castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Sin pistas

  • Ago 07, 200912:04h
  • 5 comentarios

Todos están en ascuas. Nadie sabe nada. Ni amigos, ni blogueros, opositores, periodistas independientes o extranjeros. Tampoco saben familiares y conocidos en el exterior. Y, por supuesto, el cubano de a pie es el que menos idea tiene.

Se desconocen qué medidas, a todas luces restrictivas, va a dictar el gobierno del general Raúl Castro en lo que nos queda de este azaroso e impredecible 2009. Ya se sabe que dijeron adiós las Escuelas al Campo, nido de embarazos indeseados y cuna de iniciación en las drogas y el alcohol.

Calladamente, como siempre, el régimen despide un proyecto ensalzado durante décadas, el de las becas en el campo, con el cual la propaganda estatal hacía zafra, al describirlas como “uno de los grandes éxitos de la Revolución”. Eran escuelas donde se trabajaba la tierra y se estudiaba, y los niños se separaban de sus padres desde los 12 años.

No funcionó. Por una simple razón: porque no funciona el sistema. A estas alturas, se dan cuenta de que dilapidaban recursos, que los jóvenes no aprendían lo suficiente y que la familia es insustituible. Cincuenta años les ha costado reconocer la inutilidad de estas escuelas.

Creadas por Fidel Castro, no ha habido críticas al pasado. No se habla de culpables. Borrón y cuenta nueva. A tono con la lógica bodeguera de los hermanos Castro. Ayer era bueno, hoy es malo.

Según nuestra aburrida y desabrida prensa, el gobierno tomará otras medidas que afectarán a la población. Pero, como en un cuento de misterio, no dan pistas.

Hablé con medio centenar de personas, entre blogueros, periodistas independientes y cubanos de a pie, y nadie tiene la más “puta idea” de las privaciones que se avecinan.

Reinaldo Escobar, autor de la bitácora Desde aquí, cree que la libreta de racionamiento tiene sus días contados. “Esto traerá una afectación grande a un amplio sector de la población, que no resuelven con los alimentos que ofertan, pero complementan sus magras dietas con la cuota de la libreta”, precisó Escobar.

Lo mismo que Reinaldo piensan también las blogueras Yoani Sánchez y Miriam Celaya. Para ellas, “no depara nada bueno esta vuelta de tuerca en una población golpeada por veinte años de esa guerra sin tronar de cañones que es el Período Especial”.

Y el gobierno lo sabe. De ahí el mutismo y el temor. Están calculando sus pasos y viendo la reacción de la ciudadanía. Tienen en mente el maleconazo del 5 de agosto de 1994. Algunos, como la abogada y periodista Laritza Diversent, consideran que junto a las medidas que afecten a la población, “pudiera haber un abanico de disposiciones para abrir y ampliar el trabajo por cuenta propia”.
Lo cierto es que, hasta el momento, nada se sabe. Y los augurios son malos. En los próximos días debe conocerse el nuevo plan de crisis de Castro II. La gente está muy preocupada. Como Luis Fernández, trabajador ferroviario de 61 años:

—Nada bueno nos van ofrecer. Si al cabo de 50 años los gobernantes dicen que aún estamos construyendo el socialismo, las medidas que vienen no quiero ni imaginármelas. Nos van a dorar la píldora, para metérnosla sin vaselina. Esto se va a poner peor de lo que ya está.

Si el cubano creía estar cansado de esperar y de vivir sin futuro, ahora el gobierno le promete otra dosis de purgante. Aguántense a sufrir.

Iván García Quintero
La Habana

Foto: Lorenzo Moscia

Publicado en
5 respuestas
Comentarios

  • Angel dice:

    Todos están en ascuas. Nadie sabe nada. Ni amigos , ni blogueros… Coño Ivan! de pronto dije , se ñampio el ñangara se rompio se fue, abolina papalote, se formó, na´men lo de las medidas, ya no les preocupa a nadie, van a pasar tomando medidas pa’ los empaque de madera el asunto no es para ser pesimista como dice un andoba alla arriba , es para ponerse las pilas , pero en este laboratorio de situaciones surrealistas, compruebo una vez más el alto grado de combativa paciencia de la gente.
    Si no veamos las marchas y las banderas , los aplausos y las fotos en las casas, jamas vi un pueblo mas masoquista y autodestructivo. jamas.

  • El Niño Atómico dice:

    Viene lo que tiene que venir. Cambio. Se dan cuenta que el 50 aniversario marca un punto que no puede pasar desapercibido por el pueblo. Al igual que al principio del período especial (qué nombre!) vendrán normas para cuentapropistas y que dejen que la gente resuelva. Algo menos y verán de verdad lo que es revolución.

  • Güicho dice:

    Esa píldora ya parece un misil intercontinental oxidado. Ya no hay forma de dorarla.

    Pero tranquilo, piloto, que dentro de poco Obama le tira un cabo a la familia Castrini y los salva para poder negociar.

    Lo peor es que ahora mismo no hay alternativa concreta. Es Castro o Castro u otro viejastro pecececo. Mientras no progrese algún foco de ambición política en la isla, lo más que puede suceder se llama desorden.

    Pero no cabe duda de que estamos en los Penúltimos Años del Castrocomunismo.

  • Cuco dice:

    No nos pongamos negativos, la liquidación de las escuelas al campo (perverso experimento de destrucción de la familia cubana) es un paso de avance; lo de la libreta de racionamiento, si la quitan por fin, sería un paso doloroso para la gente más desamparada pero bueno a la larga para la economía y el desarrollo, poco a poco, ellos solitos tendrán que ir desmontando el engendro que llaman sin sonrojo alguno Revolución. La Habana no aguanta más.

  • Woland dice:

    Y sin cojones – todo sea dicho… :-((