castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Sábados en PD

PD en la red

El ‘curador’ como nuevo filtro de información

  • Mar 05, 201115:25h
  • 7 comentarios

La sobreabundancia de información que ha provocado la era de las redes trastoca no solamente el modelo de negocios de los medios de comunicación tradicionales o las fuentes disponibles para consultar determinadas noticias, sino también los roles a los que tan familiarizados estábamos: reporteros, editores, conductores… Estos roles estáticos que hemos conocido desde hace décadas —y a los que, aún más importante, le habíamos confiado el rol de interpretar el mundo— están dando paso a funciones más dinámicas, que responden mejor a las necesidades de una comunicación más rápida y menos estructurada. Es el paso de un modelo de escasez a uno de afluencia. La pregunta, entonces, se vuelve: ¿cómo darle orden y relevancia a la información diaria?

Aunque estamos lejos de poder responder satisfactoriamente esta pregunta, una respuesta parcial sería a través de lo que en Estados Unidos han comenzado a llamar curators. O curadores. Una figura de difícil definición que funge de filtro entre la enorme cantidad de información sobre un determinado tema y la capacidad del público de procesarla. No tanto en el sentido amplio de información —como lo podía hacer un diario generalista en el modelo informativo anterior—, sino en nichos específicos donde se conectan las necesidades de un público concreto y la experiencia —o, volviendo a los anglicismos, el expertise— de alguien que conoce ese tema o tiene determinado punto de vista sobre él. La figura emerge cuando la confianza y validación de ese público sediento de un determinado tipo de información y contexto empata con la capacidad de la nueva figura para ofrecer aquella que es más fiable y relevante.

¿Y dónde se les encuentra? En todos los sitios. Tampoco hay muchas reglas. Cualquier plataforma de intercambio de información basta para establecer las bases de esta relación. Surgen las nuevas voces y el boca-a-oído hace su parte para formar un núcleo en torno a ellas. Durante las revueltas recientes en Túnez, Egipto y Libia, por citar un ejemplo, un reportero desconocido de la NPR estadounidense se convirtió en uno de los informantes más fiables. ¿Cómo lo hacía? ¿Desde el terreno en las capitales en conflicto? No. Desde su casa, en Washington, DC. Curaba información que se emitía por Twitter: verificando fuentes, amplificando voces desconocidas, aportando contexto. ¿Quiere decir que el futuro de la prensa está en Twitter? De ninguna manera. Pero sí que muchos pundits de la era de los blogs ya han pasado de moda y la plataforma que mejor encarna hoy la horizontalidad de la era de la información transformará los roles —al menos tal como los concebimos en el pasado.

Inadvertidamente, cientos o miles de estas figuras surgen todos los días como respuesta a la sobreabundancia de información. Nadie los designa, en ningún sitio se solicita el cargo; surgen, espontáneamente, cuando la caótica oferta informativa de la Red crea una demanda inapelable.

Diego Beas
Madrid
@diegobeas

7 respuestas
Comentarios

  • Puteando dice:

    Bueno, los “curadores” siempre han existido. En el periodismo tradicional son los editores de diarios o de noticieros de radio/TV los que realizan esta tarea.

    Actualmente, cuando las fuentes de noticias se han multiplicado hasta casi el infinito, estan surgiendo espontaneamente filtros como los blogs que ya bien conocemos (Huffington Post, Drudge Report, Penultimos Dias) o, mas novedosamente quizas, ese reportero desconocido de NPR que menciona el articulo.

    El problema radica en que uno no sabe a quien creer o en quien confiar. Cuando los filtros eran todos organizaciones bien conocidas con reputaciones establecidas, digamos el Wall Street Journal, el New York Times, CBS News, se podia confiar en su integridad o, por lo menos, en que se conocia mas o menos el sesgo de los filtros que operaban en sus respectivas casas editoriales. Asi el lector podia, si no confiar del todo en lo que oia/leia, por lo menos compensar de acuerdo con la pata de la que cojeaba la fuente de informacion.

    Con estos nuevos filtros surgidos de la nada hoy, desaparecidos mañana, que nadie conoce, la mencionada estrategia es imposible. Entonces lo que tenemos es una avalancha de nuevas fuentes noticiosas y un vacio total de confiablilidad en lo que se reporta.

    Bienvenidos al “Brave New World” de la informacion. Que lo compre el que no haya analizado sus implicaciones.

  • dan dice:

    Pues si la real academia lo dic , que así sea, gracias.

  • pp dice:

    Recomiendo la conferencia de Tim Berners-Lee en TED sobre la web semántica y los “datos enlazados”. Creo que es del 2009 y en ella plantea el modelo futuro de organización de la información en Internet.

    El enlace es
    http://www.ted.com/talks/lang/eng/tim_berners_lee_on_the_next_web.html

  • Fantomas dice:

    excelente articulo

  • Para Dan dice:

    Por lo tanto, es correcta la utlización de la palabra si tenemos en cuenta su primera acepción.

  • Para Dan dice:

    Según el Diccionario de la Real Academia:
    curador, ra.
    (Del lat. cur?tor, -?ris).
    1. adj. Que tiene cuidado de algo. U. t. c. s.
    2. adj. Que cura. U. t. c. s.
    3. m. y f. Der. Persona designada por resolución judicial para complementar la capacidad de determinadas personas que la tienen limitada.
    4. m. y f. Persona que cura algo; como lienzos, pescados, carnes, etc.

  • dan dice:

    diego con todo respeto, la traduccion que has hecho al español no es correcta de la palabra CUrator, aunque te haga la traduccion el Google.
    en mi modesta opinion curator debe tener un significado mas o menos así:
    persona responsable por una actividad o área, por ejemplo el curator de una esposicion de arte , etc. Pero no curardor que en castellano es aquel que cura una enfermedad.
    Por lo demas muy inteesante el articulo.