuba Study Goup titulado “Empowering the Cuban People through Technology: Recommendations for Private and Public Sector Leaders” (Apoyo al pueblo cubano a través de la tecnología: recomendaciones para líderes del sector público y privado). Está fechado en julio del año pasado, y es el resultado de una llamada “Cuba IT Social Media Initiative”, dada a conocer tras un simposio semisecreto que CSG celebró en Nueva York, en enero del 2010, y que se presenta bajo el loable fin de “identificar medios para garantizar que los cubanos en la isla cuenten con acceso a la tecnología que necesitan para adquirir y compartir información y para comunicarse entre sí y con el mundo exterior”.

He leído con mucho interés el documento, que es una especie de resumen del optimismo imperante en muchos de los acercamientos al asunto de las nuevas tecnologías en Cuba. Ya en su primera página se afirma, por ejemplo, que “como hemos podido observar en Irán, después de su manipulado proceso electoral de 2009, una vez que la tecnología se ha extendido tiende a favorecer al pueblo y no al gobierno”. Del caso iraní, que sigo de cerca, yo concluyo otra cosa, pero comprendo que siempre haya defensores de la teoría del vaso medio lleno.

El verdadero problema de este tipo de análisis (que yo suelo llamar “la trova en empoderamiento”) no es sólo la visión ingenua y utopista del papel liberador de las nuevas tecnologías, sino la manera en que tales ingenuidades se utilizan para labores de lobby político y económico, dibujando a Cuba desde los buenos deseos de apertura y no desde sus realidades represivas.

En el informe, por ejemplo, se identifica correctamente el modelo cubano de sociedad cerrada pero dando como un hecho que por las actuales exigencias de crecimiento económico, los militares al mando “están llamados a equilibrar el acceso político a la tecnología con las poderosas demandas de la tecnología en la conducción de los negocios, así como a mantener la competitividad en un mercado cada vez más globalizado y competitivo”.

A todos nos gustaría que esta tendencia al equilibrio fuera cierta, pero me temo que es el clásico análisis de laboratorio destinado a ser desmentido por la realidad.

El gobierno cubano y su comportamiento con respecto a la tecnología no puede entenderse cabalmente dentro de un modelo de racionalidad económica. Hace muchas décadas que la economía cubana no sigue el ritmo de la competitividad y la globalización. Ni siquiera ahora, con el proceso de reformas económicas en marcha, la competitividad es un vector importante, y mucho menos en el sector de las nuevas tecnologías. Por lo tanto, suponer que esa lógica obligará de algún modo al gobierno castrista a facilitar el acceso o abrir un mercado estratégico resulta, en mi opinión, un presupuesto equivocado.

Veamos qué ha pasado con el propio ejemplo que el informe quiere convertir en piedra de toque para entender este dilema: la telefonía celular. Para los redactores, la historia de ETECSA parece ser la demostración de que “los beneficios económicos son más importantes que las consideraciones política”. La realidad, como se ha visto en los últimos meses (el informe, recordemos, está fechado en julio del año pasado) va por otra parte. Recientemente ETECSA ha preferido desembolsar una cifra alta por la parte italiana de la empresa con tal de obtener el 100 por ciento de un negocio redituable, pero que al mismo tiempo le garantiza el control absoluto. Poco hay aquí de eficiencia y competitividad. El propio viceministro de Informática ha hablado de la telefonía celular y de Internet como un asunto de seguridad nacional. Una conferencia filtrada hace unos meses y las diatribas oficialistas expuestas en la serie propagandística “Las razones de Cuba” no son precisamente argumentos que respaldan el enfoque de CSG. Estos y otros acontecimientos recientes relacionados con el cable de fibra óptica desde Venezuela que debería garantizar ––al menos en teoría— un mayor acceso a la Red convierten el sesudo informe del CSG en un análisis defasado, una apuesta teórica por un escenario que no llegó a consumarse. Caso típico de un pensamiento de think tank que pone la carreta de de la teoría por delante de los tercos bueyes de la realidad en un país totalitario.

El objetivo real del análisis (recomendaciones para modificar por completo las sanciones y restricciones a las TIC contempladas en las regulaciones derivadas del embargo norteamericano) queda así enfrentado a una realidad en la que el gobierno cubano ha jugado la carta contraria a la prevista por los analistas, sin hacer el menor caso de los “efectos positivos del acceso a la tecnología sobre el desarrollo económico”, y siguiendo más bien el modelo de control chino —que este informe ignora olímpicamente pues contradice el meollo de su perspectiva.

No es la primera vez que leo cosas como ésta, donde las buenas intenciones empañan una adecuada percepción de la realidad. Hay algo de exceso retórico en todo ese discurso de marketing tecnológico que cuando se aplica al caso cubano termina por rozar el ridículo. Utilizar un viejo informe de Vodaphone, por ejemplo, donde se afirma que “el aumento de 10 teléfonos celulares por cada 100 personas aumenta el crecimiento del PIB per capita en un 0,6 por ciento” acaba siendo material humorístico para cualquier lector cubano con los pies en la tierra.

Yo opino que vale la pena revisar, en efecto, algunas de las restricciones norteamericanas hacia Cuba que tienen que ver con las nuevas tecnologías. Pero deben ser medidas muy bien meditadas, que consigan evitar la intermediación gubernamental. Es mejor actuar de manera unilateral pero sin perder de vista el realismo básico: el gobierno cubano nunca aceptará inversiones norteamericanas en un campo que considera asunto de seguridad nacional. Criticar las sanciones e impulsar un plan utópico de inversión en la isla como si se tratara de otro país con experiencia de mercado, al estilo de Irán, Siria o Birmania, es trasponer al caso cubano una realidad ajena. Y hacerlo desde un supuesto realismo inversionista es aún más contraproducente. De ahí, por ejemplo, este párrafo cargado de sofismas:

“No hay duda de que las inversiones de EE UU [en el mercado cubano de las ITC] producirían divisas para el régimen cubano. Después de todo, el régimen es dueño de toda la infraestructura de comunicaciones, e incluso parte del dinero gastado en el mercado negro termina en sus arcas. Sin embargo, es algo conocido que el totalitarismo se beneficia con el aislamiento. El Gobierno cubano controla el acceso a las divisas, a la información y a la gente, precisamente porque estos ofrecen algo peligroso para los ciudadanos comunes: poder.”

Cualquier gobierno autoritario preferirá, en última instancia, el control al dinero. Actuar como si se pudiera romper esa lógica es otorgar una especie de poder mágico a esos dólares que sólo sirven para pagar nuevos instrumentos de represión. No está demostrado que estas inversiones que recomiendan los analistas —y que, por supuesto, el gobierno cubano esquiva cuidadosamente— contribuyan a restar poder al gobierno. Lo que se ha visto hasta ahora con relación a las nuevas tecnologías y su uso en la isla no parece un escenario demasiado alentador. Por otro lado, es un poco incomprensible que tras reconocer las características holísticas del totalitarismo cubano, se formule un planteamiento tan ingenuo como el siguiente:

“Para garantizar la distribución segura de los materiales técnicos donados en la isla, la asistencia de la tecnología de la información y de las comunicaciones no sería politizada y el programa trabajaría con organizaciones humanitarias que gocen de presencia en Cuba y dispongan de canales de distribución.”

Tal apoliticismo tecnológico es no sólo una ingenuidad, sino también una expresión velada de autocensura. En Washington hay mucha gente que tiene miedo de hablar claro, pero no será evitando la política como se obtendrá un resultado benéfico para los dilemas de los cubanos. Que son, en esencia, hondamente políticos.
Y aquí llegamos al último punto, tal vez el medular de toda esta cuestión: lo que CSG ha venido intentando de manera un tanto desesperada —y hasta patética— es convertirse en interlocutor del gobierno cubano. Explicarle, con el didactismo propio del capitalista de oficina, por qué debe cerrar la brecha de la tecnología de la información, o por qué debe hacerse más competitivo, o por qué debería aceptar One Laptop per Child, o por qué tendrían que modificar sus políticas de control…

Es como si un inspector de Hacienda se pusiera a explicarle a un banda de mafiosos por qué tienen que dejar de lavar dinero. En pocas palabras: tiempo perdido.

19 respuestas
Comentarios

  • oscar canosa dice:

    Nah, la informacion siempre es viable.

  • Maniel Rodríguez dice:

    Lamentablemente la gran mayoría de los cubanos (la fárandula) que tiene asceso a el twitter lo que desean es resolver un par de jeans y templar en el nacional , después de haber estado bailando con la charanga, cosa que no voy a entrar a valorar para que no me caigan en pandilla.

    Pero la triste realidad es que la inmensa mayoría del pueblo cubano (nuestros hermanos y familiares) no tienen conocimiento y en una gran parte no desean tenerlos de lo sucede o le pasa a este niche timbalú.

    El pueblo a caido en un pasotismo y se sienten derrotados este logro es de los hermanos castro y su cruel y nada tropical dictadura.

    La solucion de todos nuestros problemas creo que serían 2.

    1) Invasión directa a la isla por los EUA nuestro proximo aliado ecónomico asumiendo los costes que eso nos conllevaría pero ahorrandonos años de ciobardía y sometimiento de nosotros los cubanos.
    2) La muerte por cagalera terminal de los hermanos Castro.

    Un saludo.

  • Sin Salida dice:

    Quizás la ventaja de las nuevas tecnologías no radica en dar a conocer información en si, sino mas bien en hacer saber que todo el mundo sabe esa misma información — el estado de información — en tiempo real.

    Esa, quizás, es la diferencia mas notable entre un mecanismo público de transmisión de información — p.e. Twitter — y uno privado — p.e. el boca a boca.

    En esto no difiere de un periódico, excepto que las barreras de entrada a un periódico para un ciudadano son altísimas comparados con Twitter.

  • Sin Salida dice:

    @anonimo

    Lo de que no han experimentado democracia es condescendiente.

    George Washington tampoco la había experimentado nunca y ahí tiene el resultado.

    ¿No puede haber un George Washington en China? ¿Será que los chinos son tontos?

  • Sin Salida dice:

    @Gabriel

    Gabriel: “¿Cuanta gente en Cuba se enteró de la huelga de hambre de Pedro Luis Boitel en 1972?”

    Respuesta: Al menos un 1%.

  • Gabriel dice:

    Pues sin salida,

    Es cierto que no todos los cubanos tienen Twitter, pero basta con que lo tengan el 1%. Esos tienen una fuente directa y fiable de información, por ejemplo, de los mensajes de Fariñas. A continuación le transmiten la información a otros cubanos y el boca a boca hace el resto.

    En estos momentos la inmensa mayoría de la población cubana sabe que Fariñas está en huelga.

    Sin embargo, ¿Cuanta gente en Cuba se enteró de la huelga de hambre de Pedro Luis Boitel en 1972?

  • anonimo dice:

    @Sin Salida el caso chino es muy particular, el unico pais donde se habla chino como primera lengua es…China (y hay varios idiomas chinos, incompatibles entre si). Eso hace la comunicacion en ambos sentidos mas dificil y el aislamiento mas pronunciado. Ademas esta el problema cultural de que nunca han tenido democracia, no saben lo que es, y no tienen como enterarse.

  • oscar canosa dice:

    El unico responsable de la Tragedia Cubana es Fidel Castro.

  • Berta R Luna dice:

    dices…”las buenas intenciones empañan una adecuada percepción de la realidad”, a estas alturas yo no creo en las buenas intenciones de NADIE, aunque sea el solo deseo de figurar del CSG, es una estrategia demasiado pastusa, como para desconfiar.
    Excelente!!! analisis

  • Sin Salida dice:

    @Gabriel

    Lo de que los países son casas con paredes de cristal me parece un tanto fatuo.

    ¿Cuanta gente en Cuba tiene Twitter? ¿Y la gran muralla de información en China?

    Para Orwell la tecnología era el poder del Gran Hermano. Algo de razón tenia.

    Respecto a Stalin, me temo que muchos rusos estaban al tanto pero no hicieron nada.

    Tome el ejemplo de los Kulaks. Vivían en poblaciones rurales donde TODO el mundo se conoce.

    Por medio de lazos sociales tradicionales (familia, amigos, telegramas, correo, etc), y dada la magnitud de la represión, casi todo el mundo conocía a alguien victima de la represión, tanto en ámbitos rurales como en la gran ciudad. Aunque muchos hacían oídos sordos, por disonancia cognitiva, si eran comunistas, o miedo.

    En el exterior también se estaba al tanto de la situación. Hay tiene a los intelectuales franceses de la época, como Sartre, explicando lo necesario de la represión.

    En fin, es como argumentar que, porque no había Twitter, ni los alemanes ni el resto de los europeos no estaban al tanto de la holocausto. Fácil para la conciencia de algunos, pero erróneo.

    No pretendo decir que la tecnología no cambia las cosas, pero si argumentar que el asunto no es blanco y negro.

  • oscar canosa dice:

    Hablando de escrutinio, TODOS estamos siendo escrutinados, por Nosotros mismos. (co~o, tremendo Mofuco que me mando, mas grande que el de Fidel).

  • oscar canosa dice:

    No hay tema, escrudi~ado, a ti es al que le esta doliendo(y dolera). Se acuerdan?, lo que mas duele…………..

  • scrutinizer dice:

    Sin Salida,
    Si mal no recuerdo, es el CSG el grupo que comentábamos hace un tiempo atrás que podía estar infiltrado o que estaba compuesto por “intelectuales” idiotas…o una combinación de ambas probabilidades.

    @oscar canosa
    Realmente creo que me estás cayendo como una patada en el estómago por las estupideces que escribes.

  • oscar canosa dice:

    Tanto es verdad que Fidel Castro ha retirado su mano de muchas areas del gobierno de Cuba(probando la “transicion”?), tambien es verdad que en el area de la tecnologia informatica, por obvias y no tan obvias razones, no lo va a hacer.

  • Gabriel dice:

    Stalin asesinó a varios millones de soviéticos y al ciudadano normal como mucho le llegaban rumores.

    Ahora se pone en huelga Guillermo Fariñas y tenemos un reporte diario de su estado de salud en Twitter.

    Las cosas han cambiado.

    Ahora los países son casas con las paredes de cristal donde casi todo se ve desde fuera. Ya no es tan fácil ocultar los abusos.

  • arod64 dice:

    oscar,las arcas de fidel castro son solo para el disfrute de los castro,si no lo sabes,el pueblo se esta muriendo de hambre….

  • oscar canosa dice:

    Las Arcas de la “reserva” de Fidel Castro son suficientes para mantener en beneplacito al pueblo de Cuba por los proximos veinte a~os.

  • Sin salida dice:

    Errata: cambiar “>” por “<" y vice versa.

  • Sin salida dice:

    Excelente articulo. Coincido 100% con el autor (no está firmado).

    Es un problema clásico de la ayuda al desarrollo, con profundas raíces normativas. Pero claro, el subdesarrollo no es problema de falta de conocimiento por parte del dictador de turno -el mercado de asesores de primera es amplio-, sino de economía política.

    Esto se resume con un simple ejemplo:

    Caso A:
    Tengo todo el poder sobre un pastel de $100, lo que me permite quedarme con un 90% del pastel o $90.

    Caso B:
    Puedo invertir en una tecnología que multiplica el pastel por dos. Con probabilidad p esa misma tecnología me arrebata el poder y me quedo solo con un 0% o $0 del pastel.

    En el caso A gano $90 seguro, en el B gano $180(1-p) luego solo prefiero la opción B cuando p>0.5

    Uno puede jugar con lo parámetros pero esta claro que la probabilidad de mantener el poder es un factor tan importante como la oportunidad de crecimiento.

    Y también queda claro que la posición del CSG de que (1) hay que flexibilizar el embargo para aumentar las TIC en Cuba y (2) estas TIC cambiarán el régimen son una contradicción. Si lo segundo es cierto p<0.5 luego el gobierno no accedería a estas propuestas, como estamos viendo.