castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

historia y archivo

PD en la red

Razones de Angola (I)

  • Oct 27, 201010:35h
  • 34 comentarios

Criados y estudiosos

El cubano es un pueblo condenado a dejar que otros cuenten su historia reciente. Poco importa si el tema es la Crisis de Octubre, el juicio de “Marquitos” o la guerra de Angola; en cada uno de ellos nos espera una lista de “expertos” plagada de nombres extranjeros y de instituciones situadas en las antípodas de nuestra cultura.

Cada vez que leo a alguno de esos sabedores de nuestra historia no puedo evitar el recuerdo de una frase de Isaiah Berlin en su ensayo Las ciencias y las humanidades: “¿Qué saben hoy los grandes estudiosos de Roma que no fuera del conocimiento de la criada de Cicerón? ¿Qué pueden añadir esos señores al acervo de esa muchacha?”.

Nunca he sido criado de nadie, pero crecí en una casa que, si bien no llegó a ser un cruce de caminos tan importante como la de Cicerón, allá en Tusculum, sí fue un sitio de visita y tertulia por el que pasaron muchas de las personas e ideas que conformaron la historia reciente de nuestro país.

Soy hijo de esos que en Cuba llaman “comunistas del viejo Partido”. Mi padre llegó a ser Secretario General de la Juventud Socialista en la Universidad de La Habana —la séptima provincia, en el argot del Partido—, y mi madre, al triunfo de la Revolución, fue una de las pocas personas capaces de mostrar una doble militancia: en la Juventud Socialista y en el Movimiento 26 de Julio.

Ambos se negaron, a pesar de la insistencia de sus respectivas organizaciones, a buscar refugio en la Sierra o en el exilio: recibieron el primero de enero en un apartamentico en La Habana, perseguidos por media policía de Batista, y por un Esteban Ventura que ya había detenido a mi madre, unos meses antes, gracias a la delación de José A. Blanco —alias Lingote. Antes de soltarla, Ventura le dio varios consejos: eso de la “conspiradera” nunca le daría nada, y era bien linda, y lo mejor que hacía era buscarse un marido que le pusiera casa. De despedida, el regalo de una promesa: “esta es la última vez”.

La valentía de mi madre fue la primera cosa que me acostumbré a escuchar cada vez que alguien, amigo o enemigo, me reconocía como hijo de ella. La segunda mejor descripción que tengo de esa cualidad es de Norberto Fuentes, en su autobiografía apócrifa de Fidel Castro: “Thais Aguilera, una rubia preciosa y robusta y con aquel rostro espléndido bañado de pecas y a quien, por su valentía en el clandestinaje, se describía con más cojones que casi todos los hombres juntos del Movimiento, sin que eso le quitase un ápice de sus atractivos femeninos…”. La mejor fue de un señor (compañero) que me dijo: “La única forma que tengo de pensar que no soy un cobarde es decir que tu madre está loca”.

Quizás fue esa combinación de belleza femenina, coraje físico, inteligencia e ideología la que hizo de mi casa un sitio atractivo para el paso de los más disímiles personajes de nuestra historia reciente. Llegaban, pedían café, y sin esperar permisos se lanzaban a despachar sobre los temas más candentes de una política que a todos fascinaba y que todos creían conocer al dedillo.

Los niños podíamos asistir a aquellas tertulias interminables, siempre y cuando recordáramos el lema cubiche de hablar cuando las gallinas mean. Mi hermana mayor, recuerdo, se ganó la promesa de su primer tapabocas el día que decidió meter la cuchareta en una de esas conversaciones. Después, hija de su madre, siguió haciéndolo con éxito variable. A veces tenía que correr.

Así crecimos, escuchando ideas que no sólo estaban más allá de las páginas del periódico Granma, sino que eran las claves para entender una buena parte de lo que ese libelo decía entre líneas. Por ejemplo, aprendimos que China era una potencia en ciernes, que para pasar de la fase agraria a la industrial —antesala de la tecnológica—, tenía que encontrar un suministro estable de algo que no abunda en su territorio: petróleo. Los rusos podían suministrarlo, pero eso creaba una dependencia que Mao ya había aprendido a considerar demasiado peligrosa y hasta humillante. Era cuestión de tiempo, entonces, que esos dos gigantes chocaran en la arena internacional por las verdaderas razones de su diferendo, y no por las sublimaciones ideológicas, o de personalidad, que la tonta propaganda del castrismo intentaba vendernos. Si los americanos se daban cuenta de eso, razonaron algunos contertulios, podrían llegar a tener una carta muy poderosa en el juego de la geopolítica. Cuando Richard Nixon viajó a China en 1972, en casa nadie se asombró.

Escuchando aquellos improvisados círculos de estudio, o recordándolos gracias a la memoria de mi hermana mayor, descubrí algo que, todavía hoy, cuando leo a la mayoría de los “cubanólogos”, me hace preguntarme si están hablando del país donde crecí. Descubrí, por ejemplo, cuán tonto era el Che Guevara y cuán insignificante y predecible era Fidel Castro; cuán fácil resultaba para aquel grupo de jóvenes saber, con años de antelación, una buena parte de las decisiones que esos Comandantes tendrían que tomar y que después, con la ayuda de sus “ideólogos” y tracatanes, intentarían presentar como geniales, inevitables, altruistas o necesarias.

Confieso que eso creó un conflicto que marcó toda mi niñez. Ver a mis compañeros de estudio adorando a un Guerrillero Heroico sin poder olvidar que alguien —con la certeza de que el Che iba, o lo estaban enviando, hacia una muerte segura— había dicho en mi casa que era una soberana imbecilidad intentar revoluciones agrarias en países donde sobra la tierra, en lugares donde se podía caminar leguas y leguas sin encontrar una cabrona cerca. Una imbecilidad sólo comparable al famoso “presupuestalismo”, al cuento ese de los estímulos morales, o a confesar en la ONU que seguiría fusilando. Y cuando ya parecía que terminaban con él se lanzaba uno de los habituales, antiguo embajador de Cuba ante la República Árabe Unida, a contar la historia de cuán difícil había sido pasar aquella costra de prepotencia porteña para hacerle vislumbrar al famoso comandante que la formulita de guerrilla-revolución-triunfo-y-socialismo necesitaba un mundo de modificaciones en la compleja situación del Medio Oriente. Horas perdidas hasta que el Che, insultado por la complejidad del cuadro descrito, dio por terminada la conversación con un puñetazo sobre la mesa y un grito de “¡es así, coño, porque yo soy el comandante Ernesto Guevara!” Y el embajador, sin perder tiempo, dijo, ¡ay!, puso gesto de dolor y apretó la palma de una mano por encima de su ceja derecha. El Che, preocupado, preguntó que sucedía y el gordo Guitar, fingiendo dolor, le respondió: “Na, que me acabas de dar con la punta de la estrella aquí en la frente”.

Risas, y era también regresar de la beca, después de cinco días escuchando que los Diez Millones iban, y jugar, durante el fin de semana, a abrir la puerta de la calle, cada vez que llegaba algún visitante, y con un gesto infantil de verdad inapelable, y un “lo siento, no es culpa mía”, decir: No van. La boca en mohín y las cejas levantadas: No van.

No fueron. Y fue al final de aquel otro descalabro —que dejó al país sumido en un desastre económico y con una deuda insalvable—, cuando mi hermana y yo escuchamos una de esas predicciones que cinco años después se convertiría en una triste realidad. La pregunta fue: ¿cómo pagarle a los rusos? ¿Qué vendría después del “toma chocolate”? Una posible solución, dijo alguien, sería cambiar sangre cubana por petróleo soviético. ¿Viet Nam? Muy cerca de los chinos. ¿América Latina? Muy lejos de los rusos, y muy cerca de los americanos. ¿África?, tal vez.

Hoy, cada vez que leo a un “analista” de nuestra historia reciente diciendo que la guerra de Angola fue una decisión unipersonal e inconsulta de Fidel Castro, siento que está en un error tan craso que no sé ni por dónde empezar a explicar. Pero hay que hacer el intento.

(Continuará…)

César Reynel Aguilera
Montreal

Foto: Esteban Ventura Novo, en abril de 1958. Joseph Scherschel. © Time Inc.

34 respuestas
Comentarios

  • tucurandera dice:

    Hola César,
    Necesito contactar con usted para verificar algunos datos sobre Thais Aguilera,
    Un saludo

  • wyomia dice:

    Mi hermano estaba sentado en el portal de mi casa cuando viviamos en la plaza civica que despues le cambiaron el nombre y nos mudaron a la fuerza porque solo habia que cruzar la calle y ya estabas dentro y Ventura paso,paro el carro y le dijo a mi madre que no queria verlo mas sentado en el portal,consejo que ella siguio pero no paso de ahi,tal vez tuvimos suerte.

  • el bromista dice:

    Conoci personalmente a una joven acusada de tener una bomba para ponerla en la Escuela Normal de La Habana, y a quien Ventura la solto advirtiendole que dejara eso.

    Ahora con la madre de este comentarista ya son dos casos iguales.

    No creo que de un Ramiro Valdes pudiera esperarse esa benevolencia.

  • Francotirador dice:

    Jacobo,
    Ud, como todos los que defienden lo indefendible, y el Che Guevara es indefendible, finalmente no pueden evitar valerse de insultos cuando no pueden refutar los hechos. Esto me tiene sin cuidado. Yo soy lo que soy y no lo que Ud. quiere que sea, no importa cuan alto grite, patalee, y quiera difamarme ,no convence a nadie. La información esta mas que documentada y ya PD y Tellechea le dijeron donde puede buscarla.
    Los muertos del Che Guevara (cuando en duda mátalo, aquí estoy en la selva cubana sediento de sangre) y sus propias palabras de arrogancia, soberbia y crueldad lo denuncian y acusan. Los hechos y sus crímenes son muy largos para detallarlos en un breve comentario. Si las paredes de la Cabaña pudieran hablar, que horrible historia de horror contarían!
    Pero como dice el viejo refrían de “quien a hierro mata, no puede morir a sombrerazos”,
    este asesino serial “sediento de sangre” finalmente se encontró con la horma de su zapato y termino muerto con las misma armas que el utilizo antes para ultimar a tantos otros cuando ese dia en Octubre del 67, se enfrento a otro que también estaba sediento de sangre como el. Esto es Karma, Sr. Jacobo. Si matas porque es tu ideología o por entretenimiento, finalmente te llegara tu día. El 8 de Octubre de 1967 le llego el día del ajuste de cuentas finalmente a Ernesto Guevara. Ese día se hizo justicia a todos los muertos que llevaba en su conciencia.

  • El artículo a cual se refiere Francotirador fue publicado en The New York Times el 18 de noviembre 1962 (“3 Cubans Seized With Arms In Sabotage Plot”, by Milton Bracker, section 1, page 1).

  • pd dice:

    Jacobo, no ofenda por gusto a otros comentaristas. No cuesta mucho conversar y disentir como gente normal:

    http://www.penultimosdias.com/2010/03/23/terrorista-reciclado/

  • anónimo dice:

    “Todo venía del Directorio Revolucionario o del 26 de julio, nada del PSP”.

    Estimado Jacobo: Le agradezco lo que me dice, y me atrevo a hacerle otras preguntas, pues mi ignorancia no tiene límites; aquí van: si ninguna de estas protestas venía del PSP, cuál era entonces la función del PSP, o al menos de la Juventud del PSP, en la Universidad o en el Instituto, y extendiéndolo un poco más, aparte de la publicación y distribución de la “Carta Semanal” (un notable esfuerzo, aunque no menos sorprendente que se lo permitieran, ¿verdad?) entre la membrecía (y sólo entre ella, que las tiradas eran limitadas), cuál era la estrategia del partido en el movimiento obrero o en la calle misma, es decir, qué hacían o acaso, qué esperaban.

    Y otra pregunta por si fuera tan amable de responderme: qué miembros en activo del PSP fueron condenados a prisión en el período 1952-1958 y cuántos fueron asesinados (o ajusticiados) por la policía de la dictadura (o estado).

    Y una última pregunta: ¿es cierto que Ernesto Guevara y Raúl Castro eran miembros en activo del PSP desde 1958?

  • Jacobo dice:

    FRANCOTIRADOR, esa “muela” sobre el New York Times y el plan del Che para volar Times Square y la 5ta Ave de New York se la escuché al autor del documental en un programa de TV. Con las mismas palabras. Un personajillo de aspecto ridículo. Asi que tú debes ser el que hizo esa mierda.
    A ver, ¿donde está el nombre de ese artículo del NYT y la fecha? , para buscar donde dice que el Che estaba preparando ese acto terrorista. Menciónalo. Es lo más elemental. Bastante tiene el Che con ser “asesino revolucionario” y homofóbico (ojo, que si te hubiera agarrado, te jode), como Stalin, Mao y otros.

    Las “mentes enfermas de las altas esferas de Cuba” como tú dices, son de todo menos comemierdas. Un atentado terrorista de ese tipo en USA, que se descubriera, implica una invasión arrasadora a la isla al momento. Tal como hicieron con Afganistan.

    Saludos

  • oscar canosa dice:

    Y como se dice en Cubano, Fidel Castro estara loco pero no es comemierda. De todos modos, gracias, Francotirador.

  • Francotirador dice:

    Oscar,
    La ideología no tiene necesariamente que estar guiada o tener sentido común para sus acciones. Me imagino que en las mentes enfermas de las altas esferas del régimen de Cuba, un atentado así seria una venganza por los actos de sabotaje que organizaban los cubanos exiliados con ayuda de la CIA en Miami durante el gobierno de Kennedy. Todo el mundo sabe que Robert y Jack Kennedy tenian una vendetta contra Castro por la humillación de Playa Giron y a traves de la CIA organizaban planes de atentados y sabotajes contra el régimen cubano. Esto no es ningún secreto para cualquiera que este familiar con el caso cubano.
    El Fair Play for Cuba Committe era una organización comunista que trabajaba en favor del régimen comunista cubano dentro de USA. Hay muchos casos documentados en los archivos del FBI de su trabajo en favor del régimen de la Habana. El capitulo de esta organización radicado en New York, estaba muy activo y trabajaba en conjunto con los diplomáticos cubanos de la ONU.
    A propósito, uno de sus antiguos miembros fue nombrado por Obama para un cargo muy importante dentro de su administración.
    Lo que es asombroso es como toda esta gente eventualmente terminan trabajando dentro del gobierno de USA al servicio de algunas de las administraciones del Partido Demócrata lo mismo para la de Clinton, que para la de Obama.
    Bueno ya lo dice un antiguo refrán en ingles: Birds of the same feather, flock together.

  • oscar canosa dice:

    Y que iban a ganar con eso sino la ira del pueblo Norteamericano? Si se puede creer que el fronterizo Oswald fue inducido a asesinar al Presidente Kennedy.

  • Francotirador dice:

    Jacobo,
    “Ahora resulta que hasta terrorista era el Che, según un documental ridículo que por ahí corre, donde el Che quería volar con dinamita las grandes tiendas de New York un dia después del de Acción de Gracia, con la mayor concurrencia.”
    Este plan no salio de la imaginación ferviente del FBI, el cual desbarato el complot aunque por motivos de la inmunidad diplomática no pudo arrestar a los complotados sino hacer que el Dept. de Estado los expulsara de USA por actividades no consecuentes y no a tono con el estatus diplomático de los involucrados en el planeado atentado. La historia del complot y el atentado planeado salio en la primera pagina del New York Times, un medio que no es conocido por ser derechista ni mucho menos.
    Esto esta en el récord del FBI y esta disponible en los documentos del Freedom of Information Act para verlo. Si el Che Guevara lo sabia o no, no lo sabemos, pero de que existía el plan para el atentado es verídico. Los explosivos fueron introducidos en USA a través de las valijas diplomáticas cubanas en la ONU según se ha revelado después. Y los involucrados estaban conspirando con otros miembros del comité del infame Fair Play para Cuba y el FBI los capturo en un apartamento en la ciudad de New York de esta organización. Quizás sera una coincidencia, pero Lee Harvey Oswald asesino del presidente Kennedy, era miembro del mismo comité Fair Play para Cuba.

  • Jacobo dice:

    RESPUESTA A ANONIMO DE 28/4:48

    Cierto, me di cuenta del error después de que oprimí el SEND. En realidad tenía que haber escrito “manifestaciones estudiantiles o protestas estudiantiles” y no huelgas, que no hubo ninguna. Además, cuando hablo de huelgas no me refiero a las “de hambre” tan de moda ahora, sino a dejar de asistir a clases. Obreras no se, porque yo era estudiante y solo tenía 15 o 16 años. Pero creo que ninguna excepto la fracasada del 9 de abril. Debe ser de tanto oir de las huelgas de Fariñas que me equivoqué.
    En ese tiempo, casi siempre venían estudiantes de la FEU a avisar de manifestaciones y protestas de ellos allá en la Universidad para que fueran apoyadas por los estudiantes del Instituto. Recuerda que hablo de los años 54 o 55. Antes de la Sierra. Todo venía del Directorio Revolucionario o del 26 de julio, nada del PSP.

    Saludos

  • anónimo dice:

    “Ella faltaba mucho, porque estaba siempre participando u organizando huelgas estudiantiles”

    Por pura curiosidad: ¿cuántas huelgas (no protestas) estudiantiles (obreras sólo hubo una y según tengo entendido nadie se enteró, excepto Marcelo Salado) hubo desde el 10 de marzo del 52 hasta el primero de enero de tú sabes cuando? Y de ser cierto que las hubo, ¿cuántas organizó el PSP?

  • la verdad os hara libres dice:

    Muy interesante Cesar tu relato, me hago la misma pregunta que si los que llegan a publicar algo sobre Cuba como expertos, y confrontando lo que dicen con lo que he vivido me pregunto si toda la informacion que se maneja en los periodicos esta asi de sesgada, por eso creo que hay que aprender a leer entre lineas nunca lo supe hasta que un amigo americano me dijo Jose Lee lo que se esconde bajo las lineas, sabemos que para enganara un pueblo hay que decir muchas mentiras y manipular mucho la realidad, es como un cientifico que manipula los datos para ganar uan teoria, al final se descubre, ya la historia descubrio a FC, lastima que causo tantas penas y muerte en nombre de quien???

  • amaury dice:

    Coño!!! Como hay gente que nos desgraciaron la infantil republica que se estaba desarrollando en Cuba y que con sus actividades revolucionarias frustraron y luego fueron a su vez traicionados por su engendro y tuvieron que salir echando a vivir con los que ellos conspiraron en contra y ademas con el sistema capitalista que todavia desprecian.
    Al parecer leen este blog con asiduidad y ahora cuando ven un filo, salen de las cloacas a rememorar esa infame actividad como algo bueno y puro. Han perdido dos veces.

  • dan dice:

    cesar mandame un email por donde hacerte unas preguntas, es muy importante para mi.

  • ric dice:

    También Thais Aguilera rememora el instante en que conoció a Fontán en la casa de Gilberto Toste, y la profunda impresión que aún conserva de aquel encuentro imborrable que le permitió luchar con más ahínco. Las imágenes de los compañeros caídos perduran en ella y aún le lastiman.

    “Fontán fue el dirigente de La Habana, que tuvo una visión más clara de la necesidad de incorporar amplios sectores, especialmente de la juventud y los estudiantes, a las acciones revolucionarias concretas contra la dictadura. De él recibí mimeografiada la carta de Fidel, del 14 de diciembre de 1957, sobre el pacto de unidad, que marcó un momento clave en mi formación. Para mí sera
    siempre la expresión del compromiso con la Revolución y de la fidelidad a Fidel, a los compañeros caídos y a los que han sobrevivido de pie y con dignidad”.

  • scrutinizer dice:

    Y siquitraca no podía dejar de caer su veneno.
    Algún día se sabrá cuál es su verdadera misión.

  • TU SOCIO dice:

    CUENTA CUANDO TU MADRE SE FAJO CON LA NEGRA MAS GUAPA DEL BARRIO

    COMO TODOS LOS GUAPOS PROMETIERON ARRASTRARLA Y ELLA LOS ESPERO SOLA EN EL PORTAL LIMPIANDO DOS PISTOLAS

    CREO QUE DE ESO NO PASARON

    O CUANDO FUE A CHINA Y PUSO A LOS CHAMAS A HACER EJERCICIOS

    O CUANDO UN PARIENTE TUYO ROMPIO EL TV PARA NO VER A FIDEL

    AL MENOS YO TE ENSENE A BOXEAR…..

    “LITERALMENTE” HABLANDO

  • Abel dice:

    muy interesante, espero la continuacion. Punto de vista de un hijo, nunca sera imparcial. Inevitable la arremetida de algunos.
    Ni muy muy ni tan tan.

  • Siqui Atra dice:

    Jejeje. Asi es, los comentarios en estos temas — buen ejemplo es el otro del alacran azul — son tipicos de la fauna cubensis, que no es solo miamense.

    Todo esta condicionado a la politica del comentarista, lo mismo si se habla de matones, alacranes o baseball, asi que no hay que leer el comentario mismo si ya se conoce a quien lo escribe.

  • oscar canosa dice:

    Bueno, Jacobo, bueno… Hay otro asesino a sueldo y sin ideologia por ahi. Muy lejos estaba mi familia de ser comunistas ni batistianos, y fuimos embaucados tambien.( Con’t.)

  • Jacobo dice:

    ¡Cuantos comentarios comemierdas típicos de la fauna cubensis miamense!
    ————————-
    César, me acuerdo de tu madre, no de tí porque no pensabas ni nacer. No creo que fuera rubia –al menos en ese entonces–sino algo pelirroja y pecosa . Linda siempre fue. Aún después que engordó tanto.
    Coincidimos durante un curso completo en un aula del Instituto de la Víbora, no recuerdo bien el año, 54, 55 o 56. Ella faltaba mucho, porque estaba siempre participando u organizando huelgas estudiantiles, en años en que no existía todavía “la sierra” y la situación no había alcanzado un alto grado de violencia.
    Recuerdo que una vez dejó sus libros bajo el asiento; yo se los llevé a su casa, que se hacía camino hacia la mía. Ella vivía entonces en la calle Párraga, en la Víbora, creo que esquina a San Mariano, en la planta baja de una casita de portal elevado sobre la acera. Con sillones casi siempre recostados y enlazados por una cadena. Frente al parqueo donde guardaban los ómnibus escolares de la escuela Edison. Dejé los libros sobre el respaldar de un sillón y me fuí.
    No volví a verla hasta muchos años después, ya ella era médico, en casa de un amigo común; había recibido fuertes golpes de la vida.

    Mencionas que aquellos jóvenes, me cuento entre ellos, éramos capaces de predecir las futuras actuaciones de Fidel Castro es un poco discutible.
    Si la mayor parte de la población cubana fue engañada con aquello que: “la revolución era humanista y resultó comunista” –que llaman La Gran Mentira–, yo te diría que la verdadera gran mentira fue que pensábamos que la revolución era comunista y resultó fidelista. Y en esa caímos todos, nos vinimos a dar cuenta ya presos y/o tronados en el año 68.

    Comentando los “comentarios” parece que quieren aprovechar tu relato para redimir a Ventura Novo. Ventura fue un “asesino a sueldo”, sin ideología, ni tan malo como lo pintan los castristas, ni tan bueno como lo ven los batistianos miamenses. Lo mismo pasa con el Che, que fue un “asesino revolucionario”. Si la anécdota que cuentas con el gordo Guitar la relataran aquí en Miami, entonces el Che sacaba la pistola y le daba al gordo un tiro en la frente. Ahora resulta que hasta terrorista era el Che, según un documental ridículo que por ahí corre, donde el Che quería volar con dinamita las grandes tiendas de New York un dia después del de Acción de Gracia, con la mayor concurrencia.

    Esperemos la continuación de tu relato. Es muy interesante.

    Saludos, Jacobo

  • anónimo dice:

    Muy curioso: ¿y cómo es eso de que entraba y salía de la oficina de Ventura? (que sabía que estaba conspirando y de todos modos la soltaba, y como si nada hubiera ocurrido, ella seguía conspirando. Por mucho menos, y a la primera ofensa, la sobrina de Grau terminó exiliada en Miami, y son muchos los ejemplos similares) ¿Acaso formaba parte de los conspiradores “favoritos”? (a fin de cuentas, los comunistas y Batista venían de los mismos márgenes) Pero ¿quién llamaba a la oficina para que la soltaran? ¿Acaso era el mismo Batista?

  • Muy buen consejo el de Ventura: el oficio de terrorista no es digno de una joven de buena familia. No es necesario decir que su señora madre no fue torturada, vejada ni ofendida por Ventura. Lo que no aclara Vd. es la razón por qué su heroica madre fue detenida.

  • oscar canosa dice:

    Perdona, Cesar. Sabian Uds. que Ventura murio de viejo en Miami? Tambien, sabian Uds. que a Masferrer lo exploto una bomba en Miami? La diferencia? Uno no hacia y el otro si la contrarrevolucion. Ah, el sentido de Justicia nos hace menos malos.

  • ad dice:

    Muy bueno, por favor continua.

  • oscar canosa dice:

    De derecha o de izquierda, si se le falta el respeto a la Verdad, yo te voy a confrontar.

  • oscar canosa dice:

    No sabia que habian “menos malos”.

  • oscar canosa dice:

    Sumamente interesante, Cesar. Sigue ahi.

  • fereus dice:

    Muy interesante este enfoque de nuestra realidad cubana .
    Esperamos el proximo

  • Amadeus dice:

    Es cierto Ventura tenía fama de asesino nato, pero esta y otras historias que he oído, revelan que no era tan malo como no los pintaron. Es como la fábula de los 20,000 muertos que supuestamente Batista mató y donde no existe una lista con nombres y apellidos, pero la “guayaba” sirvió para darle legitimidad a Fidel Castro, una historia que además durante muchos años todo el mundo creyó.

    Y así está llena de mitos y leyendas la Revolución: Mentiras y manipulaciones escrita por los vencedores. No me quiero imaginar lo que un día se sabrá cuando haya libertad y se revele con detalles lo que hizo el Che Guevara en La Cabaña.

  • Asere Ciéntifico dice:

    Milagro! Hemos encontrado alguien que es revolucionario, que viene de una familia “histórica” y que tal vez sin darse cuenta reconoce que a su madre Ventura no le tocó un pelo, solo le dio un consejo. Realmente interesante tratandose de la historia Cubana. Muy cierto lo de los cubanólogos. Son esos expertos los que en su mayoría reciben sus instrucciones directamente del Palacio de la Revolución, como la señora Montes en su día.