castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Internet & ITC

PD en la red

Partes de “ciberguerra”

  • Mar 22, 201117:48h
  • 22 comentarios

1.
Entre el revoloteo de helicópteros virtuales, una musiquita trepidante de serie B y las fotos de unos disciplinados soldados de camuflaje frente a sus ordenadores, los guionistas del último episodio de la serie “Las razones de Cuba” tratan de hacernos pasar el viejo gato escaldado de la “batalla de ideas” por la liebre tecnológica de una modernísima “ciberguerra”. Por ahí ya se ha dicho: detrás de toda esta burda propaganda hay un serio problema de concepto, una confusión tan primitiva que sólo resulta concebible como material de adoctrinamiento para los televidentes del único país del hemisferio occidental donde Internet no es un derecho ciudadano.

Lo que se entiende habitualmente por cyberwar son las actividades relacionadas con un comando del Pentágono que tiene entre sus misiones, efectivamente, desactivar comunicaciones enemigas, crear virus y ataques hacker, establecer redes defensivas para estructuras vitales de hardware y sofware, etc. El gobierno norteamericano se ha dado cuenta de que en la Era Digital el ejército tiene que hacer frente a nuevos retos tecnológicos y ha actuado en consecuencia. Lo mismo China y Rusia, que en eso del ciberespacio como campo de batalla tienen experiencia sobrada. Nada de eso es noticia, lo sabe cualquiera que esté suscrito a la revista Wired, por ejemplo.

Son esos datos tecnológicos, publicados en medios norteamericanos, los que este documental quiere mezclar desesperadamente con otro uso (más ligero, digamos) del término “ciberguerra”, que vendría a ser, en pocas palabras, el enfrentamiento ideológico en Internet a partir de visiones contrapuestas del modelo cubano de sociedad. ¿A quién le conviene esta confusión entre una estrategia del Pentágono y el libre ejercicio de la libertad de expresión en nuevos medios no controlados por el Estado? ¿Quién gana con este nominalismo vulgar? Por supuesto, a los ideólogos del castrismo que han vuelto a echar mano del viejo expediente del peligro de ataque yanqui el mismo día que Barack Obama suelta un discurso donde se dice dispuesto a cambiar las relaciones bilaterales tras cincuenta años de confrontación si el gobierno cubano emprende “acciones significativas” a favor de su pueblo.

El think tank propagandístico de Cubadebate, el periodismo oficial y la red de bloggers revolucionarios por encargo tienen un motivo ideológico para mezclar las previsiones de ciberguerra del Pentágono con la autotitulada “ciberguerra” de la blogosfera cubana: esa sería la manera más fácil de ir armando un expediente de descalificación pública (relacionar el ejercicio del criterio independiente y las visiones críticas de la realidad cubana con “actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado”) para dar paso luego a acciones represivas que se presentan como legítima defensa, como sucedió en el caso del contratista norteamericano Alan Gross, recientemente condenado a 15 años de prisión.

La jugada, entonces, no es sólo demonizar ante los cubanos el criterio no gubernamental que se expresa en la Red; están tanteando el terreno para reprimirlo de manera más enérgica, si hiciera falta.

2.
Nadie mejor para este montaje que Carlos del Porto Blanco, director de Ingeniería de la Oficina Nacional para la Informatización (ONI) y profesor de la CUJAE, cuyo hobby preferido son las películas de ciencia ficción al estilo Operación Echelon. Del Porto, que por cierto fue delegado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (¡vaya con estos “expertos”, todos tan “integrados”!) es persona muy preocupada por lo que él llama “la dependencia”; uno de sus caballos de batalla como académico y funcionario ha sido la migración a tecnologías que permitan la “soberanía tecnológica”, con código abierto, sistemas operativos de fabricación nacional y, claro está, filtros. Porque Del Porto, obsesionado con la NSA, es el artífice de la MegaIntranet que viene llegando. Lo cual, evidentemente, encaja con la visión maligna de Internet-absolutamente-dominada-por-EE UU, que desarrolla Enrique Ubieta en el documental. (Ubieta, para los que no lo recuerden, es el mismo señor que dijo que en 1898 la fotografía no existía y que en el continente africano había menos teléfonos móviles que en Manhattan).

Según la teoría de Del Porto, los bloggers de Voces cubanas serían el equivalente de un comando norteamericano infiltrado en la isla, con poder técnico para desarrollar una ciberagresión contra objetivos puntuales. La realidad, como deja claro hoy Ichikawa, es que “ninguna de las computadoras de los bloggers críticos de la Revolución ha estado conectada a una torre de control de vuelos, a un sistema de artillería, a un surtidor de gases o aguas que pudiera malograr vidas o cultivos cubanos. Por tanto, la práctica de ninguno de sus operarios aplica para el concepto de ‘ciberguerra’ delimitado en el documental de ayer (…) Para enfrentar la ‘ciberguerra’, según lo que ahí se dice, Cuba debe velar mejor entre los propios especialistas que forma y emplea y no entre bloggers aficionados en área especializada de la tecnología. La mayoría de los bloggers ‘contestatarios’ relevantes tienen más bien formación humanista y letrada, pero no dominan algoritmos ni solución de ecuaciones complejas; pueden, repito, lesionar la propaganda narcisista de buena parte de la prensa cubana, pero no están capacitados para actuar al nivel de lo que Del Porto ubica como ‘ciberguerra’.”

3.
La vieja cantaleta del antiamericanismo. Las evidencias de la vigilancia constante sobre personas que no están de acuerdo con el régimen. La fabricación de pruebas. Vivir en un lugar donde entrar a una embajada extranjera es casi un delito… A los cubanos todo eso les resulta familiar: padecen una de las sociedades más vigilantes del mundo. En un país normal uno a veces lo olvida. Razón de más para respetar a quienes, sabiéndose vigilados y acosados, no ceden al miedo y tratan de ejercer al máximo su libertad personal.

Calificar de montaje financiero los prestigiosos premios ganados por Yoani Sánchez es algo que ningún periodista serio se atrevería a repetir. Pero la televisión oficial se aprovecha de la ignorancia colectiva y de ese extraño conflicto de los cubanos con el dinero. Quieren marcar la diferencia de Yoani con el cubano de a pie: “ella tiene mucho dinero, ustedes no”. Quieren fomentar el rencor social y la exclusión. Pero son incapaces de confesar dónde está la verdadera corrupción. Por ejemplo, en el edificio de los blogueros oficialistas, en Miramar. ¿Por qué no dicen cuánto fue que se robó el último coronel? ¿O que ETECSA le está cobrando a las empresas precios astronómicos (al mes, entre 5 mil y 6 mil CUC cada megabit/seg) por una conexión mediocre a Internet? ¿Por qué el negocio de la telefonía y las nuevas tecnologías está en manos de un holding militar y de unos pocos funcionarios privilegiados que tienen que pagar su acceso con fidelidades ideológicas y nuevas horas de trabajo voluntario en la Red a favor del régimen? Poner a tuitear a un chivato de la Seguridad del Estado no es sólo ridículo, también resulta tiempo perdido. Así que a la hora de mostrar espontaneidad, han tenido que usar material de archivo: un blogger que habla de deportes y una vieja entrevista a Elaine Díaz (utilizada sin su permiso, me dicen), donde abunda en tópicos desinformados.

El asunto no es que Ubieta suelte su habitual sarta de sandeces o que Rosa Miriam Elizalde diga que el célebre restaurante Versailles de Miami es un hotel, o que expliquen como ataque ideológico del imperialismo la política con que Youtube trata de hacer respetar el copyright. Lo más preocupante es que lo hacen con el entusiasmo de quien se considera cruzado de una verdad irrebatible. Hablan entre ellos y para ellos, se reafirman en sus monólogos, dictan sus mensajes confusos a un público cautivo, al que en realidad menosprecian profundamente.

La mejor respuesta, la que pudimos ver ayer. Un debate no oficial, tal vez algo rígido o acartonado para el gusto de quienes vemos esos programas de debate cada día, pero a fin de cuentas, una conversación limpia, útil, abierta, sin encono, donde el otro no es el “enemigo”, donde nadie cree tener la verdad absoluta. Con su admirable comportamiento, Yoani parece convencida de aquella frase de Gandhi: “Al principio te ignoran. Después se ríen de ti. Luego luchan contra ti. Y al final, tú ganas”.

4.
En lo que me toca (esos dos minutos del primer video) no tengo mucho que agregar a lo que he dicho antes aquí. Yo considero al régimen cubano una sociedad autoritaria y represiva, empeñada en controlar el libre flujo de información. Soy, en efecto, un contrarrevolucionario por convicción. Admiro la tradición de las libertades contenida en los Bill of Rights y la carta de los Derechos Humanos, fruto, sin duda, de lo mejor de la civilización occidental. Me interesan las relaciones de la política con los nuevos medios desde un punto de vista libertario; he escrito y hablado varias veces sobre esos asuntos. Me hubiera gustado que junto a la calificación de “cibermercenario” hubiera aparecido alguna prueba de cargo o, al menos, el nombre de este blog que desvela a las autoridades cubanas desde hace casi cinco años. Pero se han cuidado de ponerlo, porque la mera mención a Penúltimos Días podría suscitar, tal vez, alguna que otra sonrisa entre la audiencia, lo cual echaría a perder el montaje.

Admiro el trabajo de los bloggers independientes cubanos y seguiré haciendo todo lo que esté a mi alcance para ayudarlos y contrarrestar la campaña de desprestigio contra ellos. Como ya saben los lectores, el año pasado me reuní con el ex presidente norteamericano George W. Bush, que escuchó amablemente mis opiniones sobre la situación cubana. Me pareció una buena oportunidad para explicar mi visión de la ciberdisidencia en la isla ante un auditorio influyente.

También me he reunido con muchos funcionarios de la actual administración norteamericana, con expertos en tecnología, con políticos y activistas de muchas partes del mundo (desde Xiao Qiang hasta Rodrigo Diamanti): todos me han enseñado algo, y a todos he trasmitido mis ideas sobre el papel de Internet y las nuevas tecnologías en la sociedad cubana. Ese intercambio de información es parte del comportamiento libre que predico y que le deseo a todos los cubanos.

Defender mis ideas me ha traído algunos problemas personales: he debido soportar una andanada de artículos difamatorios, dedicar a ciertas discusiones ideológicas elementales demasiadas horas que tal vez pudieron ser empleadas en esfuerzos intelectuales de más calibre, y asistir al distanciamiento definitivo con mi padre, un periodista cubano rabiosamente oficialista que sigue creyendo en las bondades de la Revolución. Estoy dispuesto a pagar el precio por esas cosas y las que vengan: confío en mi verdad y los que me conocen saben que no tengo la piel fina.

Este blog no ha recibido —lo vuelvo a repetir— financiamiento de ningún gobierno extranjero y sigo publicando aquí lo que me da la gana. Paso buena parte del día viendo noticias y editando textos. Por suerte, vivo fuera de Cuba, donde no tengo que rendir cuentas a la Seguridad del Estado ni a nadie más que a mi conciencia. Pero a veces, lo confieso, esos ataques tan burdos centrados en asuntos monetarios me hacen soltar una sonrisa amarga. PD aspira a sostenerse con la publicidad y las donaciones. Llevo años empeñado en predicar que la única manera de que un medio en Internet sea realmente independiente es con la colaboración, aunque sea mínima, de todos aquellos que lo usan y leen a diario. Hasta el momento, no he tenido éxito. Pero tal vez no haya sido tiempo perdido, a juzgar por la rabiosas críticas que los medios castristas me dedican día sí, día no. Por lo visto, esta “ciberguerra” va para largo.

Ernesto Hernández Busto
Barcelona

Ilustración: Lauzán.

Publicado en
Tags
22 respuestas
Comentarios

  • ANONIMO dice:

    Muy buen post de Miriam Celaya:
    http://www.desdecuba.com/sin_evasion/?p=1241

  • Jorge dice:

    Ernesto, creo que estás confundiendo términos. Cubadebate es un “sink-tank” solo piensan (cuando no obedecen) en como hundirse más y mejor.

  • John Peer dice:

    Ernesto,
    Tu blog esta bien estructurado, y si no fueran visibles tu talento y empeño tendrias menos participantes en el foro. La dictadura tambien te valoriza con justicia y por eso te ataca, tomalo por el lado del reconocimiento. Y sigue, con suficiente dinero o con menos, haznos ese favor.

  • PolO dice:

    Lo que más me gusta de las payasadas del Circo Hnos. Castro es que siguen con los mismos métodos de cuando el Granma era la única fuente de “información” en la isla, y la gente todavía casi se creía que estaban haciendo una revolución.

    “Perro viejo no aprende nuevos trucos”.

  • leo dice:

    Ernesto,
    No estoy muy seguro de eso que te dicen sobre la “vieja” entrevista a Elaine Díaz, eso de que fue utilizada sin su permiso.

    Entra a su twitter y podrás leer como agradece a todos los que la felicitan por su palabras en el programa de ayer.

    Me pregunto cómo una periodista que dice estar a favor de las libertades y el respeto a la diversidad de opinión puede estar satisfecha de salir en un programa donde se desacreditan a otros conciudadanos sin oportunidad de replica.

  • anonimon dice:

    En realidad, el gobierno cubano esta tratando de provocar un verdadero ciberataque de USA para que le tumben la conexion y entonces poder justificar la falta de acceso a internet por parte de los cubanos.

    Y como alguien te menciono por ahi: no emborrones cuartillas explicando lo que haces porque vives en un pais libre y este es tu blog.

  • ric dice:

    Sigue haciendo lo que haces, que está muy bien. Y felicítate de que en ti se ha regenerado la familia.

  • Maniel Rodriguez dice:

    Y si hubieras recibido ayuda de algún partido o gobierno que???.

    Eso te hace mas gusano, menos gusano, mejor persona, peor persona.

    En una Cuba libre y en talla donde todo el mundo viva para hacer sus sueño y anhelos realidad donde a falta de libertad pase a ser una pesadilla lejana vivida por generaciones anteriores estoy seguro que tu y yo estariamos tan lejos del uno al otro, no tendriamos nada en común es mas cuando chama me habían enseñado a reirme de lo tipos con tu aires empollón y eruditos.
    Gracias a dios me sacaron echando humo de la isla y he visto como tener mas cosas en común de lo que uno se cree y de sentir orgullo por los cubanos como tú que aún pudiendose dedicar a meter un par de novelitas calientes lo que buscan de los escritores cubanos o periodistas se dedican a denunciar las calamidades que está sometida el pueblo cubano.

    Ahhhhhhhhh y una cosa el puro tuyo terminará , si no lo ha hecho ya sintiendo orgullo por ti, lo mejor de la dictadura castrista es que ha jodido a todos por igual.

  • jose dice:

    Ernesto continua porque lo haces bien, y la señal más evidente es que ellos te siguen. Y creo que en efecto están preparando y creando antecedentes para meter preso a todo el mundo que diga o escriba alguna cosa que no les cuadre.

  • ROSITICA dice:

    La antesala a la represión. Vivir para ver.

  • Sin Salida dice:

    Por cierto el diccionario de la RAE en linea me informa que:

    La palabra ciberguerra no está en el Diccionario.

    ¿Será está la contribución de 50 años de revolución al léxico español?

  • Sin Salida dice:

    Un dardo tan certero como melancólico, aunque perlas come estas me han alegrado la tarde:

    “Las razones de Cuba” tratan de hacernos pasar el viejo gato escaldado de la “batalla de ideas” por la liebre tecnológica de una modernísima “ciberguerra”

  • Francotirador dice:

    PD,
    “Nos ladran Sancho, señal que cabalgamos”.
    Algo debes estar haciendo bien cuando tantos comunistas rabiosos te critican y atacan. Evidentemente les pica lo que haces y por eso empiezan los ataques.
    Sigue que vas bien y muchos de nosotros admiramos tu trabajo.

  • Cuco dice:

    Pero no te digas contrarevolucionario sin comillas, chico….Eso q tu haces es de revolucionario Cuyons,recórcholiz..y pardiez!!

  • EL BOBO DE LA YUCA dice:

    Carlos Porto fue mi profesor en la CUJAE. De aquellos formados en la propria CUJAE que, gracias a su labor política en la UJC/FEU mientras eran estudiantes, resultaban seleccionados para integrar el claustro de profesores.
    Un tipo “simpático y conversador” que intentaba ocultar su deficiencias técnicas computacionales (no entendía, por ejemplo, el lenguaje assembler, del que increiblemente era profesor) con supuestas “técnicas pedagógicas”.
    Recuerdo que comenzaba todas sus clases comentando la actualidad política o cultural, (y lo cito:) “para captar la atención de los estudiantes”, aunque era evidente que trataba de ganar tiempo para no tener que responder preguntas al final.
    Pero debo reconocer que los estudiantes que aspiraban a ser los “futuros Portos” (algo así como “el hombre nuevo”) lo adoraban…

  • ADVIL PM dice:

    Ernesto, tus argumentos son solidos; y lo fundamental, tuyos.

    La libertad no tiene precio, por lo tanto te felicito.

  • Manuel dice:

    Ernesto, creo que tú y Guamá han causado más estragos que nadie. Y eso les duele. No han encontrado el antídoto.

    Sin embargo, también hay que reconocer que Ubieta y Lagarde han aportado lo suyo, o sea, contra la Revolución. Nunca antes se había dado el caso de que “intelectuales” apoyaran la violencia contra mujeres, ni las siguieran y fotografiaran, ni las llenaran de epítetos; ni tampoco que exaltaran la figura despreciable del chivato (ya el tiempo de los espías a lo Corrieri pasó: ahora se infiltran en una galería, en un portal o en una mesa de dominó). O sea, que están asociando lo “castrista”, más que nunca, a la falta de hombría. Y eso debemos agradecérselo.

  • sonora y matancera dice:

    E., admiro la sinceridad de tus motivos –al final de este artículo directo a la diana, donde la cubiciberflecha no llega–, que no es nueva y se filtra en todo PD, y aunque no comparta ciertos ideales o posiciones políticas, apoyo tu gran esfuerzo –en todos los aspectos– y la labor que haces en este blog, indispensable para la Cuba de hoy y del futuro, y para toda su gente, de dentro y fuera.

    que seas producto de otro -de los miles- desgarramiento familiar debido a la farsa revolucionaria y su intransigencia ideológica demuestra la sinceridad de tus motivos, los cuales son legítimos desde cualquier punto de vista y así debieran ser respetados.

  • Yor dice:

    PD, en el documental no pusieron las imagenes de los “mercenarios” que fueron a recibir instrucciones el dia de los Oscares, creo que ese dia no habia rollo para la camara….

  • Anónimo dice:

    Muy bueno. Solo una aclaracion: el profesor se llama Carlos del Poto Blanco. Y todos sus socios le llamamos Poto Blanco, o simplemente “el poto”.

  • Mari dice:

    Sigue adelante Ernesto. Muchos seguimos tu trabajo y te admiramos.

  • Renato dice:

    Llevas razones de peso en cuanto a la actual estrategia castrista de anatemizar el libre albedrío virtual, a través de ese burdo eufemismo de la “ciberguerra”. Sin embargo, todo tu discurso pierde valor y credibilidad, así como objetividad, desde el momento que decidiste -hace un tiempo y públicamente- apoyar una invasión armada de parte de USA a Cuba. Es más, desde ese entonces tú te has convertido en uno de los comodines mediáticos favoritos del castrismo virtual. Al punto de que tu fatal posición perjudica a la gente honesta que, dentro de Cuba, esté enfrentándose por cualquier vía al desgobierno cubano.