castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

Internet & ITC

PD en la red

Del cable, una fibra

  • Ene 24, 201114:33h
  • 13 comentarios

Se acerca, pero no llega; lo anuncian aunque no se concreta. Podrá ser avistado pronto desde la Punta de Maisí y sin embargo nos parece muy lejano y remoto. El cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela ha sido por más de dos años la zanahoria sacudida ante los ojos de los que habitamos esta Isla de los desconectados. Sus delgados hilos han servido como argumento contra quienes sostenemos que las limitaciones para acceder a la web son más por voluntad política que por carencia de ancho de banda. Hemos estado atentos al lento periplo del cordón umbilical que conectará a La Guaira con Santiago de Cuba, al barco que lo transportó desde Francia y a esas noticias donde anuncian que multiplicará por 3 mil nuestras velocidades de transmisión de datos, imágenes y voz. Pero algo nos dice que las fibras de ese cable ya tienen nombre, dueño, ideología.

Con 640 gigabytes de capacidad, el nuevo tendido se destinará especialmente a proyectos institucionales monitoreados por el gobierno. Cuando la prensa oficial menciona sus ventajas, recalca que “fortalecerá la soberanía y la seguridad nacionales”, pero ni una palabra dirigida a la mejoría del espectro informativo de los ciudadanos. A un costo de 70 millones de dólares, esta conexión submarina más parece destinada a controlarnos que a enlazarnos con el mundo, pero confío en que lograremos trastocar sus propósitos iniciales. En estos tiempos que corren, donde varias instalaciones de la llamada Batalla de Idea han pasado a convertirse en hoteles para recaudar divisas y se advierte que las empresas no rentables serán liquidadas, es muy probable que muchos de sus pulsos digitales lleguen a manos de quienes puedan pagarlos. Con autorización o sin ella, las horas de conexión se pondrán en venta, a remate, en un país en el que el desvío de recurso es práctica cotidiana, estrategia de sobrevivencia.

Cuando quedemos conectados con Venezuela a través del lecho marino, será más inmoral mantener los altos costos que en los hoteles y otros sitios públicos tiene el acceder a la gran telaraña mundial. También se perderá la justificación para no permitir que los cubanos contratemos una cuenta doméstica con la que podamos colarnos en el ciberespacio y será más difícil convencernos de por qué no podemos tener a mano a Youtube, Facebook, Gmail. Las conexiones piratas aumentarán, el mercado negro de filmes y documentales se nutrirá de esos megabytes que recorren nuestra plataforma insular. En los centros laborales con Internet, los empleados la usarán también para inscribirse en sorteos de visa, en sitios extranjeros de búsqueda de trabajo o en chats amorosos. No van a poder impedir que empleemos ese cable en algo muy distinto de lo que proyectan quienes lo compraron, esos que creen que una Isla puede quedar atada y bien atada con un simple cordón de fibra óptica.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
13 respuestas
Comentarios

  • Dr. John Fortes dice:

    Obviamente la señora Yoani Sánchez no es lo que Spengler llamaba un homo politicus, es decir una persona que primero es político y lo lleva como una pasión o una ciencia, o ambos, y después es todo lo demás. Un ejemplo clásico en la cultura cubana sería José Martí, un homo politicus que también ejerció otras disciplinas con mucha intensidad y rigor. Fidel Castro sería un caso extremo de homo politicus, porque nunca se ha visionado a sí mismo como otra cosa, ni ha descargado sus pasiones en algo que sea ajeno a la política o la administración del Estado y en función de mantener su alta posición en la historia.

    El trabajo de la señora Sánchez ha tenido un impacto tremendo en lo político, porque más allá de su gran talento, al igual que su enemigo Fidel Castro, se ha servido de los medios de prensa (la internet lo es, aunque de nuevo tipo). Sin olvidar que muchos políticos han negado sinceramente su condición política cuando lo son en realidad y de mucha valía. Creo que ella terminará en la nueva Cuba, bien como una periodista muy influyente y respetada o lo que se ha debatido aquí por algunos comentaristas, una política a tiempo completo.

  • Cuco dice:

    Qué manera de botar el dinero!…
    No saben estos anormales q los cubanos se están comiendo un cable hace 50 años?…!!

  • Cuco dice:

    BEST SELLER 2012…Próximamente!!!!
    “20 Mil Leguas de Cable Submarino”…
    Pol : Hugo Vejne.

  • El Lince dice:

    Para Anonimo(a):

    El civismo de Yoani, debido a la situación cubana, es político. Eso no le resta civismo. Y por supuesto, no creo que Yoani se vea ni pretenda ser una persona política. Eso tampoco quita que su actitud pueda llevar a Cuba a un nuevo tipo de ciudadano político. ¿Parece un rompecabezas? De acuerdo. Cuba lo es.

  • Anonimo(a) dice:

    Pensé que Yoani era la voz del pueblo y que se dedicaba a cronicar la vida del cubano medio en Cuba. No sabía que se dedicara a la política. Tiene una posición cívica, eso sí, pero se dedica a la política? No creo y cre que ella es de la misma opinión.

  • ADVIL PM dice:

    El Lince e Isabella lo han dicho mejor de lo que yo lo hubiera hecho.

    Puedo a veces no estar de acuerdo con Yoani, pero la realidad es que Yoani diariamente, como una hormiguita laboriosa da muestras de civismo, tolerancia y valentia, ademas de generosidad, ensenando lo aprendido a otros jovenes en su Academia Blogger, mostrandoles como se twittea desde los moviles, pasando al exterior la informacion que le llega desde provincia, apoyando a los disidentes.

  • Isabella dice:

    Yo no lo llamaría “resistencia pasiva” pero sí “pacífica”. ¡Y claro que se puede hablar de políticos de nuevo tipo! Educar en el civismo es la mejor manera de enseñarle a la gente a reivindicar sus derechos, cosa que en Cuba no existe desde hace más de medio siglo.

  • El Lince dice:

    Para Anonimo(a):

    Sí, mijito(a), “política” no siempre se refiere a esa gente de jerga a veces chusma y agresiva que puebla las redes. Política también puede ser sinónimo de razonamiento lógico, de esfuerzo y argumento incisivos, de paciencia de hormiga para ir socavando al régimen. Muchos(as) confunden la política con la agresión,con la postura histérica que no admite textos razonados. Yoani es el ejemplo de la Cuba que necesitamos para derrocar a esos tiranosaurios que saben cómo responder a los gritos y los golpes con más gritos y golpes, pero que no saben cómo actuar frente a la resistencia pasiva.

  • Anonimo(a) dice:

    “Yoani como una política de nuevo tipo”?
    De qué nuevo tipo? Es más delgada, eso sí. Pero ¿política? Eso está por ver. Ay, Cuba!

  • Amadeus dice:

    Ya de la manera que están tendiendo el cable, se ve que eso será una chapuza cubano-venezolana.

  • Gabriel dice:

    No llega con el cable, pero el cable —de un modo u otro— servirá para romper el monopolio informativo del régimen … que ya es mucho.

  • Anónimamente dice:

    Este post es un desmentido rotundo a las miserables afirmaciones que intentan descalificar el blog de Yoani Sánchez diciendo que es sólo una crónica melodramática de la cotidianidad cubana. Post anteriores, sus respuestas en Diario de Cuba, así como diversas declaraciones, confirman a Yoani como una política de nuevo tipo. Justamente de las que el país más necesita. Los medios fundamentales de la tecnología deben servir al pueblo y no sólo a las autoridades y un pequeño grupo de elegidos. Esto, más que un reclamo formal, es una urgente necesidad.

  • jose dice:

    Ese cable va servir sobre todo al gobierno cubano, a aumentar la propaganda del régimen transmitiendo las mesas redondas en “live streams” de alta calidad y otras cosas afines. Dudo mucho que los cubanos de a pie se beneficien directamente de este cable, a no ser da forma que describe Yoani a través del mercado informal.