castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

historia y archivo

PD en la red

Barbudos y barbudas

  • pd
    Editor Jefe
  • May 24, 200923:23h
  • 9 comentarios

Rosa Ileana Boudet ha encontrado en la papelería de Witold Gombrowicz que guarda la Universidad de Yale esta carta de Virgilio Piñera a Gombrowicz, fechada el 3 de febrero de 1959. Un fragmento:

Posiblemente esté en París para el mes de mayo. Según toda probabilidad seré nombrado agregado cultural el Paris, de lo contrario sería en Buenos Aires. Es decir, donde me designen. Y tú, mon vieux, es cierto que vas a vivir en París? Tan pronto tenga la nota sobre la edición latinoamericana de Ferdy, te mandaré copia de la misma. La Revolución sigue su marcha triunfal. La isla está llena de barbudos… y barbudas. ¡Vivan las barbas! Aunque sé que no te gustan. Humberto sigue en Bs. As.

9 respuestas
Comentarios

  • CS dice:

    Ademas de ser uno de los mejores escritores del siglo XX, Witold Gombrowicz tuvo un cinismo certero, resultado de su experencia. VP le debia haber hecho caso, hizo bien en despreciar a los barbudos.

  • Don Pepe dice:

    La intelectualidad es probablemente el elemento mas vulnerable a los cambios politicos radicales. Quizas sean las primeras victimas de la epopeya, intoxicados con la posibilidad de la creatividad autoctona. Unos son capaces de rectificar, otros ni eso pueden. No debemos exigir papeles de heroes a quienes no lo pueden ser. Cobardia es tambien una condicion humana, que todos juzgamos deleznable, pero es real y nos afecta en alguna etapa de nuestras vidas a todos. No se puede vivir en constante valentia o cobardia, sin algun modo crear nuestra propia destruccion. Desde Virgilio hasta Rodriguez Feo, todos victimas. VICTIMAS, si, aunque en algun momento llegaran a ser victimarios, cobardes, responsables, y todo lo que se les quiera adjudicar. Son nuestros intelectuales. Aqui, aguantar la pata en algun momento historico, no significa ser culpable. Los unicos intelectuales culpables son los pseudointelectuales, pistoleros, bonchistas que desembarcaron en ese inmundo barco.

  • antonio dice:

    …entonces la utopia comezaba y todos fuimos tocados por la euforia revolucionaria…pero el chasco fue mas grande y largo…hace 50 anos y las barbas encanecieron, hasta cuando? , _ no sabemos !

  • Solabaya dice:

    Ya conocia esta carta. La publicaron en otro lugar o blog que no recuerdo. Pero no hace mucho.

  • desterrado dice:

    El mismo Piñera que luego diría ” Tengo mucho miedo “

  • En realidad, lejos de ser inocentes, la mayoría de los intelectuales republicanos no sólo apoyaron al castrismo de hecho y palabra, contribuyendo al endiosamiento de los “barbudos”: a lo largo del medio siglo anterior al 59 forjaron el imaginario popular subversivo y antiamericano que facilitó el hundimiento de la Segunda República. Y de paso, el de ellos mismos.

    Con respecto al castrismo realizaron la misma labor de ilustración que los iluministas franceses con respecto a Robespierre y los jacobinos. Eso no resta mérito a los que, como Virgilio Piñera o Cabrera Infante, se percataron del equívoco rectificaron. Tardíamente y sin reconocer su importantísimo papel en la debacle. Hurguen en el cajón de sastre republicano, en las fases guerrillera y romántica del castrismo, que el palo intelectual está cundido de jutías congas impenitentes…

    ¿Por qué, verbigracia, hasta la fecha Carlo Franqui no ha cumplido la amenaza de dar a conocer la lista de los intelectuales beneficiarios de la política culral del Batistato? ¿Qué se lo ha impedido e impide al cabo de tantos años de exilio?

    Cierto, son aguas pasadas. Pero de las que aún pueden arrojar una “luz cegadora” sobre los motivos “de atrás” que atan a la vieja guardia de la UNEAC y la AECC al éxito de la sucesión raulista.

    Saludos,

    El Abicú

  • Ric dice:

    Repito: ¡el pobre! Todos se lo creyeron todo como el cuento de la buena pipa. Fue unos de los entollamiento sin vaselina más grande de la historia de la cultura. Da pena ajena e inmensa lástima ver en restrospectiva a este maravilloso escritor y hombre de brillantez absoluta dejándose embaucar como un niño, dejándose arrastrar por la misma bobería, infantilismo intelectual y adoración del machismo que están tan ausentes de su genial obra. Y da dolor pensar que mientras este pobre hombre estaba soñando con una embajada en París o Buenos Aires, los nuevos dueños del país estaban burlándose de él, y de muchos como él, partidos de la risa al ver como todos estos intelectuales les bailaban la cuerda a la altura que se la pusieran, mientras Carlos Franqui y compañía les recogían las cenizas de los tabacos.

  • Rodrigo dice:

    ¡Qué clase de embarque se dieron todos! Anyway, a muchos les pareció normal que se fusilara como se hizo, que cerraran El Diario de la Marina, etc., so they had it coming. No es karma, es que así son las cosas.

  • arzola dice:

    el pobre!