castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

Tres tazas y nada de caldo

  • mar 22, 200900:09h
  • 7 comentarios

Esta vez, han sido más directos: “usted no está autorizada a viajar”, me dijo una señora bajita —casi amable—, vestida de verde olivo. Mi trámite para obtener el permiso de salida concluyó sin muchas dilaciones y con la misma respuesta negativa. Le exigí a la funcionaria que me diera una explicación, pero ella sólo era el muro de contención entre mis exigencias y sus ocultos jefes.
Mientras me comunicaban el “no”, rememoré las declaraciones hechas por Miguel Barnet hace un par de meses. El presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) afirmó que todos los cubanos pueden viajar, excepto aquellos que tienen deuda con la justicia. Me he pasado el día buscando una causa legal pendiente por algún lado, pero no hay manera que me acuerde. Hasta la olla arrocera que me dieron a créditos por el mercado racionado la pagué en su totalidad, aunque sólo funcionó dos meses antes de romperse definitivamente.
Nunca he sido acusada en un tribunal y sin embargo estoy condenada a no salir de esta Isla. Esa restricción no la ha dictado un juez, ni la he podido apelar ante un jurado, sino que viene del gran fiscal —con plenos derechos— en que se ha erigido el Estado cubano. Ese severo magistrado, determinó que la viejita sentada a mi lado en la oficina de 17 y K, no recibiera la tarjeta blanca porque su hijo “desertó” en una misión médica. Tampoco el niño que esperaba en una esquina pudo viajar, pues su padre deportista, juega ahora bajo otra bandera. La lista de los castigados es tan larga y los motivos tan variados, que podríamos fundar un voluminoso grupo de “insiliados” forzados. Lástima que la gran mayoría haga silencio, a la espera de que un día le permitan salir, como quien recibe una compensación por portarse bien.
Uno de los primeros lugares de peregrinación, de quienes no recibimos el permiso de salida, debería ser la oficina del ingenuo presidente de la UNEAC. Tal vez el podría explicarnos cuál es el delito por el que nos están condenando.

* Para aumentar los papeles en mi colección de negativas, les dejo el último documento recibido de la SIE. También les pongo mis visas, para recordarle que mis dificultades no son para entrar a otro país, sino para salir del mío.

Yoani Sánchez
La Habana

Publicado en
7 respuestas
Comentarios

  • El inquieto dice:

    Me imagino el dolor que sintió esta jóven cuando le dieron la negativa para viajar pues,aunque quedarse no sea su inteción por razones que solo le competen a Ella,ver algo muy distinto es indescriptible.
    Pero,como se le ocurre preguntar porque no la dejan salir?

  • pepe dice:

    no, concho, los de pollo no !!!!

  • Liborio Liberto dice:

    Ingenua eres Tú Yoany, Barnet es mentiroso.

  • El Niño Atómico dice:

    Y todavía viene el de los Libros de Listas a omitir a Fidel Castro de la lista de los 10 peores dictadores.

    http://www.miamiherald.com/272/story/960251.html

  • Arnaldito Sosa dice:

    Leo con pena tu calvario. Y me da animos para saber que vivo en democracia. Entro y salgo cuanto me place. Mi unica preocupacion es el costo de los boletos de vuelo. Yo soy ciudadano de la Yuma. Yoani sigue tratando. Me acuesto pensando en los que estan en Cuba. Ni Kafka se hubiera imaginado.

  • Pancho Pistolas dice:

    Alguien debe de organizar de ya, una protesta y una movilización tan intensa y eficaz como la que se dio cuando el caso Gorky. Estos son ya los estertores del muerto, pero en ello va la pata del ahogado que puede matar a cualquiera.

  • Cuando cometieron el “error” de dármelo fui yo el que no cometió el “error” de regresar a los 11 meses. Ojos que me vieron ir…jeje