castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Añorado desfile

  • Abr 07, 201123:11h
  • 5 comentarios

El eco de los gritos llega hasta mi balcón, en un compás marcado inicialmente con las piernas y acompañado por las gargantas. Faltan menos de dos semanas para el gran desfile que se planea hacer en la Plaza de la Revolución y los vecinos de varios kilómetros a la redonda ya estamos agotados por tantos preparativos. Calles cerradas, policías impidiendo el tráfico y pelotones haciendo estremecer las avenidas y sus aceras, por donde deberían estar circulando ahora autos, gente, cochecitos de bebé.

Me subo a la azotea para ver la coreografía de la guerra en toda su extensión. Mal van las cosas si el congreso del PCC comienza con esta procesión de bayonetas. Si realmente se quisiera dar una imagen de reformas, no serían estos uniformes de verde olivo los que se exhibirían en la jornada del sábado 16 de abril. ¡Cuánto desearíamos que ocurriera ese día una peregrinación de resultados, no de miedos! ¡Que se mostrara la larga fila de lo que pudiésemos lograr, no la aplastante demostración de un poderío militar que ni siquiera tenemos! ¿Se imaginan? ¿La calle Paseo y sus inmediaciones dando cobijo a los sueños que proyectamos, no a los fusiles AK de metal frío y gatillo amenazante?

Este podría ser el desfile de las cosas que añoramos, una romería de júbilo en la que no habría que obligar a nadie a participar. Ningún director reclutaría a los escolares para pasar bajo el sol saludando hacia la tribuna y los trabajadores sentirían que el ausentarse no provocará una mácula en su expediente laboral. Una verdadera parada popular no derrocharía en un día los recursos que a la nación le lleva varios meses gastar. Más bien brotaría espontánea, sacaría a la gente sonriendo a la calle y no nos dejaría con esta sensación de congoja que estos gritos sincopados nos producen hoy.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
5 respuestas
Comentarios

  • // Es mejor //

    Aunque suene extraño, es preferible que sigan siendo tan brutos y empecinados los que están tomando decisiones en la cùpula del sistema.

    El régimen puede hacer enormes cambios, cobijar a montones de “opositores”, ganarse la aprobación de muchísimos fuera y dentro de Cuba, *y seguir siendo terriblemente malo para el País*. No lo hacen por brutos. Bueno, no lo han hecho todavía…

    Mientras sigan emitiendo imágenes repulsivas como la de este desfile o la del “ciberpolicía” (o presentando al impresentable FC) estamos mejor porque siguen haciéndose daño ellos mismos.

  • Leonel dice:

    El gracejo popular decia al ver los ensayos; “Un, dos, tres, cuatro, comiendo m**** y rompiendo zapatos”

  • lector radical dice:

    Muy buen resumen de Yoani.
    Es obvio que la “coincidencia” de este mega desfile con el congreso es parte del tradicional doble discurso del gobierno: uno hacia fuera, el otro hacia dentro. Hacia fuera: “No molestar. Estamos en reformas”. Hacia adentro: “No te equivoques con lo de las reformas porque me vas a molestar”.

    Pero también las botas y los fusiles tienen una connotación adicional en el contexto internacional de hoy: “Esto no es Libia, ni Egipto, ni Túnez, y mucho menos Costa de Marfil, ojito con jugar al Robin Hood!!”.

    Así las cosas, todo parece marchar según las previsiones de los C., con anuencia de la biología y al amparo de muchos miedos.

  • ADVIL PM dice:

    Que bien descrita la atmosfera: un paripe de poderio militar mientras el pais se derrumba.

  • chucho dice:

    Ellos hicieron de aquella plaza en la cual en el verano subiamos hasta alla para montar patines y bicicleta o simplemente tomar el aire,lo que es hoy;viviamos felices en ese lugar hasta que llego el y nos sacaron en menos de 48 horas del lugar,porque
    ya hizo imposible el disfrute de cruzar la calle y ahi comenzo el temor y el no puedes,hasta convertirla en lo que es hoy:un bastion de su maldito gobierno.