castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Hija de la Revolución

  • Ago 25, 200914:03h
  • 17 comentarios

Laritza Diversent, 29 años, pudiera haber sido jinetera o un número de cuatro dígitos en Manto Negro, la prisión de mujeres. No lo fue. Es periodista libre y abogada en un bufete donde no cobra un centavo por asesorar jurídicamente a la ciudadanía. Pero su infancia y adolescencia están marcadas por la marginalidad.

Nació al amanecer del 4 de junio de 1980. No olviden el año, 1980. El de la estampida por el puerto del Mariel de más de 120 mil cubanos, desesperados por huir de su patria.

Laritza Diversent Cámbara es el típico producto de la revolución de Fidel Castro. Su padre, Claro Diversent, 71 años, es descendiente de haitianos y a finales de la década de los 50, estuvo en la guerrilla en las montañas orientales. Después que Fidel llegó al poder, dejó de entender las sutilezas y maniobras políticas del comandante único. Claro, un negro oscuro como el petróleo, era fiel al hombre que él creía traería el bienestar a todos los cubanos.

Mariselis Cámbara, 51 años, la madre de Laritza, es una mulata fornida que debido a un accidente que sufrió en su niñez, es renga de una pierna. Semianalfabeta, se prendó del negro Claro, quien con su uniforme verde olivo parecía un dandy. A pesar de tener un par de retoños con otro hombre, ciega de amor, Mariselis le parió al guerrillero, mujeriego y poco dado a la vida familiar. Su ingenuidad la pagó cara.

A los dos años de nacer Laritza, el padre les dió un portazo. Y enajenado, como tantos ex guerrilleros, se convirtió en un zombi, ora trabajando la tierra, ora participando en la siniestra Asociación de Combatientes, un grupo casi paramilitar, que el gobierno intenta presentar como una ONG.

Claro Diversent, uno de los “perros de la guerra”, ahora vive orgulloso de su hija abogada. Pero a su madre sólo le giraba 15 pesos mensuales para alimentar, vestir y calzar a la pequeña.

La factura de esa disfunción matrimonial debió haberla pagado Laritza. Afortunadamente, no fue así. Por puro milagro o por una gran fuerza de voluntad, Laritza se empeñó en ser diferente a los suyos. Se aplicó en los estudios y pudo acceder a la elitista escuela vocacional Vladimir Ilich Lenin, ícono del sistema educacional castrista.

A la Lenin llegó una tarde de septiembre de 1995, con unas medias zurcidas y unos tenis gastados, para intentar cambiar la suerte que el destino le había deparado. Negra y pobre. Casi una proeza estudiar en una escuela donde el 80 por ciento del alumnado era blanco.

Al terminar el bachillerato, con sólo 18 años, salió embarazada. Nada sorprendente en la barriada donde vivía, donde ser madre adolescente es algo normal. No para Laritza, joven de armas tomar. En pleno Período Especial, amamantó como pudo a su hijo Jonathan. Sin dejar de dar el pecho ni de atender a su esposo, hasta pasadas las 5 de la madrugada, estudiaba gruesos libros de Derecho.

Y lo consiguió. Se graduó de abogada. Aquella tarde, su madre lloró cuando vio a su hija en el estrado del Aula Magna con la toga y el birrete. Era la primera profesional de la familia. Laritza rompía así el círculo vicioso e infinito de parientes anónimos, vagabundos, marginales y delincuentes.

Ser una mujer inteligente y preocupada por el futuro de su país la encaminó obligatoriamente por los senderos de la disidencia. En 2007 se inició como periodista independiente. Y desde enero de 2009 escribe una sección sobre leyes en el blog Desde La Habana. Es autora de otras dos bitácoras, Calvario.com y Las Leyes de Laritza, y vicepresidenta de una agrupación de juristas no oficialmente reconocida. Y, por si fuera poco, tiene más sueños en la cartera.

A pesar de vivir en una mísera choza de tablas mustias, en el barrio del Calvario, sin agua corriente y con una letrina por baño (ahí tienen las fotos), Laritza cree que personas como ellas se merecen una oportunidad.

Hace unos días, me dió a leer un proyecto que tiene en mente, para ayudar a personas negras e infortunadas a ser útiles a la sociedad. Y me dí cuenta que esta abogada intranquila tiene un corazón que no le cabe en el pecho.

—Laritza, le dije, si la primera que necesita ayuda eres tú.

—Es que no quisiera que otras personas sufran y lleven la vida miserable que yo he tenido y tengo, me respondió.

Esa es Laritza Diversent, abogada y periodista, tan pobre como cualquier habitante de una remota aldea africana, una favela brasileña o una villa miseria argentina. Pero con enormes ganas de cambiar la vida precaria de los cubanos. Si usted pasa por La Habana, no deje de conocerla.

Iván García
La Habana

Postdata.- Cuando supe de la historia y condiciones en que vivían Laritza, su marido y su hijo, le pedí a Iván que escribiera sobre ella y me mandara fotos de su “choza”, como ella le llama. Pero una y otra vez Laritza se negaba: le daba vergüenza que la gente viera sus pobres y difíciles condiciones de vida en El Calvario, reparto en las afueras de la capital cuyo nombre lo dice todo. La entendí y la entiendo: el año pasado recibí fotos del estado en que se encuentra el apartamento donde vivía en La Habana, actual vivienda de Iván, y con pena puse una en el post Años duros. Tal vez algo difícil de entender para quienes siempre han tenido una casa con un mínimo de condiciones. Duele descubrir el lugar donde vive Laritza, en esas fotos tiradas por Diego Ramos, su esposo, a quien también Iván tuvo que convencer. Pero lo más doloroso es que ni siquiera son las peores imágenes que hoy se pueden ver en cualquier rincón de Cuba. Una de las muchas y terribles herencias que a los cubanos ha dejado ese par de hermanos que en su repuñetera vida jamás han sabido lo que es vivir mal.

Tania Quintero
Lucerna

Publicado en
17 respuestas
Comentarios

  • Lector707 dice:

    Oops, didn’t realize that I’m 4 years late. Never mind.

  • Lector707 dice:

    Chicho, claro que Laritza debe vivir en un buena casa en Miramar … con lo que según tú le paga EEUU le debe dar para eso y mucho más, verdad? (A lo mejor hasta de dos pisos con piscina como la que se construyó tu comandante en Punto Cero). Y las fotos que dice ser de su casa, mentira… esas fotos las tiraron en el “MUSEO DE CÓMO VIVÍA LA GENTE ANTES DE LA REVOLUCIÓN” (ese que queda en El Fanguito, esquina a Palo Cagao) que hoy en día por supuesto que allá nadie vive así, verdad?.
    El día que los hermanos que te gobiernan dejen de venderle soberanía a precio de remate a cuanto país les pasa por al lado (URSS, Venezuela, China, ahora Rusia y un largo etc.) entonces podrás hablar de este tema… que no serás político ni te interesa la política pero eso no te impide venir aquí a afirmar quién le paga a esta persona sin prueba ninguna, que si la cosa es de imaginarse, ya me imagino yo quién te paga a ti.

  • Yudi dice:

    Hola Chicho, nací en plena revolución. De familia humilde y revolucionaria, he estado, durante toda mi vida identificada con los logros sociales q ha alcanzado el pueblo de Cuba y por tanto con la política del gobierno.

    No obstante siempre me ha parecido de pésima factura la politiquería barata. Y no ha sido hasta ahora, después de haber tenido la posibilidad de ver las cosas desde otra perspectiva, que me he dado cuenta del engaño q significa, desde hace muchos años la política q lleva el gobierno de Cuba con el único afán de mantenerse en el poder, arrasando, literalmente, no solo con la economía??? del país, sino con todo lo que se le oponga o signifique una amenaza.

    Es una desvergüenza q todos los problemas q tiene el país, ya sean económicos, políticos o sociales, se les achaquen al imperialismo yanqui o a su cacareado bloqueo, creo q hasta el paso de ciclones y los mosquitos q invaden los pueblos.

    Es repugnante q la gente no pueda decir lo que piensa porque siempre hay un “vecino”, que por razones X, va a “informar”, (con la peor de las intenciones), o que la seguridad del estado lo va mandar a golpear en nombre de la revolución, en un acto de verdadero linchamiento a lo oeste made in USA, o lo van a encarcelar imputándole un sinnúmero de causas q es imposible acumular en sólo una vida.

    Es una lástima q la mayoría de la gente en Cuba no pueda informarse ni medianamente. Con toda intención es tan restringido el acceso a la información libremente, impidiendo con ello, además, la eficaz comunicación entre las personas de adentro o de afuera.

    Esa es la triste realidad q lamentablemente se está viviendo allí. Muchos males se han fomentado, la corrupción, la envidia, la irracionalidad de muchos dirigentes que, o se toman la justicia por su mano y aplican las leyes a su manera de ver, o se atribuyen facultades para tener al pueblo asustado y sometido, atropellando descaradamente su dignidad.

    Es verdad lo que dices: en la situación q vive el país, cualquiera se vende. Pero no son los q piensan diferente los q atentan contra el “socialismo”, cobren o no. Los males q hoy proliferan, existentes o nuevos, producto de la precaria situación, que tanto irritan al pueblo, al cubano de a pié y que tanto les perjudica, es lo que puede decidir el destino de la revolución.

    Además tienes q tener en cuenta q, gracias a la revolución, la gente en nuestro país aprendió a pensar y no hay razón alguna para q todos piensen de la misma manera. El socialismo a lo cubano no es la única ni la mejor alternativa, eso ha quedado demostrado.

    Hay mucho temas de los q te pudiera dar mi punto de vista, siempre respetando el tuyo.

    Saludos desde afuera, 27/2/2010

  • chicho dice:

    Te aclaro algo Yudi, no soy político ni me gusta la política.

    Verdaderamente soy cubano y trabajo en una empresa del estado cubano, graduado de Lic. Informática, cualquiera de nosotros disgustados con el gobierno de Fidel y viviendo en las situación en que vivimos, pudiera brindarse para hacer esos trabajos por algunos CUC, creo verdaderamente este es el caso.

    Aunque vamos al caso, en mi particularmente no me preocupa, pero veo las cosas así, quizás no todos ganan dinero, pero la mayor parte si lo deben hacer, digo “deben”.

    Saludos desde dentro

  • Yudi dice:

    Qué pena Chicho, no debes ser cubano. En Cuba hay excelentes profesionales, preocupados por la dura situación del país, que viven en precarias condiciones y no necesitan dinero, mucho menos el de Estados Unidos, para denunciar y luchar para que los q viven en la isla puedan expresar libremente lo que piensan

  • chicho dice:

    Eso debe ser mentira, ella debe tener una casita de placa muy buena o vivir en un apartamento. Esto es para ocultar la identidad y negar que el gobierno de los EE.UU le paga por su trabajo.

  • anthony dice:

    una gran mujer sin lugar a dudas, algun dia cuando vaya a cuba seguro la visitare, a este tipo de personas hay ayudarlas, son oro

  • ¿Conocen ustedes a alguien que viviendo así llegara a abogado?
    Felicito a Laritza por su tenacidad y por luchar hasta el final por lo que cree y defiende. Al ser como es, de seguro que en cualquier lugar de este mundo que viviese, no estaria en una residencia de 6 cuartos con baño privado y piscina. Estaría ayudando a otros sin importarle lo que le cueste. No comparto alguno de sus puntos de vista, pero respeto su actitud.
    Como ella hay miles de jovenes cubanos, inteligentes y preocupados por el futuro de su país que no fueron guiados “obligatoriamente” al camino de la disidencia.
    saludos a todos, nos vamos pero nos vemos

  • Oscar Peña dice:

    Desde que tuve contacto con lo escrito por esta brillante y valiente joven cubana he sido un admirador de ella. Y ahora con este trabajo de la amiga Tania, esa admiracion y respeto se multiplica. No hay ninguna duda que los cubanos somos una raza especial. Con jovenes como Laritza se ve en Cuba la “luz al final del tunel…”

  • César Reynel Aguilera dice:

    Si hay futuro para Cuba está en gente como Laritza.

    He conocido varios casos así, donde otros se derrumban ellos crecen. El que ahora me viene a la mente es Tinito, un muchacho negro y de familia disfuncional que llegó a ser el primer expediente del preuniversitario donde estudié.

    Todavía lo recuerdo estudiando de noche, sentado en un banquito de madera bajo una farola del alumbrado público. En su casa, un cuarto, la luz de un bombillo único, de 40 bujías, no le alcanzaba para leer. Hay gente así.

  • Gabriel dice:

    He estado leyendo los posts de Laritza desde hace un tiempo. Está haciendo una labor excepcional de asistencia jurídica a personas sin recursos; y además muestra un enorme valor al denunciar los atropellos que se cometen.

    Tengo una gran admiración por esa jovén cubana con un talento grandísimo.

    Ahora, después de ver esas fotos de su vivienda, mi admiración por ella ha aumentado todavía más. Es increíble como es posible hacer lo que hace Laritza viviendo en esas condiciones tan precarias.

    Me gustaría poder ayudarle, pero no sé como.

  • Luna dice:

    Quizás Laritza no se haya dado cuenta de algo que es fundamental. En esa casa y con esos enseres domésticos, ella posee lo esencial.
    Ella ha sido bendecida por el don de la autenticidad y todo alrededor de ella sirve de marco para que así sea.
    Es una muchacha muy inteligente y sólo debe seguir analizando el interior y el exterior. Sin dudas Laritza sería capaz de entender que como dijo El Principito: “Lo esencial es invisible para los ojos.”

    Adelante Laritza, que como tú hay pocos!

  • Pitiyanqui dice:

    ¡Increíble!
    ¿Alguien sabe de algún abogado en cualquier otro lugar de este mundo que viva así?

  • GILBERTO DIHIGO dice:

    Toda la población cubana la pasa mal, pero los negros siguen en el extremo de las dificultades y todavía hay quien justifica los 50 años del castrismo donde las personas de la piel negra pasaron a ser ciudadanos de cuarta categoria y sujetos para ser llevado a las carceles. No se cuando cambiará este sufrimiento.

  • El Niño Atómico dice:

    Esta mujer tiene mucho mérito por lo que hace, y mucho más teniendo en cuenta de donde viene. Desafortunadamente trata de lidiar con un sistema legal que está diseñado como un casino: la casa siempre gana. Cuando la ley dice que protestar contra la ley es ilegal. no hay abogacía que valga.