castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

economía

PD en la red

The Economist, sobre la corrupción en Habanos SA

  • pd
    Editor Jefe
  • Abr 28, 201123:53h
  • + comentarios

The Economist, sobre la industria tabacalera en Cuba.

PD: Traducción al español:

Una de las reformas aprobadas este mes en el Congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba fue un cambio en el tratamiento de 3.000 o más empresas de propiedad estatal del país. Su gestión podrá disfrutar de más autonomía, pero serán sometidos a auditorías de fondo. Lo cual sigue a un goteo de escándalos de corrupción. El último implica a Habanos, el monopolio estatal de los puros.

Durante más de una década, Manuel García, vice-presidente comercial de Habanos fue el rostro público de la industria del cigarro cubano, viviendo una vida de jet set con la que la mayoría de los cubanos sólo pueden soñar. Pero este año no fue posible saludar al Sr. García durante el Festival del Habano. Desde agosto de 2010 está en la cárcel, acusado de ser el cerebro de una red de corrupción a gran escala.

La industria del tabaco se nacionalizó poco después de la revolución de 1959. Pero sólo fue a finales de 1980 que Cuba tomó el control de la distribución de puros, informando a los minoristas extranjeros que habría un solo distribuidor por cada región, a cambio de una participación del 50% en el negocio.
Eso no impidió que el tráfico a pequeña escala de los puros en el mercado negro en las calles de La Habana. Pero en la última década el sistema ha enfrentado una amenaza mayor de docenas de minoristas de puros on line que operan principalmente desde Suiza y el Caribe. Muchos operan legítimamente, pero algunos ofrecen precios sospechosamente bajos.

Investigadores cubanos creen que fueron capaces de hacerlo porque el señor García y diez de sus empleados, que también se enfrentan a juicio, vendían puros genuinos a una fracción de su precio normal a distribuidores en el mercado negro en el Caribe a cambio de sobornos. Hasta 45 mil puros puede que se han vendido de esta manera. La pérdida fue considerable: los habanos hechos a mano podían costar hasta £ 40 ($ 65) cada uno en tiendas el distrito de St James de Londres.

El fraude también afectó a Imperial Tobacco, una empresa británica que heredó una participación del 50% en Habanos cuando compró Altadis, una empresa franco-española, en 2008. Imperial no ha hecho ningún comentario sobre el asunto. Pero como el gobierno, espera que el nuevo equipo de administración de Habanos conserve el lucrativo monopolio del producto más famoso de Cuba.

Publicado en
0 respuestas
Comentarios