castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

castrismo

PD en la red

Hijos de papá

  • Ene 22, 200916:58h
  • 30 comentarios

Hace unos días publiqué aquí una nota pidiendo la renuncia de Annabelle Rodríguez, presidenta de la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana. No aguardaba respuesta ni reacción alguna de parte de la organización de Annabelle Rodríguez. Lo reconozco.

Aunque también he de admitir que, allá en el fondo de mi cada vez más mermado optimismo respecto a la decencia humana, esperaba un pequeño milagro de transparencia.

Pero no. La soberbia caracteriza a Annabelle y su gente. Y la soberbia nunca responde porque para los soberbios quien se atreve a cuestionar sus acciones se convierte automáticamente en un enemigo, en una especie de gusano al que hay que barrer. Barrer, aislar, ignorar, silenciar, estrangular, desprestigiar. Todo vía brigada de respuesta rápida internautica parapetada tras seudónimos.

¿Cómo se usa el dinero que recauda Encuentro?

Esa era la sencilla pregunta que hice a Annabelle y su gente. Silencio es lo que he obtenido por respuesta. ¿Por qué es tan ofensivo para Annabelle y su gente que se les solicite información acerca de cómo gastan el dinero que recaudan gracias a que dicen representarnos a todos los que, más o menos, formamos la cultura cubana?

No hablaré, por el momento, del embarazoso silencio de escritores e intelectuales que escriben, cobrando o de gratis, para la asociación que preside Annabelle.

Si algo está claro es que Annabelle Rodríguez no es la cultura cubana. A no ser que empecemos a considerar cultura cubana la politiquería y el tráfico de influencias. Rodríguez es alguien que recauda dinero en nombre de esa cultura. Supuestamente para unirla. Todos esperamos que no sea para unirla a la dictadura, pero ese es un tema que trataremos en otra oportunidad.

El caso es que Annabelle y su gente, ante una modesta pregunta que cualquier organización respondería gustosa pues de esta manera contribuiría a fortalecer su prestigio entre lectores y contribuyentes, lo que hacen es adoptar poses de divas ofendidas.

¡Pero cómo se atreven! ¡A nosotros! ¿Pero qué se han creído? ¿Han olvidado que no somos iguales? ¡Hasta dónde van a llegar!

Penoso.

Pero no me sorprende porque ya lo he vivido en otra ocasión.

Fue recién llegado a Miami por el Mariel. En cuanto pudimos, Reinaldo Arenas y otros marielitos escritores y pintores nos dimos a la tarea de organizar un Festival del Mariel. El objetivo: contrarrestar la campaña de difamación desatada por la dictadura.

Serían largas de contar nuestras peripecias pero recuerdo estar en una reunión con personajes de la burocracia de la ciudad que se habían sumado a la actividad y, claro está, pretendían controlarla y convertirla en una especie de negocio, en una ocasión de autobombo. Allí estaban, entre otros personajes, el administrador de Miami en aquella época, la dueña de una agencia publicitaria especializada en relaciones públicas y hasta la hija de un ex presidente cubano.

Supongo que, cansado de tanta manipulación y de tanta estupidez y de tantos egos y de tanta politiquería y de tantos dineros para sueldos me levanté y dije alguna inconveniencia, antes de retirarme. Entonces afloró la verdadera naturaleza de nuestra relación, quiero decir la naturaleza de la relación entre nosotros, escoria marielita, y estos aprovechados de siempre.

La hija del ex presidente, toda soberbia, le espetó a alguien que pretendía detener mi estampida:

Déjalo que se vaya, no olvides que no somos iguales…

Yo, más triste que herido, no tuve más remedio que volverme y responder:

Tiene mucha razón señora, no somos iguales, usted es la hija de un ladrón que esquilmó y traicionó a quienes depositaron en él su confianza y ayudó a hundir nuestro país mientras que mi padre es una persona decente que siempre se ha ganado la vida trabajando honestamente.

Ahí no acabó todo, pero no es este el momento de abusar de la gentileza de PD endilgándoles extensas parrafadas.

Cuento esto porque tengo la impresión de que otra vez me miran por encima del hombro y da la casualidad de que quien lo hace es también un personaje de la “alta” clase relacionada con los rufianes que han destruido nuestro país, que lo han convertido en ese espanto que es hoy en día.

Cambian las apariencias y hasta las ideologías, pero el sucio fondo permanece inalterable.

Los hijos de papá vuelven a exhibir su desprecio y dejan claro que no somos iguales.

Ni siquiera merecemos respuesta cuando hacemos una simple pregunta. Una simple pregunta como esta:

¿Cómo usa Encuentro y Annabelle Rodríguez y su gente el dinero que recaudan en nombre de la cultura cubana?

Juan Abreu
Barcelona

Publicado en
30 respuestas
Comentarios

  • Piaf dice:

    Muy bien, Juan, muy bien. Al fin alguien se atreve a decir lo que muchos piensan y sienten. Para redondear, hay que recordarles lo que es sabido de todos: que, JD aparte, ni siquiera los “directores” han ejercido como directores. Para eso queda Annabelle.

  • Anónimo dice:

    la caricatura de Varela..
    Turandot

  • CS dice:

    Yo tambien quiero saber si estas hablando de la hija de Carlos Prio Socarras, y una pregunta que quisiera hacer a los que saben mas de la historia reciente de Cuba. Lei en un articulo de GCI en la primera edicion de Mea Cuba(Plaza & Janes) que Carlos Prio regalo al gobierno guatamalteco de Jacobo Arbenz un avion de guerra que Cuba habia recibido de los EE. UU., que supongo que debe haber caido a Eisenhower como un balde de agua fria, y que quizas explica la razon que tomaron esa fota de CP con las manis esposadas.

  • Don Pepe dice:

    El apoyo de esta estirpe al batistato, puso a Batista a mal con los del 5to piso de la administracion Eisenhower en el momento mas caliente de la guerra fria. Asi lo dejaron sin armas, se negaron a venderselas, y el famoso Embajador le rogaba que se fuera, (pero no a Daytona, hasta en eso fueron responsables) . Le quitaron el apoyo, apostandolo todo por el barbudo asqueroso. El corolario es otro de los errores que los hace responsable de la siempre eterna “revolucion”. El no gano ninguna guerra civil, se la pusieron en bandeja, por la alianza de los comunistas con Batista, entre ellos, los padres de esta mujer. Asi, batistianos a todas, fidelistas a todas, y a todas de lo que venga.

  • Don Pepe dice:

    No se quien es esta mujer, ni como llego a dirigir a Encuentro. Conoci a 3 personas. Jesus Diaz, cuando me daba consejos para mi periodiquito en el Instituto de La Habana en Zulueta. Entonces vivia con una artista. Luego cambio y creo que hizo una formidable obra en Madrid con este chollo de Encuentro. No creo que esta, la actual, fuera su idea original. Colnoci a Carlos Rafael Rodriguez y su mujer en un coctel que brindo uno de mi familia en el entonces super burgues Nuevo Vedado. Alli oi a Anselomo Alliegro hacer un comentario sobre este matrimonio, que creo tiene validez actual. “””Esta es la aristocracia Comunista, que no tiene patria, sino intereses. Hoy estan con nosotros los batistianos, no me sorprenderia que un dia apoyara al barbudo asqueroso si gana esta contienda”. Y tambien pienso, que hijo de gato, caza ratones. Me imagino la Anabel esa, lo debe llevar en los genes.

  • Dexter dice:

    No, no era Aida Levitán en esa época, era Teresita Zubizarreta.

  • Ortega y Alamino dice:

    Yo lo que quiero es la caricatura de Varela.
    !!!Go go Varela!!!!…..

  • ROSITICA dice:

    Toda esa gente que cuestiona el titulo de escritor de Juan porque nunca han leido un libro de el me traen el sabor amargo de lo que es la envidia del tropico, la esencia del subdesarrollo. Me recuerda ese dicho que se escuchaba mucho cuando alguien decia que era artista en Cuba; “ARTISTA? DE DONDE? PORQUE YO. NUNCA LO HE VISTO EN LA TELEVISION. El solar siempre se trae en la maleta. Bueno por lo menos algunos así lo demuestran.

  • Agapito Filemón Conde de Guanabacoa en el Exilio dice:

    Aunque me molesten estos bretes que opacan mi alcurnia, y aprovechando un alto en mi periplo por los Países Bajos, no puedo dejar de participar. Creo que su excelencia Juan Abreu está completamente errada en sus planteamientos, por su contenido y en la forma. Juan Abreu no es parte de esa asociación y por lo tanto NO tiene voto (aunque sí voz, como cualquiera que no sea mudo) para decidir quién debe dirigir o no una asociación, y para exigir que enseñe cómo maneja los fondos.

    Y yo no sé cuál es su brete ahora con los que viajan a su país natal, si uno de los principios de la democracia es la libertad. Parece que ahora él, es el único capacitado para decidir qué es la libertad. Pero esa es su filosofía. Y nos las quiere imponer.

    Deja que la gente haga lo que le da la gana, y no jorobes, anda, que ya bastante tenemos con los que gobiernan aquel país. Medio siglo de dictadura sí, pero la gente tiene derecho a no abandonar a su familia, que están por encima de cualquier idea loca de nación, patria o qué sé yo.

    Tú tienes la libertad de crear un Gobierno en el Exilio si te da la gana… Hazlo. Organiza tú el futuro cubano. Pero el tuyo.

  • Dexter dice:

    Juanita Mocha, publicado por Mondadori, pero qué mocha eres de ojo. ¿O no ves las portadas de los libros en el mismo blog que citas?

  • laescoriaorgullosa dice:

    Me imagino que el incidente fue con una de las hijas del Prío del “auto-prestamo” de veinte millones (de 1951, ahora sería entre 160 y 250 millones). Y cuentas lo que tú dijiste. Pero, ¿y qué dijo Reinaldo? ¿saltó o matizó?

    Recuerda, que ya comenzaste la historia y es momento de ajustar cuentas tanto con los posteriores (los que disfrutaron de la fiesta) como con los anteriores (los que de un modo u otro, la organizaron, como por ejemplo, al comprarle el yate al pichón de jesuíta).

  • Juan Hernandez dice:

    Abreu, si sabías quién fue Prío, ¿por qué te reunías con su hija en Miami?
    Por favor, explica por qué tuviste que irte de Miami.
    Gracias

  • Woland dice:

    Ja, ja… Buena esa, David… Por cierto, leo que la quina, o quinaquina, es “un medicamento febrífugo, tónico y antiséptico”.
    (¡Febrífugo! Vaya palabreja…)

    Pues sí, D. Abreu… Rizando el rizo: cambian las ideologías Y OTRAS apariencias…

  • Juanita Quina Quina, comprende que no he pasado nunca por tu supervisión editorial… (Bueno, te lo perdono: ya estás fuera del horario laboral.)

    Smooches, honey.

  • Juan Quin Quín de Pueblo Mocho dice:

    Al millonario que baila solo:

    si quiere adentrarse en el mundo Juan Abreu visiti su blog, también puede descargar algún libro suyo en pdf que nunca le publicó nadie. así podría usted juzgarlo como escritor.

    A Davicito:
    soy libre, y tú aprende a redactar. lo dicho está dicho, con errores gramaticales y todo.

    Al que me llamo mocho:
    mocha, mejor, porque soy mujer.

  • Ric dice:

    el administrador de Miami en aquella época — César Odio
    la dueña de una agencia publicitaria especializada en relaciones públicas — Aida Levitán
    la hija de un ex presidente cubano — Marián Prío

    (¿me equivoco?)

  • Danza de los millones dice:

    Yo no me he leído ningún libro de Abreu, así que no puedo juzgarlo como escritor. Pero lo que dice en esta nota sobre la soberbia de Encuentro es 100 por ciento verdad.

  • Juan Quinquin, NO utilices palabras mías que no se referían a Juan Abreu para MALQUISTAR, que es así cómo se llama lo que intentas hacer. Recuerda siempre que existimos algunas personas que no somos tan elementales.

  • Dexter dice:

    Juan quin quin, como se ve que eres mocho de pensamiento y de otras cosas…

  • Jaime Blas dice:

    Que asignen un poco del dinero, a resolver los fallos que ahora mismo presenta el website: varios links terminan en “Operation aborted”.

  • Varela Blog dice:

    Juan:
    Los de Encuentro son tres. Uno recibe el dinero. El otro lo cuenta. Y el tercero le pone la liguita.
    Que? Tambien quieres que les haga una caricatura?

  • Juan Quin Quín de Pueblo Mocho dice:

    Pues a mí Juan Abreu, a quien considero un escribiente y nunca un escritor, me cae igual que como a David Lago, me desalienta “su ética ahogada en la mediocridad del que nunca será nada por muchos libros que le publiquen”.

    Dice él, “En cuanto pudimos, Reinaldo Arenas y otros marielitos escritores y pintores nos dimos a la tarea de organizar un Festival del Mariel”, pero si en esa época tú nunca soñaste en escribir ni eras escritor.

    En todo lo demás tiene razón Abreu, que no publique más en Encuentro, que siga el ejemplo de Lago, o bien que siga con el asuntico de los ‘desnudos’.

    Por otro lado, los seudónimos siempre tienen un aspecto positivo. Nos liberan. Y de eso sí que sabe mucho Abreu, experto en desnudarse, y en desnudarnos. Con su estilo, claro.

  • Dexter dice:

    Bravo, Juan, bravo. En estos momentos hay que desenmascarar a la gentuza que trata de hacer lo mismo que en Cuba, que repite el modelo clasista, racista y esclavista de los Castro. La revista Encuentro debe existir, el proyecto debe continuar, pero sin Anabelle Rodríguez. El equipo de Encuentro es bastante bueno, sin exceptuamos a algunos, Encuentro debe seguir sin ellos.

  • Muy muy bien y calmo el espíritu las palabras se usan con precisión. En mi opinión, entiendo como “hijos de papá” no precisamente el sentido literal del término sino que yo cambiaría y/o ampliaría “papá” por lo oficioso (oficial, oficialista, comisariado, intelectualidad paragubernamental). Por supuesto que en la cuenta de los números también existe una ética pero uno carece de argumentos objetivos para decir una cosa o la otra y sólo puede sospechar. Pero siempre me importará mucho más la ética de las palabras, la de la entrelínea, la ética ahogada por la mediocridad del que nunca será nada por muchos libros que le publiquen las editoriales oficiales o las financiadas, y a la mala praxis de la “ética” del “había que sobrevivir” opuse, opongo y opondré la ética y la dignidad del fantasma.

  • Anónimo dice:

    Juan, cuenta, cuenta que es lo que paso con aquel altercado en Miami…Estoy seguro que PD doesn’t mind..

  • Lester Cano dice:

    Muy soberbias palabras!
    Finalmente a ellos, a ninguno, le interesa el debate, porque se sienten en peligro. Tienen miedo de la verdad, porque viven de la mentira. Qué harían si no tuvieran ese espacio malversado y lleno de intrigas? Creo que nada por la cultura, que como bien dice Juan, lo hacen en nombre de la cultura cubana.
    Tienen miedo y hacen lo mismo, utilizan las mismas tácticas y estrategias de la nomenclatura cultural de la isla.
    Me uno a la pregunta de Juan!
    Ojalá y despierten los que todavía duemen bajo el lecho de encuentro.

  • ZV dice:

    Juan, extraordinario. También le escribí un email a Pablo Díaz pidiéndole que transformara un título en el que no decían la verdad sobre algo que yo había escrito. Y ni siquiera me contestó. Otro hijito de papá. ¡Y de qué papá!