castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

castrismo

PD en la red

Los seis grados de la conga

  • Mar 19, 200921:43h
  • 60 comentarios

Me gusta la gente que abandona el buenismo, y más los disfruto cuando estampan sus firmas al pie de esos abandonos. Los buenistas se me antojan como versiones recicladas de la hipocresía anglosajona, pruebas vivientes de un colonialismo intelectual del que quizás nunca logremos deshacernos. Cada vez que escucho o leo a alguien que va en contra de la corrección política le doy, literalmente, el beneficio de la duda.

Porque es de la duda de lo que se trata. El buenismo es un mantra, una simplificación, en ocasiones terrible, que muchos usamos para defendernos de la complejidad del mundo, para escondernos de las dudas que ésta genera, y sentirnos a salvo de una incertidumbre dolorosa.

El abandono del buenismo es un primer paso, enorme y esencial, a la hora de encontrar soluciones reales a los problemas de este mundo, pero no es el único, porque esas soluciones, por desgracia, implican el reconocimiento de la verdadera complejidad del asunto que intentamos resolver, reclaman cierta capacidad para escoger entre el menor de dos males, requieren de un análisis tan desprejuiciado como sea posible de la historicidad del tema y —a mi juicio, lo más importante— de un coraje o valentía existencial, que permita reconocer cómo nos ubicamos antes con respecto a ese tema, cómo lo hacemos ahora y cuáles fueron o son los motivos de esas ubicaciones.

Abandonar el buenismo es quitarse la ropa antes de meterse en el mar. Muchos lo hacen y después descubren que no saben nadar, o que le tienen un miedo inexplicable, absurdo y ancestral, al fondo de un océano que a duras penas alcanzan a intuir; y que los empuja, desnudos ya, a quedarse en la costa, en la playa, en la orilla, resguardados bajo unos parasoles que los buenistas gustan llamar cínicos o nihilistas.

Digo esto porque en los últimos días se ha estado discutiendo en este foro cuál debe ser la conducta —¿políticamente correcta?— de los intelectuales cubanos en el exilio con respecto a esos que el castrismo intenta promover, con ayuda externa, como sus “intelectuales”. Esta es una vieja polémica que acaba de resurgir a raíz del encuentro que tuvieron en Barcelona un grupo de escritores exiliados como María Elena Cruz Varela, Rafael Rojas y Jorge Ferrer, con un hato enviado —o autorizado— por los Castros, en el que resalta la cabeza de Senel Paz.

Las posiciones en este asunto han ido desde un NO rotundo a cualquier encuentro con esa bola de “soplatubos” y “pegados al techo” que representan al castrismo, hasta un “triunfo de la democracia”, pasando por argumentos tan válidos como “del lobo un pelo”, es un derecho que tiene cada cual a ir o no ir, o qué lindo es ver, o imaginar, a María Elena Cruz Varela decirle a esos personeros del castrismo con su presencia, y su voz: “los papeles se tragan, las palabras vuelan”.

Lo que llama la atención entre esos que abandonan el buenismo para decir NO es su insistencia en actitudes y formas de pensar que son típicas de aquellos que usan la falsa bondad para huir de la complejidad del mundo.

Se niegan a dar soluciones reales, señalan casi a gritos el horror de reunirse con los castristas, pero cuando alguien les pregunta ¿qué hacer?, se encogen de hombros, evitan la respuesta o regalan remedios tan absurdos como una invasión americana, pedirle ayuda a Voltus V o rezar por un rabo de nube.

Asumen la inmutabilidad del asunto. De alguna forma se las arreglan para tomar una instantánea, para hacer un corte arbitrario a partir del cual clasificar y juzgar, de una forma tan drástica que reduce casi a cero cualquier posibilidad presente o futura de estar equivocados. Reunirse con Senel Paz es malo porque ya Senel Paz —cuando firmó esa carta apoyando el criminal fusilamiento de aquellos tres jóvenes— dejó de ser bueno para siempre, dejó de ser persuasible, dejó de ser digno de una invitación a pensar de forma distinta y, quizás, a redimirse. Para estos defensores del NO resulta imposible imaginar que mañana a Senel Paz se le ocurra marchar por las calles de La Habana en una manifestación anticastrista o que, llegado el momento, esté dispuesto a exigir, a riesgo de su integridad física, la hipotética liberación de una Yoani Sánchez. Si eso sucediera, los defensores del NO, una vez que terminen de reír, dirán que Senel se suicidó porque su conciencia no lo dejaba vivir, pero que al menos lo hizo de una forma “productiva”.

Estigmatizan. Los que piensan distinto son cohorte, séquito, conga callejera. La imagen es nítida y hermosa. En el arroyo, la masa indistinguible arroyando sudorosa y salvaje, al otro lado de las puertaventanas, los verticales. Hay un sueño de ser distintos, hay una intención de olvidar que este mundo de hoy está mucho más interconectado de lo que estamos dispuestos a aceptar, hasta el punto de que muchos piensan que dos seres humanos cualesquiera de este planeta están relacionados entre sí por una cantidad de personas tan baja como seis.

Yo no sé si seis individuos sean suficientes para conectarme con el jefe de una tribu en Papúa, Nueva Guinea, pero sí sé que a la hora de juzgar a los demás tengo que ser capaz de preguntarme, (de hecho estoy obligado a hacerlo —sobre todo porque me lo debo a mí mismo) si soy tan diferente o estoy tan distante de ellos como quiero o necesito pensar.

En estos momentos, ya lo dije antes, creo sentirme incapaz de compartir una mesa con cualquiera de esos personeros del castrismo; pero a la hora de juzgar a esos que quisieron hacerlo no puedo menos que sentir admiración. Si ese no fuera el caso y decidiera criticarlos, tendría que empezar por preguntarme, por ejemplo, ¿cuál es la separación o la distancia adecuada para no ser tildado de conguero? ¿Hizo mal Yoani Sánchez en ir al mismo evento donde estaba Mariela Castro disertando? ¿Se puede compartir el mismo agente literario con un escritor, pero no una mesa o un evento? ¿Hizo mal Cabrera Infante en tener el mismo agente que García Márquez? Si buscamos las respuestas a esas preguntas, y seguimos con honestidad las ramificaciones de cada una de ellas, terminaremos descubriendo una realidad compleja. A lo mejor por eso unos prefieren soplar silbatos y otros bailar al ritmo de los tambores. Los que se niegan a esas dos opciones, ¿dónde nos ponemos?

César Reynel Aguilera
Montreal

Foto: va vaas, en Flickr.

Posts relacionados:

“Comparsa” de Juan Abreu.

Democracia e intelectuales cubanos.

Publicado en
Tags
60 respuestas
Comentarios

  • El Barro dice:

    WAO!
    Despues de 10,112 palabras y 47,444 caracteres alguien puede resumir?

    Por cierto Pablo de donde sacaste la anecdota de Sakharov. He estado tratando de confirmarla con colegas rusos y no hemos podido encontrar una buena fuente. No sera que alguien la la KGB quiere cagar la imagen del Sasha.

  • César Reynel Aguilera dice:

    CS,
    Para serte sincero, no creo que sea lo mismo, pero esa es mi opinión y puedo estar equivocado.
    A tu pregunta yo le veo tres niveles, el primero es que seamos capaces de hacerla (o dejar que alguien la haga) sin ponernos bravos, el segundo es estar dispuestos a responderla sin disimulos ni excepciones, el tercero es abandonar cualquier idea de que nuestra respuesta es la que es.
    Una de las posibles respuestas es pensar que dos personas pueden trabajar en la misma empresa (la misma agencia) y detestarse a muerte. Otra es que una agencia literaria (o un agente), más que una empresa es la persona o la institución que representa y —supuestamente— protege al escritor de las empresas, o de los empresarios, para los que éste en realidad trabaja (las casa editoriales). Si aceptamos la segunda respuesta estamos reconociendo que la relación que une a los escritores con sus agentes casi nunca es de empleado-empleador, sino de amigo, confidente o, en el peor de los casos, de socios comerciales. Aceptemos por un momento que esa sociedad comercial puede funcionar (me parece perfectamente posible que lo haga) de forma tal que ese rechazo a muerte que sienten esos dos escritores no interfiera, para nada, con los negocios que cada uno de ellos hace, por separado, con la misma agencia. Para que podamos aceptar (sin pasar por tontos) ese requisito sólo tiene que suceder una cosa: La agencia debe comportarse de una forma exquisitamente neutral con respecto al tema o motivo que “divide” a esos escritores. Ahora bien, la Agencia Balcells (que es la que nos ocupa) nunca ha sido (ni remotamente) imparcial o neutral con el tema que “divide” a muchos escritores latinoamericanos (incluidos a los cubanos de adentro con los del exilio), o sea, eso que unos llamamos revuelta castrista y otros insisten en llamar revolución cubana. La fundadora de esa agencia es defensora a ultranza no ya de la “revolución” sino del propio Fidel Castro, hasta el punto de que cuando el tirano enfermó, la prensa castrista se apresuró a citar a la Balcells diciendo algo así como que “el mundo será un lugar peor el día que Fidel Castro no esté”. Yo, por ejemplo, tengo una amiga que el día que salió publicada esa declaración me llamó para preguntarme si esa era la agencia que había rechazado mi primera novela, cuando le dije que sí me respondió: si algún día tú haces negocios con esa gente, si algún día yo me entero que les enviaste otro manuscrito, te dejo de hablar.
    Saludos
    CRA

  • CS dice:

    Pablo, entonces no soy cristiano. Cuco estas muy equivocado, en el caso de Argentina era una reaccion masiva a la perdida de la guerra de las Malvinas, no tuvo nada que ver con los EE.UU absolutamente nada. En el caso de Espana, tampoco tuvo que ver con los norteamericanos y el plebescito chileno tampoco.
    Cesar, con todo lo que yo te respeto-y sabes que te respeto-de veras crees que es lo mismo tener el mismo agente literario que compartir mesa a lado de alguien que apoya a una dictadura? De veras crees que son comparables?

  • Cuco dice:

    Un amigo anormal me dijo un día, “no le pidas peras al horno CucO”….y yo le respondí:
    -“Gases del oficio”…Punto.

  • César Reynel Aguilera dice:

    Querida Zoé,

    Los escritores como Cabrera Infante nunca mueren, o tardan mucho en hacerlo, y sus palabras bastan para defenderlos como si estuvieran vivos. En este caso, sin embargo, me parece que Cain no necesita defensa alguna, pues nadie lo está atacando. Esa insistencia tuya en ver un ataque a GCI donde no lo hay denota un deseo de convertir esta polémica-exploración, que es racional y está llena de buenas intenciones, en un intercambio de sentimientos y emociones. Y ya lo dijo GCI: con los sentimientos no se puede discutir. No creo que haya nada de malo en usar las decisiones pasadas de otros escritores —vivos o muertos— para tener una clave, o una referencia, a la hora de juzgar las decisiones que otros toman hoy. Todo lo contrario, me parece que estamos obligados a mirar el pasado si queremos entender el presente. En vez de hacer eso, sin embargo, tú decides olvidar un contexto que hasta Fidel Castro es capaz de utilizar para darse cuenta cuando una coma cayó donde no iba, le das a una palabra una acepción que sólo tiene en el lenguaje coloquial de los cubanos (el diccionario de la Moliner, por cierto, tampoco reconoce el sentido amistoso que tú insistes en darle al verbo “compartieron”), te concentras en esa coma y te lanzas a desechar, con más sentimientos que razones, la idea que se propone (hasta qué punto están obligados los escritores cubanos a “morir” con una industria editorial, la española, que es eminentemente izquierdosa y procastrista).

    Es una lástima, porque si alguien puede enriquecer y/o esclarecer esa idea, con argumentos, no con imperativos, eres tú.

    Un beso

    CRA

  • Bueno, perdonen que me meta donde no me llaman, pero ya Cuca-en-su-delirio alertó sobre el cuidado extremo que los demás insignificantes, sus súbditos, deberían tener en la aplicación correcta de comas, tildes, puntos aparte y, sobre todo, los suspensivos.

    Fue justamente al cierre del Mariel y fue el único (EL Ú-NI-CO) discurso al que yo he atendido desde que empezó hasta que terminó. Lo vi en el televisor soviético con estos ojos míos de Camagüey de 1950 que el fuego de La Almudena van a convertir en cenizas algún día (francamente no comprendo cómo el personal aquí, allá y acullá acreditado, parece ser experto en conocer todos los discursos de Nuestro Máximo …, y he aquí una demostración del uso de los puntos suspensivos). Incluso un día vi una web o un blog dedicado exclusivamente a reunir todos sus discursos, y entonces me convencí de que los hay más locos y traumatizados que yo.

    Pero bueno, la cosa era que Cuca-en-su-paroxismo inauguraba noséquépinga creo que por allá por Las Tunas, que había sido “levantada” así como divinamente por personal carcelario, a muchos de los cuales, haciendo uso de esa democracia que aquí la empleomanía ni siquiera osa comprender, se les había brindado la oportunidad de abandonar el país (¡y qué país!!!) a través del ignominioso puerto pachanguero del Mariel, donde incluso hubo un servicio oficial de prostitutas dispuesto, previo pago en dólares, a entretener la espera de los compañeritos timoneles (esto pocos lo saben, así que corro de inmediato a ver a Teddy a la SGAE para que me registre la primicia y así hacerme rico y poderoso y poder publicarme yo mismo lo que me venga en gana sin la necesidad de un mecenas de la literatura cubana en el exilio de esos que –“oh casualidad”, como dice Carbonell, siempre cobran por la ristra de chorizos que venden–.

    Y ya me perdí.

    Ah sí, Cuca leía, en esa ocasión leía y no improvisaba. Decía que aun la escoria carcelaria tenía su lado patriótico porque muchos habían decidido no hacer uso de la democracia que se les brindaba y permanecer en su tierra querida (“oye, tú que dices que lo tuyo no es tan bueno; oye, tú que dices que lo tuyo no es tan lindo; yo te invito a que busques por el mundo otro cielo tan azul como este cielo…….” y así sigue la cosa, o canción, que cantaba Coralia Veloz).

    Y de pronto, (all of a sudden, my heart sings), Our Commander in Chief quédose mudo, pálido, abrió más los ojos (como el lobo feroz) y acercose más al papel. Y entonces dijo, levantando característicamente su dedo inolvidable, “pero aquí veo que falta una coma” (o un acento, o una diéresis, da lo mismo) y “debemos ser muy cuidadosos, porque el sentido de la oración puede cambiar drásticamente.” Yo levité, compañeritos y compañeritas. De tal modo lo manifesté en voz alta que hasta acudieron vecinos –gusanos claro, gusanísimos todos, no vivíamos en el Nuevo Vedado ni en Miramar–. Eso fue genial. Ojalá a alguien con mucho talento se le ocurra alguna vez escribirlo.

    Y bueno, quería decir que ni siquiera el simple olvido de una coma es algo original y único: ya antes le había pasado a Cuca, nuestra Cuca, la Cuca palpitante en todos nuestros corazones y anos.

    David Lago González

  • Cuco dice:

    Como dices César e interpreto con mucho agrado, se trata de aprovechar ESPACIOS. Colarnos donde sea posible con nuestra verdad, debatir (que no necesariamente se hace con chipirones y un Don Pepe fresquito), que se vaya comprendiendo cada vez más que el exilio no es la “mafia de Miami” (que si existe! y es poderosa), que en el exilio hay gente de verbo amable y con los huevos/ovarios bien puestos además.
    A Alina Brower la veo más prudente en su último comentario( los anteriores los acompañaba una dosis de encabronamiento y justa rabia), este le pega más a una pianista talentosa. Quería apuntar algo sobre tu comentario 48, un “pequeño” detalle, todas esas transiciones se dieron en coyunturas políticas internacionales en las que E.E.U.U favoreció, promovió, presionó en mayor o menor medida las mismas. Estamos hoy en una de esas coyunturas muy interesantes y la administración Obama es crucial, digo yo. Creo que todos los cubanos con dos dedos de frente son capaces de darse cuenta de ello. Aprovechar los espacios también es para ayudar a los gringos a obrar con sano juicio, a buscar la justa medida. Esa es nuestra tarea.

  • Pablo Fuentes-Prior dice:

    CS, créame que le entiendo perfectamente. ¿Quién de nosotros no ha fantaseado, por ejemplo, con que desaparecían (bombardeados, volados, quemados…) los lugares donde sufrimos persecución y vejaciones…? ¿Con devolver -ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, cardenal por cardenal-, cada humillación, y cada golpe, y cada escupitajo?

    Pero creo que no, que debemos olvidarnos de aplicar la Ley del Talión (que, como ya apuntara alguien, es un camino bastante seguro para quedarnos todos ciegos…). Creo que nuestro compromiso, nuestra acción -también para agnósticos y ateos-, debe arrancar de, o inspirarse, o respetar al menos lo mejor que el cristianismo ha dejado -ha destilado- en la tradición humanista de Occidente. Si la frase “salvar a Cuba” tiene algún sentido, este sería, sostengo, salvarla por y para su re-inserción dentro de la tradición histórico-cultural occidental.

  • Zoé Valdés dice:

    Pero es cierto, debí quedarme callada. Es lo que merecen.

  • Zoé Valdés dice:

    El error de la coma es tuyo, o sea que si interpreté es a causa de una coma tuya mal puesta… en cuanto al diccionario, gracias, pero uso el María Moliner… No, no estoy matando mosquitos a cañonazos, estoy respondiéndote a inexactitudes tuyas. Y me parece injusto que saquen a GCI en esto cuando no puede responder porque está muerto.

  • maite dice:

    Comentario 43:

    ¿no fue Guillermo el que recibió en su casa de Londrés a Senel Paz? Y, ¿a quién más recibió?

    Es una pregunta o una afirmación, no es comprensible.
    Por cierto me estoy volviendo a leer “La Habana para un Infante Difunto”, disfrutando…y recordando a mi vecino el poeta Roberto Branly muy amigo de GCI

  • alina brouwer dice:

    “los musicos, que NO somos intelectuales”
    a.b

  • alina brouwer dice:

    cesi, es cierto que lo del nombre de comparsa, lo puso pd, vamos a aligerar las cosas, por favor caballeros siempre pagamos los musicos, que somos intelectuales…que si comparsa que si congueros, que si los 6 grados..todo a paso de conga…
    hablando de musica, me voy a trabajar, pero antes de irme, he de decirte que debo leer de nuevo lo que has escrito, porque no entiendo mucho, mas alla de toda la conversacion, hay un hecho, que en los 3 ejemplos que has usado, los espanoles chilenos y argentinos, las transiciones fueron preparadas y ;levadas a cabo por los propios dictadores, de hecho ya que nos rompemos la cabeza pensando como ayudar en nuestro propio proceso de transicion habia una democracia, debe haberlos, pero no se que ejemplos usar en el que un pueblo, especialmente una isla, haya podido sacudirse de arriba un grillete pacificamente,..quiza alguien pueda elaborar en eso?
    alina

  • César Reynel Aguilera dice:

    Querida Zoé,
    Además, del diccionario de la lengua española (Vigésima segunda edición):
    compartir.
    (Del lat. compart?ri).
    1. tr. Repartir, dividir, distribuir algo en partes.
    2. tr. Participar en algo.

    Ninguna referencia a la amistad, querida. Me pregunto, ¿hay que leer?

    Miriam Gómez lee este blog.

    Un beso

    CRA (formerly known as Gómez)

  • César Reynel Aguilera dice:

    Zoé,
    Sí, se me fue una coma que —combinada con la exquisita sensibilidad que te desató este post— te ha hecho leer que GCI compartió con GGM en el sentido amistoso de la palabra, cuando en realidad quise decir que compartieron (tuvieron) la misma agente. Todos conocemos bien la relación que tuvieron esos dos escritores, con eso en la memoria, y la lectura completa de mi comentario debió quedar claro, o al menos pudo haber espacio para esa duda de la que tanto hablas, que nadie quiso decir que compartieron en el sentido que tú le das, y que inmediatamente utilizas para meter en esto a la adorable viuda de Cain. Estás matando mosquitos a cañonazos, querida Zoé.

  • CS dice:

    Pablo, no es solamente llegar a la libertad es liberarnos de la disimulacion. Yo preferiria-y me pueden odiar si quieren-ver a la isla hundir al fondo del mar, que ser algo parecido al Mexico de hoy dia donde nadie ha pagado por la matanza del 68 y donde los herederos de Lopez-Portillo quedan con la plata mientras las barrigas del pueblo se quedan vacias.

  • maría dice:

    es curioso q esto casi siempre ocurre entre intelectuales, es raro ver tanto veneno entre otros colegas, luego cuántas pseudodefiniciones y cuanta metatranqueología, para distinguir a los q “por la causa” se creen con derecho a desprestigiar a los demás y los q no.
    me encantó “fresa y chocolate”

  • a Abreu dice:

    “Pragmatismo: No compartir eventos con los “intelectuales” del castrismo es regalar un espacio que el exilio cubano se ha ganado con mucho trabajo”

    ¡Madre del verbo! Esta es una joya salida de la Facultad de Lógica Pura de la Lenin.

    Pero no es pragmatismo, querido, y tampoco oportunismo, se sientan en las mesitas por esa necesidad imperiosa que se llama reconocimiento.

    Y por ser conocidos y reconocidos muchos (no temas, no son todos) se sentarían hasta con Robertico Robaina. Y acaso, Zoé, ¿no fue Guillermo el que recibió en su casa de Londrés a Senel Paz? Y, ¿a quién más recibió?

  • Zoé Valdés dice:

    César, me consta que Guillermo Cabrera Infante jamás compartió con Gabriel García Márquez, pero como ya te dije. Una cosa es tener la misma agente literaria y otra muy distinta es discutir en una misma mesa con alguien que ha pedido la ejecución de tres jóvenes inocentes, el futuro de Cuba. No digas lo que no es cierto. Miriam Cabrera Infante lee este blog y podrá desmentirte.

  • César Reynel Aguilera dice:

    Alina,
    Cuando de conversar con los Castros se trata creo que hay un consenso, al menos aquí en pd —y en una buena parte del exilio cubano— de que los dos hermanos son un par de gánsteres que terminan todas sus “conversaciones” parapetados detrás de sus rehenes (los cubanos de adentro) y gritando ¡Vengan a buscarnos! O sea, que no tiene mucho sentido hablar con esos dos.
    La cosa, sin embargo, se complica a la hora de decidir si se debe, o no, hablar con los personeros e “intelectuales” del castrismo. Corriendo el riesgo de sobre-simplificar yo veo, con respecto a esa decisión, varias posturas:
    Verticalismo de primera instancia: No hay nada que hablar con los “intelectuales” y personeros del castrismos. “Distancia y categoría” con respecto a ellos, son una bola de cobardes que están paralizados por el miedo, y nada pueden aportar a ningún diálogo como no sean las consignas y las ideas que les autorizaron. Hablar con ellos es correr el riesgo de caer en las trampas que el castrismo prepara con su ayuda (y con la de los izquierdistas españoles).
    Verticalismo de segunda instancia: Los intelectuales en el exilio que hablen, se reúnan, intercambien, o “dialoguen” con los personeros del castrismo son congueros. Gente que se presta a arrollar en el arroyo para así ganarse unos pesos, adquirir notoriedad y/o llevarle la contraria a sus colegas verticales. Distancia y categoría con ellos también, aunque eso no conduzca a nada ni resuelva un carajo.
    Buenismo: Hay que dialogar con los Castros o, para empezar, con sus personeros, porque la bondad, el amor al prójimo, los versos y el parnaso así lo indican. Además, porque las personas que sufrieron cárcel y persecución en Cuba se ganaron, con su sufrimiento, el derecho a dialogar por encima de lo opinión de cualquier vertical. Hay que ser buenos, aunque eso no conduzca a nada ni resuelva un carajo.
    Pragmatismo: No compartir eventos con los “intelectuales” del castrismo es regalar un espacio que el exilio cubano se ha ganado con mucho trabajo (y con mucho sufrimiento de algunos de los Verticales, justo es reconocerlo). Es verdad que la inmensa mayoría de las veces esos eventos son trampas del castrismo y que las cosas no salen como quisiéramos, es verdad que muchas veces los buenistas y los congueros van a esos eventos a tapear con los castristas, y olvidan los temas, las preguntas, los reclamos que los verticales esperan. Pero también es verdad que ese espacio, por imperfecto que sea, por mal que algunos lo usen y otros lo vean, es el único que existe para intentar un fracaso que es tan válido como todos los fracasos anteriores: explorar la posibilidad de ver si donde fallaron la insurrección armada, el atrincheramiento a ultranza, y el mata porque te van a matar, pudiera triunfar algo parecido a eso que hicieron españoles, chilenos, y argentinos, para lograr lo que parecía imposible: que los guardias, convencidos de que nadie iba a por ellos, bajaran los fusiles primero, los soltaran después y dejaran por último que la democracia arrancara. Es una tarea ardua que en alguno de mis comentarios anteriores comparé con zambullirse en un chiquero.
    Lo interesante del caso es que casi todas esas posturas, además de ser perfectamente válidas y soberanas, podrían tener un efecto sinérgico si no se dedicaran a descalificarse las unas a las otras, y a hacerlo con una vehemencia que habla más de cuitas pendientes, celos profesionales y rumores de alcoba, que de interés por Cuba.

    Abrazo

    Cesi

  • Pablo Fuentes-Prior dice:

    La otra referencia que me viene de pronto a la cabeza es…. literaria. O mítica, o mítico-literaria. El Gollum del “Lord of the Rings”, a quien permiten que siga viviendo – presintiendo que podría jugar un papel muy positivo -para decirlo en lenguaje burocrático- en el fin de Sauron. Y, efectivamente, al final es Gollum el que se deshace del anillo…

    “Even Gollum was not wholly ruined. He had proved tougher than even one of the Wise would have guessed – as a hobbit might. There was a little corner of his mind that was still his own, and light came through it, as through a chink in the dark: light out of the past. It was actually pleasant, I think, to hear a kindly voice again, bringing up memories of wind, and trees, and sun on the grass, and such forgotten things. But that, of course, would only make the evil part of him angrier in the end – unless it could be conquered. Unless it could be cured.” (Gandalf).

  • Don Pepe dice:

    Alguien dira que aqui hay mucho bla bla bla y se esta perdiendo el tiempo, pero hay constancia que en una cosa avanzamos. Se ha civilizado el dialogo en la discrepancia, y eso induce a tolerancia. Por ahora, ya es bastante. Tres anos atras, estos temas se convertian en cochiquero. La autoeducacion para la Nueva Republica III avanza.

  • Pablo Fuentes-Prior dice:

    CS, pero es que el mundo no está hecho sólo de gente perfecta… Más bien, mi limitada experiencia me sugiere que esa perfección es -quizás- inexistente. La pregunta (o preguntas, abres una y sale otra de adentro, no necesariamente más pequeña…) NO ES si preferimos a Hubert Matos o a sus carceleros. La pregunta es: ¿qué resulta más conveniente, más útil, más productivo… para acercar el primer día de libertad en Cuba?

    Y, hablando de Hubert Matos -a quien creo que pocos cubanos con un mínimo de vergüenza se atrevan a acercarse sin quitarse el sombrero-, este titán escribió en su día a María Elena: “Nosotros, como tú y toda la oposición dentro y fuera de Cuba, aspiramos a una sociedad sin odios ni violencia. Una patria sin las expresiones de intolerancia que hacen de las relaciones humanas una trama constante de humillaciones y abusos.” Pues eso.

  • Iskan el Cubano dice:

    No entendí ná, pero bueno…

    Me llama la atención eso de que “…los escritores no estamos para encontrarle soluciones a los problemas de este mundo, estamos para dudar, ponerlo todo en duda…”. Algo así le escuché decir a Carlos Monsiváis, un tipo de izquierdas, hipercrítico y mexicano…

    Tres cosas solamente:

    Qué tiene de malo buscar soluciones? Nada mejor que eso, porque un dedo para señalar tiene cualquiera, con el mismo de arrascar, como dijera el poeta.

    La otra: Eso de “dudo luego existo” pensé que era sólo de filósofos, científicos o de estudiantes rezagados.

    Y la tercera: ¿No estarán los escritores realmente para escribir, en lo posible, buena literatura?

    Firma: Iskan el Lector, lleno de dudas

  • César Reynel Aguilera dice:

    Filósofo,
    La idea es, precisamente, eliminar ese relativismo caro y barato del que hablas. Antes de emitir un juicio ético es importante tener en cuenta y explorar toda la complejidad de lo que se está juzgando, el objetivo de esa exploración es minimizar tanto como sea posible el número de excepciones, ya que cada una de ellas, de existir, podría convertirse en fuente de ese relativismo al que te refieres.
    La pregunta inicial que me hago es:
    ¿Cuál es la distancia adecuada que hay que tener para no ser considerado un conguero de los “intelectuales” del castrismo?
    La respuesta de que conguero es el que se siente a la mesa con Senel Paz me parece que está tan cargada de excepciones que se convierte, de inmediato, en una orgía de choteo y relativismo.
    Cabrera Infante, por ejemplo, compartió durante años con García Márquez, algo mucho más importante que una mesa o un evento, tuvieron la misma agente literaria. Personalmente no creo que eso haya estado mal, y una de las razones que se me ocurren para entender esa soberana decisión de GCI es este dato: En Norteamérica, ya en los años 90s, más del 66% de los editores eran mujeres (la cifra siguió aumentando) que en un 90% reconocían ser, abiertamente, liberales y miembros del partido Demócrata. Entre los hombres la cifra de liberales era del 70%. En España, tomando en cuenta el anti-francisco y un montón de años de influencia del PSOE es fácil inferir (no tengo las cifras) que una buena parte de los editores, agentes literarios, y demás personas poderosas en el mundo editorial se consideren todavía “de izquierdas” y, con una alta probabilidad, “filocastristas” (mucho más en aquellos años que le tocó sufrir a GCI). Así las cosas, el asunto bien podría ser visto con esa frase de “donde quiera que mires tienes que llorar”. En ese caso, pues mejor la Balcells.
    Hoy en día ese panorama no ha cambiado mucho en España. Basta con mirar un poco para darse cuenta que buena parte del negocio cultural, y de la edición en particular, sigue estando en manos de gente de izquierdas con lazos, compromisos, y afinidades políticas —muchas veces públicas y notorias— con el castrismo. Eso quiere decir que es bien baja la probabilidad de encontrar un agente, evento, encuentro, festival, o lo que sea, que no esté parcializado en alguna medida contra los exiliados cubanos que militan activamente en el anticastrismo. ¿Significa esto que se debe renunciar a la participación en esos eventos, o a ser parte de la cartera de autores de una agente determinada? No creo, de hecho, yo le envié el manuscrito de mi primera novela a la agencia Balcells (que lo rechazó, claro está). Lo que sí me parece injusto, parcializado, relativo (caro o barato), e inconsecuente, es tener dos estándares distintos a la hora de juzgar a los intelectuales cubanos en el exilio que deciden participar en esos eventos. Me parece injusto porque a fin de cuentas esos intelectuales exiliados siguen sufriendo el mismo síndrome de “donde quiera que mires, tienes que llorar”, una situación que deriva, entro otras cosas, del hecho de que el exilio cubano, a pesar de ser bien poderoso económicamente (hasta el punto de mantener a los Castros con sus remesas) ha sido incapaz de crear y sostener una clase intelectual que no dependa de las dádivas (por no decir migajas, limosnas) españolas.

  • maría dice:

    más sencillo, unos pueden dialogar y confrontar, otros no tienen esa capacidad, a unos los invitan a esos foros y a otros no, unos son malas personas y otros no tanto, unos ven la cara de satanás en todas las caras y otros son mas coherentes.

  • Pablo Fuentes-Prior dice:

    Perfecto, Teresa, y me parece muy bien. Ahora, ¿por qué no asumir que esto pueda ocurrir con SP O con miles y miles de los que han acompañado y sostenido a la tiranía, por acción o por omisión? ¿Por qué no asumir que obligarlos a confrontar su(s) miseria(s) pueda ayudarles, O ayudar a otros, a sacudirse de esas miserias – del yugo del castrato? ¿Quién gana con estos veredictos extendidos con una arrogancia y unas pretensiones de infalibilidad que no puedo menos que calificar de papales? (Con todo el respeto, dicho esto con la infinita prevención con la que recibo todo lo que venga del Vaticano). ¿Cuba, o la banda de asesinos que la desangra desde hace medio siglo??

    Y que conste que no creo, ni por asomo, que participar en estos eventos sea ni lo único ni lo más importante que se puede hacer para ayudar a poner fin a aquella pesadilla.

    Pero, si el día que la fisiología se encarga de permitir el cambio que hasta ahora nos ha negado la historia todavía estamos discutiendo SOLA Y FEBRILMENTE sobre el tamaño y el peso de las Culpas y de los Méritos… no nos va a dar tiempo ni a confesarnos.

  • CS dice:

    Ustedes no han visto la pelicula checa Kolya? La que gano el Oscar? Al final, en el momento preciso en que cayo el comunismo, entonces, en ese preciso momento, los agentes de la policia politica salieron a las calles con sus campanitas para apoyar a la revolucion de terciopelo, pero ni un momento antes, y esa es la hiprocresia de un SP, no dudo que en ese momento el estaria con su campanita por las calles de La Habana.
    Y en lo que se refiere a Sakharov, yo prefiero a Andrei Amalrik, a Walesa, a Havel, Sandor Marai, a los hungaros que murieron por las calles de Budapest en el 1956, a los que nunca derramaron una lagrima por Stalin.

  • Teresa de Calcuta dice:

    Señor Fuentes-Orior, se me antojan muy simples las respuestas a sus preguntas… “de haber estado presentes cuando Sakharov participó en la fundación de la Comisión de Derechos Humanos soviética, en el lejano 1970. ¿Le habrían mandado a fabricar más bombas? ¿A llorar a la tumba de Stalin? ¿Habrían renunciado a defender los DD.HH., porque lo hacía este hombre?”.
    La respuesta es No, no habrían hecho nada de eso, como dicta la más elemental lógica. Seguramente lo hubieran felicitado por su honesto cambio de posición. ¿Ha hecho SP o alguno de los otros algo semejante?

  • alina brouwer dice:

    en la pieza escrita por cesar, creo entender que hay diferentes conversaciones, que llevan de alguna manera a dos conclusiones, las que serian: hay dos posiciones primordiales con respecto al tema de como mover piezas y destrabar la terrible situacion de todos los cubanos frente al regimen de los castro, una es conversar ( todo lo que eso implique o no) con todo aquel representante y representado del regimen y la otra posicion es de que no hay nada de que hablar hasta que ellos (lease la dictadura) no decidan tomar una postura real y no mareo…de cambio…creo tambien entender
    en lo que escribe cesar que la otra conclusion de que hay una posicion por parte de cesar y esta es que: existe una posicion etica, explicita en el “buenismo” ( no se si la cree valida o no) en el no dialogar hasta que haya un cambio de postura por parte del regimen (lease, excarcelacion de presos, aperturas, respeto a las libertades individuales, etc), y de que aparte de la posicion etica, -y eso lo pongo yo- que esta muy claro que al regimen no le interesa conversar con los cubanos, en realidad no les hace falta hablar con los cubanos, ellos tienen el poder, las embajadas, son reconocidos como legitimos en naciones unidas, en fin, que hace un pueblo frente a eso, un regimen que mata, atropella, conculca derechos que son derechos naturales y reconocidos universalmente y sin embargo siguen recibiendo el apoyo mundial, con algunas excepciones…cesar escribe y tiene razon cuando afirma que, al mismo tiempo tambien existe la necesidad de ser pragmaticos y de buscar a travez de todos los medios posibles “destrabar el domino” como decimos vulgarmente los cubanos, para poder movernos hacia el futuro, es un dllema, pero no es solo de cesar ese dilema, lo tenemos muchos cubanos.. en realidad no queremos seguir esperando indefinidamente a que el regimen sea el que decida comenzar a destrabar el domino ellos mismos..creo que hasta ahi voy bastante bien…
    pd y otros medios de informacion sobre cuba, publican la noticia de la celebracion en la casa de america en catalunya de los 50 anyos de “la revolucion cubana”…y diversos eventos alrededor de estas celebraciones, pd en este caso, se pronuncia en contra de la posicion de “dialogar” con bufones del regimen en un marco como ese (lease, que estan celebrando los 50 anyos de revolucion y no 50 anyos de dictadura y el significado de esto es importante, por lo que lleva implicito como concepto) y seguidamente como es costumbre en un ambiente de libertad de expresion y opinion, algunos expresamos nuestras opiniones alrededor de todo el asunto…algunos opinan que aquellos que estan en contra -al menos como estan las cosas- de conversar con representantes del regimen son extremistas y los catalogados de extremistas opinan que tienen derecho a esas opiniones y que el extremismo ha sido en realidad un monopolio del regimen y no del pueblo..y que es injusto catalogar de extremistas a personas que simplemente tienen una opinion determinada…
    la democracia nos permite entre otras cosas estar en desacuerdo sin tener que matarnos unos a otros y decalificarnos unos a otros..despues de todo podemos estar todos en distintas cuerdas y no por ello estamos errados y rompemos alianzas y no nos hablamos mas por ello..por todo lo que he leido,
    pudiesemos llegar a la conclusion de que las dos posiciones (que en mi opinion son validas las dos, porque no todas las situaciones son iguales) son iguales en su extremismo…si vamos a usar la palabra literalmente…porque los que estan a favor supuestamente de “dialogar” estan furibundamente en contra de los que no desean “dialogar” y los descalifican ademas en cada foro que puedan
    ..quien es tolerante y quien no? esa es una conversacion…debatible, como todo debe estar a debate, como dice z.v. la duda es fundamental en la busqueda de opciones y caminos..personalmente no tengo nada que decir al respecto de que se encuentren en un mismo espacio, victimas y victimarios de un mismo regimen, ( y esa es la clave del futuro de cuba:como vamos a resolver tanto dolor, tantos fusilamientos, tanta carcel, tanta injusticia en nombre del proyecto personal de un grupo de personas)yo personalmente tengo mi opinion y una posicion, validas las dos…
    respeto las otras opiniones, y las demas posiciones, cada cual ejerce su libertad como lo desee y como le dicte su conciencia…y yo soy democrata…creo que como dice cesar y estoy de acuerdo en ello, es que quiza debemos comenzar un proceso de rompernos los sesos y ver como empezamos a hacer el cambio sin esperar por el regimen..creo que aunque estamos hablando en timepo presente
    de comenzar un proceso de cambio sin esperar por el regimen, estamos ya hablando en pasado, porque de hecho el cambio ya ha comenzado…lo vemos, es palpable, no solo se expresan y tratan de ejercer derechos individuales opositores declarados, sino lo vemos en personas que son parte de la sociedad civil… gente que se autodenominan como simples cubanos, y el caso mas claro es el de la amiga yoani, estan brotes de protestas por aqui y por alla, y bueno, todo lo que esta pasando y no lo sabemos…el cambio ha comenzado, independientemente del regimen pero tambien como resultado del cansancio natural de un pueblo que le ha dado miles de oportunidades a un regimen y a este solo le interesa su poder…la gente no es boba…
    vamos ahora al asunto de la viabilidad de ser pragmaticos y sentarnos a conversar en el marco que sea con los bufones de la corte del reinado de los castro, y esta conversacion va mas alla del evento de hace varios dias, creo que en el caso del senor paz, es absurdo pensar que el tiene la voluntad publica de conversar, o dialogar, o debatir, ademas de que como bufon al fin, no tiene ningun poder real..si las instituciones europeas le dan o no credbilidad al escritor paz, eso no tiene nada que ver con nosotros, son desiciones en las que los intereses de los cubanos no han sido tomadas en cuenta, en resumen, es politica..al tiempo que estan legitimando, al menos en estos momentos la obra de un artista que se apoya sobre un entramado vergonzoso…pero esa es otra conversacion…
    las posiciones de aquellos que ven en la proposicion de un “dialogo” la solucion a nuestras tragedias, son argumentadas desde la premisa de que el “aislamiento” al regimen no ha funcionado, pero los hechos indican que el regimen de los castro no ha estado aislado nunca, la realidad es que los que hemos estado aislados por 50 anyos hemos sido el pueblo de cuba…y la prueba mas clara de esto y usemos el ejemplo mas reciente, (el evento en la casa de catalunya) es que cubanos comunes y correntes, ferrer, cruz varela y rojas han sido invitados por primera vez de contraposicion a la celebracion del medio siglo de “revolucion” de los castro, porque hasta ahora, el pueblo habia sido el aislado, el ilegitimo en nuestras reivindicaciones, era y ojo, porque lo sigue siendo, la posicion oficial de gobiernos y naciones alrededor del mundo…se puede ser pragmatico, claro que si, y no esta en conraposicion con la etica, creo que el asunto esta en tener un balance y de ser objetivos para poder ser efectivos en los cambios que queremos para nuestro pais.
    a.b.

  • Claro, Bella la Salvaje es salvajemente-hermosa-fuerte-y-pasional GENIAL. La primera toma (de presentación) es de antología: ese traveling por la trusa de leopardo y las plataformas de madera, ella, que es una salvaje, en plena selva. Y la cabellera salvaje tipo guajén desatao de Blanquita Amaro…

    En la televisión cubana la estuvieron poniendo bastantes años, en aquellas cosas que eran tandas de tarde, y de sábado. Ponían todo el cine argentino de su época de oro, que es buenísimo también. Y las mejicanas. Las de Mecha Ortiz y Santiago Gómez Cou, Mirtha Legrand. Estoy seguro que en los 70 todavía ponían películas de ésas.

  • Amadeus dice:

    Liborio,
    si tú crees que eres un comemierda eso es problema tuyo. A tu edad, con 50 años en el lomo, realmente no es muy halagador reconocerse así. Pero bueno…

  • Pablo Fuentes-Prior dice:

    Algunos apuntes sueltos: Sakharov (sí, Andréi Dimítrievich Sakharov) lloró cuando se enteró de la muerte de Stalin. (No se trata de que firmara alguna esquela, con una firma ilegible y torpemente oculta entre centenares o miles o millones de otros nombres anónimos, ni que desfilara delante del cadáver, fingiendo un dolor y una contricción que no sentía; no se trata de ninguna acción que pudiera luego justificar escudándose en las presiones, negarle su implicación más íntima…). No: Andréi Sakharov LLORÓ, en sus propias palabras… ¡la muerte de un gran humanista!

    Sí, estoy hablando de Sakharov, del disidente, del Premio Nobel por la Paz, de aquel en cuyo nombre el Parlamento Europeo premia a personas u organizaciones que se destacan en la lucha por los derechos humanos.

    Pensando en él, y revisando esta -a mis ojos, dura, absurda e infinitamente innecesaria polémica-, no dejo de hacerme algunas preguntas. Me pregunto, por ejemplo, qué habría hecho alguno de los comentaristas -con los cuales coincido en tantas otras cosas-, de haber estado presentes cuando Sakharov participó en la fundación de la Comisión de Derechos Humanos soviética, en el lejano 1970. ¿Le habrían mandado a fabricar más bombas? ¿A llorar a la tumba de Stalin? ¿Habrían renunciado a defender los DD.HH., porque lo hacía este hombre? Y me pregunto…

  • maría dice:

    nos va a pasar como a los españoles cuando decían “nunca fuimos tan felices como cuando todos estabamos contra franco”, tremenda ripiera que se avizora, morirá el perro pero seguira la rabia y vamos viendo cuáles son los mejores ejemplares de la camada, igualitos!! hoy se comen a los que piensan distinto mañana si pueden los trancan.

  • Petronio dice:

    Ja, ja… lo mejor de este post es que desempolvaron a la Bella Salvaje! Bravisimo! Podran ponerla en el tubo?

  • alejandro freijanes dice:

    por eso estamos tan jodidos, nosotros fajados aqui y el “,ndante” muerto de risa

    que dificil es aceptar que alguien tenga un punto de vista diferente sobre algo, tan valido como el nuestro

  • Zoé Valdés dice:

    Ric, David, estoy viendo Bella la Salvaje, me muero…. Nonononononnoo, lo más grande con lo más chiquito… ¿Cómo hacemos?

  • Un Requiem por Mozart:

    Se trata del negocio de las frituritas de maíz.
    La verdad del café con leche.
    Tener dignidad no es ser extremista, es ser comemierda.

  • Dexter's Sister dice:

    Cual es el problema del columnista contra quienes usan este espacio para emitir sus opiniones espontaneamente? Si la mayoria -como lei- estuvo en contra de “sentarse a dialogar….”, es la opinion de la mayoria, y punto. Si estos comentarios se tradujeran en votos electorales? La lectura esta ahi: la mayoria no aprueba sentarse con los representantes de la dictadura. Nada que hacer con eso. En esa mayoria me encuentro te guste o no columnista. Asi que sigue inspirado en el ejemplo de tu amado Seguera, y deja a la gente que se exprese libremente, que aqui no hay ningun interes por medio como dice el Liberorio Infortunato; aqui todo el mundo entra a decir libremente lo que la dictadura no le permitio nunca en Cuba.

    En su articulo no tuvo que mencionar el nombre de Zoe Valdes. Estaba implicito y muy obvio.

  • El Individuo dice:

    jajajajajajajajajajajajaja—
    jajajajajajajajajajajajajaj…

    El texto muy bueno.

  • Desde la ventana veremos el desfile de los vivos con sus vanas alegrías que tan rápidamente se hacen humo, y las risas del gentío; no te mezcles con ellos: nosotros siempre en la ventana, marcando la distancia.

    “Distancia y categoría”, escucha lo que dicen los muertos sobre el mundo de los vivos y no te manches de ruido, no te atiborres de nueces, no te ahogues con la risa y déjala pasar como un carnaval sin hacerle mucho caso porque cada año se repite, y sólo la luz y el silencio son definitivos, e interminables, como la felicidad de descansar.

    (…)

    No se puede tener todo, en la vida, y ni siquiera en esta muerte. Hay que escoger. Los años definen esa decisión.

    © 1997 David Lago González

    Etiquetas de Technorati: David Lago-González,Poesía,Manual de Convalecencia

  • Teresa de Calcuta dice:

    “Los escritores no estamos para encontrarle soluciones a los problemas de este mundo, estamos para dudar, ponerlo todo en duda”, dice Zoé Valdés.
    Una verdad como un templo.

  • Amadeus dice:

    Liborio,
    ¿De qué negocio usted habla?
    Nos puede explicar ¿cuál es “al final la verdad que prevalece”?
    ¿O es que tener dignidad es ser “extremismista”?

  • Teresa de Calcuta dice:

    Esas viejas tácticas del castrismo… comparar al verdugo con el decapitado, ambos extremistas. Luego lo agitan y aquí no ha pasado nada. Es asombroso, pero algo tan imbécil tiene aún compradores. Y GCI tenía que dejar de coger aviones porque tal vez algún día SP o algún otro comisario también se encaramó en él. Idioteces, pamplinas.
    Lo que resulta muy interesante es el silencio de nuestros intelectuales fraternos. Y de Encuentro, nuestra benemérita revista y portal informador. ¿Han publicado algo acerca de la saludable polémica auspiciada por PD? ¿No pudieron mandar un miserable reportero a cubrir el evento?

  • Don Pepe la respuesta es simple, ellos viven del Castrismo, los extremistas de las dos orillas. Si no se mantienen posturas irreconciliables se les cae el negocio. Esto desde un punto de vista marxista. Desde el punto vista del cristianismo Cristo estaba claro de la inutilidad de predicar a los justos. Pero tampoco hay de que preocuparse que al final la verdad prevalece y estos extremistas no tienen ningún futuro y a la mayoría el apelativo de intelectuales les queda demasiado grande.

  • Amadeus dice:

    Es muy difícil entender que después de 50 años de dictadura y como están las cosas en el corral, hay quien todavía cree que pueder haber una una “solución negociada” con la oligarquia de los Castros, a través de debates y encuentros en bien de la “concordia y reconciliación nacional”. Zoe tiene razón cuando apunta que hay que estar en el pellejo de los que han sido maltratados física y psicológicamnete para entender por qué todo ese paternalismo ramplón de que hay “sentarse a conversar”, no lleva a ninguna parte, tal como lo ha demostrado estas cinco décadas; y es una ofensa a la memoria y el esfuerzo de los miles que han sido ejecutados, encarcelados y ultrajados.

    Como se le podrá explicar a un preso político o a la madre de un fusilado, que sentarse con Senel Paz, o cualquier otro personero de la dictadura, contribuye al “buen entendimiento entre los cubanos”. Ya ni se trata de cobrar las cuentas pendientes, ni de venganzas, se trata de tener un poco de dignidad que es lo menos que se puede hacer no participando.

    Sí César, en la democracia y la libertad cada cual tiene el derecho a sentarse con quien quiera, pero qué sentido tiene. ¿Sólo para guataquearnos el ego; para acostarnos esta noche con la ilusión de que hemos hecho una buena obra en nombre de “la causa”? Hmm…

  • Ric dice:

    Zoe, muy bien dicho.

  • Don Pepe dice:

    Para aquellos que no tuvieron la suerte o la desgracia de beber la leche que bebi yo, es obvio que El Perdon no existe. Sobre todo para alguien tan periferico al verdadero Monstruo, como Senel Paz. Y quien es este pobre diablo? acaso sera el embajador del pueblo cubano. Ese que ha sostenido al Monstruo firmando toda clase de cartas, ese que gritaba paredon sabiendo que no habia juicios, ese que chivatea, da cabillas y se da viajes por Miami a ver a los parientes que anteriormente delato, intervino su casa, la sello y se la ocupo. Millones de Senelitos. O es que no queremos, en verdad, que esto se acabe o los intelectuales cubanos viven en una burbuja aparte.

  • Don Pepe dice:

    Cesar, yo que de derechas y catolico, que fue leche que bebi, no de mi eleccion, pero que se convierte en huesos, te entiendo. Estoy contigo y tu lucidez. Leo sin rabia, y siendo el valor etico imprescindible, cuando aplicado a posturas de cualquier clase (Recordemos que el Innombrable aplica su etica) ya sean patria, banderas, himnos, e inmudicias de esa que han esclavizado al hombre, ya no es etica, sino manipulacion en pos de “mi posicion y postura”. Que estamos en el siglo XXI y nada de esto entusiasma a todo el que vive con celulares y laptops. Cuando se “trasciende” se evoluciona, sin trascendencia solo hay congelacion y limbo, Compro, colecciono, leo y admiro los libros y el activismo y postura de ZV, pero aqui el lucido es Cesar.

  • Zoé Valdés dice:

    Pues no parecía que estuvieses en la misma cuerda.

  • César Reynel Aguilera dice:

    Zoé,

    hasta dónde yo sé, o interpreté, tú y yo estábamos en la misma cuerda. No iríamos a algo así, pero respetamos el derecho de cada cual a ir o no ir, No sé de dónde has sacado, o se te puede haber ocurrido, que mis palabras iban dirigidas a tu persona. Ni por la mente me pasó.

  • César Reynel Aguilera dice:

    Zoe,

    hasta dónde yo sé, o interpreté, tú y yo estábamos en la misma cuerda. No iríamos a algo así, pero respetamos el derecho de cada cual a ir o no ir, No sé de dónde has sacado, o se te puede haber ocurrido, que mis palabras iban dirigidas a tu persona. Ni or la mente me pasó.

  • Dexter dice:

    Hacer no hicieron más que el ridículo.

  • Zoé Valdés dice:

    Otra cosa, ¿qué es el buenismo? Traduce al español. ¿Qué quiere decir buscarle soluciones a los problemas de este mundo? Los escritores no estamos para encontrarle soluciones a los problemas de este mundo, estamos para dudar, ponerlo todo en duda.

  • Zoé Valdés dice:

    Ah, y nunca te lo dije, pero te lo digo ahora, aprovechando que nos tocamos las caras, como en espantoso título de esa novelista canosa. Papito Serguera y compañía, junto a Alfredo Guevara y compañía, que por cierto, lo vi enfrentársele a Castro en varias ocasiones, por teléfono, pero siempre creí que eso era número para épater la jeunesse, me cago en todos ellos mil veces y en su estampa. Está en La Ficción Fidel, como bien sabes.

  • me da pereza dice:

    Senel Paz puede volver a ser bueno, como no o, hipotéticamente, salvar a Yoani o hasta sacar de la carcel a Biscet con los 70 y pico o, a lo mejor, irse a la Sierra y tumbar a Fidel y repartir caramelos entre los campesinos y todo eso sería más que suficiente para que lavara la pequeña, minúscula tropelía de haber firmado una carta (nada hipotética) de apoyo a los fusilamientos de aquelos tres infelices. Y, con la misma lógica, Fidel Castro pudiera cambiar, vestirse de rosadito y decir que “no sabía” y que se siente virgen y hasta Stalin si se quiere y, por qué no, Adolfo Hitler y Jack el destripador también. Hay que darles a todos una “segunda oportunidad” como se la merecen Papito Serguera, post mortem, con mención honorífica para sus hijos -que son la encarnación tropical del Dr. Pangloss- junto a Fidelito Castro y Antonio, Alex, Alejandro y Alexis. ¿Es que a estas alturas, después de medio siglo de estar “tomando instantáneas” no tenemos una película completa que nos dice que no podemos esperar intercambios civilizados, mediación o acuerdos medianamente decentes porque la lógica de todo, la columna vertebral de todo, está en el substrato castrista que lastra a todos los que lo representan?
    Y tú, César, no te sientas pero aplaudes. O es que también te sentarías, si tuvieras el chance?

  • Zoé Valdés dice:

    Relativismo barato, nada. Distancia y categoría.

  • Zoé Valdés dice:

    César, con perdón, cómo se ve que no te han dado palos ni mítines de repudio organizados en ninguna de esos eventos, como sí me han hecho a mí, y le hicieron a Guillermo Cabrera Infante, en Barcelona, en Galicia, en Madrid. Y como le hicieron a María Elena Cruz Varela a la entrada de Casa de América en Madrid. Si lees con detenimiento el post de Jorge Ferrer hasta mítines de repudio le dieron, en miniatura, y le reclamaron a voz en cuello la liberación de los cinco espías. César, cuando vayas a escribir algo como esto, pon mi nombre directamente, pero antes, vuelve a leer lo que escribí, para que no tergiverses mis palabras. Jamás critiqué la decisión de nadie. Dije claro y alto que Casa de Amèrica hizo una programación a propósito para homenajear los 50 años de la Revolución y no para condenar a una dictadura de 50 años. Y en ese homenaje participaron los que quisieron. Allá ellos. Pero no sé, no entiendo este diálogo de sordos donde tú escribes que alguien escribió y etc. Por otra parte, como se ve que no conoces a Senel Paz, un pendejón de altura, que jamás saldrá en una manifestación ni sacará la cara por Yoani Sánchez. Sólo léelo, porque otra cosa, también hay que leer.
    En cuanto a Guillermo Cabrera Infante, entérate que llegó primero que Senel Paz a Carmen Balcells. Lo que sucede es que es una estrategia de Gabo meterle autores de adentro de la isla a CB. Cuando La nada cotidiana mi editorial le pidió a CB que me presentara y dijo que ella no representaba a mujeres, busca a quienes representa para que notes algo raro… No es coherente, para nada, lo que has escrito. Y créeme, no lo entiendo. Pero desde luego, yo ya paso a otra cosa. ¿Y sabes por qué? Porque como no me dieron la tribuna que yo pedí -que es lo siempre he dicho siempre- para mí sola, porque bien que me la merezco. No fui, y no me sumí a la humillación de sentarme con semejante mamarracho a oirle su babosería estúpida. Y por otro lado, si a él le pagaron hotel, pasaje, y demás, todo eso, como supondrás, no suma 180 euros.
    En esa mesa había un obrero sindicalista que estuvo preso en Cuba porque jamás le cumplieron sus demadas como sindicalista, era su momento de protestar por la diferencia de remuneración, ¿Lo hizo, lo hizo alguien? Tú sabes que estos países cuando no te pagan lo que te tienen que pagar estás en el derecho de reclamarlo. Entonces, los demás ni siquiera exigieron lo que se exige en el capitalismo, que le pagasen igual que al otro. A los demás le pagaron muy por debajo que al castrista de turno. Y ni siquiera ninguno le preguntó: Por favor, señor SP, ¿cómo se sintió cuando FC lo llamó a su despacho para firmara la sentencia de muerte de tres jóvenes inocentes? ¿No era ese uno de los objetivos del encuentro por parte de los autores exiliados? Por favor, César, un poco más de lucidez.

  • Filósofo dice:

    No hay ética que no se inmiscuya en el “deber ser”. Cualquier reproche o punto de vista ético requiere de:
    1-Colocar el Bien y el Mal más allá de esos seis grados de aproximación o connivencia.
    2-Una perspectiva deontológica.
    No estamos acostumbrados, pero en ese plano están colocadas las cosas. Lo otro es relativismo barato, o incluso caro -pero relativismo al fin y al cabo.

  • certanio dice:

    Qué mareo.